April 14, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
350 puntos de vista


Este miércoles, el pueblo yezidí de Irak, Siria y todo Medio Oriente celebra el Çarşema Sor, su año nuevo y, según la mitología, momento en que Dios envía un ángel a la tierra, todos los años, para eliminar el mal entre las personas.

Durante esta jornada, los yezidíes colorean huevos como un símbolo para la renovación de la naturaleza. Para que el universo pueda tomar forma, los huevos se hierven. Además, la yema simboliza el sol.

En el Çarşema Sor (también conocido como miércoles rojo) la gente se levanta temprano y reza mirando al sol por todos los seres vivos. Más tarde, se distribuyen dulces y se colorean los huevos. En las horas de la mañana, los pobladores salen a la naturaleza y recogen flores rojas, que se cuelgan en las puertas principales de las casas junto con las cáscaras de huevo. Estas decoraciones están destinadas a proteger las casas de posibles los ataques.

Para la fe yezidí, Dios insufló vida a la tierra un día miércoles, que se convirtió en un momento de la resurrección de las criaturas.

El miércoles rojo de este año se conmemora en el marco de la resistencia de la comunidad yazidí del norte de Irak, luego de que el Partido Democrático de Kurdistán (PDK) y el gobierno central iraquí llegaran a un acuerdo sobre temas administrativos y de seguridad en el distrito de Shengal, el 9 de octubre de 2020. Esta región de mayoría yezidí, sus pobladores junto a la guerrilla del PKK enfrentaron al Estado Islámico (ISIS) y posteriormente declararon su autonomía.

Desde la Facultad de Ciencias Religiosas de la Universidad de Rojava, el jefe del Deparatamento de Religión Yezidí, Nassim Shamo, explicó que la religión yezidí recuerda que el universo era oscuro y nebuloso, y estaba cubierto de hielo. Pero Dios envió un “pavo real, el rey” a la tierra un miércoles para encontrar vida en ella. El enviado de Dios descendió por primera vez en Lalish, lugar de peregrinación para los yezidíes, ubicado en el área de Sheikhan, en el Kurdistán iraquí. El pavo real, según esta fe, debido al hielo aterrizó en el árbol de Harar, (el árbol de la gloria del Señor), y por el poder del Creador, el hielo se derritió  debido al calor del sol, por eso la faz de la tierra fue adornada con un traje de flores y rosas de varios colores, entre ellos el rojo, amarillo y verde.

“Çarşema Sor” en kurdo significa “miércoles rojo”. “Çarşem” consiste en las palabras kurdas “çar” para cuatro, y “şem” para la semana, que significa el “cuarto día de la semana”, que es miércoles. “Sor” significa rojo. El día también se llama “Sersal” (“ser” kurdo: arriba, cabeza y / o arriba; y “sal”: año), que significa “Año Nuevo”.

El Año Nuevo yezidí se celebra el primer miércoles de abril, que según el calendario de este pueblo es siempre el primer día de abril y el Año Nuevo. Dado que el calendario yezidí sigue el calendario gregoriano por 13 días, el Año Nuevo se celebra el primer miércoles de abril, que cae el 14 de abril o después en el calendario gregoriano. En kurdo, el mes de abril se llama “Nîsan”. El primer día del mes “Nîsan” es el “Çarşema Sor”.

Ante esta nueva celebración, el Movimiento de la Sociedad Democrática (TEV-DEM) de Rojava difundió una declaración en el que extendieron “nuestras más cálidas felicitaciones y bendiciones a nuestro pueblo kurdo en general y a los yezidíes en particular, y a todos los pueblos de la región”.

Desde el TEV-DEM señalaron que el miércoles rojo significa reforzar los cimientos de  la cultura yezidí, al mismo tiempo que sirve para impulsar una nueva filosofía de vida. También, remarcaron en el comunicado, permite “preservar los valores y la moral superiores del ser humano”, a su vez que “representa el respeto mutuo y la aceptación del principio de igualdad y justicia, y los valores fundamentales de paz y coexistencia entre todos los componentes de la región de Mesopotamia”.

FUENTE: ANF / ANHA / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org