March 14, 2021
De parte de SAS Madrid
418 puntos de vista


Brasil sufre actualmente una nueva ola de la pandemia, más virulenta y letal.

Brasil, actual epicentro global de la pandemia de la COVID, superó a India en número de contagios y asumió como el segundo país con más casos de la enfermedad en el mundo, superado tan sólo por Estados Unidos. El gigante latinoamericano, que también es el segundo en número de muertes por coronavirus en el mundo igualmente después de Estados Unidos, registró el viernes 85.663 nuevos contagios, el segundo mayor número de casos diarios desde el inicio de la pandemia, con lo que acumuló 11.363.380 infectados.

Con ese número Brasil ya había superado a India en número de contagiados hasta el viernes, ya que el país asiático contabilizaba entonces 11.308.846 casos, pero el Gobierno indio ya divulgó su total de nuevos casos este sábado (24.882), con lo que su acumulado hasta hoy (11.333.728) también se ubicó por debajo del brasileño. De acuerdo con las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos permanece como el primer país en número de contagios de COVID en el mundo, con 29,35 millones de casos, seguido ahora por Brasil (11,36 millones), India (11,33 millones), Rusia (4,33 millones), Reino Unido (4,26 millones), Francia (4,07 millones) y España (3,18 millones).

Con la pandemia fuera de control en Brasil y estabilizándose en India, la tendencia es que la diferencia entre la nación sudamericana y la asiática en número de casos siga aumentando en los próximos días. Ello debido a que el promedio de casos en la última semana en Brasil llegó el jueves a un nivel récord, 70.593 diarios, con un salto del 55,25% frente a la media semanal medida hace un mes (45.470 contagios diarios el 12 de febrero).

Brasil ocupó por varias semanas el segundo lugar en número de contagios en el mundo, pero fue superado por India en septiembre pasado, cuando ese país sufrió un recrudecimiento de la pandemia. En cuanto al número de muertes, las cifras en Brasil también deben seguir creciendo en los próximos días, según la actual curva de letalidad de la pandemia en el país.

El país registró el viernes 2.216 nuevas muertes por la enfermedad, con lo que encadenó tres días seguidos con más de 2.200 víctimas diarias y acumuló 275.105 fallecimientos desde el inicio de la crisis sanitaria. El del viernes fue el tercer mayor número de óbitos por coronavirus en un día en Brasil desde el inicio de la pandemia, tras los 2.286 registrados el miércoles y los 2.233 del jueves, con lo que el promedio de muertes en la última semana llegó hasta el récord de 1.762 diarias.

El promedio de muertes en Brasil en la última semana fue en un 65,47 % superior a la media de hace un mes (1.065 víctimas diarias el 12 de febrero), lo que confirma que la pandemia se sigue agravando en Brasil mientras que tiende a estabilizarse en gran parte del mundo. De acuerdo con las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, la lista de países con más muertes por COVID también las encabezan Estados Unidos (532.593) y Brasil (275.105), seguidos por México (193.851), India (158.446), Reino Unido (125.580) e Italia (101.564).

Los elevados promedios en los últimos días confirman que Brasil sufre actualmente una nueva ola de la pandemia, más virulenta y letal, en parte provocada por la circulación de nuevas cepas del virus, entre las cuales la variante brasileña que tuvo origen en la Amazonía y que, según investigadores, es tres veces más contagiosa que la original.

Lula se vacuna y pide a Bolsonaro que deje de ser ignorante y negacionista

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que recibió este sábado la vacuna anticovid, les pidió a los brasileños que se vacunen en masa para combatir no sólo la pandemia sino también la ignorancia de negacionistas como el actual jefe de Estado, Jair Bolsonaro. “Estoy feliz y espero que la vacuna dé el resultado que sueño y que el pueblo sueña. Todo lo que el pueblo quiere es recibir una vacuna que lo libre de ese monstruo llamado coronavirus y por eso el presidente de la República tiene que dejar de ser ignorante; aprender a respetar el sentimiento del pueblo y garantizarle vacuna a todo el mundo”, afirmó Lula en una transmisión en redes sociales tras ser inmunizado.

El líder socialista, de 75 años y que esta semana volvió al ruedo político luego de que la Corte Suprema anulara las condenas en su contra por corrupción, defendió la vacunación y pidió más esfuerzos al Gobierno para inmunizar a toda la población y agilizar el proceso. “Tenemos que combatir a los negacionistas, combatir a los que no creen en la vacuna y sólo le dicen bobadas a la sociedad”, agregó el dirigente del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) en una clara alusión a Bolsonaro, líder de la negacionista ultraderecha brasileña y que ha puesto en duda no sólo la gravedad de la pandemia sino la eficacia y la seguridad de las vacunas.

“Tenemos que mostrar que sólo hay una forma de combatir el coronavirus, que es vacunándose, sin importar de qué país provenga la vacuna. Lo importante es que sea eficaz”, agregó el exlíder sindical que gobernó Brasil entre 2003 y 2010 en otra alusión al jefe de Estado, que inicialmente llegó a despreciar el antídoto desarrollado por Sinovac, el más usado hasta ahora en el país, por tratarse de un laboratorio chino.

El expresidente afirmó que la vacuna que recibió fue precisamente la Coronavac, como se conoce el inmunizante de Sinovac que es producido localmente por el Instituto Butantan, un laboratorio vinculado a la gobernación del estado de Sao Paulo. “Es exactamente la que quería”, dijo.

Lula, que quedó habilitado a disputar las presidenciales de 2022 luego de que la Justicia anulara sus condenas, afirmó que es importante que los brasileños se vacunen, eviten aglomeraciones y usen mascarilla, incluso los que no creen en la ciencia. “Si usted no se quiere, por lo menos quiere a sus familiares y amigos. Y tiene que cuidarse porque si se contagia le va a pasar el virus a ellos. Entonces lo mejor es que no se contagie ni lo transmita”, afirmó. Agregó que la vacunación es imprescindible para derrotar la pandemia y que por eso el Gobierno tiene que garantizar vacunas para toda la población. “Si tuviéramos un Gobierno que hubiese pensado seriamente y no hubiese jugado con la situación y dicho tantas bobadas, ya tendríamos vacunas suficientes para toda la población”, dijo.

Agregó que no entendía cómo Brasil, un país que tiene instituciones de referencia en ciencia y medicina como el propio Instituto Butantan y la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) y con una de las mayores y más exitosas logísticas de vacunación en el mundo, no contaba con una vacuna propia ni con una campaña de inmunización más avanzada. “Estoy feliz por haberme vacunado, pero lo estaría más si hubiese vacuna para todo el mundo”, dijo.

Enlace relacionado CadenaSer.com 13/03/2021.




Fuente: Sasmadrid.org