June 24, 2021
De parte de SAS Madrid
151 puntos de vista


La instituci贸n apoy贸 a 2,8 millones de personas, medio mill贸n m谩s que en 2019, y alerta del riesgo de los ecos de la pandemia en la desigualdad social, la protecci贸n y la salud mental.

– “Esta crisis nos ha fortalecido como sociedad, ha sacado lo mejor de nosotros”, se帽ala Manuel Bret贸n.

– Natalia Peiro: “Los datos de esta Memoria s贸lo tienen un sentido y una raz贸n de ser: la de los rostros y nombres an贸nimos de los cientos de miles de personas y familias que han demandado el apoyo de C谩ritas鈥.

– Ra煤l Flores: “La COVID-19 ha sido como una ola gigante, un tsunami que ha pasado por encima de toda la sociedad, pero que, al analizar las condiciones de vida de las personas a las que acompa帽amos desde C谩ritas, que representan a las familias m谩s vulnerables de nuestra sociedad, pone en evidencia que estas son, una vez m谩s, las grandes perdedoras de esta crisis”.

– Desde que comenz贸 la pandemia el 40% de las personas vulnerables han sufrido uno o m谩s ataques de ansiedad o p谩nico, 2,5 veces m谩s que en la poblaci贸n general, y sus niveles de estr茅s, preocupaci贸n y tristeza se duplican respecto al conjunto de la poblaci贸n en Espa帽a.

– “Es necesario que las pol铆ticas sociales sean integrales, que pongan en el centro a las personas y sus derechos”.

“Del tsunami al mar de fondo”. Porque no pensemos que la crisis del coronavirus ha terminado. En Espa帽a, la vacunaci贸n avanza, pero tambi茅n la desigualdad, y los jirones de la pandemia, en forma de incremento de la pobreza, falta de protecci贸n social o impacto en la salud mental. C谩ritas ha presentado este mi茅rcoles su Memoria Anual 2020, que muestra un resultado espectacular: 386,7 millones de euros, 50 m谩s que en 2019, para acompa帽ar a 2,8 millones de personas, casi medio mill贸n m谩s que el a帽o anterior.

Y es que la crisis ha venido para quedarse. Pero tambi茅n, la solidaridad. “La pandemia ha situado a C谩ritas ante un reto desconocido, al que hemos respondido con una flexibilidad y creatividad enormes. Esta crisis nos ha obligado a reinventarnos, a repensar nuestras actuaciones, acogida y acompa帽amiento para asegurar procesos integrales, centrados en las personas y en el acceso a sus derechos, a trav茅s de una diversidad de proyectos, desde recursos residenciales, centros de d铆a, ayuda a domicilio a trabajo de calle, grupos de autoayuda o procesos de animaci贸n comunitaria, entre otros”, subray贸 la secretaria general de C谩ritas, Natalia Peiro.

La mitad de los vulnerables, en riesgo

Una crisis en la que, como siempre, los que m谩s lo pagan son los vulnerables. “Llevamos 15 meses soportando unas condiciones vitales que han impactado en la salud mental de toda la poblaci贸n, pero de manera muy especial a la poblaci贸n vulnerable”, explic贸 Ra煤l Flores. “Casi la mitad de la poblaci贸n vulnerable se ha sentido estresada, preocupada y sin control sobre esas preocupaciones, triste y deprimida. La mitad de la poblaci贸n en situaci贸n de exclusi贸n tiene miedo a perder su trabajo y tres de cada cuatro familias temen perder o ver mermados sus ingresos“.

Los datos, con todo, llaman a la esperanza en la solidaridad de los espa帽oles. As铆, miles de socios, donantes y colaboradores privados han aportado m谩s de 273 millones. Al tiempo, las distintas Administraciones p煤blicas aportaron a los programas de C谩ritas en el a帽o de la pandemia 113,5 millones de euros. La tendencia se mantiene (70% fondos privados-30% subvenciones p煤blicas).

La parte del le贸n se la ha llevado el programa de Acogida y asistencia, en el que se invirtieron 92.4 millones de euros, seguidos, de los cap铆tulos de Econom铆a solidaria (empleo, econom铆a social y comercio justo, 85.6 millones), Mayores (36.2 millones), Personas en situaci贸n de sin hogar (35.3 millones) y Salud (drogodependencia, VIH-sida, apoyo psicol贸gico y salud mental, 11.8 millones), por citar los m谩s destacados.

Menci贸n especial merece el apartado de los proyectos y estrategias en Cooperaci贸n internacional, a las que en 2020 se destinaron m谩s de 19 millones de euros.

Como se帽al贸 Natalia Peiro, 鈥渓os datos de esta Memoria s贸lo tienen un sentido y una raz贸n de ser: la de los rostros y nombres an贸nimos de los cientos de miles de personas y familias que han demandado el apoyo de C谩ritas鈥. De hecho, la gran mayor铆a de las personas atendidas en Espa帽a lo fueron a trav茅s de los programas de Acogida y asistencia (1.425.991 personas, el 80,6% del total).

Un punto de inflexi贸n

鈥淧or los motivos de todos conocidos 鈥揺xplic贸鈥揺l 煤ltimo a帽o marca un punto de inflexi贸n en el n煤mero de personas acompa帽adas, que experimenta un incremento importante con relaci贸n a los a帽os anteriores”. Y no cualquier cifra: casi medio mill贸n m谩s. En 2020, C谩ritas apoy贸 a 2.856.986 personas (2,4 millones en 2019). De ellas, 1.769.799 dentro de Espa帽a y 1.087.187 participantes en Cooperaci贸n internacional.

Por su parte, Ra煤l Flores, coordinador de Estudios de C谩ritas, present贸 el informe ‘Del tsunami al mar de fondo: salud mental y protecci贸n social’, destacando que “la COVID-19 ha sido como una ola gigante, un tsunami que ha pasado por encima de toda la sociedad, pero que, al analizar las condiciones de vida de las personas a las que acompa帽amos desde C谩ritas, que representan a las familias m谩s vulnerables de nuestra sociedad, pone en evidencia que estas son, una vez m谩s, las grandes perdedoras de esta crisis鈥.

Un diagn贸stico demoledor

El diagn贸stico es demoledor, revelando importantes efectos laborales, econ贸micos, educativos, relacionales y de salud “que est谩n soportando las capas sociales m谩s vulnerables”. Con respecto al empleo, subray贸 que “la tasa de paro es m谩s del triple entre la poblaci贸n atendida por C谩ritas que en el conjunto de la poblaci贸n”.

S贸lo el 23% de las personas que han tenido contacto con C谩ritas han logrado mantener su empleo durante todos estos meses, mientras que el 57% han entrado y salido del mercado laboral alternando momentos de empleo con fases de desempleo. Y, lo m谩s preocupantes: el 20% para quienes la posibilidad de lograr un empleo siempre ha estado lejos. Son m谩s de 95.000 personas acompa帽adas por C谩ritas las que, al margen de la situaci贸n y el contexto econ贸mico, nunca logran acceder a un empleo.

Otra realidad analizada es la de los ingresos dignos, una l铆nea de flotabilidad muy dif铆cil de lograr para muchas familias. Seg煤n los datos del ORS, cerca de 315.000 personas (21%) acompa帽adas por C谩ritas viven en hogares que en ninguno de los meses en los que han sido consultados, ni antes de la pandemia ni a lo largo de la misma, han conseguido unos ingresos que les permitiera salir de situaciones de pobreza.

Por otra parte, alrededor de 26.000 personas (14%) viven en hogares que antes de la crisis no viv铆an en situaci贸n de pobreza y ahora s铆 lo est谩n. Se trata de un grupo que puede ser definido como uno de los grandes perdedores o damnificados de esta crisis, familias que han perdido sus ingresos y se ven ahora ante el abismo de la pobreza.

Adem谩s, la presencia de menores de edad en el hogar se muestra como un factor diferencial: la tasa promedio del 47% de pobreza se eleva al 55% en los hogares donde viven menores, una realidad que afecta al 59% de los hogares monoparentales y al 81% de las familias numerosas.

La mitad no pueden pagar la vivienda

La vivienda es otro de los grandes problemas agudizados con la pandemia. Desde que comenzara esta crisis una de cada cinco familias atendidas por C谩ritas ha cambiado de vivienda. Entre las m煤ltiples causas que alegan para ese cambio destaca que un 50% que afirman haberlo hecho porque no pod铆an seguir pagando la vivienda en la que resid铆an. Es preocupante que, a pesar de los esfuerzos econ贸micos que realizan las familias, a煤n haya m谩s de 220.000 familias (45,8%), que no pueden hacer frente a los gastos de suministros b谩sicos de agua, energ铆a o internet.

El informe analiza, adem谩s, la importancia de otras dimensiones radicalmente importantes para la vida y para el bienestar que afloran en estos momentos, que tienen que ver con las percepciones, las preocupaciones, la salud mental y las redes de apoyo.

Las percepciones. Si para 9 de cada 10 residentes en Espa帽a la percepci贸n mayoritaria de que la situaci贸n econ贸mica del pa铆s actualmente es mala o muy mala, entre las familias vulnerables la percepci贸n es que ese golpe no ha sido tan grave y un 26% incluso califican la situaci贸n econ贸mica de Espa帽a como buena. Para ellas, los cambios econ贸micos del contexto no suponen un impacto tan grave, dada su precaria situaci贸n de partida.

En el caso de la poblaci贸n m谩s vulnerable, est谩 preocupada por su trabajo y econom铆a personal (52%), por su estado an铆mico (20%) y por la posible p茅rdida de empleo (12%), en caso de haberlo. Esto contrasta con las preocupaciones del conjunto de la poblaci贸n, m谩s atenta a las restricciones derivadas del control de la COVID, como la distancia con los seres queridos (39%), las restricciones de movimientos (38%) o los confinamientos (18%). Es decir, dos l铆neas de preocupaci贸n diferenciales, capacidad econ贸mica y estado de 谩nimo, frente a libertad de movimiento y estar cerca de los seres queridos.

Cuidado de la salud. Llevamos 15 meses soportando unas condiciones vitales que han impactado en la salud mental de toda la poblaci贸n, pero de manera muy especial a la poblaci贸n vulnerable. Casi la mitad de la poblaci贸n vulnerable se ha sentido estresada, preocupada y sin control sobre esas preocupaciones, triste y deprimida. La mitad de la poblaci贸n en situaci贸n de exclusi贸n tiene miedo a perder su trabajo y tres de cada cuatro familias temen perder o ver mermados sus ingresos.

Salud mental y exclusi贸n

Asimismo, desde que comenz贸 la pandemia el 40% de las personas vulnerables han sufrido uno o m谩s ataques de ansiedad o p谩nico, 2,5 veces m谩s que en la poblaci贸n general, y sus niveles de estr茅s, preocupaci贸n y tristeza se duplican respecto al conjunto de la poblaci贸n en Espa帽a. La pobreza, por tanto, no solo impacta en las condiciones de vida materiales, sino tambi茅n en la salud integral y en el bienestar emocional.

Redes de apoyo. Un elemento importante para paliar las situaciones de pobreza econ贸mica o de p茅rdida de salud mental son las redes de apoyo, tanto materiales como emocionales. Para la poblaci贸n atendida por C谩ritas, esas redes relacionales cada vez tienen menor capacidad de ayuda: el 14% de la poblaci贸n atendida por C谩ritas no cuentan con ning煤n tipo de apoyo ni para su soporte emocional o de cuidado, ni en la esfera m谩s material (pr茅stamo de dinero o apoyo en la b煤squeda de empleo), ni en el asesoramiento a la hora de realizar tr谩mites o gestiones. Este porcentaje se duplica, alcanzado casi el 28%, para quienes sufren situaciones de pobreza econ贸mica.

No abandonar a nadie a la deriva

鈥淪e habla de 鈥渧uelta a la normalidad鈥 鈥搒e帽ala Raul Flores鈥 pero quiz谩 debamos empezar por re-pensar esa normalidad y plantear que lo que tenemos delante es una oportunidad de crear un escenario diferente, de construir una normalidad que difiera en algunos puntos sustanciales de lo que conoc铆amos y donde los derechos humanos sean garantizados de forma eficaz para todas las personas鈥.

Para ello, 鈥渆s necesario que las pol铆ticas sociales sean integrales, que pongan en el centro de a las personas y sus derechos鈥. En concreto, desde el ORS de C谩ritas lanzan las propuestas de:

– reivindicar, proteger y desarrollar: el derecho a un trabajo digno,

– el derecho a la vivienda y el derecho a la energ铆a y al agua,

– el derecho a un sistema de garant铆a de rentas que proteja,

– el derecho a lo digital

– y el derecho a la salud mental, con especial atenci贸n a quienes m谩s han sufrido esta crisis, lo que pasa por el cuidado mutuo y el aprendizaje de que la salud mental no es solo individual, sino social.

Todos estos derechos han sido reforzados mediante la reciente ratificaci贸n efectiva y plena por parte del Reino de Espa帽a de la Carta Social Europea revisada, lo que ha supuesto la consecuci贸n de la primera de las 8 Propuestas pol铆ticas presentadas por C谩ritas ante las elecciones legislativas de 2019.

鈥淪e trata, en definitiva 鈥搒ubray贸 el coordinador de estudios de C谩ritas鈥 de derechos que pueden condensarse en un derecho emergente y urgente, que es el derecho al cuidado, que m谩s all谩 del auto-cuidado, tambi茅n necesario, se centre en el cuidado mutuo como expresi贸n de reconocimiento de nuestra vulnerabilidad y de nuestra interdependencia鈥.

Invitaci贸n de Manuel Bret贸n a 鈥渟er m谩s pueblo鈥

Finalmente, el presidente de C谩ritas, Manuel Bret贸n, incidi贸 en la oportunidad de que, en medio del dolor y la p茅rdida, esta crisis sirva para que “nuestra instituci贸n tenga m谩s ganas, si cabe, de luchar por recuperar la vida de los que m谩s han sufrido y sufrir谩n las consecuencias que esta pandemia deja en nuestro pa铆s y tambi茅n lejos de nuestras fronteras”.

Enlace relacionado Religi贸nDigital.org 23/06/2021.




Fuente: Sasmadrid.org