January 12, 2021
De parte de Confoederatio Think Tank
2,633 puntos de vista

Bitcoin no se trata de dinero, sino de poder. Bitcoin es una fuerza pol铆tica, un ideal tecnol贸gico, y una forma de independencia econ贸mica para internet misma. Usando los conceptos de Louis Althusser acerca de la ideolog铆a y de los aparatos ideol贸gicos que aparecen en 鈥Sobre la reproducci贸n鈥, podemos analizar a la bitcoin  y a Internet como aparatos ideol贸gicos anti-estado. Ac谩 hay una excelente introducci贸n a los conceptos de Althusser y una explicaci贸n de qu茅 es exactamente una ideolog铆a, y qu茅 son los aparatos ideol贸gicos (AI) y los aparatos represivos estatales (ARE). En su trabajo, Althusser ofrece un poderoso medio para comprender las organizaciones del capitalismo. Muestra c贸mo varios aparatos ideol贸gicos operan en conjunto con aparatos represivos para crear, organizar, reforzar y reproducir condiciones en la sociedad de hoy para servir al actual paradigma capitalista, a trav茅s del Estado.

Para nuestros prop贸sitos podemos aplicar esta misma l贸gica para entender d贸nde entra internet en la sociedad capitalista. Desde ah铆 veremos c贸mo, emparentada con bitcoin y otras divisas digitales, puede desarrollarse.

Internet como un aparato ideol贸gico anti-estatal


Internet es un nuevo territorio, y hoy es controlado por estados para su uso por parte del capitalismo; pero r谩pidamente est谩n perdiendo ese control. Esto ocurre por su mismo dise帽o, dado que internet creci贸 a partir del peque帽o proyecto gubernamental de EE.UU. que alguna vez fue; y devino la world wide web que es hoy. Hoy internet rivaliza con los estados del G20 (G7 en el original. Nota del traductor) en t茅rminos de poblaci贸n, PBI y, m谩s importante, en sus normas ideol贸gicas.
A pesar de que hay muchos grupos culturales en internet hoy, la 鈥榗ultura internauta鈥 original ser铆an los cypherpunks. De ellos vinieron publicaciones tales como 鈥Security without Identification: Transaction Systems to Make Big Brother Obsolete鈥 escrita en 1985. Incluso antes de que la world wide web existiera, los principios anti-estatales del movimiento digital ya estaban atrincher谩ndose.
Aqu茅llos involucrados en el movimiento cypherpunk m谩s tarde escribir铆an la declaraci贸n de independencia del ciberspacio, y ayudar铆an a internet a avanzar en cada nueva encrucijada en la que se encontr贸. Esta primera vanguardia de internet oper贸 con principios tenaces, intransigentes de libertad de informaci贸n, comunicaci贸n, y derecho a la privacidad. Estas ideas fueron imbu铆das dentro de internet y se convirtieron en la piedra angular ideol贸gica que permite funcionar a la web abierta.
Internet es antit茅tica al Estado. En este reino la gente puede crear nuevas identidades que no podr铆an existir en el reino f铆sico. Se nos ha dado el derecho de desarrollar nuestras voces e identidades libres de los constre帽imientos del pan贸ptico policial del Estado. Nuestros cuerpos f铆sicos ya no constri帽en nuestros ideales; hemos trascendido m谩s all谩 de la carne y  el hueso hacia la Noosfera. Aqu铆 existe un modo de comunicaci贸n en el que somos despojados de nuestros cuerpos humanos y nos convertimos s贸lo en el cuerpo pol铆tico de palabras e informaci贸n que aqu铆 transmitimos. Nuestros nombres, identidades nacionales, religiones, educaciones y cualquier otra forma de inscripci贸n a la que estemos subyugados en la sociedad contempor谩nea es secundaria en internet.
Las identidades que se nos permite crear para nosotros en internet, no son acosadas por la forzosa ideolog铆a de varios aparatos estatales y est谩n bajo la guisa del anonimato; nos volvimos m谩s que meros objetos a ser subyugados por los deseos de una sociedad capitalista. Se nos permite un universo entero en el que podemos elegir qui茅n volvernos y buscar la  informaci贸n que deseamos conocer. Todo lo que nos define como sujetos, y el territorio de espacio f铆sico que ocupamos se vuelve secundario. Nuestros cuerpos f铆sicos no pueden existir dentro de este medio; tampoco define qui茅n somos en este espacio 鈥揳qu铆 somos realmente libres. Esas son las murmuraciones de la nueva conciencia de clase que se est谩 formando dentro de internet misma, y que no puede ser detenida.
Althusser cre铆a que la educaci贸n era el aparato ideol贸gico m谩s importante que hab铆a. La educaci贸n como una instituci贸n es una herramienta pose铆da exclusivamente por las clases dominantes, expl铆citamente para controlar el di谩logo acerca de qu茅 es conocimeinto y qu茅 educaci贸n. Los as铆 llamados campos de las ciencias duras enfocan sus estrechas b煤squedas en intereses del capitalismo, al mismo grado que campos como la historia, la econom铆a, y las ciencias pol铆ticas buscan justificar el mundo capitalista en el que vivimos. Qu茅 es considerado 鈥榚ducaci贸n鈥 se vuelve parte del gran di谩logo que ya no versa sobre hechos, habilidades de pensamiento cr铆tico, y auto-empoderamiento; sino de aprender la obediencia como una verdad.
Esto tiene ramificaciones profundas y de largo alcance cuando consideramos que el conocimiento cient铆fico es la base del poder en una sociedad capitalista de avanzada tecnolog铆a como la nuestra. Con acceso irrestricto a la informaci贸n, junto con la seguridad de que lo que uno busca y entiende es privado; se libera de las cadenas ideol贸gicas del sistema que controla cada aspecto de nuestra vida. Aqu铆 es posible desarrollar una verdad propia sin la mancha del capitalismo鈥 podemos formarnos verdades sobre el mundo desde nuestro propio punto de vista sin temor a la observaci贸n del Estado polic铆a pan贸ptico.

La educaci贸n como atrincheramiento ideol贸gico del capitalismo

Haz lo que digo, porque digo que es correcto


Internet aparece en contraste directo al establecimiento educativo y su ideolog铆a. El establecimiento educativo descansa sobre conocimiento oficial autoritario, canales de comunicaci贸n sancionados estatalmente (maestros, bibliotecas, programas de grado, etc.). En todos los aspectos, internet es antit茅tica a eso.
No hay cuidadores o maestros que decidan lo que es 鈥榗onocimiento鈥 apropiado 鈥搒贸lo hechos que se presentan como son.

Esto implica que la 鈥榚ducaci贸n鈥欌搊 la adquisici贸n de conocimiento a trav茅s de internet鈥 es algo que debe ser hecho de forma autodidacta. Uno debe diseminar informaci贸n por s铆 mismo y comparar y contrastar fuentes para descubrir la diferencia entre qu茅 es ideol贸gico, y qu茅 es un hecho. Esto solamente puede hacerse solo y usando sus propias cualidades.
Internet es un pozo sin fin de informaci贸n para quienes la buscan. No hay mentores o maestros que aprueben los hechos, que en cambio se establecen por la verdad de su ser; en lugar de por la sanci贸n de fuentes oficiales. Esto destruye monopolio ideol贸gico que tienen los institutos educativos como fuente de conocimiento, al cual podemos llamar 鈥渆l paradigma de la educaci贸n tradicional禄, y a su relaci贸n con el capitalismo. El impacto de 茅sto es no poco similar al de la reforma Protestante cuando puso en entredicho cu谩l era la fuente autorizada de saber religioso.
A trav茅s de la dominaci贸n y monopolizaci贸n de 鈥榪u茅 es conocimiento鈥 vis-a-vis a la de las instituciones educativas, hay una contorsi贸n maldita del saber. El conocimiento ya no son hechos, sino ideolog铆a. Esto es reforzado incesante y repetidamente hasta tal grado que uno se confunde entre qu茅 sabe cierto por s铆 mismo, y qu茅 solamente le han dicho que es verdad.

El dinero como aparato ideol贸gico

驴C贸mo se relaciona esto con el dinero y con bitcoin? El dinero como concepto est谩 muy profundamente incrustado en nosotros como ideolog铆a y religi贸n. Dado el constante bombardeo de desinformaci贸n acerca del funcionamiento del dinero, de parte de todos los aparatos ideol贸gicos del Estado (medios de comunicaci贸n, escuela, trabajo, etc.); el dinero se vuelve un tema muy complejo y serpentino. Dadas todas estas influencias, el dinero termina tomando su propio peso m铆stico, y se vuelve un poderoso componente ideol贸gico del actual paradigma econ贸mico.
A trav茅s del sistema educativo se nos ense帽a que los gobiernos son buenos, y que el mundo funciona del modo que lo hace por una buena raz贸n. Aprendemos de este sistema que los economistas pueden explicar por qu茅 la econom铆a funciona como lo hace, y por qu茅 tenemos que trabajar duro para llevarnos a casa el pan de cada d铆a. Inclu铆da en esta ideolog铆a est谩 la noci贸n de que todos nuestros nobles l铆deres de negocios, que llevan el peso del mundo sobre sus hombros, tienen t铆tulo a una porci贸n enorme de la riqueza mundial por dirigir sus empresas para obtener ganancias; incluso aunque ello sea a costa de muchos otros.

Esta ideolog铆a sirve para alienar y divorciar a la econom铆a de su prop贸sito original como una filosof铆a. Hoy casi todos los economistas son te贸ricos monetarios exclusivamente modernos que conf铆an fuertemente en m贸dulos matem谩ticos complejos para explicar la econom铆a. Cualquier economista que no acepte el concepto de se帽oreaje como un hecho, es desacreditados como 鈥榥o verdadero鈥 economista. Desde el punto de partida, se nos ense帽a a creer que el sistema econ贸mico es justo y a no cuestionarlo en un nivel fundamental.
As铆 es como el gobierno es capaz de controlar el suministro monetario y mantener grandes porciones del mundo bajo el despotismo de la pobreza sin que a nadie se le mueva un pelo. Se nos ense帽贸 a creer que el capitalismo en su forma actual, respaldado por el Estado, es la 煤nica forma de organizaci贸n pol铆tica y econ贸mica. Se nos dice que el dinero funciona perfecto si es controlado por el Estado y los banqueros, a pesar de toda la evidencia f谩ctica en contra de ello.

Bitcoin como un aparato liberador Anti-Estado

Dada la  influencia de internet, y el modo en que la gente la usa para encontrar informaci贸n por s铆 misma; hay un espacio aut贸nomo para que exista dinero no-estatal. Bitcoin es la ant铆tesis de ambos aparatos, represivo e ideol贸gico.
El principal prop贸sito de bitcoin es actuar como el banco central de internet. Como internet, bitcoin est谩 distribu铆da, descentralizada, y corre seg煤n un protocolo que permite la comunicaci贸n en cualquier parte del mundo. Su primera y primaria lealtad econ贸mica es hacia internet misma 鈥搒in internet, no hay bitcoin. Su segunda funci贸n es una que representa la ideolog铆a de internet misma.
Las divisas digitales son revolucionarias porque fueron construidas con ideolog铆a revolucionaria desde su n煤cleo. Bitcoin es dinero hecho para internet, y s贸lo para internet. Hubo varios otros dineros digitales antes de bitcoin, que murieron porque no ten铆an la capacidad de enfrentar al Estado. Bitcoin fue cosntruida sobre criptograf铆a fuerte porque Satoshi sab铆a que si alg煤n dinero de internet ganaba tracci贸n realmente, se volver铆a el enemigo impl铆cito de todos los estados.
Lo que encuentro m谩s fascinante acerca de esta function ideol贸gica de bitcoin, es c贸mo usa el exploit l贸gico del capitalismo, y el hecho de que el capitalismo se santifica a s铆 mismo (capital) por sobre todo (en palabras de Marx, la valorizaci贸n del valor) para poner al capitalismo en contra del Estado. Quitando el dinero de las manos del aparato represor del Estado, los bancos, bitcoin hace al dinero m谩s efectivo de lo que nunca fue.
Bitcoin puede hacer esto no por los fuertes argumentos ideol贸gicos que sostiene, sino por su eficiencia econ贸mica superior a otros dineros. Bitcoin y otras divisas digitales tienen la capacidad de hacerse cargo de todas las funciones econ贸micas de los estados, y por una fracci贸n mucho menor de su costo.
Mientras nos catapultamos hacia este nuevo mundo, encontraremos que otros aparatos ideol贸gicos cambiar谩n lentamente su perspectiva acerca de la bitcoin. Esto no ser谩 porque haya un despertar radical del entendimiento del dinero; sino por prop贸sitos reproductivos del capitalismo que cumplir谩n el rol que Althusser predijo que cumplir铆an. El paradigma capitalista pasar谩 de estar en alianza con el Estado, a estar en conflicto con 茅l. Y esto ser谩 porque el Estado mismo se volver谩 ineficiente para servir al capitalismo via internet, y entonces podr谩 ser descartado como todo lo dem谩s que no sirve al capitalismo.
En tanto que la bitcoin gana m谩s poder econ贸mico, tambi茅n ganar谩 poder pol铆tico e ideol贸gico. Utilizar谩 esta base de poder para arrancar el velo de corrupci贸n y exponer los poderes como la banalidad que son en realidad. Otro mundo se est谩 formando, en el que el Estado no est谩 permitido, as铆 como tampoco lo est谩n los aparatos ideol贸gicos que lo sustentan.



on Twitter


on Facebook




Fuente: Confoederatio.noblogs.org