March 3, 2021
De parte de Asociacion Germinal
305 puntos de vista


Son los lados m谩s oscuros del sistema financiero mundial, con cientos de miles de millones de d贸lares en ganancias mal habidas que se encuentran a salvo en bancos extranjeros, un delito perpetrado a escala mundial, denunci贸 el jueves 25 el Panel de Alto Nivel sobre la Responsabilidad, la Transparencia y la Integridad Financieras Internacionales para lograr la Agenda 2030 (Facti, en ingl茅s).

Ibrahim Mayaki, copresidente del Facti y ex primer ministro de N铆ger, se帽al贸 que cerrar las brechas que permiten el blanqueo de dinero, la corrupci贸n y los abusos fiscales, y poner fin a las malas pr谩cticas de banqueros, contables y abogados son pasos obligados para transformar la econom铆a mundial en aras del bien universal.

En un informe publicado el jueves 25, el panel puesto en marcha en marzo de 2020 por  la Organizaci贸n de las Naciones Unidas (ONU), insisti贸 a los gobiernos en la necesidad de que se apruebe el Pacto Mundial para la Integridad Financiera para el Desarrollo Sostenible, que se viene proponiendo hace a帽os para controlar la evasi贸n fiscal y el lavado de dinero.

El Panel est谩 integrado por antiguos dirigentes mundiales, gobernadores de bancos centrales, dirigentes empresariales y de la sociedad civil y acad茅micos y en su informe afirma que cada a帽o se blanquea hasta  2,7 % del producto bruto mundial.

Mientras, las empresas que buscan jurisdicciones libres de impuestos merman los presupuestos de sus pa铆ses en un total de hasta 600 000 millones de d贸lares al a帽o.

Eso se produce en un contexto de que durante la pandemia de covid-19 la riqueza de los multimillonarios se ha disparado 27,5 %, mientras 131 millones de personas engrosaron las filas de la pobreza extrema.

Sucede, indica el informe del Facti, mientras se calcula que una d茅cima parte de la riqueza mundial estar铆a oculta en activos financieros en para铆sos fiscales, lo que impedir铆a a los gobiernos recaudar la parte de impuestos que les corresponde y poder contar con recursos para afrontar los impactos sociales y econ贸micos de la covid.

Por ejemplo, el Facti indica que la recuperaci贸n de las p茅rdidas anuales por evasi贸n y elusi贸n fiscal en Bangladesh permitir铆a al pa铆s ampliar su red de seguridad social a nueve millones m谩s de adultos mayores. Chad, por su parte, podr铆a costear 38 000 aulas  y Alemania tendr铆a con que construir 8000 turbinas e贸licas.

Kunal Sen, director del Instituto Mundial de Investigaciones Econ贸micas para el Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas, dijo a IPS: 芦En un momento en que los pa铆ses en desarrollo se enfrentan a una fuerte disminuci贸n de los ingresos fiscales debido a la crisis econ贸mica generada por la pandemia, es imperativo encontrar soluciones a las grandes p茅rdidas en el erario p煤blico debido a los flujos financieros il铆citos禄.

Se trata, precis贸,  de un reto clave para el desarrollo, ya que la prestaci贸n de servicios p煤blicos cruciales, como la educaci贸n, la sanidad y las infraestructuras, depende de que los Estados tengan fondos para gastar.

鈥淟a coordinaci贸n global de las pol铆ticas fiscales, preferiblemente liderada por los pa铆ses del Grupo de los Siete (G7, de potencias industrializadas del mundo), para limitar la evasi贸n fiscal y el blanqueo de dinero es la necesidad del momento禄, se帽al贸.

James A. Paul, ex director ejecutivo del Foro de Pol铆tica Global, dijo a IPS que el nuevo informe del Facti de la ONU es ciertamente bienvenido, pero hay razones para preguntarse a d贸nde nos llevar谩.

鈥淥frece un an谩lisis devastador del sistema financiero mundial corrupto y de c贸mo los financieros socavan el bienestar, la equidad y la legitimidad鈥, asegur贸.

El informe sostiene que la arquitectura y las reglas del sistema financiero hacen que el desarrollo sostenible y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 se dificulten y puedan ser hasta imposibles de cumplir.

鈥淎quellos que han seguido de forma cr铆tica el sistema financiero global durante las 煤ltimas d茅cadas no estar谩n en desacuerdo, pero encontrar谩n poco aqu铆 que sea realmente nuevo禄, dijo Paul, autor de obras como 芦Of Foxes and Chickens (De zorros y gallinas)鈥 芦Oligarchy and Global Power in the UN Security Council禄 (Oligarqu铆a y poder global en el Consejo de Seguridad de la ONU)鈥.

Tambi茅n se帽al贸 que 芦hace tiempo que est谩 claro que las familias y las naciones m谩s ricas del mundo son las principales beneficiarias de este sistema, que tienen el control de la pol铆tica y que no tienen intenci贸n de cambiar las cosas de manera fundamental禄.

En particular, destac贸, los l铆deres nacionales de esta mafia de la corrupci贸n mundial son ciudadanos de Estados Unidos y de Reino Unido, cuyas instituciones financieras y oligarqu铆as son las m谩s poderosas del mundo.

鈥淗an gobernado el sistema financiero mundial durante mucho tiempo y (a pesar de las declaraciones en sentido contrario) se oponen rotundamente a las reformas que aumentar铆an la equidad, la transparencia y las dem谩s buenos elementos que el Panel de Alto Nivel trata de promover禄, dijo Paul.

Para el especialista, 鈥渆sto nos lleva al dilema sobre la ONU y su capacidad para analizar y resolver los problemas m谩s fundamentales del mundo禄.

Sin embargo, Paul consider贸 que hay que felicitar a los presidentes de la Asamblea General de la ONU y del Consejo Econ贸mico y Social por haber creado el Facti y por recordarnos una vez m谩s c贸mo la oligarqu铆a mundial est谩 practicando la corrupci贸n a una escala impresionante y devastadora.

Pero el gran problema del informe del Facti es que sus redactores no han sido capaces de ir lo lejos que la situaci贸n de los para铆sos fiscales y el blanqueo de capitales requiere. Aunque esto no sea una sorpresa debido a los intereses y los sectores involucrados.

鈥淣ecesitamos algo m谩s fundamental: nada menos que una hoja de ruta hacia un orden democr谩tico mundial, liberado de las garras de la oligarqu铆a financiera y guiado por fin por las necesidades y la voluntad de los propios pueblos鈥  La ONU y su capacidad para analizar y resolver los problemas m谩s fundamentales del mundo鈥, insisti贸 Paul.

El ghan茅s y ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, denunci贸 en el pasado los alcances del blanqueo y evasi贸n de capitales  en 脕frica.

芦Miles de millones de d贸lares de fondos p煤blicos siguen siendo escamoteados por algunos l铆deres africanos, incluso mientras las carreteras se desmoronan, los sistemas de salud fallan, los ni帽os en edad escolar no tienen ni libros ni pupitres ni profesores, y los tel茅fonos no funcionan禄, afirm贸.

Richard Ponzio, investigador principal y director del Programa de Gobernanza Global, Justicia y Seguridad del Centro Stimson, con sede en Washington,  dijo a IPS que el abuso fiscal la corrupci贸n y el lavado de dinero erosionan las bases fiscales nacionales y restan fondos para proyectos cr铆ticos para los pa铆ses, que dependen de los tributos de esos capitales.

Se trata de delitos muy graves, record贸, y 鈥渃ontribuyen a alimentar la inseguridad en la econom铆a global hiperconectada de hoy, al sostener el trabajo de los sindicatos criminales y los terroristas internacionales en detrimento de la seguridad y la justicia globales鈥.

El recomendado Pacto Mundial de Integridad Financiera para el Desarrollo Sostenible  contribuir铆a a ampliar el alcance mundial del Grupo de Acci贸n Financiera Internacional, que cre贸 en 1989 el G7 y al que posteriormente se unieron algunas docenas de pa铆ses, con el objetivo de coordinar los esfuerzos mundiales contra el blanqueo de capitales.

Adem谩s, coincidieron los especialistas consultados, se deber铆a animar a los pa铆ses a sumarse a la Declaraci贸n de la OCDE (Organizaci贸n de Cooperaci贸n y Desarrollo Econ贸micos) sobre el Intercambio Autom谩tico de Informaci贸n (AEOI, en ingl茅s) en Materia Fiscal, cuyo objetivo es aumentar la transparencia bancaria y reducir la evasi贸n fiscal en todo el mundo.

La norma AEOI beneficia tanto a los pa铆ses pobres como a los ricos, dificulta a los blanqueadores de dinero la ocultaci贸n de sus ganancias y facilita a las v铆ctimas de la evasi贸n fiscal la recuperaci贸n de los fondos.

Para que los pa铆ses en desarrollo puedan aprovechar plenamente los beneficios de esta nueva transparencia, dijo, el mundo desarrollado y las instituciones internacionales deben reconocer y ayudar a superar las limitaciones financieras y de capacidad que impiden a los pa铆ses menos favorecidos participar en un r茅gimen multilateral de AEOI.

Al mismo tiempo, los pa铆ses desarrollados y en v铆as de desarrollo deber铆an promover la transparencia de los registros corporativos para evitar que los blanqueadores de dinero operen detr谩s de empresas ficticias, subrayaron los acad茅micos consultados.

Paul abund贸 que las organizaciones no gubernamentales (ONG), locales e internacionales, llevan mucho tiempo se帽alando las asombrosas sumas desviadas del erario p煤blico por bancos y gestores financieros, ayudados por pol铆ticos corruptos y sistem谩ticamente encubiertos por periodistas, empresarios y acad茅micos c贸mplices.

Investigaciones 茅ticas han mostrado, entre otras cosas, c贸mo se evaden o eluden los impuestos y c贸mo las personas y empresas m谩s ricas no pagan casi nada en apoyo de proyectos y programas p煤blicos.

鈥淓ste conocimiento ha profundizado la desconfianza p煤blica en los gobiernos y nos ha llevado a la actual crisis de autoritarismo global, pero ha hecho poco para cambiar las leyes reguladoras, mejorar la recaudaci贸n de impuestos o reducir la corrupci贸n p煤blica.  En todo caso, la tendencia ha ido en la direcci贸n contraria鈥, subray贸 el especialista.

Ponzio, por su parte,  dijo que los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU y otras normas de responsabilidad social corporativa tambi茅n pueden contribuir a mejorar los requisitos para prevenir o reducir los flujos financieros il铆citos en diferentes sectores econ贸micos, incluidos el financiero, el contable y el jur铆dico.

Para este experto, los presupuestos participativos y un enfoque de derechos humanos en el control presupuestario pueden poner de manifiesto si esos flujos il铆citos desv铆an el gasto gubernamental destinado a promover el bien p煤blico.

Con la informaci贸n adecuada, las organizaciones de la sociedad civil, los medios de comunicaci贸n y el p煤blico en general pueden desempe帽ar un papel importante a la hora de exigir a los Estados, las empresas y los facilitadores (abogados y contadores, entre otros) que cumplan sus obligaciones en materia de derechos humanos.

T: MF / ED: EG

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org