January 8, 2022
De parte de Asociacion Germinal
373 puntos de vista


Por Paul Martial

Camerún parece un país inmóvil. Las y los cameruneses solo conocen a dos presidentes desde la independencia. El primero, Ahmadou Ahidjo (presidente de 1960 a 1982), que ni siquiera puede pretender ser el padre de la independencia del país, ya que estuvo del lado de los colonizadores contra la principal organización nacionalista: la Unión de los Pueblos de Camerún. En cuanto a Paul Biya, el Presidente en ejercicio (desde 1982), pasa la mayor parte de su tiempo en el Hotel Intercontinental de Ginebra. Esta inmovilidad que podría sugerir estabilidad es engañosa. Es fuente de una oposición violenta que socava el país. Este es particularmente el caso en la región de habla inglesa.

La guerra que azota las regiones de habla inglesa es el resultado de un conflicto que tiene su origen en las condiciones particulares de la independencia del país.

Traición y desprecio

El 85% del territorio de Camerún estaba bajo la tutela de Francia, el resto dependía de Gran Bretaña tras la pérdida de Alemania de su colonia en la derrota en la Primera Guerra Mundial. En el momento de la independencia, las poblaciones de los territorios administrados por el Reino Británico solo tenían dos posibilidades: unirse al país vecino, Nigeria, una elección hecha por parte de la región de habla inglesa; la otra parte prefirió asociarse con el recién independizado Camerún. Esta opción fue motivada por un acuerdo que define el país como federal. Fue precisamente este acuerdo el que Ahidjo puso en tela de juicio en beneficio de una república hipercentralizada que rápidamente se convirtió en una dictadura.

Biya tuvo que hacer ajustes cosméticos a la dictadura pero mantuvo la política de desprecio y brutalidad hacia las poblaciones de habla inglesa, algunas de las cuales se han radicalizado.

Los secesionistas de habla inglesa han decidido militarizar su lucha. Atacan todos los símbolos del estado camerunés. No dudan en ejercer terror sobre las poblaciones que no siguen su lema de boicotear el Estado, llegan incluso a ejecutar a escolares. En cuanto al ejército gubernamental, también se caracteriza por una gran violencia, alentada por la casi impunidad. En ambas partes, se cometen crímenes de guerra contra civiles, realmente tomados como rehenes. La única solución para aquellos que pueden: la huida. Así, 700.000 personas están desplazadas dentro o fuera del país.

La guerra de Boko Haram

Otro conflicto es el dirigido por los yihadistas de Boko Haram en el extremo norte del país. La lucha contra el terrorismo es la puerta abierta para los soldados del Batallón de Respuesta Rápida (BIR) a graves violaciones de los derechos humanos. Las organizaciones de derechos humanos han documentado ejecuciones sumarias, aldeas incendiadas, personas arrestadas y torturadas sistemáticamente. En un informe de 2017 1/, Amnistía Internacional afirma que la sede del BIR en Salak, cerca de la ciudad de Maroua, es un centro donde se inflige tortura. Es precisamente en este cuartel, a pocos pasos de las salas de tortura, donde soldados estadounidenses y franceses están estacionados en el marco de la asistencia contra el terrorismo.

Además, la región del extremo norte se ve afectada por la escasez de recursos hídricos causada por el calentamiento global. Esto provoca conflictos intercomunitarios entre ganaderos, pescadores y agricultores.

39 años en el poder

Para permanecer a la cabeza del país, Paul Biya empuña la zanahoria y el palo. O compra líderes de la oposición y crea organizaciones de la sociedad civil por él controladas. O bien es la represión la que cae sobre los opositores. Así, muchos activistas del Movimiento por el Renacimiento de Camerún (MRC) están encarcelados. El líder de este partido, Maurice Kamto, exministro de Justicia, probablemente ganador de las elecciones presidenciales de 2018 contra Biya, fue encarcelado. En su propio campo, Biya despide a todas las personalidades que puedan ser una amenaza para él. Su arma favorita es el encarcelamiento por corrupción. Sorprendentemente efectivo ya que todo su clan coge alegremente dinero de las arcas estatales. Como resultado, el país está en el pelotón de cola en la clasificación del índice de desarrollo humano y la deuda casi se ha cuadruplicado, del 12% en 2007 a 45,8 en 2020 2/, pero no importa ya que las suites del Hotel Intercontinental de Ginebra siguen siendo igual de cómodas…

Hebdo L’Anticapitaliste – 597

Notas

1/ « Chambres de torture secrètes au Cameroun », en ligne sur https://amnestyfr.cdn.pr… %2F4381bf8a-46e6-4b7d-a97f-7397e6f993d4_cameroon_fr_u2_web.pdf “Cámaras secretas de tortura en Camerún”, en línea en https://amnestyfr.cdn.pr… %2F4381bf8a-46e6-4b7d-a97f-7397e6f993d4_cameroon_en_u2_web.pdf

2/ Banque africaine de développement, Perspectives économiques en Afrique 2021) p. 119. Banco Africano de Desarrollo, “Perspectivas Económicas Africanas 2021”) p. 119.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org