December 19, 2020
De parte de La Haine
386 puntos de vista

El caso de Santrich es la comedia-tragedia hist贸rica en la cual las clases dirigentes de manera reiterativa han traicionado los pactos y/o acuerdos de paz con los grupos insurgentes. Se puede recordar desde la traici贸n a Jos茅 Antonio Gal谩n por el r茅gimen espa帽ol a fines del siglo XVIII, el asesinato posterior a Rafael Uribe Uribe a comienzos del siglo XX y el asesinato de Guadalupe Salcedo en los a帽os cincuenta.

La tendencia hist贸rica del r茅gimen pol铆tico es incumplir los acuerdos pactados entre las insurgencias armadas y sociales, con la finalidad de desmontar sus procesos pol铆ticos, aniquilar a sus miembros y reducir su capacidad de influencia. De lo anterior, existen muchos ejemplos en la historia reciente, que no vale la pena mencionarlos.

POSVERDAD Y R脡GIMEN POL脥TICO

Sin embargo, el caso de Jes煤s Santrich , se articula a un nuevo fen贸meno reciente, que parte de las transformaciones generadas por el capitalismo en su fase neoliberal, y es el nacimiento del fen贸meno de la posverdad. Dicho proceso parte de la reproducci贸n de la doctrina asociada al 鈥淔in de la Historia y de los grandes relatos鈥, en donde en la sociedad del mundo contempor谩neo no existen grandes verdades y/o relatos, sino que, en cambio, florece el relativismo de una falsa diversidad, en donde cada individuo y cada grupo tiene una verdad 煤nica e inconexa.

Para esta concepci贸n del mundo se puede ser por igual una persona Terraplanista y Cient铆fico, cuando claramente existe una contradicci贸n de forma y de fondo en estas dos concepciones de ver el mundo. Pero lo anterior se articula de una manera h谩bil, con los discursos legitimadores del actual orden social vigente.

A pesar de que se habla de diversidad y m煤ltiples formas de existencia e identidad, el gran consenso es que el principal productor de dicha diversidad es el mercado y el consumo, como 煤nico medio de generaci贸n de equidad. Es decir, por un lado, se habla de la muerte las grandes verdades, pero por el otro se legitima el capitalismo en su fase neoliberal como 煤nico orden social vigente.

Es en este contexto en donde el capitalismo a trav茅s de los grandes medios de comunicaci贸n y las redes sociales usan las falsas noticias (‘fake news’) y grandes estrategias para influir y generar miedo, con la finalidad de torpedear por todos los medios los llamados a la construcci贸n de un mundo diferente y opuesto al metabolismo del capital. Un claro ejemplo es el nacimiento del mito por todo el mundo del Castro-Chavismo bajo la misma l贸gica de la guerra fr铆a y la campa帽a del NO en el plebiscito.

En este contexto el caso de Jes煤s Santrich es otro ejemplo de la aplicaci贸n de la l贸gica de la Posverdad, a trav茅s de la puesta en marcha de una estrategia previamente pensada por el r茅gimen pol铆tico para dinamitar el proceso de paz, a trav茅s de un entramado de acciones. Por un lado est谩 el entrampamiento, en donde se neg贸 la soberan铆a nacional actuando como una rep煤blica bananera en pro de los intereses del Tirano del Norte, boicoteando el actuar de la JEP y la Corte Suprema a trav茅s de la negaci贸n de los veinticuatro mil audios. Y por el otro, el linchamiento medi谩tico a que fue sometido, en un proceso de juzgamiento sin garantizar el debido proceso, que en los 煤ltimos d铆as, denota la complicidad de los grandes medios con la estrategia de la fiscal铆a, el inter茅s del r茅gimen pol铆tico por torpedear y lanzar por la borda el proceso de paz (Santos-Duque).

En esta v铆a, es necesaria la reflexi贸n sobre la importancia, desde los sectores alternativos, democr谩ticos y revolucionarios, de la b煤squeda de la verdad, como uno de los principales mecanismos para poder esclarecer y denunciar la realidad que se esconde detr谩s del fetiche y develar su secreto, tal como lo dir铆a Marx.

En este caso se requiere que todo el movimiento social y popular pueda fortalecer su ejercicio de denuncia contra las arbitrariedades del poder establecido y buscar por todos los medios la construcci贸n en la calle de un gobierno alternativo y democr谩tico, que pueda garantizar la implementaci贸n de los acuerdos, acabar con la perfidia y buscar todos los caminos necesarios para la paz completa y la soluci贸n pol铆tica al conflicto armado. En estos momentos no se puede ser ambivalente y caer en los cantos de Sirena del r茅gimen. Los hechos demostraron que los Ex Negociadores de Paz de las FARC-EP eran totalmente inocentes y que el militarismo los llev贸 nuevamente a alzar las armas en vista de las nulas garant铆as para la reincorporaci贸n.

CALPU




Fuente: Lahaine.org