December 6, 2021
De parte de Nodo50
374 puntos de vista


 B’tselem y PCHR publican un informe sobre las “investigaciones” israel铆es sobre las protestas de la Gran Marcha del Retorno

Fuente: B’tselem

Las organizaciones israel铆es, B’tselem, y la palestina, Palestinian Center Human Right (PCHR) publican un nuevo informe que analiza las investigaciones que Israel afirma haber realizado tras las protestas de la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza.

El informe muestra c贸mo Israel trabaj贸 para encubrir la verdad y proteger a los funcionarios pol铆ticos y militares responsables, en lugar de tomar medidas contra las personas que idearon e implementaron la pol铆tica ilegal de fuego abierto, que result贸 en la muerte de m谩s de 200 palestinos y heridos a alrededor de 8.000 palestinos m谩s.

Israel se apresur贸 a anunciar que estaba investigando las protestas, principalmente debido a los procedimientos en curso en la Corte Penal Internacional en La Haya. El motivo del anuncio radica en uno de los principios rectores de la CPI: el principio de complementariedad, que significa que la Corte har谩 valer su jurisdicci贸n solo cuando el estado en cuesti贸n 鈥渘o quiera o no pueda鈥 llevar a cabo su propia investigaci贸n. Una vez que un estado ha investigado los incidentes, la Corte no intervendr谩.

Sin embargo, declarar que se est谩 llevando a cabo una investigaci贸n no es suficiente para evitar la intervenci贸n de la CPI. La investigaci贸n debe ser efectiva, estar dirigida a los funcionarios de alto rango responsables de dise帽ar e implementar la pol铆tica y conducir a acciones contra ellos. Las investigaciones de Israel en relaci贸n con las protestas de Gaza no cumplen con estos requisitos. Consisten 铆ntegramente en que los militares se investigan a s铆 mismos y no han examinado las normas ilegales de pol铆tica de fuego abierto dictadas a las fuerzas de seguridad, ni las pol铆ticas implementadas durante las protestas. En cambio, se centran exclusivamente en los soldados de menor rango y en la cuesti贸n de si actuaron en contra de estas 贸rdenes ilegales.

Adem谩s, mientras se produc铆an las protestas, el Tribunal Supremo de Israel atendi贸 las peticiones que impugnaban la legalidad de la pol铆tica de fuego abierto. Los jueces desestimaron las peticiones y permitieron al ej茅rcito seguir empleando esta pol铆tica. Sin embargo, no confirm贸 las normas que se estaban aplicando sobre el terreno, ya que 茅stas nunca se presentaron al Tribunal. El Tribunal s贸lo aprob贸 las normas que el Estado afirmaba que el ej茅rcito estaba siguiendo, ignorando la flagrante disparidad entre las afirmaciones del Estado y la realidad sobre el terreno. Cuando se atendieron las peticiones, decenas de manifestantes hab铆an muerto y casi 2.000 hab铆an resultado heridos.
El sistema de aplicaci贸n de la ley militar no ha cumplido ni siquiera el papel limitado que se le ha asignado: investigar s贸lo “incidentes excepcionales”. El ej茅rcito decidi贸 arbitrariamente investigar solo los casos en los que las fuerzas de seguridad hab铆an matado a palestinos, sin dar ninguna explicaci贸n de esta decisi贸n. Los miles de incidentes en los que los palestinos resultaron heridos, algunos tan gravemente que quedaron paralizados o tuvieron que someterse a amputaciones, no se investigaron.

El n煤mero de heridos en estas protestas es casi insondable: un total de 13.457 palestinos, 8.079 de ellos heridos por fuego real, 2.424 por balas met谩licas recubiertas de goma y 2.954 por botes de gas lacrim贸geno que los impactaron directamente. De los heridos, 155 sufrieron heridas que resultaron en amputaciones. Ninguna de estas lesiones est谩 siendo investigada.

Los funcionarios de nivel gubernamental, el Fiscal General israel铆, los jueces de la Corte Suprema, el MAG y otros altos oficiales militares son responsables de dise帽ar la pol铆tica ilegal de fuego abierto y de su implementaci贸n. Ellos son los que deber铆an ser investigados y responsabilizados por sus resultados letales. Las investigaciones realizadas por Israel no son m谩s que una cortina de humo dise帽ada, seg煤n Israel, para proteger a los funcionarios responsables ante la CPI. De hecho, demuestran lo contrario: que Israel no quiere, ni puede investigar los abusos de derechos humanos cometidos por sus fuerzas de seguridad durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza. Teniendo esto en cuenta, la responsabilidad de garantizar la rendici贸n de cuentas por estas violaciones ahora recae en la CPI.

Informe: https://www.btselem.org/publica鈥/202112_unwilling_and_unable




Fuente: Causaarabeblog.blogspot.com