July 27, 2022
De parte de Indymedia Argentina
108 puntos de vista

Hugo Santiago Colaone, Secretario de Derechos Humanos de Quilmes e integrante del Colectivo Quilmes Memoria Verdad y Justicia, brind贸 detalles sobre el trabajo que el Equipo Argentino de Antropolog铆a Forense (EAAF) desarrolla en donde funcion贸 el Centro Clandestino de Detenci贸n Tortura y Exterminio Puesto Vasco, en la Subcomisar铆a de Don Bosco, Partido de Quilmes. El testimonio de un polic铆a. Lo hallado hasta ahora y el trabajo realizado. La desafectaci贸n del inmueble y el objetivo de convertirlo en sitio de memoria.

Funcionarias/os locales de Quilmes, provinciales y nacionales junto a integrantes del EAAF recorriendo las zonas en investigaci贸n. Foto: Sec. de DD.HH.

Redacci贸n: Paulo Giacobbe. Textuales: Mar铆a Eugenia Otero. Edici贸n: Fernando Tebele.

El equipo Argentino de Antropolog铆a Forense est谩 realizando 鈥渟ondeos exploratorios y excavaciones arqueol贸gicas鈥 en donde estuvo emplazado el centro clandestino de detenci贸n tortura y exterminio Puesto Vasco, seg煤n informar贸 la Secretaria de Derechos Humanos de Naci贸n. 鈥淪e buscan evidencias鈥 de enterramientos clandestinos. Puesto Vasco funcion贸  en la subcomisar铆a de Don Bosco, Partido de Quilmes y form贸 parte del 鈥淐ircuito Camps鈥.

El predio fue desafectado en junio de 2021, hasta ese momento funcion贸 la Comisar铆a de la Mujer y Familia. 鈥淐uando se termin贸 de construir la Comisar铆a de la Mujer nueva, se empez贸 a tomar ya como un sitio de memoria. Junto con ello, la entrega de llaves, el lugar, la preservaci贸n de todo鈥, explic贸 Hugo Colaone en di谩logo con el programa Oral y P煤blico de La Retaguardia. Al mismo tiempo impulsaron una investigaci贸n que ven铆an realizando desde el Sitio para la Memoria ex Centro Clandestino de Detenci贸n Tortura y Exterminio Pozo de Quilmes, el m谩s importante de los 鈥渃hupaderos鈥 del municipio. Se cree que Puesto Vasco fue el segundo. Ambos funcionaron en dependencias policiales. No fueron los 煤nicos dos.

La investigaci贸n 鈥渟e juntaba con Puesto Vasco porque hay muchos y muchas compa帽eras que pasaron por los dos lugares鈥. En eso fue que se encontraron con la declaraci贸n de Julio Emmed a la Conadep el 10 de febrero de 1984.

En 1977, Emmed era agente de la Polic铆a de la Provincia de Buenos Aires en la secci贸n Direcci贸n General de Investigaciones. Era custodia personal del genocida Miguel Etchecolatz e integrante del grupo operativo. Seg煤n sus propias palabras, la primera prueba de confianza la dio a mediados del 77: 鈥淓n un enfrentamiento en Berisso cuando cubr铆 a un soldado con fuego granado de ametralladora. All铆 en un departamento que se encontraba frente a la estaci贸n de Berisso hab铆a dos mujeres y un hombre. Todos terminaron muertos鈥. Con ese voto de confianza a Emmed le entregan una credencial de oficial subinspector a nombre de Ricardo Mart铆nez.

Hugo Colaone se refiri贸 a dos de los tantos operativos en los que particip贸 Emmed: 鈥溍塴 dec铆a que hab铆a participado en dos operativos. Un primer operativo que hab铆an matado a dos mujeres y un hombre, j贸venes siempre, y que esos cuerpos los llevaron a Avellaneda. El otro operativo, otra vez tambi茅n dos mujeres y un hombre, que los matan en Brandsen y bueno, finalmente los llevan a Puesto Vasco y (dice) que los entierran en una fosa, que fueron quemados con cubiertas y despu茅s los taparon. La mitad de ese relato es cierta, porque se verific贸 que en Avellaneda los cuerpos, los tres cuerpos, eran esos que hab铆a dicho 茅l. Falta buscar en Quilmes鈥.

El testimonio de Emmed en relaci贸n a Puesto Vasco

Se podr铆a pensar que los dos operativos relatados por Emmed en realidad ten铆an un solo objetivo: asesinar y hacer desaparecer a un grupo de j贸venes que ten铆an secuestrados. En su plan de exterminio, los represores consideraron que lo mejor era enga帽arlos. Hacerles creer que hab铆an sido 鈥渞ehabilitados鈥 y que sal铆an del pa铆s. Y s铆, fueron dos operativos, porque fueron trasladados en dos tandas.

鈥淎 fines del 77 o principios del 78 se me llama al despacho del Comisario General, en presencia del padre Christian Von Wernich鈥 y se me pregunta si con un golpe de judo era yo capaz de dormir a una persona en el peque帽o espacio de la parte trasera de un veh铆culo鈥︹, relat贸 Emmed a la CoNaDeP (Comisi贸n Nacional sobre la Desaparici贸n de Personas), lo que era la idea troncal del operativo. Pero el golpe de yudo de pel铆cula sali贸 mal y despu茅s de unos forcejeos le peg贸 varias veces con la culata del arma en la cabeza. En el auto terminaron todos ensangrentados, incluso Von Wernich, que seg煤n lo relatado por Emmed, viajaba con ellos. Ese es el primer grupo que esconden como NN en el Cementerio de Avellaneda. Para el segundo operativo modifican algunas partes del plan original. Lo del enga帽o lo mantienen. Salen de madrugada.

鈥淪e hab铆a cambiado completamente el procedimiento, y se hab铆a pedido un colectivo Mercedes Benz a Infanter铆a -que era un m贸vil para traslado de la Polic铆a-; este veh铆culo fue solicitado para efectuar el supuesto traslado de los subversivos desde la Brigada de La Plata hasta Aeroparque con un m贸vil de custodia -un Torino-; eran dos mujeres y un hombre, entre 25 y 30 a帽os, que salieron por sus propios medios de la Brigada de La Plata. Una de las mujeres, de baja estatura, ten铆a un pie m谩s corto que el otro. Ya ten铆an todas sus pertenencias, valijas, bolsos, etc. Y se les hab铆a entregado la documentaci贸n y el dinero para el viaje, cruzeiros, d贸lares y pesos. Salen de la Brigada de La Plata y el colectivo siempre acompa帽ado por el Torino. Yo iba en el colectivo. Cuando pasamos el cruce Echeverri, los esposamos y les vendamos los ojos. En ese momento los tres j贸venes sab铆an lo que habr铆a de ocurrirles y no dijeron palabra. Parec铆an totalmente resignados a lo que ven铆a. Una de las mujeres se larg贸 a llorar  Pero no dijo tampoco palabra. Habremos hecho unos quince o veinte minutos de viaje cuando entramos por un camino lateral de tierra, y nos encontramos en pleno descampado. Ser铆an las seis o las seis y treinta de la ma帽ana. Se los hizo descender a los tres del colectivo, se les quitaron las esposas, se los hizo desnudar completamente, se retiraron todas las prendas que hab铆an dejado y con resto de las pertenencias se amontonaron a un costado. El sargento Miguel 脕ngel P茅rez, que estaba a cargo, les orden贸 que se tiraran sobre la tierra y all铆 los ultimaron el sargento P茅rez, el cabo Alfredo Teico, y el sargento Vara. Los tres al mismo tiempo descargaron sus armas sobre los cuerpos a aproximadamente un metro de distancia, con armas calibre 32 y 38. Dieron varios impactos de bala en el coraz贸n. Las armas no eran de la repartici贸n. Aparentemente estaban todos muertos, cuando una de las mujeres, la m谩s baja con el defecto en el pie, pidi贸 que la mataran. El sargento P茅rez le descerraj贸 un tiro a quemarropa, de 38mm. Se verific贸 que los tres estaban muertos y antes de subirlos al colectivo nuevamente se quem贸 todo, las pertenencias, absolutamente todo. Se los carg贸 en el micro, y se los traslad贸 hasta la morgue de la Jefatura de la Provincia donde quedaron depositados en la c谩mara de la morgue. A los tres d铆as se nos ordena retirar la camioneta -concretamente fui yo que recibi贸 la orden- y juntamente con Montechiari tuvimos que retirar de la morgue los tres cad谩veres. Con dos m贸viles de custodia los trasladamos hasta Puesto Vasco. Entramos la camioneta y en un pozo que ya estaba hecho en Puesto Vasco, previo arrojar unas cubiertas de autos y gasoil mezclado con nafta, se introdujeron los tres cuerpos, se los tap贸 con cubiertas y combustible y se los quem贸 totalmente. Estuvimos quem谩ndolos durante casi cinco horas鈥ued贸 personal del puesto para finalizar el trabajo鈥︹.

Esa declaraci贸n que Emmed realiz贸 frente a la CoNaDeP el 10 de febrero de 1984, fue desmentida por 茅l mismo el 8 de mayo de 1985 ante la C谩mara Federal. Argument贸 que desde la Comisi贸n le hab铆an ofrecido 20 mil d贸lares y una reducci贸n de la pena que purgaba por algunos de sus delitos, pero no por cr铆menes de lesa humanidad. Al d铆a siguiente, el secretario de la CoNaDeP, Ra煤l Arag贸n, en declaraciones al diario La Raz贸n, descalific贸 lo dicho por el polic铆a y concluy贸 que actu贸 鈥渂ajo amenazas鈥. El 16 de agosto de 2007, Graciela Fernandez Meijide, tambi茅n integrante de la CoNaDeP declar贸 a Pagina/12 que al represor Emmed 鈥渓uego lo mataron en el 鈥85, no sabemos por qu茅鈥. Meijide tampoco especific贸 qui茅nes.

El trabajo del EAAF

Con la informaci贸n recolectada, 鈥渁visamos a la Secretar铆a de Derechos Humanos de Naci贸n, a la Subsecretar铆a de Provincia. Ellos se encargan de pas谩rselo al Juez Federal (de La Plata, Ernesto) Kreplak, y ah铆 se empieza un nuevo proceso de no innovar, en donde se le da la orden al equipo de Antropolog铆a Forense para empezar a buscar鈥, cont贸 el secretario de Derechos Humanos de Quilmes a La Retaguardia.

鈥淭uvo que pasar bastante tiempo porque ese lugar en ese momento, que es m谩s o menos 30 metros por 45, hab铆a un dep贸sito de la DDI lleno de autos muy viejos, tres container de la 茅poca de la aduana paralela, muchos 谩rboles ca铆dos, basura y repuestos de coches que se ve que no los hab铆an sacado y los fueron dejando. Ca帽averales, bueno, adem谩s de alima帽as, ratas, etc茅tera. En todo ese proceso hicimos todo un trabajo de desmalezamiento, de sacar primero los coches鈥︹, relata con obstinada paciencia Colaone al recordar ese trabajo. 鈥淟os container, ni bien los quisimos sacar, se rompieron, sali贸 todo, estaba lleno de zapatillas, de casetes de audio y video. Bueno, hasta que sacamos todo esto nos llev贸 bastante tiempo. No fue f谩cil buscar los recursos, las herramientas para sacarlo鈥.

Despejado el lugar, el 6 de julio de 2022 ingres贸 el Equipo Argentino de Antropolog铆a Forense: 鈥淪e pusieron a hacer la traza o el trabajo que ellos hacen, que es una forma de trincheras que hacen de diez metros y as铆 van buscando. Dividido por sectores. En ese trabajo fueron apareciendo algunas zonas que parec铆a que hab铆a basura, se descartaba, se iba descartando, hasta que se hall贸 un lugar de m谩s o menos 2 metros de di谩metro, una especie de pozo semicircular o tipo ri帽贸n. Empezaron a encontrarse alambres de cubiertas de auto, desechos tambi茅n viejos de esa 茅poca. Entonces eso lleva a pensar que puede ser lo que los militares llamaban capacha, que era hacer un agujero, tirar cubiertas, tirar los cuerpos, volver a tirar cubierta, madera, que s茅 yo鈥 poner gasolina y quemarlos鈥, agreg贸 el militante de Derechos Humanos, Hugo Colaone.

Buscando evidencias se encontraron algunos objetos que est谩n siendo investigados. 鈥淪e hallaron botellas de gaseosa viejas, de las chiquititas, monedas鈥 Se encontraron muchas cosas quemadas y el suelo quemado. O sea, como el c铆rculo, todo el c铆rculo quemado. Y ahora se est谩 buscando hacia abajo. As铆 que esperamos los resultados鈥, se帽al贸 Colaone.

Sitio de Memoria

El Secretario de Derechos Humanos de Quilmes particip贸 el mi茅rcoles pasado de una recorrida por donde funcion贸 el centro clandestino Puesto Vasco, junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; el Secretario de Derechos Humanos de Naci贸n, Horacio Pietragalla; el Subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Mat铆as Moreno; la directora del EAAF, Natalia Federman; la directora de Sitios y Espacios de Memoria, Lorena Battistiol; y Mariela Fumagalli, responsable de la Unidad de B煤squeda.

La idea tambi茅n es convertir el lugar en sitio de memoria. 鈥淓sto lo venimos charlando ya hace rato pero en estos d铆as nos juntamos con la Secretar铆a de Derechos Humanos de Naci贸n, de Provincia, la Universidad de Quilmes, el municipio de Quilmes y el Colectivo Quilmes, Memoria, Verdad y Justicia, que somos los que estuvimos en el proceso de recuperaci贸n del Pozo de Quilmes para hacerlo Sitio de memoria. As铆 que en estos d铆as nos juntamos justamente para ver la forma de integraci贸n y de conducci贸n que le vamos a dar al sitio鈥, concluy贸 Hugo Colaone.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2022/07/puesto-vasco.html




Fuente: Argentina.indymedia.org