December 4, 2021
De parte de Nodo50
371 puntos de vista


No ha sido una noticia que haya acaparado muchas portadas,
pero la cadena perpetua a la espa帽ola (denominada en la ley 芦prisi贸n permanente
revisable禄) ha sido declarada constitucional por el Tribunal Constitucional,
con los matices que ahora veremos. En este art铆culo voy a explicar la sentencia,
sin meterme a criticarla a fondo. En el siguiente hablaremos de sus votos
particulares y los usaremos como v铆a para hacer la cr铆tica.

Pero antes tenemos que hacer unas precisiones sobre la
llamada prisi贸n permanente revisable. En este art铆culo nos referiremos a esta
pena como cadena perpetua. No es un error ni una boutade. Es bastante evidente
que el t茅rmino 芦prisi贸n permanente revisable禄 es un eufemismo introducido en la
ley de 2015 para hacer m谩s tragable la cadena perpetua. Como diciendo 芦vale,
instauramos una pena que puede durar para siempre鈥 隆pero tambi茅n puede no
hacerlo! 隆Tiene revisiones peri贸dicas! 隆No es una cadena perpetua!禄

Para quien siga sosteniendo este argumento en 2021 (que a煤n
hay quien lo hace) tengo mal铆simas noticias. En nuestro entorno jur铆dico hay un
mont贸n de pa铆ses que tienen una pena llamada cadena perpetua, prisi贸n perpetua
o cualquier t茅rmino sin贸nimo, y en pr谩cticamente todos ellos es revisable (1). 隆Es
l贸gico! Una cadena perpetua no revisable tiene un encaje dif铆cil en cualquier
sistema que se diga democr谩tico, as铆 que, en consecuencia, pr谩cticamente todas
las que nos rodean son revisables. La 芦revisabilidad禄 no es algo que separe la
cadena perpetua de otra clase de pena distinta, sino un atributo de la cadena
perpetua tal y como se concibe hoy en d铆a (2). As铆 lo han reconocido tanto el
TC en la sentencia que comentamos hoy como el TS.

Entonces, 驴qu茅 es la cadena perpetua en el C贸digo Penal
espa帽ol? Es una pena prevista para unos pocos delitos: asesinato hiperagravado,
regicidio, magnicidio, y ciertas conductas enmarcadas dentro de los delitos de genocidio
y lesa humanidad. El 煤nico verdaderamente aplicable es el primero. Sobre lo que
es un asesinato hiperagravado y la aplicaci贸n en los distintos casos de la
cadena perpetua ya he escrito en, al menos, un par de ocasiones,
as铆 que me remito a esos art铆culos.

Una vez impuesta la pena, esta tiene que ejecutarse. En toda
ejecuci贸n de pena de prisi贸n hay que valorar la posibilidad de cumplimiento en
tercer grado, es decir, en r茅gimen abierto: estar libre y dormir en la c谩rcel.
El tercer grado puede concederse a los 15 a帽os de cumplimiento, o a los 20 si
es que el reo ha cometido un delito terrorista. En caso de que est茅 condenado
por varios delitos, el tercer grado se puede obtener una vez cumplidos 18, 20,
22, 24 o hasta 32 a帽os, seg煤n los casos.

Pero eso era para el tercer grado. 驴Qu茅 sucede con esas
famosas revisiones? Estas revisiones est谩n reguladas en el art铆culo 92 CPE
como una forma de libertad condicional. Se puede acceder a ellas a los 25 a帽os
de cumplimiento, aunque si hay varios delitos este tiempo se convierte en 28,
30 o hasta 35 a帽os de cumplimiento, seg煤n los casos. Adem谩s, es necesario que
el sujeto est茅 en tercer grado y que se pueda fundar un 芦pron贸stico favorable
de reinserci贸n social禄. Si no se cumplen estos requisitos, se van haciendo
revisiones bienales hasta que se cumplan.

Entonces se le concede la libertad condicional, que dura de
5 a 10 a帽os, tiempo durante el cual le pueden imponer prohibiciones y
obligaciones variadas. Si delinque o incumple estas obligaciones, o incluso si
cambian las circunstancias de tal manera que ya no pueda mantenerse el
pron贸stico favorable de reinserci贸n, el juez puede revocar la libertad
condicional. Si eso no ocurre (es decir, si el penado termina sin problemas su
libertad condicional), queda extinguida la pena.

Los recurrentes ten铆an varios argumentos para atacar esta
pena: la prohibici贸n de penas inhumanas y degradantes, el principio de
proporcionalidad y el derecho a la reinserci贸n.

 

1. La prohibici贸n de penas inhumanas y degradantes (PIH)

Los recurrentes argumentaban que la longitud de la pena
era contraria a esta prohibici贸n. Lo que dice el TC es que el hecho de que la
pena sea muy larga (potencialmente toda la vida del sujeto) no incumple la
prohibici贸n de PIH siempre que haya un mecanismo de revisi贸n que le ofrezca al
reo una expectativa realista de salir alg煤n d铆a en libertad. Dicha revisi贸n ha
de realizarse a partir de un procedimiento claro y comprensible que tenga en
cuenta la evoluci贸n del reo. A todo esto el TC lo denomina 芦reductibilidad de
iure
禄 y entiende que existe, puesto que hay un mecanismo de revisi贸n (el
que hemos analizado m谩s arriba, de revisiones bienales a partir de los 25 a帽os)
que ofrecer铆a garant铆as suficientes.

Pero el test para comprobar si la pena es o no inhumana
exige tambi茅n analizar la 芦reductibilidad de facto禄, es decir, la
posibilidad de que el reo acceda, si as铆 lo quiere, a un tratamiento adecuado
que permita favorecer su evoluci贸n positiva. Esto depende de los recursos que
tenga a su disposici贸n la Administraci贸n penitenciaria para tratamientos, pero
en realidad da igual, porque 芦la inconstitucionalidad de la norma no puede
basarse en la disponibilidad de medios禄. Es decir, aunque la Administraci贸n
penitenciaria no pueda proporcionar los medios suficientes para que el reo pase
la evaluaci贸n (evaluaci贸n que se ha erigido, como acabamos de ver, en el
criterio que permite declarar la constitucionalidad de la norma), no hay ning煤n
problema.

Desde la perspectiva de la prohibici贸n de PIH tambi茅n se
argumenta que la pena es excesivamente aflictiva (es decir, que causa al
reo m谩s da帽o del pretendido), porque los periodos de privaci贸n de libertad
destruyen psicol贸gicamente al sujeto. Pero, de nuevo, el TC afirma que no se
puede derivar la inconstitucionalidad de una pena solo del hecho de que sea muy
larga, sino que hay que acudir a la forma concreta de ejecuci贸n. El hecho de
que el sistema penitenciario espa帽ol sea progresivo y vaya permitiendo visitas,
salidas y terceros grados evita, siempre seg煤n el TC, esa aflictividad excesiva
que achacan los recurrentes.

 

2. El principio de proporcionalidad

La cr铆tica desde el principio de proporcionalidad ocupa el
grueso de la sentencia. Los recurrentes tienen cuatro argumentos relacionados
con este principio. El primero es la improcedencia criminol贸gica, es
decir, la constataci贸n de que, dadas las tasas de homicidios en Espa帽a (menores
que en otros pa铆ses europeos y sin incrementos significativos en los 煤ltimos
tiempos), una pena as铆 no era necesaria. El TC contesta con un largo fundamento
jur铆dico que viene a decir 芦es el legislador quien decide la necesidad de
establecer cierto nivel de penas, nosotros no podemos meternos禄.

El segundo argumento es el de la proporcionalidad
estricta
: seg煤n los recurrentes, la posibilidad de que la pena devenga
perpetua y los elevados periodos de seguridad establecidos para la revisi贸n
(recordemos: entre 25 y 35 a帽os hasta la primera revisi贸n) implican que esta
pena es desproporcionada. Para determinar si una medida que restringe derechos
fundamentales es proporcional, se aplica un test de proporcionalidad bien
conocido:

  • Primero se identifican los fines del legislador,
    que en este caso son mejorar la protecci贸n de determinados bienes jur铆dicos y evitar
    la reincorporaci贸n a la sociedad de un penado no rehabilitado.
  • Luego se estudia si dichos fines son
    constitucionales. Aqu铆 lo son: el Estado tiene el deber de proteger a la sociedad
    y los bienes jur铆dicos de sus miembros.
  • En tercer lugar, se estudia la adecuaci贸n o
    idoneidad de la medida de acuerdo a dichos fines. En otras palabras: 驴la medida
    permite avanzar en el cumplimiento de estos fines leg铆timos? Esta objeci贸n la
    despacha el TC con una frase m谩s bien discutible: 芦La idoneidad de la
    agravaci贸n de la prisi贸n para producir un efecto reforzado de disuasi贸n no
    parece discutible禄. Hace bastante que se sabe que elevar las penas no disuade
    m谩s a los delincuentes. Los seres humanos no funcionamos as铆.
  • Si la medida es adecuada, hay que preguntarse si
    es necesaria, es decir, si hay otras medidas alternativas que produzcan un
    efecto similar. El TC afirma aqu铆 que tiene poco campo de actuaci贸n, porque
    ponerse a especular con alternativas ser铆a meterse en el papel del legislador.
    Se limita a constatar, de nuevo, que la PPR ha aumentado el nivel disuasorio
    del sistema penal, y no habr铆a medidas menos gravosas que consiguieran lo
    mismo.
  • Por 煤ltimo, si la medida es adecuada y necesaria,
    se estudia por fin su proporcionalidad en sentido estricto, es decir, si los
    beneficios de la medida son superiores a los costes. Aqu铆 el TC compara la
    cadena perpetua con la pena de prisi贸n temporal y con otras penas similares de
    otros pa铆ses, y llega a la conclusi贸n de que la norma espa帽ola es severa, s铆,
    pero no excesiva. La cadena perpetua espa帽ola no es disonante con otras cadenas
    perpetuas.

 

El tercer argumento es la rigidez de la pena. All铆
donde existe, la cadena perpetua es obligatoria: el juez nunca puede decidir
entre cadena perpetua y otras penas, y una vez impuesta no puede graduarse. Al
no tener un marco m谩ximo y m铆nimo, no permite al tribunal apreciar atenuantes
que puedan concurrir. El Tribunal Constitucional acepta que la pena es r铆gida,
pero eso no es un problema: se aplica a muy pocos hechos y todos de una
gravedad muy clara. Adem谩s, aquellos atenuantes que no hayan podido ser tenidos
en cuenta a la hora de fijar la pena se podr谩n valorar durante su ejecuci贸n.

Por 煤ltimo, dentro de la cr铆tica en materia de
proporcionalidad, los recurrentes afirman que la cadena perpetua es indeterminada,
porque, al no tener un l铆mite m谩ximo fijo, vulnera el principio de legalidad.
La duraci贸n la determina un criterio tan inseguro como el pron贸stico de
reinserci贸n del reo. El TC responde que este pron贸stico de reinserci贸n no es un
芦factor de incertidumbre perturbador del orden constitucional禄, sino un
elemento b谩sico del sistema penitenciario espa帽ol desde sus or铆genes, y
adecuado a est谩ndares europeos e internacionales. La cadena perpetua no ser铆a,
as铆, 芦una pena indeterminada (鈥), sino una pena determinable con arreglo a
criterios legales preestablecidos (鈥), claros y accesibles al reo禄.

Es aqu铆, dentro del argumento de la indeterminaci贸n, el 煤nico
punto donde el Tribunal Constitucional le da la raz贸n a los recurrentes. Como
hemos visto m谩s arriba, el juez puede revocar la libertad condicional del reo
no solo si este delinque o incumple las prohibiciones establecidas, sino
tambi茅n si cambian las circunstancias que dieron lugar a la suspensi贸n. En
otras palabras, si el juez aprecia que el reo vuelve a ser peligroso o es
complicado que se reinserte.

Los recurrentes dec铆an que esta facultad era excesiva
(demasiado amplia e indeterminada), y el TC les da la raz贸n. Las restricciones
de libertad deben ser previsibles, y esto no lo es: se le podr铆a retirar la
libertad condicional por cualquier circunstancia, incluso ajena a su voluntad
(p茅rdida del puesto de trabajo) que el juez entendiera que puede aumentar su
peligrosidad. El TC decide reinterpretar el art铆culo que regula esto: la
libertad condicional solo puede revocarse cuando el reo vuelva a delinquir,
vulnere alguna de sus prohibiciones o realice alg煤n otro acto objetivable por
la ley.

Adem谩s, una vez revocada la libertad condicional, sigue
siendo obligatorio hacer revisiones bienales. No se empieza a cumplir la pena
desde cero (obligando de nuevo a que transcurran otros 25 a帽os para obtener la
revisi贸n), sino que se sigue cumpliendo como estaba. Aqu铆 lo que hace el TC es
solucionar una oscuridad de la ley, que no dec铆a qu茅 pasaba con las revisiones en
caso de revocaci贸n.

 

3. Principio de resocializaci贸n

El 煤ltimo argumento ten铆a que ver con la reinserci贸n. Los
periodos m铆nimos hasta que se alcanza la primera revisi贸n (隆25 a帽os en el mejor
de los casos!) anular铆an toda esperanza de resocializaci贸n del reo. El Tribunal
Constitucional rechaza tambi茅n este argumento, aduciendo que la expectativa de
reinserci贸n es inherente a la revisabilidad de la pena. Adem谩s, la resocializaci贸n
del reo debe cohonestarse con el resto de fines leg铆timos de la misma. El
resultado ser铆a que la cadena perpetua no anula el principio de
resocializaci贸n, ya que, aunque s铆 restringe el acceso a determinados instrumentos
de reinserci贸n (la libertad condicional) mantiene otros (permisos de salida,
actividades terap茅uticas o educativas, plan individualizado de tratamiento,
etc.).

 

 

 

 

Hasta aqu铆 he glosado la sentencia de la cadena perpetua sin
meterme mucho en su cr铆tica. Mi plan era hacerlo todo en el mismo art铆culo,
pero, como ya he avisado al principio, el comentario de los votos particulares
y mis propias opiniones las reservamos para la siguiente entrada de esta serie.
De momento, con esto podemos entender por qu茅 ha adoptado el TC la decisi贸n de
declarar constitucional esta pena.

 

 

 

 

 

 

 

 

(1) En Inglaterra, Gales y EE.UU. existen modalidades de
cadena perpetua revisables y otras no revisables, pero todas se llaman cadena
perpetua.

(2) Y no solo hoy en d铆a. En el C贸digo Penal de 1870
entend铆a que las penas perpetuas (cadena perpetua, reclusi贸n perpetua y
extra帽amiento perpetuo) se indultaban a los 30 a帽os salvo casos graves de mala
conducta.

  驴Te ha gustado esta entrada? 驴Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la p谩gina de Patreon de As铆 Habl贸 Cicer贸n. A cambio podr谩s leer las entradas antes de que se publiquen, recibir谩s PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun as铆 sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma p谩gina a la derecha tienes un bot贸n de PayPal para que dones lo que te apetezca. 隆Muchas gracias!




Fuente: Asihablociceron.blogspot.com