September 25, 2021
De parte de ANRed
346 puntos de vista


Imagen del abrazo a la Escuela Nº19, realizado el miércoles pasado en apoyo a la docencia de dicho establecimiento.

El 17 de septiembre, Fabián Capponi, Director General de Educación de Gestión Estatal del GCBA, se presentó en la Escuela N° 19 de Villa Soldati y recorrió el establecimiento. «Lo que hicimos -relata Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys y docente del colegio- fue poner carteles para que los viera a su salida con una serie de reclamos y denuncias que la docencia de esta escuela tiene particularmente por las condiciones en las que está el establecimiento y otras más generales». La repuesta de las autoridades del Ministerio de Educación, encabezado por Soledad Acuña, fue el intento de sumario, el escrache público y la operación mediática. «A Acuña no le interesa mejorar las condiciones en las escuelas, no le interesa que la educación avance, lo que le interesa es hacer de esto una campaña permanente», afirma Adaro. Por Mario Hernández.


M.H: La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, declaró que te haría un sumario, me podrías comentar ¿cuáles fueron los hechos que motivaron esta situación?

J.A: El funcionario Fabián Capponi, director general de Educación, tiene una trayectoria bastante interesante para hacerla pública. Pero viene sistemáticamente paseándose por las escuelas, se saca fotos y esto es lo que vino hacer a nuestra escuela.

Hizo la recorrida, nadie se lo impidió, lo que sí hicimos fue poner carteles para que los viera a su salida con una serie de reclamos y denuncias que la docencia de esta escuela tiene particularmente por las condiciones en las que está el establecimiento y otras más generales.

M.H: Estamos hablando de la escuela N° 19 de Villa Soldati donde vos sos docente.

J.A: Exacto. Hace veinte años que estoy en esta escuela como maestro.

El punto es que este señor se va y le decimos “usted acá no es bienvenido”, esto no quiere decir que no lo dejemos entrar, de hecho estuvo en la escuela, pero a los cuarenta minutos vuelve con tres sujetos y se produce el altercado donde reiteramos que no era bienvenido, donde dijimos que por política del gobierno nosotros teníamos 35 docentes y auxiliares fallecidos. Se lo estamos diciendo a un funcionario que en el momento más alto de la pandemia, cuando teníamos compañeros que fallecían, hacia bailecitos sin barbijo en el ministerio de Educación, en el momento más álgido de la crisis.

M.H: Repetime el nombre de ese funcionario.

J.A: Se llama Fabián Capponi. Fue delegado gremial durante mucho tiempo y de ahí saltó al ministerio de Educación. Y hoy es un funcionario que precariza a sus trabajadores de programas socioeducativos, que despide gente, un funcionario que les niega a los docentes mostrarles el contrato que tienen. Yo recuerdo a una compañera que decía que “no había peor patrón que el que alguna vez fue esclavo”.

M.H: Los que cruzan el escritorio son los peores porque le tienen que demostrar a la patronal todos los días porqué están en ese lugar.

J.A: Ahora lo que nosotros estamos planteando es el vaciamiento de nuestras escuelas. Nosotros estamos en un barrio donde la crisis social se vive de manera permanente, donde vivimos denunciando lo que comen los pibes en la escuela y las condiciones que tiene esta escuela.

Un dato que parece tonto, en esta escuela donde hay 800 pibes, hace cuatro años que no hay un teléfono para que las familias puedan comunicarse y nosotros comunicarnos con las familias. En esta escuela el sistema eléctrico es muy precario, tampoco funciona la caldera. El ministerio mandó un arquitecto a hacer un peritaje y determinó las fallas estructurales que tiene en materia de infraestructura y el riesgo potencial de los que estamos en la ella.

No lo dice Adaro, no lo dice una compañera de la escuela, lo dice un perito enviado por la Defensoría del pueblo. Entonces esto es lo que generó tanta bronca en nuestras compañeras y compañeros, que un tipo responsable del vaciamiento de las escuelas públicas en la zona sur en particular venga a hacer campaña, a sacarse fotos y, por supuesto, a hacer una provocación cuando vuelve con los tres sujetos.

Ahora después la ministra dice: “vamos a iniciar un sumario”, cosa que le correspondería como ministra pedir una investigación, pero además prejuzga porque dice que tenemos que ser sancionados.

No tuvo la misma celeridad ni la misma óptica cuando la comunidad de la Escuela Nº 2 de Parque Chacabuco pidió que se separe del cargo a Gustavo Albónico, un director que ha hecho apología de la dictadura, del gatillo fácil, que se burla de las mujeres que son violadas. La comunidad educativa ha pedido que se separe a ese docente del cargo y lo ha apañado el mismo ministerio que hoy pide sanciones para docentes que estamos denunciando lo que nos parece que es una política de vaciamiento de la escuela pública.

«Las escuelas siguen sin estar en condiciones para afrontar una presencialidad plena»

 M.H: Te saco un poco de este tema puntual para preguntarte ¿cuál es la actualidad de las escuelas respecto de la pandemia, del dictado de clases, de la salud de los alumnos y del personal docente y no docente?

J.A: Nosotros estamos evidentemente en un momento donde hay un descenso de los casos pero el problema es que no se aprovecha ese descenso para mejorar las condiciones sino precisamente hacen lo contrario.

Ahora ya dejaron de existir las burbujas, el gobierno comunica la presencialidad plena, el haber implementado esta política hace que la discontinuidad en las clases sea aún mayor que en otros momentos, porque ante la posibilidad de casos antes uno podía aislar a un grupo de diez, ahora tiene que aislar a un grupo mínimo de treinta.

Es falso el éxito de la política del gobierno con la presencialidad, aplica medidas que relajan los cuidados de los docentes y de los alumnos teniendo, por supuesto, un resultado totalmente adverso en relación a lo que se plantea que pasa.

Las escuelas siguen sin estar en condiciones para afrontar una presencialidad tal como la quiere el gobierno, que es algo que nosotros venimos denunciando y vamos a seguir denunciando más allá de los aprietes.

M.H: La ministra comentó en el programa de TN, donde informa que va a iniciarte un sumario, que para dar la nota había dejado una reunión de gabinete.

J.A: La ministra se maneja en campaña permanente y por las redes sociales, por ejemplo, de todo esto que debió haber comunicado de manera formal que estamos con un sumario, nos enteramos por redes sociales. Eso es lo único que le interesa a la ministra, no le interesa  mejorar las condiciones en las escuelas, no le interesa que la educación avance, lo que le interesa es hacer de esto una campaña permanente.


Apoyo a la escuela 19 del DE 19 frente a los ataques de la ministra Acuña

Para firmar ir aquí

Producto de una operación mediática y de marketing por parte de la ministra Acuña, ayer martes 21/9 nuestra escuela apareció en todos los medios de comunicación del país. A pesar de que el escrache de la ministra se repitió una y otra vez en los noticieros y portales de noticias, hay que aclarar una serie de hechos que fueron ocultados intencionadamente.

A media mañana del día viernes 17/9, Fabián Capponi, Director General de Educación de Gestión Estatal del GCBA, se presentó sorpresivamente en la escuela y solicitó una reunión con la conducción. Después de eso pidió recorrer todos los grados. Se le repitieron, siempre en buenos términos, varios de los reclamos que tiene la escuela desde hace años sumado a los problemas propios de la pandemia (bancos rotos, amontonamiento de alumnes en los grados, falta de dispositivos y conectividad durante 2020 y 2021, etc.). Aclaramos de nuevo: Capponi pudo recorrer la escuela y nosotros hicimos saber nuestros reclamos sin sobresaltos. Cuando se retiró, a las 10.50 am, no dejamos de manifestarle que si no venía a traer alguna solución, no sería bienvenido a la escuela.

A pesar de esto, aproximadamente a las 11:40, casi una hora más tarde, sin ninguna explicación, regresó a la puerta del establecimiento a sacarse fotos con lxs niñxs acompañado de dos hombres sin identificación. Uno de ellos fue quién grabó el video expuesto por la ministra Acuña. Resta saber qué función cumplen esas personas en el ministerio. Todo esto, en medio del primer turno de salida, con todos lxs niñxs y familias allí.

Fabián Capponi volvió a nuestra escuela a buscar material para alimentar sus redes sociales, sin traer ningún tipo de solución a los problemas que venimos arrastrando y denunciando hace mucho tiempo. Problemas de los cuales él es uno de los principales responsables. Hay que recordar que en medio del confinamiento estricto del 2020, cuando crecían los contagios y las muertes por Covid, él fue parte de un video en el que se lo ve en el ministerio de Educación bailando con música de fiesta y sin barbijo (para verlo solo hay que buscar en google “Capponi bailando”). Mientras tanto, nuestra comunidad educativa lamentaba la muerte del casero de la escuela a causa de covid 19.

Mientras Capponi bailaba y festejaba, las maestras y maestros de la escuela aprovechamos la instancia de entrega de bolsones de comida para relevar el problema de la falta de conectividad que impidió a nuestra comunidad acceder a la educación remota. La conclusión a la que arribamos fue que más de la mitad de lxs casi 800 alumnxs de la escuela no contaban ni siquiera con un celular para compartir entre toda su familia. Hicimos todos los reclamos correspondientes pero pasó el 2020 y lo que va del 2021 sin que se entregue ni un dispositivo. Además de esto, el gobierno interrumpió sin aviso alguno la entrega de cuadernillos impresos que reemplazaba (deficientemente) el vínculo pedagógico virtual donde hubiera problemas de conectividad. Esto significó la vulneración total de un derecho elemental como el de la educación.

Durante todo el 2020, este equipo docente a pesar de no contar con ningún resguardo legal ni administrativo, se puso al hombro la tarea de entregar los bolsones de comida a las familias que lo necesitaban pero que estaban aislados o por razones de fuerza mayor no podían acercarse a retirarlo. Esto tampoco salió en ningún medio. Y sucedía al comienzo de la pandemia, sin vacunas, sin los equipos adecuados (desde alcohol en gel hasta mascarillas de protección, etc.), sin la información que ahora hay disponible sobre el virus (en ese momento se conocía muy poco), y en un contexto de contagio comunitario en los barrios vulnerados de la Ciudad.

Agregamos que, lo que explica la reacción de la escuela ante la visita de Capponi tiene que ver con, por ejemplo, los gravísimos problemas de infraestructura que arrastramos desde hace tiempo. El 25 de marzo del 2021, después de un año de confinamiento que podría haberse aprovechado para poner en condiciones la escuela, y ante nuestra preocupación de que esto evidentemente no estaba sucediendo, el Ministerio Público de la Defensa señaló como conclusión de un oficio de 72 páginas presentado ante el GCBA “que el inmueble no dispone de las condiciones edilicias adecuadas presentando falencias estructurales que ponen en riesgo la integridad física de todas las personas que la frecuentan”.

Además de los problemas con las instalaciones eléctricas, instalaciones contra incendios, dudosa potabilidad del agua, entre otras cuestiones, nunca estuvieron dadas las condiciones para garantizar la presencialidad en pandemia. Cuando llegó la primera ola de frío del año, la caldera de la escuela se volvió a romper, impidiéndonos dar clases con las ventanas abiertas como indica el protocolo. Como este problema afecta a casi un tercio de las escuelas del distrito 19, fuimos varias las escuelas, entre maestras y familias, que salimos a protestar a la calle innumerables veces, varias de las cuales fueron levantadas en los medios.

Impulsando sumarios, la ministra Acuña intenta demonizar y disciplinar a los docentes que denuncian las condiciones bajo las cuales trabajamos. Se trata de una actitud muy distinta a la consideración que ha tenido con Gustavo Albónico, a quien sostiene en la dirección de la escuela 2 del DE 8, sujeto que reivindica abiertamente la última dictadura militar, el gatillo fácil y el odio misógino, lo cual también fue denunciado durante la recorrida de Capponi por nuestra escuela.

La persecución de los compañeros escrachados es un ataque a toda la docencia y la educación pública. Es la única respuesta que ofrece el gobierno ante todos los problemas que se derivan del ajuste presupuestario, el abandono sistemático de la educación pública y el desprecio hacia nuestro trabajo cotidiano.

Por todo esto llamamos a la docencia, a la comunidad educativa, a nuestros sindicatos y a la opinión pública en general a repudiar los aprietes de la ministra Acuña, al cierre inmediato de todos los sumarios y a continuar la pelea por solucionar los problemas enumerados acá y otros tantos, que no son solo de nuestra escuela sino de toda la educación pública golpeada por años y años de ajuste y abandono.

Seguimos diciendo: Fabián Capponi, no sos bienvenido.





Fuente: Anred.org