January 20, 2022
De parte de ANRed
98 puntos de vista

En las últimas horas se viralizaron declaraciones de la ministra de Educación porteña Soledad Acuña, en las que afirmó, con respecto a la deserción escolar, que «hoy, en 2022, después de dos años, ya es muy tarde para salir a buscar a esos chicos que seguramente ya están perdidos en un pasillo de una villa o cayeron en actividades de narcotráfico». Angélica Graciano, titular de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), expresó que «las declaraciones de Acuña están en línea con lo que había dicho Mauricio Macri de que los chicos caían en la educación pública, o las que soltó Vidal de que los pobres no llegan a la Universidad». En tanto, la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys) remarcó: «estos dichos absolutamente clasistas y discriminatorios evidencian la concepción del gobierno que, en el colmo del cinismo, además, no se hace cargo de su responsabilidad y de las consecuencias de su política educativa. No nos engañamos tampoco con declaraciones que buscan solamente crear un clima que justifique el inicio de clases presenciales nuevamente en un contexto de altísimos contagios». Por ANRed.


Las polémicas declaraciones de la ministra de Educación porteña Soledad Acuña se viralizaron tras una entrevista que brindó en Radio Rivadavia, donde expresó que «hoy, en 2022, después de dos años, ya es muy tarde para salir a buscar a esos chicos que seguramente ya están perdidos en un pasillo de una villa o cayeron en actividades de narcotráfico». Y donde, además, agregó que «obviamente hay que intentarlo pero hoy es mucho más difícil que si se hubiese sabido y tomado decisiones hace dos años», y aseguró que de los 6.500 alumnos que habían abandonado la escuela en el 2020, solo 100 de ellos aún no regresaron a las aulas.

Rápidamente, la comunidad educativa y varios gremios docentes porteños salieron a repudiar las declaraciones de la ministra de la cartera educativa del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, por considerarlas clasistas y discriminatorias.

La titular de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Angélica Graciano, señaló que «las declaraciones de Acuña están en línea con lo que había dicho Mauricio Macri de que los chicos caían en la educación pública, o las que soltó Vidal (en referencia a la ex gobernadora bonaerense) de que los pobres no llegan a la Universidad«, remarcó en diálogo con Tiempo Argentino. En la misma línea, Graciano agregó que los prejuicios que tienen los mandatarios del PRO «tiene que ver con su pertenencia de clase, son puro clasismo», y remarcó que «es muy preocupante que una ministra realice esta declaraciones tan discriminativas y ofensivas para un sector amplio de la población».

Por su parte, la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys) también repudió los dichos de Acuña: «estos dichos absolutamente clasistas y discriminatorios evidencian la concepción del gobierno que en el colmo del cinismo, además, no se hace cargo de su responsabilidad y de las consecuencias de su política educativa. El gobierno de Larreta y Acuña, dejó sin equipos ni conectividad a las familias más vulnerables, repartió bolsones de alimentos pobrísimos y en mal estado, no garantizó ingresos para las familias que más lo necesitan y tampoco para la docencia, recortó los programas de acompañamiento de estudiantes, y una larguísima lista de medidas que evidencian una política de vaciamiento de la educación pública que lleva más de una década. También desoyeron los reclamos de los propios jóvenes de los barrios más pobres, que se movilizaron al Ministerio de Educación al menos en 4 oportunidades, incluyendo la ocupación pacífica del Ministerio Nacional», remarcó el gremio docente porteño.

Asimismo, Ademys agregó: «sabemos bien que el destino de los y las niñas y jóvenes más pobres no depende en lo fundamental de lo que ocurre en la escuela. La pobreza y la miseria crecientes son resultado de un sistema en el que empresarios y políticos se llenan los bolsillos a costa del esfuerzo y el trabajo del pueblo, un sistema en que se profundiza el saqueo de nuestros territorios, el endeudamiento y el ajuste. Un sistema frente al cual seguimos y seguiremos peleando. Mal que le pese, señora Ministra, muy a pesar de usted y las políticas que su gobierno impulsa, hay una comunidad educativa que no se da por vencida. Acá estamos los y las trabajadoras de la educación, la docencia, las familias, para sostener la mano de cada estudiante, acá estamos llamando, mandando mensajes, enviando tareas y actividades, recorriendo esos pasillos si hace falta también para que cada pibe sepa, que a pesar de usted y su gobierno, estamos quienes verdaderamente nos preocupamos por ellos y su educación, por su salud y bienestar. Por eso, no nos engañamos tampoco con declaraciones que buscan solamente crear un clima que justifique el inicio de clases presenciales nuevamente en un contexto de altísimos contagios«, destacó el gremio.

La polémica ministra de Educación porteña suele trascender por declaraciones del mismo tono cosechan rápidamente y de forma habitual el amplio repudio de la comunidad educativa y los gremios docentes. Como muestra, ya el 8 de noviembre de 2020, afirmó que las personas que eligen la carrera de maestros y maestras «son de los sectores cada vez más bajos», y agregó que «si uno mira por nivel socioeconómico, que no debiera ser un determinante, o en términos de capital cultural, al momento de aportar para el aula, la verdad es que son de los sectores más bajos los que eligen estudiar la carrera docente».





Fuente: Anred.org