May 14, 2021
De parte de Briega
223 puntos de vista


Coincidiendo la nueva publicaci贸n con el fin del estado de alarma, reproducimos aqu铆 el texto que ocupa la portada de este n煤mero.

Adi贸s al estado de alarma. 驴Hola a las luchas sociales?

El estado de alarma concluye tras estar vigente durante un a帽o casi ininterrumpido. 脡ste ha conllevado un sinf铆n de restricciones, normas y regulaciones, cambiantes cada poco tiempo, que han supuesto que ya nadie sabe lo que es legal o no hacer. Actividades anteriormente triviales y cotidianas, como organizar una cena en tu casa, por ejemplo, se han convertido en un acto de desobediencia. Por supuesto, este tufillo a dictadura ha venido acompa帽ado por una actividad policial, no sabemos si creciente, pero s铆 reorientada hacia el control y el castigo de dichos actos cotidianos. En otras palabras, multas por doquier y abusos policiales. Y ha afectado, adem谩s, a partes de la poblaci贸n quiz谩s anteriormente no tan familiarizadas con dichos m茅todos represivos. Una consecuencia evidente de ello es que se ha incrementado la impopularidad de los 鈥渃uerpos de seguridad del estado鈥, cuando hace apenas un a帽o eran aplaudidos en los balcones.

El fin del estado de alarma, como es evidente, no va a suponer el fin de este calvario y la vuelta a la anterior 鈥渘ormalidad鈥, sino que ha venido para quedarse, aunque lo llamen (o m谩s bien legislen) de otra manera. La pasividad con la que estamos reaccionando ante tal situaci贸n es la que da alas para que se nos impongan dichas medidas. Por ello nos preguntamos 驴d贸nde est谩n las luchas sociales? Estas han brillado por su ausencia en el 煤ltimo a帽o. Atr谩s qued贸 el movimiento esperanzador, que cumple una d茅cada este mes, y que ocup贸 las plazas de las ciudades y que parec铆a que iba a acabar con los cimientos del sistema. Y sin embargo, los 煤ltimos meses nos han dejado algunas movilizaciones a destacar. Por un lado, el movimiento antidesahucios en Cantabria sigue mostrando m煤sculo a pesar de las multas y juicios que afectan a las personas presentes en el desahucio de Astillero del verano pasado. El 煤ltimo desahucio parado, el de una familia de Cazo帽a, plant贸 ante el portal a unas 50 personas con mucha determinaci贸n el pasado mes de abril. Por otro lado, lejos de la capital, la gente se est谩 levantando en pie de guerra contra la nueva invasi贸n de las empresas energ茅ticas que quieren dar el pelotazo con la instalaci贸n de parques e贸licos por todo el territorio. Reuniones informativas, alegaciones, recogidas de firmas鈥 Se est谩n llevando muchas acciones con un aire al reciente movimiento antifracking. Desde aqu铆 decimos, 隆molinos e贸licos, ni aqu铆 ni en ning煤n lado!

隆Hemos vuelto! Tras un a帽o complicado para las personas que formamos parte de Briega, ve铆amos la necesidad de volver a las calles con nuestro bolet铆n, precisamente por el hecho de que parece que las calles vuelven, t铆midamente, a agitarse. Esperamos poder mantener cierta constancia en el ritmo de publicaci贸n, aunque no prometemos nada. En el n煤mero de este mes, nos metemos de lleno en la cuesti贸n de los molinos e贸licos y el problema energ茅tico del capitalismo. Adem谩s, os dejamos con una entrevista a Corsino Vela a prop贸sito de la reciente publicaci贸n de su libro 鈥淐iclismo y capitalismo鈥.




Fuente: Briega.org