March 19, 2022
De parte de Memoria Libertaria
146 puntos de vista

Eleuterio Perot Fernandez.

Hermana de Francisco Ascaso, otra militante tan brillante como.su hermano

Un 10 de marzo de 1968, muere en México María Ascaso Abadía. Anarcosindicalista, fue la hermana pequeña de Francisco y Domingo Ascaso, modista de profesión, había nacido en 1908, en Huesca (Aragón). 

En el año 1924 tuvo que refugiarse con su madre Emilia en casa de la anarquista María Barajas, que ayudaba a otros compañeros buscados por la policía, entre ellos Felipe Alaiz de Pablo y Hermós Plaja Saló.

Al poco tiempo cruzó con su madre la frontera de Francia para encontrarse con sus hermanos.

En 1926 participó en las actividades organizadas por el ‘Comité Ascaso, Durruti y Jover”, creado para pedir la libertad de los tres anarquistas detenidos en Francia y en peligro de ser extraditados al Estado español.

Durante la Revolución española, junto con Paula Feldstein y Lluís Riera Planas, María se encargó de la “Colonia Ascaso-Durruti” abierta por Solidaridad Internacional Antifascista (SIA) en Catalunya. 

Aquí se recogieron y se atendiendo a 300 niñxs, la mayoría huérfanxs. En 1939, con el triunfo de los fascistas, cruzó los Pirineos. En julio de 1939 formó un grupo junto a otrxs refugiadxs, entre lxs que se encontraban su madre Emilia y su hijo, la mayoría miembrxs de la CNT que a pesar de tener documentación en regla no pudieron embarcarse hacia México porque los responsables comunistas, en el último momento, habían sustituido el Servicio de Evacuación de los Refugiados Españoles (SERE), realizando una selección entre los refugiados. El compañero de María terminó falleciendo de tifus en un campo de concentración de Burdeos. Su hijo Sol muere poco después en otro campo de concentración francés.

María continúa sobreviviendo. Se une a Mariano Francés Alonso (UGT), casándose y huyendo, junto a su madre, a República Dominicana.

Se instala en 1940 en la ciudad de “Trujillo” y más tarde se trasladará a México, donde continuará militando en el núcleo confederal del exilio. Allí moriría en 1968, víctima del cáncer. 

Texto e imagen de Eleuterio Perot Fernandez.




Fuente: Memorialibertaria.org