January 16, 2023
De parte de Nodo50
185 puntos de vista

Viernes 13, ese d铆a de mala suerte en algunas culturas anglosajonas y una pel铆cula regulera para justificar meterse mano con 14 a帽os, result贸 ser una fecha en la que se produjo un deleite transversal de barrio para los asistentes al concierto de Camela en el Wizink Center de Madrid.

Los vestigios de casi tres d茅cadas de tecnorumba vibraban alto en la elecci贸n de vestuario de los asistentes: animal print, cordones de oro al cuello y abrigos con capucha de pelo. Piercings en el labio superior derecho, conversaciones de pandillas o nuestra adolescencia bebiendo calimocho en una carpa blanca desmontable en las fiestas, son algunos de los elementos que nos llevan a pensar en el barrio.

El concierto empieza con una puntualidad alemana de las que asustan y con el bot贸n de la diversi贸n y las referencias encendido: una pelea entre jedis mientras suena de fondo un medley del main theme de la Guerra de las galaxias junto con una instrumental de Cuando zarpa el amor. Yo tampoco me pod铆a creer que tuvieran tanto sentido mel贸dico la una con la otra, era literalmente como el delicioso punch gastron贸mico de Nutella y chorizo. 

A los 40 segundos del mejor espect谩culo que he visto en lo que llevamos de a帽o, mucho mejor que los divorcios y las reconciliaciones fascistas previstas de antemano, aparecen ELLOS. 隆Pero si son los mism铆simos Obi-Wan y Leia cantando Camela! Sencillamente ic贸nico.

No me daba tiempo a procesar todo lo que ocurr铆a a mi alrededor. Mientras me tiraban una cerveza por la espalda, ya est谩bamos cantando Nunca deb铆 enamorarme, un himno que resulta absolutamente contempor谩neo 20 a帽os despu茅s. 

Cuando llev谩bamos ya toda la discograf铆a de mi vida sentimental repasada (驴Por qu茅 me has enga帽ado?, Sue帽os inalcanzables, El calor de mi cuerpo, No te acerques a m铆鈥) nos deleitan con una simp谩tica sorpresa: el imitador oficial de Espa帽a de Michael Jackson peg谩ndose un moonwalk de dudoso prestigio a tenor de su titulaci贸n, mientras Dioni y 脕ngeles se pon铆an un sombrero de cowboy de antelina y una chupa con flecos en las bambalinas. 驴Por qu茅 era el imitador oficial?, te preguntar谩s. Pues porque, seg煤n nos cont贸 脕ngeles, es un t铆tulo que da la familia de Michael Jackson de forma oficial por pa铆ses.

En fin, no pod铆amos pedirle m谩s a la velada, cuando de pronto hacen un zoom con un familiar que nos recibe en el sal贸n de su casa, con sus problemas de conexi贸n, su tapete en la mesa, sus fotograf铆as del 谩rbol geneal贸gico completo鈥 de verdad, poco pagamos para la maravilla genuina a la que tuvimos el honor de asistir. Un evento absolutamente inspiracional, y os aseguro que no hay iron铆a en mis palabras.

La reflexi贸n que me surg铆a con el d煤o de San Crist贸bal de los 脕ngeles era la verdad que encontramos en un sentido de pertenencia, en nuestra identidad sin edulcorantes, en los tejidos colectivos: el barrio. 

Ante la mutilaci贸n en las urbes de los peque帽os negocios en favor de la especulaci贸n, la comida r谩pida y las grandes franquicias, el barrio est谩 en peligro. 

Los barrios proletarios que no se han visto azotados por la sacudida de AirBnb son se帽alados por el clasismo integrado del discurso colectivo a trav茅s de unos medios de comunicaci贸n que se aproximan con mirada de zool贸gico. Como queriendo condicionar la vida de los ciudadanos de barrio en que pongan todas sus energ铆as en salir de ah铆, en busca de una especie de carn茅 de estatus social distinto. 

Chicas, de verdad: el barrio es la pieza clave del cambio. Desde ah铆 tenemos la oportunidad de movilizarnos, de reivindicar nuestros propios espacios urban铆sticos, nuestros comercios, de dar respuestas mucho m谩s inmediatas ante las crisis.

No dejar morir nuestro sentido antropol贸gico de la interdependencia tiene que ser el reto colectivo de 2023 y, por supuesto, que no caigan Morad, La Zowi o Camela, que est谩n haciendo m谩s por los barrios que cualquier alcalde que conozcas o vayas a conocer en tu vida. 

隆Que vivan los barrios!

Viernes 13, ese d铆a de mala suerte en algunas culturas anglosajonas y una pel铆cula regulera para justificar meterse mano con 14 a帽os, result贸 ser una fecha en la que se produjo un deleite transversal de barrio para los asistentes al concierto de Camela en el Wizink Center de Madrid.

Los vestigios de casi…

Este art铆culo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aqu铆



Fuente: Ctxt.es