November 21, 2020
De parte de ANRed
248 puntos de vista


La Comisi贸n Provincial por la Memoria elabor贸 un informe sobre la represi贸n violenta y las torturas de parte del Servicio Penitenciario Bonaerense durante las protestas carcelarias del 31 de octubre, el 1 de noviembre y d铆as posteriores. Exigen que los hechos no queden impunes. Por FM Ra铆ces Rock 88.9.


Se estima que m谩s de 1.500 personas fueron torturadas, centenares de personas trasladadas o heridas. 芦La magnitud, escala y violencia de la actuaci贸n penitenciaria no tiene antecedentes recientes禄, aclar贸 la Comisi贸n Provincial por la Memoria (CPM).

芦Heridas en zonas vitales con postas de goma disparadas a quemarropa, aislamiento extremo, falta de comida o entrega de comida podrida, la quema y destrucci贸n de aulas universitarias, nula atenci贸n m茅dica de heridos, entre otras represalias, son algunos de los hechos perpetrados por el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB)禄, detallaron.

Desde la Comisi贸n, en su car谩cter de Mecanismo Local de la Prevenci贸n contra la Tortura, afirman la responsabilidad del SPB en el conflicto: tras haber anunciado el reinicio de las visitas en las c谩rceles luego de 8 meses de ASPO, un d铆a antes, cuando todo estaba preparado para que as铆 sucediera, notific贸 que las mismas se suspend铆an.

芦Esa decisi贸n inici贸 las protestas que luego fueron alentadas y/o permitidas por funcionarios penitenciarios que habilitaron a los detenidos a subir a los techos o implementaron medidas que lo facilitaron, como por ejemplo colocar y sostener una escalera. Los testimonios de las personas detenidas y los registros f铆lmicos no dejan margen para la duda禄, detallaron en un comunicado.

Es por esto que la CPM present贸 1.580 habeas corpus individuales y 21 acciones de car谩cter colectivo y decenas de denuncias penales para que se investiguen y sancionen las torturas realizadas durante las protestas y tambi茅n los d铆as posteriores.

Asimismo, la Comisi贸n reclam贸 la presencia de jueces penales y presenci贸 procedimientos penitenciarios, como los recuentos de detenidos durante la madrugada, donde se relevaron los heridos y torturados.

El informe elaborado por la CPM para denunciar la sistem谩tica violaci贸n a los Derechos Humanos dentro de las c谩rceles, fue presentado al Ministro de Justicia y Derechos Humanos de Buenos Aires, Julio Alak, a la Suprema Corte provincial y al Procurador General, 芦reclamando reformas urgentes para revertir las pol铆ticas criminales y de seguridad en la provincia禄.

Foto: CPM

Si bien se trata de un subregistro, por la comunicaci贸n con las v铆ctimas o por hechos informados por la justicia, la CPM pudo constatar con precisi贸n 426 lesiones sufridas a 338 personas durante la represi贸n penitenciaria. El 70% sufri贸 lesiones por impactos de balas de goma, el 19% por golpes de pu帽o o patadas, y un 9% por el uso de elementos contundentes o cortantes.

Al respecto, muchos relatos de los presos y presas detallados a la Comisi贸n, dan cuenta del uso de elementos, denominados facas, por parte de funcionarios penitenciarios para encubrir sus agresiones y hacerlas pasar por lesiones producidas por peleas entre los mismos presos.

Seg煤n el organismo, la mayor铆a de las torturas y/o malos tratos denunciados se produjeron cuando la protesta ya hab铆a sido controlada. Y en los d铆as posteriores continuaron las represalias: aislamiento extremo en celdas hacinadas sin acceso a ducha o actividad alguna, falta de provisi贸n de comida o entrega de comida en mal estado, golpizas y traslados compulsivos y arbitrarios.

Las graves represalias y torturas que ocurren durante y luegos de las protestas leg铆timas de las personas privadas de su libertad, por parte de los funcionarios del Servicio Penitenciario Bonaerense, no distan mucho de los hechos que sufr铆an los detenidos-desaparecidos en la 煤ltima dictadura militar.

芦La gravedad de esta represi贸n sin precedentes fue la m谩xima expresi贸n de una realidad cotidiana en todos los lugares de encierro: la pr谩ctica sistem谩tica de la tortura. Es indispensable investigar y sancionar a los responsables de las violaciones de derechos humanos, e implementar pol铆ticas de prevenci贸n y asistencia a las v铆ctimas芦, concluy贸 la CPM en el comunicado.





Fuente: Anred.org