January 4, 2021
De parte de Indymedia Argentina
211 puntos de vista

A once años, dos meses y once días del asesinato de nuestra Autoridad Tradicional Javier Chocobar y luego de transitar un largo y duro proceso de lucha las y los Chuschagastas continuamos firmes y convencidxs en nuestro pedido de justicia.

El 24 de octubre de 2018 la Cámara penal, Sala IV dictaminó la sentencia para los tres imputados, condenando en primer lugar al asesino/usurpador Darío Luis Amín a la pena de a veintidós años de prisión y a sus sicarios, los ex policías: Luis Humberto Gómez a dieciocho años de prisión y a Eduardo José del Milagro Valdivieso Sassi a diez años de prisión.

Los mismos fueron juzgados por los aberrantes hechos de violencia cometidos el día 12 de octubre de año 2009 en contra del Pueblo Chuschagasta momento en que los tres asesinos se presentaron en nuestro territorio ancestral diaguita con claros objetivos de apropiarse y explotar una cantera de piedra laja. Al mismo tiempo acabar con la vida de los líderes comunitarios y de esta forma desmembrarnos como organización territorial. En dicho ataque terminaron con la vida de nuestra Autoridad Tradicional Javier Chocobar e hirieron a Emilio y Andrés Mamani, estos dos últimos sufren secuelas irreversibles hasta el día de hoy en sus cuerpos.

La violencia ejercida fue totalmente planeada por estos asesinos quienes ingresaron al territorio ancestral armados hasta los dientes con armas de fuego de grueso calibre, sin importarle la vida de nuestrxs hermanos y hermanas que se encontraban en el lugar resguardando el territorio de manera pacífica, entre ellxs niños y niñas de cuatro y cinco años, jóvenes, mujeres y mayores contra los que dispararon sin piedad.

Las practicas coloniales de opresión y persecución por parte de la familia de terratenientes Amín hacía las y los comunerxs de Chuschagasta data desde hace muchos años atrás, cuando movidos por su avaricia intentan apropiarse del territorio diaguita.

Utilizaron en el transcurso de estos años diversas formas de amedrentamiento tales como amenazas de muerte hacía varixs de lxs integrantes de la Comunidad Los Chuschagasta con armas de fuego, quema de casas, ensañamiento y persecución hacia miembros de la familia de Javier Chocobar, intentos de desalojos, denuncias y juicios por el delito de “supuesta usurpación” del territorio donde milenariamente hemos vivido de generación en generación. Territorio que han habitado nuestros mayores desde tiempos inmemoriales y que seguimos habitando hasta el día de hoy.

Las familias del Pueblo Chuschagasta nos hemos fortalecido en estos últimos once años reafirmando nuestra identidad como parte del pueblo nación diaguita y también nos hemos reorganizado colectivamente. Afrontamos dos procesos judiciales entre los años 2018 -2019 que dieron como resultados sentencias favorables hacia la Comunidad Los Chuschagasta tal es el caso del juicio oral en el año 2018 por el asesinato de la Autoridad Javier Chocobar que condenó a los tres asesinos Amín, Gómez y Valdieso Sassi a penas de veintidós, dieciocho y diez años de cárcel. En el año 2019 fue llevado a juicio oral nuestro referente comunitario Ismael Chocobar (sobrino de Javier Chocobar) una muestra clara de la persecución que vive la familia Chocobar por parte de “los Amín”. En este último caso la familia Amín pretendía quedarse con la casa de Ismael Chocobar donde habitaron desde siempre sus abuelos paternos.

Este 23 de diciembre de 2020 finalmente la Corte Suprema de la provincia de Tucumán ratificó las condenas dictada por la Sala IV el 24 de octubre de 2018 a veintidós años, dieciocho años y diez años de prisión para los asesinos: Darío Amin, Humberto Gómez y José Valdivieso Sassi. Si bien sabemos que aún falta bastante para poder alcanzar la justicia que tanto anhelamos, estamos convencidxs que todo lo logrado hasta aquí es producto de la tenacidad de la Comunidad Los Chuschagasta y de las familias de las victimas quienes no han bajado los brazos durante estos once años de impunidad, a pesar de las injusticias y obstáculos a los que fuimos y somos expuestos.

Entendemos también que necesitamos con urgencia una justicia plural y democrática que garantice lo plasmado en la Constitución Nacional en materia de derecho indígena, derechos humanos y derechos como ciudadanos y cuidadanas argentinxs .

Repudiamos a la justicia colonial y terrateniente existente en la provincia de Tucumán, es inaceptable la complicidad actual entre los jueces corruptos quienes son parte también de las históricas familias terratenientes.

Rechazamos enérgicamente el mal desempeño de los jueces Daniel Leiva y Antonio Estofán quienes votaron a favor de los asesinos de nuestra Autoridad Tradicional Javier Chocobar, los mismos aducieron “que el asesinato fue un hecho sin intención… que no hubo planificación por parte de los asesinos”.

Las y los chuschagastas nos preguntamos: ¿Por qué ingresaron a nuestro territorio armados hasta los dientes?¿ Por que Darío Amín busca a dos sicarios expertos en armas de fuego, como es el caso de Humberto Gómez y José Valdivieso Sassi? ¿Si es que éstos tres asesinos no tenían intenciones de masacrarnos, porque vinieron armados?

Asimismo, las y los comunerxs de chuschagasta nos preguntamos ¿para estos dos jueces el vídeo que filmó el asesino Darío Amín no representa una prueba contundente de la impunidad y violencia con la que actuaron aquel 12 de octubre de 2009? ¿Para los señores jueces Daniel Leiva y Antonio Estofán nuestra vida no tiene valor?

Ellos al igual que los tres asesinos demuestran el desprecio que tienen por la vida humana. Es verdaderamente lamentable que este tipo de jueces estén ejerciendo “cargos” en la justicia tucumana, dejan al descubierto el estrecho vínculo que mantienen con los terratenientes. Ejemplo de ello es el caso del juez Antonio Estofán que se dejó influenciar por uno de sus relatores Fernando López de Zavalia, quién es uno de los más “populares terratenientes” conocido por usurpar territorio de la Comunidad Pueblo de Tolombón entre otras comunidades.

Exigimos a la Corte Suprema de la Justicia de Tucumán que de una vez por todas imparta justicia y de por finalizado esta instancia judicial dentro de la provincia. Consideramos que once años de espera ya han sido suficiente tiempo para que la justicia tucumana se expida al respecto de lo sucedido el 12 de octubre de 2009. No queremos que se dé lugar al recurso de casación en la Corte Federal ya que eso representaría continuar exponiendo nuestras vidas al continuar los tres asesinos en libertad.

Exigimos que los asesinos Darío Amin y los sicarios Humberto Gómez y José Valdivieso Sassi cumplan su condena tal cual lo dictó la Sala IV el 24 de octubre de 2018.

Urge que el Estado Nacional efectivice la titularización y haga entrega de los territorios ancestrales a los pueblos originarios quienes habitamos lo que hoy se conoce como Argentina desde siempre. Además, es necesaria la creación e implementación de la ley de propiedad comunitaria indígena.

El Estado debe garantizar nuestros derechos colectivos y dejar de avalar los atropellos y muertes que se vienen sucediendo en los territorios ancestrales.

Nosotrxs, el pueblo Chuschagasta perteneciente a la Nación Diaguita deseamos poder vivir en paz en nuestro territorio ancestral desarrollando nuestra vida comunitaria en libertad.

¡¡¡CÁRCEL COMÚN PARA LOS ASESINOS DARIO AMÍN, HUMBERTO GÓMEZ Y JOSE VALDIVIESO SASSI!!!
¡¡¡FUERA JUECES CORRUPTOS!!!
¡¡¡BASTA DE COMPLICIDAD ENTRE EL ESTADO Y EL PODER JUDICIAL!!!
¡¡¡JAVIER CHOCOBAR VIVE EN LA LUCHA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS!!!

Vocerxs de la Comunidad Los Chuschagasta:
Audolio Chocobar (381) 15 599 9189
Ismael Chocobar (11) 15 3377 7684
Nancy Chocobar (381) 15 518 2405

FB oficial: Los Chuschagasta Justicia para Javier Chocobar
Canal de Telegram: Los Chuschagasta (enlace t.me/chusc)
Instagram: loschuschagastadiaguitas

Chuschagasta, Valle de Choromoro – actual Dto. Trancas, Tucumán 23 de diciembre de 2020

Fuente: https://www.facebook.com/100027893662261/posts/738278607111921/




Fuente: Argentina.indymedia.org