July 4, 2022
De parte de Avispa Midia
233 puntos de vista

Ind铆genas Patx贸 de la regi贸n de Monte Pascoal, ciudad de Itamaraju. Foto de archivo por Santiago Navarro F.

Por Felipe Garc铆a / Brasil de fato

Traducci贸n Avispa Midia

Despu茅s de esperar siete a帽os para que continuara el proceso de demarcaci贸n de sus tierras, un grupo de 180 ind铆genas Patax贸 recuper贸 la finca Santa B谩rbara, territorio que se encuentra en la zona que debe ser demarcada como Tierra Ind铆gena (TI) Comexatib谩, en el sur de Bah铆a. El Informe de Identificaci贸n y Delimitaci贸n Circunstancial (RCID), publicado por la Fundaci贸n Nacional del Indio (Funai) en 2015, reconoce la presencia de ese grupo en la regi贸n desde el siglo XVI.

Una semana despu茅s de entrar en el territorio, los ind铆genas siguen temiendo la posibilidad de represalias por parte de los finqueros de la regi贸n. “En este momento nos sentimos intimidados en la retomada  porque sabemos que los pistoleros y los ganaderos se est谩n organizando, reuni茅ndose en alguna finca con la intenci贸n de atacarnos aqu铆”, dice uno de los coordinadores del movimiento. El temor no es injustificado: en 2000, la acci贸n violenta de los ganaderos contra una recuperaci贸n de tierras cercana culmin贸 con la muerte de un ind铆gena.

Aun con el temor a las represalias, los ind铆genas est谩n limpiando la zona del antiguo caser铆o, que est谩 abandonado. Mientras algunos cortaban la maleza que ha crecido alrededor de los edificios, otro grupo recog铆a la basura. A trav茅s de aplicaciones de mensajer铆a, todos se pon铆an en contacto con hermanos y hermanas ind铆genas de otros pueblos y territorios para unirse a la recuperaci贸n de tierras.

La finca est谩 situada en el coraz贸n de la TI de Comexatib谩, donde confluyen el R铆o del Norte, el R铆o del Sur y el R铆o Cahy. Seg煤n los dirigentes ind铆genas, la zona ocupada por la hacienda est谩 totalmente dentro del per铆metro de la Tierra Ind铆gena. Tambi茅n denuncian que la finca, que actualmente produce eucaliptos en asociaci贸n con Suzano Celulose, hace un uso intensivo de pesticidas que afectan directamente a las ocupaciones ind铆genas y a la calidad de los cursos de agua. Otro problema descrito por los ind铆genas es el impacto de esta actividad en los manantiales de la regi贸n. Afirman que una gesti贸n inadecuada por parte de los finqueros pone en peligro el agua de la zona.

Para los l铆deres, la recuperaci贸n de la tierra es el inicio de un proceso que pretende aumentar la seguridad territorial y alimentaria de los ind铆genas, actualmente confinados en peque帽as partes del territorio. “La tierra es nuestro cuerpo, los r铆os son nuestras venas. Sin ella, el pueblo Patax贸 no puede vivir”, dice un dirigente de la recuperaci贸n. El objetivo del grupo es que, en unos a帽os, esta zona  se recupere y con el bosque reconstituido pueda albergar una nueva aldea del pueblo Patax贸.

“En Brasil, son los ind铆genas los que demarcan la tierra, no el gobierno”, resumi贸 un dirigente.

Adem谩s, la recuperaci贸n de tierras busca llamar la atenci贸n del gobierno sobre los conflictos y la necesidad de proceder con el proceso de demarcaci贸n de la TI Comexatib谩, llevando a cabo la desocupaci贸n de las 谩reas controladas por los no ind铆genas. Otra exigencia es que se responsabilice a los agentes causantes del impacto ambiental y se indemnice por los da帽os causados. Esta compensaci贸n se utilizar铆a en la producci贸n de alimentos y la recuperaci贸n de la zona.

Historia del pueblo Patax贸 de Comexatib谩

Seg煤n el informe de la Funai, la poblaci贸n Patax贸 lleva cinco siglos sufriendo la expulsi贸n de sus tierras y el confinamiento en zonas cada vez m谩s peque帽as del territorio.

Adem谩s de los conflictos con madereros y ganaderos, los Patax贸 de Comexatib谩 tambi茅n se vieron envueltos en disputas por la creaci贸n de un Proyecto de Asentamiento por parte del INCRA (Instituto Nacional de Colonizaci贸n y Reforma Agraria) con funcionarios de organismos ambientales -primero el Ibama (Instituto Brasile帽o de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y luego el ICMBio (Instituto Chico Mendes para la Conservaci贸n de la Biodiversidad)- debido a la creaci贸n (1999) y posterior implementaci贸n del Parque Nacional del Descobrimento. Los l铆deres Patax贸 afirman que su existencia nunca se tuvo en cuenta en la implantaci贸n del asentamiento o del parque.

Cada vez m谩s vulnerables y con la expropiaci贸n de su territorio y la destrucci贸n de sus recursos, los Patax贸 han recurrido, desde 1999, a la estrategia de retomar tierras para recuperar el control de partes importantes de su territorio. Las recuperaciones de tierras se multiplicaron r谩pidamente, provocando una violenta reacci贸n por parte de los ganaderos.

Presionada por la intensificaci贸n de los conflictos, la Funai (Fundaci贸n Nacional del Indio) inici贸 el proceso de demarcaci贸n de las Tierras Ind铆genas Comexatib谩 en 2005. El informe tard贸 10 a帽os en publicarse y, aun as铆, el proceso de deslinde y desindexaci贸n de la Tierra Ind铆gena sigue paralizado. Seg煤n un art铆culo publicado por el Instituto Socioambiental en 2016, una de las razones de la lenta conclusi贸n del proceso es su judicializaci贸n y la cantidad de ocupaciones no ind铆genas en la zona: hay 170 impugnaciones y 78 ocupaciones.

Manifiesto de las recuperaciones

En un video divulgado el domingo (26), uno de los dirigentes acus贸 a Suzano Celulose de ser uno de los responsables de la degradaci贸n ambiental en la regi贸n y en particular en el territorio de Comexatib谩. El video, un manifiesto de la retomada, muestra el descontento de los Patax贸 con la destrucci贸n de su territorio ancestral y sagrado.

Ni la Secretar铆a de Seguridad P煤blica de Bah铆a, ni la Funai hicieron comentarios al equipo de este reportaje hasta el cierre de esta edici贸n.

En un comunicado, Suzano inform贸 de que estaba al tanto “del incidente en la zona de su socio forestal y est谩 siguiendo el caso”. La empresa tambi茅n reitera en el texto “su compromiso con el di谩logo frecuente y transparente con las diversas comunidades de las regiones donde opera, incluidas las poblaciones urbanas, rurales y tradicionales”, diciendo que tambi茅n repudia “cualquier tipo de violencia y que espera que haya agilidad en la soluci贸n de este caso”.

La Asociaci贸n Bahiana de Empresas Forestales (ABAF) dice que “el incidente en un 谩rea de plantaciones de eucalipto en el municipio de Prado, en el extremo sur de Bah铆a, no ocurri贸 en un 谩rea perteneciente a ninguna de las empresas asociadas que operan en esta regi贸n del estado, sino a un socio que suministra madera a la industria de la pulpa y el papel. La asociaci贸n dice que repudia “cualquier tipo de violencia” y que est谩 “siempre disponible para contribuir con lo que sea necesario, con el fin de aclarar y resolver cualquier conflicto”.




Fuente: Avispa.org