March 14, 2021
De parte de Paco Salud
423 puntos de vista



Carta de Durruti desde el Penal del
Puerto Santa Maria a su madre y hermanos (1933)

El 13 de septiembre Durruti, Ascaso y
Combina, junto a varios compa帽eros, fueron trasladados a Sevilla para ser
juzgados en aplicaci贸n de la Ley de vagos y maleantes de la Segunda Rep煤blica,
con gran indignaci贸n de todos ellos, que consideraban como un insulto ser
juzgados por vagos, porque toda su vida hab铆an vivido del fruto de su trabajo.

Por Agust铆n Guillam贸n

El domingo 2 de abril de 1933,
Durruti, Ascaso y 鈥淐ombina鈥 hab铆an sido detenidos en Sevilla, a la salida del
Congreso Regional de Andaluc铆a y Extremadura. El argumento esgrimido para
justificar la actuaci贸n policial era 茅ste: 鈥渃omo responsables de los conceptos
delictivos que emitieron en el mitin de clausura鈥漑1], esto es, un delito de
opini贸n, que atentaba contra la m谩s elemental libertad de expresi贸n de las
personas.

El domingo 9 de abril, en Barcelona,
los m谩s destacados dirigentes de Estat Catal脿 (EC) y Esquerra Republicana de
Catalunya (ERC), reunidos en el homenaje al fascista Josep Denc谩s, entonces
Consejero de Sanidad, consideraban que las detenciones de Sevilla hab铆an descabezado
a la Federaci贸n Anarquista Ib茅rica (FAI) y que esta organizaci贸n pod铆a darse
como extinguida. Tales declaraciones tomaban los deseos por realidades, como
suele ser habitual entre los mandos del aparato represivo burgu茅s, cuando
pretenden reducir complejas y profundas cuestiones sociales y pol铆ticas a
puntuales o habituales problemas de 鈥渢errorismo鈥 y orden p煤blico,
individualizadas adem谩s en algunos l铆deres o cabezas de turco. Josep Denc谩s
hab铆a sido uno de los principales fundadores y promotores, con los hermanos
Bad铆a, de los escamots fascistas e independentistas de las JEREC (Juventudes de
Esquerra Republicana-Estat Catal脿).

Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso
y Vicente P茅rez 鈥淐ombina鈥漑2] fueron encarcelados en el penal de Santa Mar铆a
(C谩diz), tras pasar algunos d铆as en la c谩rcel de Sevilla.

En ese penal Durruti escribi贸 una
carta a su familia en la que destaca su definici贸n de patria como 鈥渃onjunto de
propiedades鈥 y la oposici贸n que hace entre guerra imperialista y guerra social,
entendida como sin贸nimo de lucha de clases. La mayor parte de la carta est谩
dirigida a su hermano Pedro, en un intento de ayudarle a profundizar en el
an谩lisis de la guerra, puesto que Buenaventura consideraba que Pedro no lo
hab铆a enfocado adecuadamente en un art铆culo publicado recientemente en la
prensa.

En la carta cabe destacar algunos
puntos que inciden en la biograf铆a de Durruti:

1.- Su permanencia durante un a帽o en
Par铆s durante la Gran Guerra.

2.- Su relaci贸n con P铆o Baroja, que lo
visit贸 en prisi贸n, posiblemente interesado en el contacto y conocimiento
directo de un hombre de acci贸n como Durruti.

3.- El trato discriminatorio y
vejatorio de las autoridades republicanas respecto a los militantes
anarquistas, que imped铆a la menor colaboraci贸n o entendimiento del movimiento
anarcosindicalista con las autoridades de la Segunda Rep煤blica.

A continuaci贸n, reproducimos
铆ntegramente esa carta:

鈥淧uerto de Santa Mar铆a, 3 de junio de
1933[3].

Querida madre y hermanos.

He recibido vuestra carta, fechada del
d铆a 1, en la que me dec铆s que ten茅is los pases en vuestro poder, y me
pregunt谩is que hac茅is con ellos.

Los pases os los guard谩is hasta que yo
salga y una vez en Barcelona me los mand谩is. Lo que lamento es que ser谩 f谩cil
que no me pueda servir de ellos, pues si hace dos meses que los ten茅is en
vuestro poder; nada m谩s hace falta uno para que caduquen; mes que ser谩 muy
f谩cil que pase aqu铆: pues est谩 visto, que el Gobierno est谩 dispuesto a que pase
el verano a la sombra.

Hace unos d铆as confiaba en salir, pues
los compa帽eros de Madrid me hab铆an escrito dici茅ndome que Quiroga[4] hab铆a dado
贸rdenes para que nos pusieran en libertad. Pero de repente, sin que nadie lo
esperara, se nos present贸 el juez de este pueblecito, con un telegrama del
juzgado que instruye el proceso por el mitin de clausura del Congreso; proceso
por el cual est谩bamos en libertad, bajo la fianza personal de mil pesetas; y
nos comunic贸 que hab铆a recibido un telegrama de Sevilla en el cual nos ten铆a
que notificar, que el proceso estaba reformado; y se nos retiraba la fianza;
por lo tanto qued谩bamos a disposici贸n del juzgado de Sevilla, procesados y sin
fianza.

Yo le pregunt茅 al juez; a que obedec铆a
esta modificaci贸n en un proceso sin importancia como 茅ste: no supo qu茅
contestarme; y se ci帽贸 a comunicarme mi prisi贸n sin fianza. Este caso es la
primera vez que se ve, pues todos los procesos por delito de imprenta o palabra
son con fianza, y sin prisi贸n. No s茅 con que intenci贸n habr谩n modificado esta
fianza. Hemos escrito a los compa帽eros de Sevilla para que nos aclarasen esta
inc贸gnita; unas vez 茅stos nos contesten; veremos a ver que intenciones abrigan
estos t铆os.

De aqu铆; que quer茅is que os cuente;
esta es una c谩rcel terrible, donde uno entra y no sabe cuando sale; esto es
peor que el infierno de Dante. Estamos completamente incomunicados; han venido
compa帽eros a vernos y no se les ha autorizado la comunicaci贸n. Est谩 visto que
el Ministerio de la Gobernaci贸n est谩 dispuesto a que nadie nos vea. Ahora que
nosotros vamos a protestar de esta medida excepcional que se emplea con
nosotros, pues todos los presos que hay en las c谩rceles de Espa帽a pueden hablar
con sus familias y amigos; y a nosotros, que somos presos pol铆ticos, no nos
deja comunicar con nadie: y luego nos critican porque atacamos al r茅gimen
republicano. Que quieren que digamos cuando cometen estas barbaridades con
nosotros.

P铆o Baroja[5], cuando vino a verme a
la c谩rcel de Sevilla me dec铆a: es terrible lo que hacen con ustedes; y yo le
pregunt茅 qu茅 posici贸n cree Don P铆o que debemos adoptar nosotros frente a estas
arbitrariedades. No supo qu茅 contestar. Luego he le铆do un art铆culo de 茅l en
Ahora, que es la contestaci贸n que no se atrev铆a a darme a trav茅s de las
rejas[6].

Bueno, no quiero hablaros m谩s de estas
cosas porque me pongo de mal humor.

Al viejo Germinal[7], que le hab铆an
puesto en libertad, le han detenido, y est谩 en las mismas condiciones que
Combina y yo. Procesado por el mitin y sin fianza.

Hace unos d铆as he recibido La Ma帽ana,
que me lo manda Perico[8], he visto y le铆do el art铆culo que ha escrito con el
titulo 鈥淢ensaje de los ni帽os ingleses鈥, el art铆culo est谩 muy bien; pero Perico
no enfoca bien el problema de la guerra; y no te enfades por esto, hermano.
D铆as antes de la deportaci贸n os recordar茅is que hicimos un gran mitin en
Barcelona contra la guerra; en el cual tom贸 parte un gran pacifista franc茅s: el
pr铆ncipe de la paz como le llaman en Par铆s. 鈥淧ioch鈥漑9], 茅ste es el nombre de
esta gran figura internacional. Pioch hizo mucho por nosotros cuando est谩bamos
presos en Par铆s. Pioch hizo un discurso grandioso; expuso los cr铆menes de la
guerra de una forma majestuosa. Mimi[10] tom贸 su discurso taquigr谩fico; yo
habl茅 detr谩s de Pioch; despu茅s de saludarle y presentarle al p煤blico espa帽ol;
trat茅 los dos aspectos de la guerra. Guerra imperialista y guerra social. Sin herir
la susceptibilidad de Pioch, le pregunt茅 el porqu茅 hab铆an esperado los
pacifistas el peligro de guerra para encararse contra la monstruosidad de la
guerra. Los pacifistas de hoy, han tenido necesidad de inspirarse en los
cr铆menes cometidos, para hacer art铆culos en la prensa y discursos en los
tribunales; como si los cr铆menes cometidos del 14 al 18 fueran los 煤nicos
cr铆menes cometidos por el capitalismo. Yo he visto, hermano Perico, muchos
seres humanos mutilados en esa terrible guerra; por otro lado, t煤 sabes que
viv铆 un a帽o en Par铆s, en plena guerra. Pues bien, hermano, yo no tuve necesidad
de esa terrible tragedia para levantarme contra toda la clase de cr铆menes. Si
la guerra mutil贸 a miles de hombres, tambi茅n la guerra social ha mutilado a
miles de trabajadores. 驴Qu茅 diferencia hay entre el hombre que pierde un brazo
defendiendo la patria al que lo pierde trabajando? 驴Qu茅 es la patria? Seg煤n la
academia es el suelo donde uno ha nacido. 驴Pero qu茅 derechos le concede la
Patria al trabajador? El de trabajar cuando encuentra quien le explote. Es
decir, la Patria es el conjunto de propiedades; y en cuanto hay alg煤n otro pa铆s
que quiere usurpar parte de esa propiedad; entonces los propietarios se amparan
en las leyes que ellos mismo han creado; y con las armas nos obligan a morir en
el campo de batalla defendiendo la propiedad sagrada. En estas luchas los
hombres se asesinan los unos a los otros, y cuando la tragedia ha terminado,
los 煤nicos beneficiados son los propietarios.

驴Qu茅 es la guerra social? La lucha de
dos clases sociales. La una, la de los propietarios, que por obtener un m谩ximo
de beneficios, les importa un comino que sus operarios dejen entre las m谩quinas
algunas partes de sus miembros; el caso es ganar dinero. Por otro lado esta
clase de propietarios; ve que la otra clase pone en peligro sus propiedades;
tambi茅n apelan a las leyes que ellos han creado, y asesinan aquellos que no se
someten a la propiedad sagrada. En esta lucha, tambi茅n hermano hay muchos
hombres mutilados, muchos m谩s que en las guerras imperialistas.

驴C贸mo evitaremos la guerra? S贸lo hay
una forma, Perico. Aconsejando a las juventudes para que no construyan las
armas con las cuales se han de matar; y que no defiendan los intereses de
nadie. Quien tenga propiedades, que las defienda 茅l mismo.

Me vas a decir, Perico, que esto est谩
bien; pero que la guerra la tenemos encima, y hay que evitarla, de acuerdo
hermano: hay que evitar la guerra. Solo los trabajadores organizados son
capaces de impedir la matanza que se avecina. Cuando Herriot[11] regres贸 a
Par铆s de un viaje por Espa帽a, hizo unas declaraciones muy interesantes en la
prensa parisina. Espa帽a, dijo Herriot, es un pa铆s muy interesante y que ma帽ana
se debe tener en cuenta; pues en cuanto los j贸venes republicanos consigan fortalecer
la Rep煤blica, ser谩 un pa铆s muy 煤til para la seguridad de la paz.

Hay que tener en cuenta, hermano, que
cuando estos hombres hablan de la paz, es la guerra, y cuando habla de
fortalecer la Rep煤blica, es anular la organizaci贸n, que en momentos de guerra
podr铆a paralizar la vida industrial de la naci贸n. Herriot no se atrevi贸 a decir
p煤blicamente que en Espa帽a no es posible una movilizaci贸n mientras exista la
Confederaci贸n.

As铆 mismo, hay que evitar la guerra,
pero hay que prepararse para que 茅sta no se lleve a cabo. Si se hace
inevitable, tienes que dar soluciones para que fracasen los partidarios de
茅sta. Lo mismo que piensa uno de hacerse en el oto帽o un abrigo para salvarse
del fr铆o del invierno. Hay que organizarse; pero si llega el momento fatal de la
guerra, sepamos paralizar la industria nacional; arma contundente para hacer
fracasar los planes maquiav茅licos de una clase sin escr煤pulo, que por conservar
sus privilegios son capaces de hacer asesinar a media humanidad.

Perico, ti contin煤a escribiendo; tus
dos art铆culos me han gustado mucho; lo que tienes que hacer es leer; si
necesitas detalles para documentarte referente a la guerra; yo te los mandar茅,
pues en Par铆s hay un comit茅 integrado por hombres muy capaces, que escriben
mucho y bien referente a la guerra,

T煤 que lees el franc茅s, te ser谩n muy
煤tiles, en Barcelona yo tengo algunos peri贸dicos; si los necesitas escribes a
Mimi que te los manda, y si quisieras la [le] puedes decir que te ponga en
relaci贸n con este comit茅, y te suscribes a la prensa; es cuesti贸n de una peseta
por semana. Esta prensa te ser谩 muy 煤til. Si yo saliera pronto, hablar铆amos
esto, y te proporcionar铆a revistas francesas que son verdaderas joyas
literarias y cient铆ficas.

T煤 an铆mate Perico, y adelante; pero
sin hacer demagogia. Se triunfa cuando se es valiente.

Mimi me ha escrito que su madre se
marcha para Par铆s, la mujer[12] est谩 triste porque se queda sola, y tiene que
dar a guardar la nena[13].

Rosa[14]: m谩ndame si la tienes, la
carta que has le铆do en la prensa, y que est谩 firmada por m铆, pues no la he
le铆do.

Dar recuerdos a los amigos, y
Manol铆n[15] que me escriba.

Recibir un abrazo de 茅ste que os
quiere, Pep茅[16].鈥

[Firmado Pep茅]

*Las fotos de Durruti, D铆ez, Ascaso,
Combina y Lorda fueron utilizadas en un fotomontaje que les mostraba tras unas
rejas, en la c谩rcel del Penal del Puerto de Santa Mar铆a en agosto de 1933. Fue
una postal muy difundida en la 茅poca, enviada por Durruti a su familia y a
compa帽eros de lucha con dos hermosas dedicatorias alternativas al dorso de la
foto. La primera dedicatoria dec铆a: 鈥淣o habr谩 paz en la tierra mientras existan
las c谩rceles. Que no olviden los idealistas que ellos son los encargados de
destruirlas鈥. La segunda dedicatoria: 鈥淟a 煤nica soluci贸n que han dado los
republicanos es encarcelar a los que no piensan como ellos鈥.

El 13 de septiembre Durruti, Ascaso y
Combina, junto a varios compa帽eros, fueron trasladados a Sevilla para ser
juzgados en aplicaci贸n de la Ley de vagos y maleantes de la Segunda Rep煤blica,
con gran indignaci贸n de todos ellos, que consideraban como un insulto ser
juzgados por vagos, porque toda su vida hab铆an vivido del fruto de su trabajo.
Se declararon en huelga de hambre. Finalmente Combina y Durruti fueron
liberados de la c谩rcel el 7 de octubre de 1933, llegando a Barcelona el d铆a 10.
Sin embargo Francisco Ascaso y otros tres compa帽eros (D铆ez, Valiente y Paniza)
fueron retenidos en la c谩rcel hasta el 3 de noviembre, acusados por el juez de
un nuevo delito de 鈥渄esobediencia鈥, por negarse a firmar la sentencia que les
regalaba el t铆tulo de vagos.

El 22 de octubre de 1933 ocho mil
miembros uniformados de los escamots de las JEREC desfilaron militarmente en
Montjuic, imitando el modelo nazi-fascista. Vestidos con camisa militar verde,
pantalones oscuros de pana, correajes de cuero y botas, vitorearon los
discursos de Miguel Bad铆a, de Josep Denc谩s (seg煤n la 鈥淪oli鈥 rid铆culo imitador
de Hitler) y del tan manipulado como ambicioso presidente Maci脿.

Tal desfile provoc贸 al d铆a siguiente
un encendido debate en el Parlamento catal谩n, que rechazaba en su mayor铆a tales
manifestaciones totalitarias, aunque todo qued贸 en mera palabrer铆a y en la
mayor pasividad.

El 24 de octubre un grupo de escamots
asaltaron a punta de pistola la imprenta donde se imprim铆a el semanario
humor铆stico catalanista y liberal El Be Negre, provocando algunos desperfectos,
al tiempo que destru铆an y secuestraban los cinco o seis mil ejemplares del
n煤mero de esa publicaci贸n en curso de impresi贸n. No se detuvo a nadie, el
redactor que hab铆a ofendido a algunos dirigentes de ERC y Estat Catal脿 huy贸
prudentemente a un lejano pa铆s y el propietario de la imprenta present贸 cargos
por destrucci贸n de algunos enseres y deterioro de maquinaria contra el confeso
participante en el asalto, el se帽orito Jaume Aiguader (hijo del alcalde de
Barcelona y dirigente de ERC del mismo nombre), que estuvo al mando, con su t铆o
Artemi, del escamot de los 15 asaltantes del semanario. La 鈥淪oli鈥 advirti贸 que
si los escamots les atacaban se defender铆an adecuadamente, muy lejos de la
pasividad mostrada por El Be Negre.

En los meses siguientes la emulaci贸n
fascista de los escamots incluy贸 tambi茅n reventar huelgas y boicotear los
m铆tines de los partidos rivales, al mismo tiempo que Bad铆a y Denc谩s se hac铆an
con los resortes efectivos de Gobernaci贸n y Orden P煤blico, torturando
sistem谩ticamente a los cenetistas detenidos por la huelga de tranv铆as en
Barcelona. Mientras tanto, Durruti, Ascaso y Combina intervinieron en los
masivos m铆tines de la campa帽a abstencionista de la CNT. La guerra social segu铆a
su curso.

 

[1] La Vanguardia (5 de abril de
1933).

[2] Vicente P茅rez Viche, 鈥淐ombina鈥.
Nacido en Barcelona el 28 de junio de 1900. Barnizador. Exiliado en Francia
durante la Dictadura de Primo de Rivera, Abandon贸 el Congreso de Marsella de
1926, junto a Garc铆a Oliver, cuando no se aceptaron las tesis colaboracionistas
con los pol铆ticos. Particip贸 en numerosos congresos, conferencias y m铆tines por
toda la geograf铆a espa帽ola. Intervino con Durruti y Garc铆a Oliver en la campa帽a
de agitaci贸n de enero de 1932, iniciada en Sallent, que culmin贸 en la
insurrecci贸n del Alto Llobregat. Detenido en Sevilla el 2 de abril de 1933,
despu茅s de pronunciar el discurso de clausura del Congreso Regional andaluz.
Preso en el penal del Puerto de Santa Mar铆a hasta octubre. El 16 de noviembre
de 1933 intervino en el mitin organizado por la FAI celebrado en el Palacio de
Artes Decorativas de Montjuic, con Francisco Ascaso, Domingo Germinal,
Alejandro Gilabert, Dolores Iturbe, S茅bastien Faure y Buenaventura Durruti. En
los a帽os siguientes comparti贸 cartel con los m谩s destacados oradores
confederales, en los principales m铆tines anarcosindicalistas. Asisti贸 al
Congreso de mayo de 1936. Durante la guerra fue uno de los nueve ediles
cenetistas en el Consejo Municipal de Barcelona, Fue presidente del Sindicato
de Transportes de Barcelona. Se adhiri贸 al mitin de Los Amigos de Durruti
celebrado en el Teatro Poliorama. En agosto de 1938 fue nombrado secretario de
la Federaci贸n Nacional de Transportes de la CNT. Al final de la guerra se
exili贸 en Venezuela y luego en M茅xico.

[3] En el encabezado de la carta se
escribe una fecha err贸nea: 3-6-1926.

[4] Santiago Casares Quiroga (1884 鈥
1950) fue abogado y pol铆tico republicano. Ocup贸 diversos ministerios durante la
Segunda Rep煤blica. En junio de 1933, fecha de la carta de Durruti, era Ministro
de Gobernaci贸n, cargo que ocup贸 durante el bienio socialista-republicano
(1931-1933). Era amigo personal de Aza帽a. Tras el acceso de Aza帽a a la
presidencia de la Rep煤blica fue nombrado Presidente del Consejo de Ministros y
Ministro de la Guerra (mayo de 1936), cargo que desempe帽贸 hasta el 18 de julio
de 1936, cuando dimiti贸, desbordado por el golpe de estado militar al que no
hab铆a sabido enfrentarse.

[5] La descripci贸n de Durruti la dej贸
plasmada en su obra El cabo de las tormentas.

[6] Art铆culo de P铆o Baroja publicado
en Ahora (23 de abril de 1933), titulado 鈥淟atifundio y comunismo鈥.

[7] Domingo Miguel Gonz谩lez
(1880-1936), conocido por su seud贸nimo de Domingo Germinal, o Germinal. Su
juventud transcurri贸 en Vizcaya. Hacia 1905 ingres贸 en la marina mercante.
Residi贸 en Cuba y M茅xico durante los a帽os veinte. En 1929 regres贸 a Espa帽a.
Entre 1929 y 1930 vivi贸 en Blanes y Barcelona, colaborando en La Revista
Blanca. El 15 de septiembre de 1930 particip贸 en un mitin a favor de los presos
celebrado en el Palacio de Bellas Artes de Barcelona, donde exigi贸 al Estado la
amnist铆a para los presos por delitos pol铆ticos y sociales. El 16 de octubre,
una conferencia que ten铆a que dar en el teatro Apolo de Vilanova i la Geltr煤
fue suspendida por orden del gobierno. En los a帽os treinta mitine贸 por todo el
pa铆s. Era un excelente orador, en varias lenguas, que atra铆a mucho p煤blico.
Detenido en Sevilla el 2 de abril de 1933, hasta octubre estuvo preso en el
penal del Puerto de Santa Mar铆a. El 5 de noviembre de 1933 intervino con Josep
Corbella, Francesc Isgleas, Valeriano Orob贸n, Benito Pab贸n y Buenaventura
Durruti, en el gran mitin de la plaza de toros Monumental de Barcelona contra
las elecciones, organizado por la CNT, la FAI. Y el d铆a 16 en el mitin
organizado por la FAI, celebrado en el Palacio de Artes Decorativas de
Montjuic, con Francisco Ascaso, Vicente P茅rez Viche (Combina), Alejandro
Gilabert, Dolores Iturbe, S茅bastien Faure y Buenaventura Durruti. Huyendo de la
represi贸n republicana, vivi贸 escondido en diversas localidades valencianas y
m谩s tarde, buscando un clima benigno para su enfermedad, se instal贸 en Palma de
Mallorca (y ocasionalmente en Ibiza), donde entre 1935 y 1936 dirigi贸 el
peri贸dico Cultura Obrera. Muri贸 en Elche en marzo de 1936.

[8] Perico, diminutivo de Pedro, era
hermano de Durruti: Marciano Pedro Durruti Domingo (1911-1937). Tras militar en
el anarquismo, se afili贸 a Falange en 1936 y lleg贸 a tratar con Jos茅 Antonio
Primo de Rivera, con quien hab铆a coincidido en la C谩rcel Modelo madrile帽a, y
que aval贸 su ingreso en Falange. Muri贸 nueve meses despu茅s que su hermano. Fue
fusilado el 22 de agosto de 1937, en un pueblecito de Le贸n, por miembros de su
mismo bando que le consideraban un radical, tras un juicio de guerra sumar铆simo
algo chapucero.

[9] Georges Pioch (1873- 1953) fue un
periodista y destacado militante pacifista franc茅s. A finales de 1930 cre贸 y
presidi贸 la Liga Internacional de los combatientes de la paz, de la que Romain
Rolland era el presidente de honor y Victor M茅ric su secretario general. En el
comit茅 de honor figuraban Albert Einstein, Stefan Sweig, Upton Sinclair, Paul
Langevin, Georges Duhamel, Charles Vildrac y Jules Romains. Georges Pioch
dimiti贸 en 1937 porque cre铆a que no se condenaba con suficiente firmeza y
eficacia los procesos de Mosc煤. Firm贸 junto a Jean Giono, Victor Margueritte,
Marcel Martinet y Simone Weil una petici贸n que exig铆a la no intervenci贸n en las
cuestiones espa帽olas, acompa帽ada por una petici贸n de mediaci贸n entre las partes
en conflicto. Se retir贸 de toda actividad p煤blica en 1943 Muri贸 en Niza el 27
de marzo de 1953.

[10] Mimi era la compa帽era de Durruti:
脡milienne Morin (1901-1991).

[11] 脡douard Herriot (1872-1957),
pol铆tico, hombre de Estado y escritor franc茅s. Miembro del Partido radical
republicano y figura destacada de la Tercera y de la Cuarta Rep煤blica. Estudi贸
en la Escuela Normal Superior y ejerci贸 el profesorado en Nantes y desde 1902
en Lyon, cuya alcald铆a ocup贸 desde 1905 a 1925 y, tras la II Guerra Mundial,
hasta su muerte. A partir de 1910 su labor pol铆tica en el 谩mbito local fue
dando paso al nacional, llegando a participar en nueve gabinetes de gobierno y
a ser primer ministro en tres ocasiones. Fueron sus principales cargos
pol铆ticos el de Ministro de Transportes y Obras P煤blicas, en 1916鈥1917;
Ministro de Educaci贸n, en 1926鈥1928; Presidente del Consejo de Ministros y
Ministro de Relaciones Exteriores en 1924鈥1925, julio de 1926 y de junio a
diciembre de 1932; Ministro de Estado, en 1934鈥1936. En 1946 fue elegido miembro
de la Academia Francesa. Presidente de la Asamblea Nacional desde 1947 hasta
1954.

[12] Emilienne Morin.

[13] Colette Durruti, nacida en
diciembre de 1931, hija 煤nica de Buenaventura y Emilienne.

[14] Rosa Durruti, su hermana.

[15] Manuel Durruti, hermano de
Buenaventura de simpat铆as socialistas. En la revoluci贸n de octubre de 1934
muri贸 de un disparo, cerca del puente de San Marcos, en la ciudad de Le贸n.

[16] Durruti, en la correspondencia
con su familia, firmaba Pep茅. Recordemos que su nombre era Jos茅 Buenaventura.

Fuente: http://kaosenlared.net/carta-de-durruti-desde-la-carcel-1933/#.WMWuOMntBW0.twitter




Fuente: Pacosalud.blogspot.com