December 27, 2020
De parte de ANRed
177 puntos de vista


En el contexto de un discurso de lucha contra el narcotr谩fico, el pasado 14 de diciembre a las cuatro de la madrugada, en la localidad de Puan, sudoeste de la provincia de Buenos Aires, unos 200 efectivos de la Polic铆a Bonaerense llevaron detenidos a 20 j贸venes por una orden judicial que autoriz贸 el operativo, basada en una investigaci贸n del fiscal Mauricio Del Cero, que durante dos a帽os se dedic贸 a investigar mensajes de celulares de j贸venes que en su mayor铆a son cultivadores de cannabis. Este lamentable funcionario es recordado por casos como el de Katherine Moscoso, en el cual mantuvo a la familia sin poder acceder a la causa, obstaculizando y entorpeciendo la investigaci贸n, revictimizando a la v铆ctima. La investigaci贸n que devino en el operativo del 14 de diciembre y en las 20 detenciones, se inicia en agosto de 2018 y de la misma, seg煤n este fiscal, se desprender铆a que estos j贸venes, que tienen hoy 20, 22, 24 y 30 a帽os de edad, residentes en una localidad del sudoeste de la provincia de Buenos Aires de 5000 habitantes, ser铆an una banda de narcotraficantes. Por corresponsal popular para ANRed.


Detenciones y operativos

El delirio de este fiscal con los supuestos mensajes interceptados no tiene l铆mite pero un juez, Guillermo Mercuri, dio lugar a la realizaci贸n del operativo en la localidad con cientos de polic铆as de la provincia y varios veh铆culos. Estos irrumpieron por la noche en las viviendas, donde en su mayor铆a viv铆an con sus padres y/o madres, rompiendo puertas, destrozando placares, y hasta una cuna de beb茅 en un caso. En el marco del operativo fueron trasladados 20 j贸venes, entre ellos una jovencita de 20 a帽os, madre de un beb茅 de 10 meses y su compa帽ero. Ella estuvo m谩s de una semana detenida en la DDI de Bah铆a Blanca.

Hoy los 20 j贸venes se encuentran en la Unidad 4 de Villa Floresta a la espera de una definici贸n del juez en los pr贸ximos d铆as, que ante el pedido de familiares y sus defensas y la preocupaci贸n manifestada por organismos de derechos humanos, como la Comisi贸n Provincial por la Memoria (CPM), deber铆a responder a un pedido del fiscal ahora, de domiciliarias por las condiciones en contexto del Covid-19.

Familias de los y las j贸venes, amigos, amigas, vecinos y vecinas de la localidad han realizado desde el 14 de diciembre dos marchas en las que denuncian estas detenciones y exigen la liberaci贸n inmediata de los 20 j贸venes detenidos.

驴Que hay detr谩s de estos operativos y detenciones absurdas?

El delirio no es solo de este fiscal y del juez, sino viene de los altos mandos del poder pol铆tico. El ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni desde sus redes sociales se refiri贸 a este hecho como 鈥渦n megaoperativo鈥 en el que desbarataron 鈥渁 una peligrosa banda鈥. La familia de uno de los j贸venes, Nicol谩s Lup铆n, hizo p煤blico un repudio a estas expresiones de Berni.

En un contexto de desempleo, de j贸venes sin trabajo, precarizados, la avanzada represiva es alarmante en esta regi贸n de la provincia. A unos 160 km fue lo de Facundo Astudillo Castro, a menos de 30 km, desaforadamente, las semanas pasadas la polic铆a irrumpi贸 en el parque de Pigu茅 golpeando y llevando j贸venes detenidos por estar a altas horas en el parque. Ese era su delito.

No se trata de una guerra contra las drogas. Nadie con un m铆nimo de cordura puede reconocer que en un pueblo de 5 mil habitantes, pueblo que vive de la producci贸n agropecuaria, o bien son propietarios peque帽os o peones rurales, docentes, alba帽iles o camioneros. Esas son las ocupaciones de las madres y padres de estos j贸venes. 驴Qui茅n puede pensar que en estas localidades van a haber 20 o m谩s narcotraficantes y que estos tienen 18, 20 o 22 a帽os, al momento de que se inicia la investigaci贸n?

Se trata de una criminalizaci贸n hacia los y las j贸venes. Basta leer el 煤ltimo informe de CORREPI, en el que se se帽ala la situaci贸n actual en las c谩rceles federales y provinciales, 鈥con m谩s de 100.000 personas presas, a las que hay que sumar no menos de 20.000 que est谩n en comisar铆as y otros lugares de detenci贸n. 60% del total son j贸venes de 18 a los 30 a帽os de edad. Casi el 90% de las personas detenidas est谩n acusadas o condenadas por delitos contra la propiedad (robos, tentativas de robo, hurto, etc.) o por infracci贸n a la ley de drogas, casi siempre por narcomenudeo, u otros delitos menores sin violencia鈥.

O el ultimo informe 2020 tambi茅n sobre las c谩rceles bonaerenses de la Comisi贸n Provincial por la Memoria, en el que se帽alan que  鈥渆l actual estado de cosas se configur贸 por la orientaci贸n, sostenida durante m谩s de dos d茅cadas, de una pol铆tica de seguridad y de persecuci贸n penal basada en el encarcelamiento y el punitivismo selectivo: la captaci贸n de los sectores pobres que forman parte de las cadenas m谩s d茅biles del delito. Denominada como de 鈥榤ano dura鈥 o de 鈥榯olerancia cero鈥 芦. En dicho informe se帽alan que las pol铆ticas de seguridad est谩n orientadas 鈥渇undamentalmente a la persecuci贸n de delitos menores cometidos por los sectores sociales m谩s vulnerados, la pol铆tica criminal provincial se sostiene en dos puntales principales: el control policial del territorio y el encarcelamiento creciente. La violencia policial afuera y la violencia penitenciaria adentro, garantizadas por un Poder Judicial que las convalida en todos los eslabones de la cadena, componen una violencia estatal utilizada como forma de gobierno de esas poblaciones excluidas, que armoniza con los efectos excluyentes del modelo econ贸mico鈥.

As铆 de este modo  el 鈥渟istema de la crueldad鈥 funciona de manera casi autom谩tica  y el Poder Judicial opera como un gestor de la violencia estatal en la calle y en la c谩rcel.

As铆 los j贸venes son perseguidos por la polic铆a, captados por el sistema penal, captados por los mercados ilegales, y el sistema de justicia, que no garantiza pleno derecho a la defensa y a un juicio justo, son sometidos a situaciones de castigo penal que no respetan bases m铆nimas de la vida humana en condiciones dignas.

Todo esto para entender que los y las j贸venes no son peligrosos sino que est谩n en peligro. 鈥淟o que est谩 detr谩s de este operativo absurdo no lo sabemos, pero algo gordo hay detr谩s 鈥 dice alguna de las madres en comunicaci贸n estos d铆as 鈥 Mi hijo es un chico tranquilo, trabaja en el campo, otro es alba帽il, otro de ellos est谩 montando con su amigo un restaurant禄.

La madre de Nicol谩s Lupin, Fabiana Herrero, en la Radio de la Universidad Nacional del Sur (AM 1240), manifestaba que 鈥渆ste es un pueblo de 5000 habitantes, entraron rompiendo todo鈥, y se帽al贸 que se han organizado con otros pap谩s para acercarles comida, elementos de limpieza, de higiene personal. 芦Nosotros hemos estado tratando de ilustrar qui茅n es mi hijo. Nicol谩s es un pibe que el anda en bicicleta o caminando, no tiene auto, de hecho vive en casa prestada porque no tiene una casa, tiene tres trabajos, trabaja de alba帽il, trabaja los fines de semana en un bar de mozo y tiene un proyecto con un amigo que est谩n preparando un local para poner un restaurant. Eso te demuestra que mi hijo no es un narcotraficante, como calificaron en los primeros momentos que hab铆an desbaratado una banda narco y del crimen organizado como ellos le llaman鈥. Cuenta que en el operativo a su hijo solo le encontraron plantas que ten铆a en el patio para uso personal.

La polic铆a y el poder judicial de la mano para criminalizar a los y las j贸venes

En esta causa, que tiene 600 fojas, hay un entramado y un armado de verdades desde el poder judicial dando v铆a libre a la polic铆a para que act煤e, que es una verdadero reflejo del c茅lere la verdad y las formas jur铆dicas de Foucault.   Como usan el lenguaje jur铆dico y sus formas para inventar esas realidades que necesita el poder.

Cuando aun est谩n en libertad quienes asesinaron a Facundo Castro en esta zona, nos encontramos con un operativo de esta magnitud y con j贸venes hacinados en una comisaria, j贸venes sin antecedentes penales.

Hoy el delito es ser joven. En los 70鈥 esta zona fue foco no solo de las tres fuerzas que actuaron de modo conjunto, foco de la inteligencia militar, de la comunidad informativa que infiltraba y persegu铆a j贸venes considerados 鈥渄elincuentes subversivos鈥. Hoy esas tecnolog铆as del poder son utilizadas para perseguir militantes sociales nuevamente, como se vio con el espionaje de la AFI cuya magnitud en Bah铆a Blanca es alarmante y, al mismo tiempo investigan  y persiguen a j贸venes que cultivaban e intercambian cannabis, justamente en un contexto de debate sobre la legalizaci贸n de su cultivo, que devino en la aprobaci贸n en noviembre pasado de la reglamentaci贸n de la Ley N掳 27.350 que hab铆a sido aprobada en 2017 y que reglamenta el autocultivo o cultivo solidario con fines terap茅uticos, con lo cual a partir de noviembre esta Ley rige para todo el territorio nacional.

Estos veinte j贸venes son trofeos de guerra de un debate abierto sobre la legalizaci贸n del cannabis, son trofeos de guerra de las fuerzas represivas estatales, son trofeos de guerra para ministros de seguridad delirantes, para jueces y fiscales que lejos est谩n en este mundo injusto de representar a la inmensa palabra 鈥淛usticia鈥. Estos y 茅stas veinte j贸venes, son j贸venes, y ese es su 煤nico delito.


Los y las amigas de uno de los j贸venes detenidos crearon cuentas en las siguientes redes sociales para difundir el caso:





Fuente: Anred.org