May 31, 2021
De parte de Indymedia Argentina
216 puntos de vista

Ante la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de retornar a la presencialidad en la Ciudad de Buenos Aires en los niveles inicial y primario en contexto de pandemia, docentes de los sindicatos UTE, Ademys, Sadop y Camyp realizan este lunes una medida de fuerza. En tanto que en la provincia de Córdoba, donde también el gobernador Juan Schiaretti insiste en minimizar la emergencia sanitaria, los docentes decidieron no acatar el dictado presencial de las clases y enseñarán vía internet. En Santa Fe, el colapso sanitario forzó a Perotti a retroceder con el retorno de la presencialidad.

Semaforazo docente realizado el 20 de mayo en Plaza Flores, CABA, por docentes del DE 12.

A partir de este lunes, en la Ciudad arranca un esquema de dictado de clases de manera presencial en los niveles inicial, especial y primario, mientras que en el nivel secundario rige la modalidad bimodal, que combina la presencialidad y la educación a distancia.

Al anunciar el paro que realizan, la Unión de Trabajadores de la Educación recordó en un comunicado que durante la semana pasada el sindicato denunció que se les “impidió garantizar las clases virtuales y durante miércoles, jueves y viernes” realizaron actividades “para sostener el lazo pedagógico que (el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez) Larreta y (la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad) Acuña pretendieron cortar”.

De esta manera respondieron a la decisión del Gobierno porteño de suspender de forma total -ni presencial ni virtual- el dictado de clases durante el miércoles, jueves y viernes de la semana pasada, días que Larreta asegura que va a “compensar” en diciembre con una extensión del ciclo lectivo.

Desde UTE responsabilizaron a Larreta y Acuña por “enviar nuevamente a lxs niñxs y a sus docentes a exponerse en las calles y las aulas”.

“Esta decisión solo se enmarcada en una campaña de marketing político que el Jefe de Gobierno prioriza por encima de la salud de la comunidad educativa”, aseguraron.

“Frente a esto -explicaron- y en defensa de la salud y la vida, convocamos a un paro docente y seguimos exigiendo el pase de todos los niveles educativos a la virtualidad, la entrega de dispositivos y conectividad para lxs estudiantes y la vacunación de la totalidad de lxs trabajadorxs de la educación”.

También los sindicatos Ademys, Sadop Capital y Camyp realizarán medidas de fuerza y está convocada una concentración y conferencia de prensa frente a la sede del Gobierno porteño, en el barrio de Parque Patricios.

“El gobierno de Rodríguez Larreta continúa sosteniendo una política que expone a las y los trabajadores de la educación y a las familias de la comunidad educativa al contagio y a la muerte”, afirmaron desde Ademys.

CABA: Caravana educativa el pasado 19 de mayo. Fotos: Ademys.

Días descontados

En el marco de una batería de presiones desatada por el Gobierno de la Ciudad en su cruzada por la presencialidad, el ejecutivo porteño descontó los días de huelga a más de 70 mil trabajadoras y trabajadores de la educación que decidieron cesar sus actividades para resguardar su salud, la de los estudiantes y de toda la comunidad educativa.

En algunos casos los descuentos salariales superaron los 30 mil pesos lo que provocó una reducción de más del 85% para aquellos docentes que realizan una jornada simple de trabajo.

En este marco, el viernes se conoció que el Juzgado de Justicia Nacional del Trabajo de 1ra Instancia N°4 ordenó al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “que se disponga el cese del comportamiento antisindical” y ordenó a que proceda a la inmediata devolución de los descuentos de días de huelga realizados a las y los docentes que se adhirieron a las medidas de acción directa convocadas en el mes de abril de 2021.

El fallo corresponde a una presentación judicial presentada por el gremio docente Ademys. En el mismo sentido ordenó al gobierno porteño que se abstenga de descotar salarios percibidos durante el mes de mayo de 2021 a aquellos trabajadores de la educación que se adhirieron a las medidas de acción como mecanismo de autotutela colectiva para resguardar la vida y la salud en el peor contexto de la segunda ola de la pandemia.

En Córdoba rigen desde este lunes flexibilizaciones a las restricciones de diversas actividades. Foto: Télam.

También en Córdoba

En la provincia de Córdoba, docentes nucleados en distintos gremios resolvieron no acatar la decisión de Schiaretti de retornar al dictado presencial de las clases y enseñarán vía internet.

“El sistema de salud está colapsado por los elevados niveles de contagios”, sostuvo el secretario gremial de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), Oscar Ruibal, quien aclaró que la decisión de su gremio “no se trata de una medida de fuerza. Lo que hemos resuelto es dictar clases pero con modalidad virtual y no presencial”.

En Córdoba rigen desde este lunes flexibilizaciones a las restricciones de diversas actividades.

En ese marco, la administración provincial dispuso el regreso de la presencialidad de las clases del nivel secundario en localidades de hasta 30.000 habitantes, y la alternancia entre presencial y virtual para el nivel inicial y primario.

El ministro de Educación provincial, Walter Grahovac, en declaraciones a los medios locales, manifestó que se adoptó la decisión de la presencialidad debido a que “los protocolos están funcionando perfectamente, los contagios fueron mínimos y la escuela es el lugar más cuidado”.

Sin embargo, Ruibal dijo que “todos los profesionales de la salud nos están diciendo que la situación sanitaria de Córdoba es grave y desaconsejan la presencialidad de las clases”.

Asimismo, añadió que “no es correcto mirar epidemiológicamente al ámbito escolar como un todo”.

“La escuela es un ámbito físico que representa cuatro horas y en donde no se llega en un plato volador. El resto de las horas del día se transita por distintos espacios”, manifestó el dirigente.

Asimismo. dijo que en el curso de la mañana se realizará una presentación colectiva ante el Ministerio de Educación local, en donde los docentes manifestarán la decisión de continuar desempeñando sus tareas de manera virtual, y que la misma se funda en el “alto riesgo epidemiológico” provincial.

En otro pasaje, la nota afirma que “ha quedado constatado que la circulación y la aglomeración de personas, constituyen situaciones que prohíjan el desarrollo de los contagios, por lo que se impone disminuir la circulación y las actividades de riesgo, con el objetivo de disminuir la circulación del virus”.

Al rechazo presencial de las clases también se suman la Asociación Docentes de Enseñanza Media Especial y Superior (Ademe); Sindicato de Docentes Privados (Sadop); Asociación de Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba (Adiuc) y docentes del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoem).

Juan Schiaretti. Foto: @JSchiaretti 

Guillermo Seita, el asesor negacionista

El periódico Tiempo Argentino en una investigación de Gimena Fuertes detalló este domingo que las distintas políticas de subestimación y negacionismo de la pandemia desplegadas por los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, de Santa Fe, Omar Perotti, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tienen un punto de articulación en su asesor Guillermo Seita, empresario de la comunicación política, y su socia, Mariel Fornoni, directora de la encuestadora Managment & Fit.

Larreta, Schiaretti y Perotti salieron al unísono a criticar el primer DNU de restricciones sanitarias en medio de la segunda ola. Los tres desafiaron la decisión nacional de suspender la presencialidad y pasar al dictado virtual de las clases. Larreta fue más allá y consiguió un fallo de la Corte Suprema a su favor. A mediados de abril, sus intervenciones fueron acompañadas de la difusión de encuestas de la consultora Management & Fit que aseguraraba que el 57,8% de los residentes del AMBA no apoyaba las nuevas medidas del gobierno de aumentar la restricción nocturna y disponer el cese de las clases presenciales.

El gobierno nacional le factura al eje Larreta-Perotti-Schiaretti no haber contribuido a bajar la circulación del virus cuando comenzaron las primeras medidas sanitarias, lo que obligó a todo el país a entrar en un parate generalizado por nueve días. Fue el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien señaló este sábado que, debido a la alta circulación del virus, “las malas decisiones Larreta impactan del otro lado de la General Paz y en el resto del país”. Y señaló que no hay ningún parámetro objetivo para que el jefe de Gobierno porteño cambie de decisión con respecto a la semana pasada. “La situación epidemiológica no cambió”, sostuvo el ministro.

Omar Perotti.

En una segunda etapa, para sostener la estrategia de la presencialidad a ultranza, los tres mandatarios suspendieron las clases de la semana pasada, a diferencia de la decisión del resto del país que garantizó el dictado de clases virtuales. Los tres se encaminaban a volver a la presencialidad a partir de este lunes, pero Perotti no lo pudo sostener. No fue él sino su ministra de Educación, Adriana Cantero, quien este viernes por la noche, a través de una circular, avisó que la provincia no podrá volver a la presencialidad por el crítico estado de situación epidemiológica que atraviesa y que se deberán dictar clases virtuales hasta el 4 de junio.

En este contexto, una alta fuente santafesina evaluó que, si bien Perotti se siente cómodo al diferenciarse del gobierno nacional, subestimó la pandemia y ahora enfrenta las consecuencias negativas que se expresan en la situación de alarma epidemiológica que atraviesa la provincia, pero también en las encuestas que desaprueban su gestión.




Fuente: Argentina.indymedia.org