September 8, 2021
De parte de ANRed
66 puntos de vista

Imagen: Bolsonaro da un discurso en Av. Paulista en S茫o Paulo. Fuente: Jornal do Brasil

En actos masivos que fueron convocados por el gobierno como demostraci贸n de fuerza en las calles de Brasilia y Sao Paulo, un envalentonado Bolsonaro atac贸 al Poder Judicial. Inserto en el marco del crecimiento de las derechas radicales a nivel global, ante una posible derrota electoral en 2022 el mandatario prepara el terreno para denunciar fraude  y perpetuarse en el poder en un Brasil muy polarizado. Por Mat铆as Cervilla.


Como cada a帽o, el 7 de septiembre se celebra la independencia del Brasil. Se conmemora que ese d铆a de 1822 en S茫o Paulo el pr铆ncipe regente Don Pedro I, hijo del Rey de Portugal Jo茫o VI, rompi贸 relaciones con la metr贸poli y separ贸 al reino de Brasil del de Portugal. Semanas despu茅s este proceso dar铆a nacimiento al Imperio del Brasil, la monarqu铆a independiente m谩s duradera en toda Am茅rica.

Esto que parece un anecd贸tico dato de color, cobra un cariz significativo cuando casi 199 a帽os despu茅s, desde el Poder Ejecutivo a cargo de Jair Bolsonaro (sin partido) se convoca a una marcha contra el Poder Judicial. Como corresponde a la generalidad de las manifestaciones antidemocr谩ticas, la movilizaci贸n fue convocada en nombre de la libertad. El titular del Ejecutivo llam贸 a rebelarse contra la justicia desconociendo la divisi贸n de poderes que es propia de la democracia republicana a la que tanto se refieren las derechas globales.

驴QUE PAS脫 HOY?

En masivos actos en su apoyo, Bolsonaro volvi贸 a embestir contra el Poder Judicial. Sucede que ante una eventual derrota en las pr贸ximas elecciones a celebrarse dentro de trece meses, Bolsonaro llam贸 a cambiar el sistema electr贸nico de votaci贸n adoptado en 1996 (con el que 茅l mismo gan贸 en segunda vuelta en 2018) advirtiendo que se prestaba a hacer trampas y pod铆a haber fraude. Luego de estas declaraciones el presidente del Tribunal Superior Electoral, Lu铆s Roberto Barroso, abri贸 una investigaci贸n contra el presidente y le solicit贸 pruebas de fraudes electorales, que el mandatario afirm贸 tener pero no present贸. Asimismo, el juez del Supremo Tribunal Federal, Alexandre de Moraes, incluy贸 a Bolsonaro entre los investigados por la difusi贸n en redes sociales de fake news contra las instituciones democr谩ticas.

En respuesta, el primer mandatario convoc贸 a una masiva manifestaci贸n en contra del Poder Judicial en busca de ejercer presi贸n con una particular interpretaci贸n del d铆a de la independencia: 鈥淟leg贸 la hora de decir el d铆a 7 que nos volvimos independientes (鈥) para decir que no aceptamos que alguien en Brasilia quiera imponer su voluntad鈥.

Bolsonaro lleg贸 al acto en Brasilia en un Rolls Royce conducido por el ex piloto de Formula 1 Nelson Piquet. Horas despu茅s ante una multitud en la Avenida Paulista de la ciudad de S茫o Paulo llam贸 amenazante a la desobediencia respecto al Poder Judicial al afirmar que 芦Este presidente ya no va a cumplir m谩s ninguna decisi贸n que tome el se帽or Alexandre de Moraes. La paciencia de nuestro pueblo ya se agot贸鈥 脡l, para nosotros, 隆ya no existe! 隆Libertad a los presos pol铆ticos! 隆Fin de la censura! 隆Fin de la persecuci贸n de esos conservadores, los que piensan en Brasil!禄.

Tambi茅n atac贸 al ex presidente Lula Da Silva, a la Federaci贸n de Industrias del Estado de S茫o Paulo (FIESP) y al Supremo Tribunal Federal, sobre el que advirti贸 amenazante que 鈥渁 los que quieran hacerme inelegible en Brasilia: s贸lo Dios puede sacarme de all铆. Solo saldr茅 preso, muerto o con la victoria. Y le digo a los canallas que nunca estar茅 preso鈥.

Es en este contexto que esta masiva convocatoria contra la justicia puede leerse como el ensayo general que le permita medir fuerzas a la hora de perpetrar un golpe. De hecho el gobernador de Maranh茫o, Fl谩vio Dino (PSB), afirm贸 al respecto que Bolsonaro 鈥測a est谩 intentando un golpe鈥. Asimismo intelectuales de todo el mundo en denunciaron una intentona golpista del mandatario brasilero.

El antecedente regional de la lim铆trofe Bolivia, donde no hubo quiebre entre neoliberales y militares, es inmediato. No obstante, a diferencia de A帽ez en su momento, Bolsonaro no cuenta con pleno apoyo de la actual gesti贸n de los Estados Unidos. El hecho de haber apoyado abiertamente a Trump en su campa帽a contra Biden y las pol铆ticas contra el Amazonas son algunos de los escollos entre ambas administraciones.

Tambi茅n en el marco del D铆a de la Independencia hubo manifestaciones contra el Presidente en m谩s de 160 ciudades de Brasil y del mundo bajo el lema 鈥淔ora Bolsonaro鈥. A esto se sum贸 el cl谩sico 芦Grito de los Excluidos禄, evento que tuvo origen en Brasil en 1995. Los principales reclamos se dieron en torno a la defensa de la democracia, la lucha contra el hambre, el reclamo por m谩s vacunas y el pedido de impeachment contra Bolsonaro.

Por su parte Lula Da Silva con motivo del d铆a de la independencia declar贸 que 鈥渧amos a reconstruir nuestro pa铆s鈥.

CLAVES PARA ESTE PRESENTE

Tras d茅cadas de globalizaci贸n en un mundo signado por la interdependencia, la conexi贸n con el resto del planeta se da en todos los 谩mbitos y la esfera pol铆tica no es la excepci贸n. Si bien ha sido la izquierda la fuerza que hist贸ricamente busc贸 una proyecci贸n internacionalista, en los 煤ltimos a帽os las derechas radicales se han globalizado.

El hilo 驴rojo? o del color que sea une en las altas esferas a Bolsonaro con Trump o su ex asesor y promotor de global de las derechas Steve Bannon. Tambi茅n toca las bases de las 鈥渁lt-rights鈥 que van desde los libertarios de a pie, terraplanistas o antivacunas, por citar algunos ejemplos de los m谩s destacados, hasta individuos como el pintoresco 鈥淨-Shaman鈥 (su nombre es Jake Angeli), aquel cultor del Q-Anon con un gorro de piel y cuernos de b煤falo que en enero protagoniz贸 las im谩genes de la toma del Capitolio de los Estados Unidos y que cuenta con una versi贸n brasilera que circul贸 pintado de verdeameralo apoyando a Bolsonaro por las calles de Sao Paulo.

Im谩gen: Manifestante en apoyo a Bolsonaro camina por Avenida Paulista en S茫o Paulo. Fuente: Esqueda Diario.

Im谩gen: Manifestante en apoyo a Bolsonaro camina por Avenida Paulista en S茫o Paulo. Fuente: Brasil de Fato.

El hilo se cierra en torno a una vasta red de empresas, think tanks, ONG y otras entidades que financian a estos movimientos a escala global cuyas armas habituales son los trolls y los bots que difunden fake news en las redes sociales. Estos nexos globales de las derechas radicales tienen sus representaciones concretas en el arresto y toma de declaraci贸n durante las manifestaciones en Brasil de nada menos que Jason Miller, quien fuera vocero de Donald Trump. La polic铆a brasilera lo interrog贸 en el marco de la investigaci贸n sobre la organizaci贸n y financiaci贸n de actos antidemocr谩ticos en ese pa铆s. Por su parte, el propio Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, impulsa desde hace a帽os un foro de partidos de extrema derecha a nivel mundial junto al mencionado ex asesor Bannon.

El discurso de estas derechas radicales suele repetirse como un mantra, sin importar el contexto, sea en los Estados Unidos, en Brasil o en la Argentina. La idea b谩sica es que hay un establishment que est谩 contra el pueblo y maneja la realidad para perjudicar a la mayor铆a. Hasta ah铆 podr铆a hasta ser un discurso de izquierdas. Lo curioso es el car谩cter indefinido de ese establishment, que puede ser Soros, Hollywood, Wall Street, los Illuminati, los reptilianos, 鈥渓a izquierda internacional鈥, el sionismo, o 鈥渆l Estado profundo鈥. Lo que es a煤n m谩s curioso es que en ese relato de la derecha radical el (tambi茅n indefinido) pueblo est茅 representado por l铆deres como Trump, Bolsonaro y otros personajes que en los hechos suelen estar estrechamente vinculados a los sectores m谩s rancios y conservadores de las 茅lites y que representan valores como el nativismo y la xenofobia, siempre en nombre de la libertad.

El cap铆tulo brasilero de estas derechas radicales tuvo varias escenas, pasando por el impeachment contra Dilma Rousseff, los movimientos evang茅licos, los ruralistas y los militares (representados a nivel parlamentario por la bancada de la triple B, Biblia, Buey y Bala) hasta la victoria de Jair Bolsonaro, un candidato capit谩n de reserva del ej茅rcito de reserva que gozaba de un modesto desempe帽o legislativo, una baja exposici贸n televisiva y la ausencia de una estructura partidaria s贸lida. Su ret贸rica antisistema y anticorrupci贸n, su enorme presencia en campa帽as de redes sociales y su acercamiento a think tanks liberales le dieron el soporte necesario para hacerse con la victoria en las elecciones de 2018.

Al igual que sucedi贸 con Donald Trump, su victoria no fue tomada como una posibilidad por la clase pol铆tica. Su car谩cter autoritario combinado con medidas econ贸micas neoliberales (y no es una contradicci贸n), el desempleo y su desmanejo en la crisis humanitaria del COVID que se tom贸 m谩s de 580.000 vidas hicieron que su popularidad toque el punto m铆nimo.

Tambi茅n, al igual que el ex mandatario estadounidense, una vez que su popularidad comenz贸 a declinar de cara a las pr贸ximas elecciones, Bolsonaro tom贸 la estrategia de Steve Bannon de socavar la legitimidad de las mismas y acusar a la oposici贸n de fraude, para as铆 sembrar la idea de una victoria ileg铆tima por parte de la oposici贸n. La historia del gobierno de Donald Trump ya est谩 cerrada, pero la de Bolsonaro permanece en desarrollo y dadas las caracter铆sticas del l铆der ultraderechista la idea de golpe no parece un escenario a descartar.





Fuente: Anred.org