July 4, 2021
De parte de Terraindomite
223 puntos de vista


Una empresa de inversión ejerce hoy más influencia política y financiera que la Reserva Federal y la mayoría de los gobiernos de este planeta. La empresa, BlackRock Inc., la mayor gestora de activos del mundo, invierte la asombrosa cifra de 9 billones de dólares en fondos de clientes en todo el mundo, una suma que supera el doble del PIB anual de la República Federal de Alemania. Este coloso se sitúa en la cima de la pirámide de la propiedad empresarial mundial, incluso en China recientemente. Desde 1988, la empresa se ha colocado en una posición que le permite controlar de facto la Reserva Federal, la mayoría de los megabancos de Wall Street, incluido Goldman Sachs, el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos, la Administración Biden y controlará el futuro económico de nuestro mundo. BlackRock es el epítome de lo que Mussolini llamó corporativismo, donde una élite corporativa dicta de arriba abajo a la población.

Cómo el mayor “banco en la sombra” del mundo ejerce este enorme poder sobre el mundo es un hecho que debería preocuparnos. BlackRock, desde que Larry Fink lo fundó en 1988, ha conseguido reunir un software financiero y unos activos únicos que ninguna otra entidad tiene. El sistema de gestión de riesgos Aladdin de BlackRock, una herramienta de software que puede rastrear y analizar las operaciones, supervisa más de 18 billones de dólares en activos para 200 empresas financieras, incluyendo la Reserva Federal y los bancos centrales europeos. El que “vigila” también sabe. BlackRock ha sido calificado como una “navaja suiza” financiera: inversor institucional, gestor de dinero, empresa de capital privado y socio gubernamental global, todo en uno”. Sin embargo, los principales medios de comunicación tratan a la empresa como una firma financiera más de Wall Street.

Existe una interfaz perfecta que vincula la Agenda 2030 de la ONU con el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos y las incipientes políticas económicas de la Administración Biden. Esa interfaz es BlackRock.

Al igual que Goldman Sachs dirigió la política económica bajo el mandato de Obama y también de Trump, hoy BlackRock dirige la de Biden. El acuerdo aparentemente se selló en enero de 2019 cuando Joe Biden, entonces candidato y con muchas posibilidades de derrotar a Trump, fue a reunirse con Larry Fink en Nueva York, quien supuestamente le dijo al “Joe de la clase trabajadora”, que, “estoy aquí para ayudar.”

Ahora como Presidente en uno de sus primeros nombramientos, Biden nombró a Brian Deese para ser el Director del Consejo Económico Nacional, el principal asesor del Presidente para la política económica. Una de las primeras órdenes ejecutivas presidenciales se refería a la economía y la política climática. No es de extrañar, ya que Deese procedía de BlackRock, de Fink, donde era Jefe Global de Inversión Sostenible. Antes de incorporarse a BlackRock, Deese ocupó altos cargos económicos bajo el mandato de Obama, incluyendo la sustitución de John Podesta como Asesor Principal del Presidente, donde trabajó junto a Valerie Jarrett. Bajo el mandato de Obama, Deese desempeñó un papel clave en la negociación de los Acuerdos de París sobre el calentamiento global.

En el puesto clave de la política como subsecretario del Tesoro bajo la secretaria Janet Yellen, encontramos a Adewale “Wally” Adeyemo, nacido en Nigeria. Adeyemo también procede de BlackRock, donde entre 2017 y 2019 fue asesor principal y jefe de gabinete del consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, tras dejar la Administración Obama. Sus vínculos personales con Obama son fuertes, ya que éste le nombró primer presidente de la Fundación Obama en 2019.

Y una tercera persona de alto nivel de BlackRock que dirige la política económica en la Administración ahora también es inusual en varios aspectos. Michael Pyle es el asesor económico principal de la vicepresidenta Kamala Harris. Llegó a Washington desde el puesto de estratega jefe global de inversiones en BlackRock, donde supervisaba la estrategia de inversión de unos 9 billones de dólares de fondos. Antes de incorporarse a BlackRock al más alto nivel, también había estado en la Administración Obama como asesor principal del Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, y en 2015 se convirtió en asesor de la candidatura presidencial de Hillary Clinton.

El hecho de que tres de los nombramientos económicos más influyentes de la Administración Biden procedan de BlackRock, y antes todos de la Administración Obama, es digno de mención. Hay un patrón definido y sugiere que el papel de BlackRock en Washington es mucho mayor de lo que se nos dice.

¿Qué es BlackRock?

Nunca antes una empresa financiera con tanta influencia en los mercados mundiales había estado tan oculta al escrutinio público. No es casualidad. Como técnicamente no es un banco que conceda préstamos bancarios o acepte depósitos, elude la supervisión reglamentaria de la Reserva Federal a pesar de que hace lo mismo que la mayoría de los megabancos como HSBC o JP MorganChase: comprar y vender valores para obtener beneficios. Cuando hubo un impulso del Congreso para incluir a los gestores de activos como BlackRock y Vanguard Funds en la ley Dodd-Frank posterior a 2008 como “instituciones financieras de importancia sistémica” o SIFI, un enorme impulso de lobby de BlackRock acabó con la amenaza. BlackRock es esencialmente una ley en sí misma. Y, de hecho, es “sistémicamente importante” como ninguna otra, con la posible excepción de Vanguard, que se dice que también es un importante accionista de BlackRock.

El fundador y consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, está claramente interesado en comprar influencia a nivel mundial. Nombró al ex diputado alemán de la CDU Friederich Merz jefe de BlackRock Alemania cuando parecía que podría suceder a la canciller Merkel, y al ex canciller británico George Osborne como “asesor político”. Fink nombró a la ex jefa de gabinete de Hillary Clinton, Cheryl Mills, para el consejo de BlackRock cuando parecía seguro que Hillary llegaría pronto a la Casa Blanca.

Ha nombrado a antiguos banqueros centrales para su consejo y ha conseguido lucrativos contratos con sus antiguas instituciones. Stanley Fisher, ex jefe del Banco de Israel y también más tarde vicepresidente de la Reserva Federal, es ahora asesor principal de BlackRock. Philipp Hildebrand, ex presidente del Banco Nacional Suizo, es vicepresidente de BlackRock, donde supervisa el Instituto de Inversión de BlackRock. Jean Boivin, ex vicegobernador del Banco de Canadá, es el jefe global de investigación del instituto de inversión de BlackRock.

BlackRock y la Fed

Fue este equipo del ex banco central de BlackRock el que desarrolló un plan de rescate “de emergencia” para el presidente de la Fed, Powell, en marzo de 2019, cuando los mercados financieros parecían estar al borde de otro colapso de la “crisis de Lehman” de 2008. Como “agradecimiento”, el presidente de la Fed, Jerome Powell, nombró a BlackRock en un papel sin licitación para gestionar todos los programas de compra de bonos corporativos de la Fed, incluidos los bonos en los que invierte la propia BlackRock. ¿Conflicto de intereses? Un grupo de unas 30 ONG escribió al presidente de la Fed, Powell: “Al dar a BlackRock el control total de este programa de compra de deuda, la Fed… hace que BlackRock sea aún más sistémicamente importante para el sistema financiero. Sin embargo, BlackRock no está sujeto al escrutinio regulatorio de las instituciones financieras sistémicamente importantes incluso más pequeñas.”

En un informe detallado en 2019, un grupo de investigación sin fines de lucro de Washington, Campaign for Accountability, señaló que “BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, implementó una estrategia de cabildeo, contribuciones de campaña y contrataciones de puertas giratorias para luchar contra la regulación gubernamental y establecerse como una de las compañías financieras más poderosas del mundo.”

La Fed de Nueva York contrató a BlackRock en marzo de 2019 para gestionar su programa de valores respaldados por hipotecas comerciales y sus compras primarias y secundarias de bonos corporativos y ETFs por valor de 750.000 millones de dólares en contratos sin licitación. Los periodistas financieros estadounidenses Pam y Russ Martens, al criticar ese turbio rescate de la Fed de 2019 a Wall Street, señalaron que “por primera vez en la historia, la Fed ha contratado a BlackRock para ‘ir directamente’ y comprar 750.000 millones de dólares en bonos corporativos primarios y secundarios y ETFs (Exchange Traded Funds) de bonos, un producto del que BlackRock es uno de los mayores proveedores del mundo.” Continuaron: “Añadiendo más indignación, el programa dirigido por BlackRock obtendrá 75.000 millones de dólares de los 454.000 millones de dinero de los contribuyentes para comerse las pérdidas de sus compras de bonos corporativos, que incluirán sus propios ETFs, que la Fed le está permitiendo comprar…”

Al parecer, el jefe de la Fed, Jerome Powell, y Larry Fink se conocen bien. Incluso después de que Powell diera a BlackRock el enormemente lucrativo acuerdo de “ir directo”, Powell continuó teniendo el mismo BlackRock gestionando un estimado de 25 millones de dólares de las inversiones de valores privados de Powell. Los registros públicos muestran que en este tiempo Powell mantuvo llamadas telefónicas confidenciales directas con Fink, el director general de BlackRock. Según la información financiera requerida, BlackRock consiguió duplicar el valor de las inversiones de Powell desde el año anterior. Pero no hay conflicto de intereses, ¿o sí?

El poder de BlackRock también extiende sus tentáculos en los gobiernos de numerosos países, como por ejemplo México, donde la compañía ha nombrado asesor a Marcos Slim, hijo del magnate mexicano Carlos Slim, con grandes vinculaciones con los últimos gobiernos mexicanos (en particular el de Peña Nieto), con las telecomunicaciones, el petróleo y con el narcotráfico.

Larry Fink y el Gran Reseteo del Foro Económico Mundial

En 2019, Larry Fink se unió a la Junta del Foro Económico Mundial de Davos, la organización con sede en Suiza que ha impulsado la globalización económica durante unos 40 años. Fink, que es cercano al jefe tecnócrata del Foro Económico Mundial e ideólogo del Gran Reinicio, Klaus Schwab, ahora está posicionado para utilizar el enorme peso de BlackRock para crear lo que sería, si no se derrumba antes, la mayor estafa Ponzi de la historia, la inversión corporativa ESG. Fink, con 9 billones de dólares de apalancamiento, está impulsando el mayor desplazamiento de capital de la historia hacia una estafa conocida como ESG Investing. La agenda de la “economía sostenible” de la ONU está siendo realizada en silencio por los mismos bancos globales que han creado las crisis financieras en 2008. Esta vez están preparando el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Klaus Schwab dirigiendo cientos de miles de millones y pronto billones de inversión a sus empresas “inteligentes” elegidas a dedo, y alejándose de las “no inteligentes” como las empresas de petróleo y gas o el carbón. BlackRock desde 2018 ha estado a la vanguardia para crear una nueva infraestructura de inversión que elige “ganadores” o “perdedores” para la inversión de acuerdo con la seriedad de esa empresa sobre ESG-Medio Ambiente, Valores Sociales y Gobernanza.

Por ejemplo, una empresa recibe calificaciones positivas por la seriedad con la que contrata a directivos y empleados con diversidad de género, o toma medidas para eliminar su “huella” de carbono haciendo que sus fuentes de energía sean verdes o sostenibles, por utilizar el término de la ONU. La forma en que las empresas contribuyen a una gobernanza global sostenible es la más vaga de las ESG, y podría incluir cualquier cosa, desde donaciones corporativas a Black Lives Matter hasta el apoyo a organismos de la ONU como la OMS. Las compañías petroleras como ExxonMobil o las compañías de carbón, por muy claro que sea, están condenadas, ya que Fink y sus amigos promueven ahora su Gran Restablecimiento financiero o Green New Deal. Por eso hizo un trato con la presidencia de Biden en 2019.

 Y podemos esperar que el New York Times aplauda a BlackRock mientras destruye las estructuras financieras mundiales. Desde 2017 BlackRock ha sido el mayor accionista del periódico. Carlos Slim era el segundo más importante. Incluso Carl Icahn, un despiadado despojador de activos de Wall Street, llamó una vez a BlackRock, “una compañía extremadamente peligrosa… Solía decir, ya sabes, la mafia tiene un mejor código de ética que ustedes”.

F. William Engdahl 




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org