March 25, 2022
De parte de SAS Madrid
10 puntos de vista

Estos dispositivos tiene por objetivo reducir de manera significativa las muertes y lesiones graves en las carreteras.

– Las caja negra registra todos los datos del vehículo en caso de accidente, pero no guarda datos personales del conductor.

– El ISA es un dispositivo que adapta la velocidad máxima del automóvil a las limitaciones establecidas en cada tramo.

A partir del 6 de julio de 2022 y en cumplimiento de la normativa europea, todos los vehículos nuevos deberán incluir ocho Sistema Avanzado de Asistencia a la Conducción, o más conocido como Sistema ADAS. Por ejemplo, las cajas negras, el asistente de velocidad o los alcoholímetros. La DGT afirma que estos dispositivos tiene el objetivo reducir de manera significativa las muertes y lesiones graves en las carreteras. 

Tráfico avisa de que estos sistemas de seguridad serán obligatorios para todos los vehículos homologados en Europa a partir del 6 de julio de 2022 y para todos los vehículos nuevos matriculados vendidos a partir del 6 de julio de 2024. Es decir, si alguien se compra un coche el 10 de julio de 2022 seguro que todavía no tiene la caja negra instalada. Aunque en ningún caso es el conductor el que tiene que encargarse sino los fabricantes los que lo introducirán en los nuevos modelos. 

Caja negra

Su nombre técnico en inglés es Event Data Recorder (EDR), Registrador de Datos de Eventos. Se trata de una caja negra, similar a la que llevan los aviones, aunque no grabará ni imágenes ni audios, y que se situará bajo del asiento del conductor, atornillada al chasis. En caso de accidente, este dispositivo grabará todos los datos durante los 30 segundos previos al siniestro y los cinco posteriores. Así, se conocerá la velocidad, el comportamiento del vehículo, el estado de los sistemas de seguridad, la ubicación, los movimientos de la dirección, la aceleración y la desaceleración. El investigador del accidente solo tiene que conectar la caja negra a un ordenador para obtener todos los datos. 

La caja negra irá grabando y borrando información de manera constante, y el tratamiento de los datos será anónimo. Según un estudio del Parlamento Europeo, estos nuevos sistemas permitirán evitar hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves en Europa durante los próximos 18 años.

Desde la Unión Europea, se considera que las cajas negras serán una herramienta muy útil a la hora de mejorar la seguridad de los vehículos. Además, toda esa información puede influir positivamente en los conductores: al llevar un dispositivo que realiza una constante evaluación de nuestra forma de conducir, es posible que intentemos mejorar y, sobre todo, cumplamos las normas.

Asistente de velocidad

El nuevo asistente de velocidad inteligente, ISA, es el “gran salto adelante de los últimos años, el segundo más importante después del airbag”, señalaba Pere Navarró hace unos meses. El ISA es un dispositivo que adapta la velocidad máxima del automóvil a las limitaciones establecidas en cada tramo por el que se circula y se calcula en base a las señales verticales instaladas en las calzadas.

Este asistente actúa sobre el motor y el pedal del acelerar, de tal forma que el coche no podrá superar la velocidad máxima gracias a un software instalado. Durante los primeros meses de funcionamiento del sistema y hasta que sea obligatorio, el conductor podrá desactivar el sistema si lo considera oportuno, bien pulsando un botón o haciendo más fuerza de la habitual sobre el pedal del freno. Esto se ha establecido así debido a que algunos fabricantes se han opuesto a imponer una limitación de velocidad en sus modelos.

La Comisión Europea ha establecido tres niveles para ISA, en función del nivel que afecta a la conducción.

  • Informativo o de asesoramiento: el conductor recibe un aviso a través de una señal óptica, háptica o sonora.
  • De apoyo o advertencia: no solo avisa al conductor, también ejerce una presión hacia arriba en el pedal del acelerador.
  • Interviniente u obligatorio: impide exceder el límite de velocidad, actuando sobre la centralita o requiriendo una acción por parte del conductor.

Interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque

Este sistema tiene la capacidad de analizar las concentraciones de alcohol en aire respirado estando conectado directamente al arranque del vehículo, así que si el conductor sobrepasa los límites de alcohol, no se le permitiría arrancar el coche. El conductor tendría que tener activado este sistema de forma obligatoria y, de negarse, el vehículo tampoco le permitiría arrancarlo.

Esta nueva medida se hará efectiva a partir del 6 de julio de 2022. Se debe tener en cuenta que, de momento, solo es obligatorio para los conductores de vehículos de transporte de viajeros por carretera que dispongan de interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque. Sin embargo, es una medida que se irá instaurando poco a poco en los demás vehículos porque a partir del 6 de julio de 2024 también será obligatorio para autobuses y autocares de nueva matriculación.

  • Los otros seis sistemas avanzados para los vehículos son:
  • sistema de advertencia de somnolencia y pérdida de atención del conductor;
  • sistema avanzado de advertencia de distracciones del conductor;
  • señal de frenado de emergencia;
  • detector de marcha atrás;
  • sistema preciso de control de la presión de los neumáticos.

Los turismos y las furgonetas deben estar equipados con medidas de seguridad más avanzadas, incluidos:

  • sistemas avanzados de frenado de emergencia, capaces de detectar los vehículos de motor y los usuarios vulnerables de la vía pública que van delante;
  • sistemas de emergencia de mantenimiento del carril;
  • una zona ampliada de protección frente a impactos en la cabeza capaz de mitigar las lesiones en colisiones con usuarios vulnerables de la vía pública.

Los autobuses y camiones, además de cumplir los requisitos generales y estar equipados con los sistemas existentes deben también:

  • estar equipados con sistemas avanzados capaces de detectar a peatones y ciclistas que se encuentren en las proximidades del vehículo, advertir de su presencia o evitar una colisión con estos usuarios vulnerables de la vía pública;
  • ser construidos de tal manera que se reduzcan los ángulos muertos del frente y el lado del conductor.

Enlace relacionado NiusDiario.es 24/03/2022.




Fuente: Sasmadrid.org