November 6, 2020
De parte de La Haine
135 puntos de vista


Des del Servei d鈥橝tenci贸, Recuperaci贸 i Acollida (SARA) de persones v铆ctimes de viol猫ncia masclista de l鈥橝juntament de Barcelona asseguren viure “una situaci贸 l铆mit” en el seu lloc de feina. Despr茅s de m茅s de dos anys esperant signar un acord laboral espec铆fic amb l鈥橝juntament de Barcelona, els sindicats denuncien que el setembre van topar amb una nova negativa a acceptar les seves propostes per part de la Regidoria de Feminismes i LGTBI.

El SARA 茅s un servei municipal que es va internalitzar l鈥檃ny 2016 i actualment 茅s l鈥檈ncarregat d鈥檕ferir una atenci贸 ambulat貌ria i espec铆fica a persones v铆ctimes de situacions de viol猫ncia masclista. Despr茅s de la signatura del nou conveni laboral per a totes les treballadores municipals l鈥檃ny 2018, 茅s l鈥櫭簄ic servei que encara no t茅 un acord espec铆fic. En una carta de l鈥橝ssemblea de Treballadores enviada a l鈥Ajuntament aquest estiu, exposen: 鈥淰olem un horari que ens permeti atendre les necessitats de les nostres usu脿ries i que alhora ens permeti conciliar amb les nostres vides鈥. Segons afirmen, 鈥渦na administraci贸 que t茅 tants projectes per la igualtat i que fa tants esfor莽os per posar fi a la injust铆cia de g猫nere no hauria d鈥檌mposar un horari discriminatori a les treballadores especialitzades de l鈥櫭爎ea d鈥檃tenci贸 de viol猫ncia masclista鈥.

Segons els sindicats CCOO, UGT, CGT i Intersindical-CSC, el SARA 鈥渆s troba saturat per la falta d鈥檈spais i recursos, cosa que fa que les treballadores no tinguin uns horaris que els permetin una conciliaci贸 laboral i personal鈥. Treballadores com Maria 鈥損refereix utilitzar el pseud貌nim per evitar repres脿lies鈥, qui exerceix al SARA des de fa cinc anys i 茅s membre de l鈥橝ssemblea de Treballadores, assenyalen que 鈥渁ctualment ens sentim molt esgotades perqu猫, al final, estem sent menyspreades. Ara mateix se鈥檔s est脿 fent un reconeixement de tota la feina que hem fet durant el confinament de forma p煤blica, per貌 a l鈥檋ora de la veritat continuem sent l鈥櫭簄ic servei de l鈥橝juntament que encara no est脿 regit pel seu conveni鈥.

Segons els sindicats CCOO, UGT, CGT i Intersindical-CSC, el SARA 鈥渆s troba saturat per la falta d鈥檈spais i recursos, cosa que fa que les treballadores no tinguin uns horaris que els permetin una conciliaci贸 laboral i personal鈥

Un dels serveis municipals m茅s importants que t茅 Barcelona per combatre les viol猫ncies masclistes a la ciutat est脿 en una situaci贸 d鈥檈str猫s cr貌nic, si es fa un rep脿s a les dades. Segons les 煤ltimes xifres oficials de l鈥橝juntament de Barcelona, les quals daten del 2018, el SARA va atendre 1.491 dones diferents, 148 d鈥檈lles per la via d鈥檜rg猫ncia, a m茅s d鈥檃tendre de forma directa 352 menors afectades. Tot, amb una plantilla de 42 professionals, amb una 煤nica seu f铆sica i assumint unes r脿tios que cap altre servei de l鈥橧MSS t茅. A la vegada, si s鈥檃nalitzen les xifres sobre viol猫ncies masclistes a la ciutat, es pot comprovar el nivell de tensi贸 en qu猫 es troba el servei. A l鈥橢nquesta de viol猫ncia masclista elaborada a tot Catalunya l鈥檃ny 2016, es comprovava que a Barcelona un 54,7% de les dones havia patit algun tipus d鈥檃gressi贸 masclista 鈥揺xcloent comentaris, gestos sexuals i exhibicionisme鈥 des dels quinze anys, que un 31% de les dones barcelonines havia viscut fets de viol猫ncia molt greus al llarg de la seva vida, i, a m茅s, que un 37% d鈥檈lles assegurava haver patit alguna forma de viol猫ncia masclista per part de la seva parella.

Segons la Regidoria de Feminismes i LGTBI i el mateix Ajuntament, 鈥渆s continuen treballant i discutint les propostes i condicions de les treballadores, sempre valorant el servei essencial que realitzen i respectant la seva conciliaci贸 laboral i personal鈥, una afirmaci贸 amb qu猫 no coincideixen des de l鈥橝ssemblea de Treballadores del SARA. De fet, consideren que 鈥渃ontinuem sota la mirada i el funcionament d鈥檜n servei gestionat per una entitat privada; aqu铆 hi ha el gran problema鈥. A la vegada, afirmen que des de la municipalitzaci贸 el servei ha sigut molt m茅s publicitat i conegut, cosa que celebren i valoren, per貌 s鈥檋a tradu茂t en una major demanda que han d鈥檃tendre 鈥渁mb gaireb茅 el mateix nombre de professionals i de recursos i amb el mateix espai f铆sic. I ara hem duplicat l鈥檃tenci贸; per tant, no 茅s viable seguir aix铆鈥.

Les demandes de l鈥橝ssemblea de Treballadores i els sindicats amb representaci贸 (CGT, UGT, CCOO, CSIF i Intersindical-CSC) s贸n les mateixes des del 2018, moment en qu猫 se signa el nou acord horari dels centres de serveis socials de Barcelona (CSS). En diferents cartes enviades a la Regidoria de Feminismes i LGTBI, amb la regidora Laura P茅rez al capdavant, i directament a l鈥檃lcaldia, amb Ada Colau, exigeixen que 鈥渆ls nous horaris, en coher猫ncia amb el nou conveni, redueixin les tardes de treball, augmentin la flexibilitat i siguin, en definitiva, horaris m茅s conciliadors, que facilitin el descans de les professionals i la conciliaci贸 amb la vida familiar i personal de les treballadores鈥, unes condicions que s铆 que tenen la resta de serveis socials municipals. A la vegada, es reafirmen en el fet que 鈥渁questa administraci贸 s鈥檃llunyi de l貌giques productivistes pr貌pies de l鈥檈mpresa privada i que s鈥檜tilitzin elements qualitatius per valorar el servei i els processos de recuperaci贸 de les persones ateses en lloc de n煤meros de persones ateses i visites realitzades鈥. Reclamen que 鈥渟鈥檃pliquin els acords als quals es va arribar despr茅s de l鈥檃valuaci贸 del grup de treball de riscos psicosocials鈥. Es reitera que 鈥渟鈥檈stableixin r脿tios d鈥檃tenci贸 per professional per tal de no sobrecarregar les professionals鈥. I, a m茅s a m茅s, es proposa que 鈥渆l sobredimensionament del servei sigui real i coherent amb les necessitats de les usu脿ries i de la ciutadania, apostant per m茅s treballadores i m茅s espais f铆sics on fer les atencions鈥. De moment, cap de les demandes acordades s鈥檋a dut a terme i moltes altres han estat obviades.

Per entendre com est脿 de saturada l鈥檃tenci贸 a persones v铆ctimes de viol猫ncia masclista a Barcelona, 茅s important veure com el SARA ha hagut de reconvertir-se durant els mesos de confinament i de la vig猫ncia de l鈥檈stat d鈥檃larma. Segons l鈥檌nforme Viol猫ncies masclistes en temps de Covid-19 (SARS-CoV-2) a la ciutat de Barcelona, el total d鈥檌ntervencions realitzades pel SARA, aix铆 com el nombre de dones ateses per aquest servei, ha augmentat de manera exponencial des de l鈥檌nici de l鈥檈stat d鈥檃larma. Si es comparen les xifres en el mateix per铆ode de l鈥檃ny anterior, es van registrar 3.577 intervencions, i enguany en van ser 8.566, m茅s del doble. Sumat a les xifres anteriors, i segons l鈥檌nforme de l鈥橧nstitut Catal脿 de les Dones, durant els darrers quinze dies de confinament es van disparar les trucades de dones demanant ajuda per viol猫ncia masclista fins a un 88%. Sigui per l鈥檃ugment de casos de viol猫ncia masclista a la ciutat o per la feina proactiva de les treballadores del SARA per mantenir un contacte, encara que sigui via telef貌nica, amb les dones usu脿ries, la feina ha continuat en augment i 茅s m茅s necess脿ria que mai. Per貌, aix貌 s铆, amb els mateixos recursos que en la transici贸 d鈥檈mpresa privada a servei municipal.

D鈥檈n莽脿 que es va internalitzar la gesti贸, m茅s de vint treballadores han deixat la seva feina per diferents motius, un fet que es pot explicar pels resultats dels diferents estudis psicosocials realitzats els 煤ltims mesos, els quals mostren una c脿rrega d鈥檈str猫s molt elevat entre les treballadores

La falta d鈥檜nes condicions m铆nimament equiparades 鈥渉a anat minvant la qualitat i la continu茂tat del servei鈥, segons la Maria, treballadora del SARA. D鈥檈n莽脿 que es va internalitzar la gesti贸, m茅s de vint treballadores han deixat la seva feina per diferents motius, un fet que es pot explicar pels resultats dels diferents estudis psicosocials realitzats els 煤ltims mesos, els quals mostren una c脿rrega d鈥檈str猫s molt elevat entre les treballadores. A m茅s, com explica la Carla 鈥搉om tamb茅 fictici鈥, una altra treballadora del SARA des de fa tres anys i tamb茅 membre de l鈥橝ssemblea, 鈥渓es persones noves que s鈥檌ncorporaven, com que entraven des de la borsa de l鈥橝juntament, passats els primers sis mesos, demanaven el trasllat a altres serveis de l鈥橝juntament, ja que tenien millors condicions laborals en q眉esti贸 d鈥檋oraris i conciliaci贸鈥. La rotaci贸 de la plantilla ha estat una constant, cosa que s鈥檋a tradu茂t en el fet que 鈥渉i havia dones que en sis mesos perdien la seva treballadora social de refer猫ncia, perdien la seva psic貌loga de dona i, si tenien fills, probablement la psic貌loga d鈥檌nf脿ncia鈥. Finalment, moltes d鈥檈lles, com lamenta la Carla, 鈥渆s perdien, perd铆em dones. Quan entrava una professional nova es perdien els casos, les dones es quedaven penjades. Aquesta 茅s la realitat que hem viscut al SARA durant molts anys鈥.

Per la seva banda, l鈥橝juntament de Barcelona i la Regidoria de Feminismes i LGTBI recorden que 鈥渁questa mobilitat 茅s normal entre els diferents centres de serveis socials de Barcelona鈥, i afegeixen que 鈥渆n ser una plantilla jove, tamb茅 hi ha hagut canvis de professionals per permisos de maternitat o exced猫ncies鈥.

Per protestar contra aquesta situaci贸, les treballadores del servei han convocat una mobilitzaci贸 el dilluns 9 de novembre al mat铆 davant de la seu de l鈥橧MSS com a resposta al fet que 鈥渓es treballadores del SARA tinguin les pitjors condicions en flexibilitat, en conciliaci贸 i en feminisme. I que l鈥橝juntament, el responsable, es vanaglori茂 de la feina que s鈥檋i fa sabent les condicions que hi ha鈥, apunten des de CCOO, UGT, CGT i Intersindical-CSC. Aquesta situaci贸 coincideix amb una den煤ncia de mala praxi dins l鈥橧nstitut Municipal de Serveis Socials, presentada per UGT, en la qual apunten 鈥渓a possibilitat que alguns c脿rrecs de l鈥橧MSS hagin cobrat un plus econ貌mic, aix铆 com dies de permisos retribu茂ts, pel fet d鈥檋aver treballat durant l鈥檈stat d鈥檃larma i posteriors dies arran de la situaci贸 provocada per la COVID-19.鈥

Les treballadores del Servei d鈥橝tenci贸, Recuperaci贸 i Acollida recorden que 鈥渆l que reclamem s贸n unes condicions que ens permetin donar el servei que les usu脿ries v铆ctimes de viol猫ncia masclista es mereixen, tenint unes condicions m铆nimament equiparades amb la resta de serveis socials, que 茅s el nostre dret鈥; una situaci贸 que 鈥渕alauradament veiem molt imm貌bil, sobretot per part de la Regidoria de Feminismes i LGTBI, de la qual depenem. Haurem de fer for莽a per avan莽ar per altres llocs鈥, conclouen.

Fuente

———————————————————————————————————————————————————————

Las trabajadoras municipales de atenci贸n a v铆ctimas de violencia machista denuncian abandono por parte del Ayuntamiento de Barcelona

Desde el Servicio de Atenci贸n, Recuperaci贸n y Acogida (SARA) de personas v铆ctimas de violencia machista del Ayuntamiento de Barcelona aseguran vivir “una situaci贸n l铆mite” en su lugar de trabajo. Despu茅s de m谩s de dos a帽os esperando firmar un acuerdo laboral espec铆fico con el Ayuntamiento de Barcelona, los sindicatos denuncian que en septiembre toparon con una nueva negativa a aceptar sus propuestas por parte de la Concejal铆a de Feminismos y LGTBI.

El SARA es un servicio municipal que se internalizar el a帽o 2016 y actualmente es el encargado de ofrecer una atenci贸n ambulatoria y espec铆fica a personas v铆ctimas de situaciones de violencia machista. Tras la firma del nuevo convenio laboral para todas las trabajadoras municipales en 2018, es el 煤nico servicio que a煤n no tiene un acuerdo espec铆fico. En una carta de la Asamblea de Trabajadoras enviada al Ayuntamientoeste verano, exponen: “Queremos un horario que nos permita atender las necesidades de nuestras usuarias y que a la vez nos permita conciliar con nuestras vidas”. Seg煤n afirman, “una administraci贸n que tiene tantos proyectos para la igualdad y que hace tantos esfuerzos para poner fin a la injusticia de g茅nero no deber铆a imponer un horario discriminatorio a las trabajadoras especializadas del 谩rea de atenci贸n de violencia machista”.

Seg煤n los sindicatos CCOO, UGT, CGT e Intersindical-CSC, el SARA “se encuentra saturado por la falta de espacios y recursos, lo que hace que las trabajadoras no tengan unos horarios que les permitan una conciliaci贸n laboral y personal”. Trabajadoras como Mar铆a -Prefiero utiliz贸 el seud贸nimo para evitar represalias-, quien ejerce el SARA desde hace cinco a帽os y es miembro de la Asamblea de Trabajadoras, se帽alan que “actualmente nos sentimos muy agotadas porque, al final, estamos siendo despreciadas. Ahora mismo nos est谩 haciendo un reconocimiento de todo el trabajo que hemos hecho durante el confinamiento de forma p煤blica, pero a la hora de la verdad seguimos siendo el 煤nico servicio del Ayuntamiento que a煤n no est谩 regido por su convenio ” .

Seg煤n los sindicatos CCOO, UGT, CGT e Intersindical-CSC, el SARA “se encuentra saturado por la falta de espacios y recursos, lo que hace que las trabajadoras no tengan unos horarios que les permitan una conciliaci贸n laboral y personal”

Uno de los servicios municipales m谩s importantes que tiene Barcelona para combatir las violencias machistas en la ciudad est谩 en una situaci贸n de estr茅s cr贸nico, si se hace un repaso a los datos. Seg煤n las 煤ltimas cifras oficiales del Ayuntamiento de Barcelona, las cuales datan de 2018, el SARA atendi贸 1.491 mujeres diferentes, 148 de ellas por la v铆a de urgencia, adem谩s de atender de forma directa 352 menores afectadas. Todo, con una plantilla de 42 profesionales, con una 煤nica sede f铆sica y asumiendo unas ratios que ning煤n otro servicio del IMSS tiene. A la vez, si se analizan las cifras sobre violencias machistas en la ciudad, se puede comprobar el nivel de tensi贸n en que se encuentra el servicio. En la Encuesta de violencia machista elaborada en toda Catalu帽a el a帽o 2016, se comprobaba que en Barcelona un 54,

Seg煤n la Concejal铆a de Feminismos y LGTBI y el mismo Ayuntamiento, “se siguen trabajando y discutiendo las propuestas y condiciones de las trabajadoras, siempre valorando el servicio esencial que realizan y respetando su conciliaci贸n laboral y personal”, una afirmaci贸n con la que no coinciden diciembre de la Asamblea de Trabajadoras del SARA. De hecho, consideran que “seguimos bajo la mirada y el funcionamiento de un servicio gestionado por una entidad privada; aqu铆 est谩 el gran problema “. A la vez, afirman que desde la municipalizaci贸n el servicio ha sido mucho m谩s publicidad y conocido, lo que celebran y valoran, pero se ha traducido en una mayor demanda que deben atender “con casi el mismo n煤mero de profesionales y de recursos y con el mismo espacio f铆sico. Y ahora hemos duplicado la atenci贸n; por tanto, no es viable seguir as铆 “.

Las demandas de la Asamblea de Trabajadoras y los sindicatos con representaci贸n (CGT, UGT, CCOO, CSIF y Intersindical CSC) son las mismas desde el 2018, momento en que se firma el nuevo acuerdo horario de los centros de servicios sociales de Barcelona ( CSS). En diferentes cartas enviadas a la Concejal铆a de Feminismos y LGTBI, con la concejal Laura P茅rez al frente, y directamente a la alcald铆a, con Ada Colau, exigen que “los nuevos horarios, en coherencia con el nuevo convenio, reduzcan las tardes de trabajo , aumenten la flexibilidad y sean, en definitiva, horarios m谩s conciliadores, que faciliten el descanso de las profesionales y la conciliaci贸n con la vida familiar y personal de las trabajadoras “, unas condiciones que s铆 tienen el resto de servicios sociales municipales. A la vez, se reafirman en que “esta administraci贸n se aleje de l贸gicas productivistas propias de la empresa privada y que se utilicen elementos cualitativos para valorar el servicio y los procesos de recuperaci贸n de las personas atendidas en lugar de n煤meros de personas atendidas y visitas realizadas “. Reclaman que “se apliquen los acuerdos a los que se lleg贸 despu茅s de la evaluaci贸n del grupo de trabajo de riesgos psicosociales”. Se reitera que “establezcan ratios de atenci贸n por profesional para no sobrecargar las profesionales”. Y, adem谩s, se propone que “el sobredimensionamiento del servicio sea real y coherente con las necesidades de los usuarios y de la ciudadan铆a, apostando por m谩s trabajadoras y m谩s espacios f铆sicos donde hacer los cuidados”. Por el momento, ninguna de las demandas acordadas se ha llevado a cabo y muchas otras han sido obviadas.

Para entender c贸mo est谩 de saturada la atenci贸n a personas v铆ctimas de violencia machista en Barcelona, es importante ver como el SARA ha tenido que reconvertirse durante los meses de confinamiento y de la vigencia del estado de alarma. Seg煤n el informe Violencias machistas en tiempos de Covidien-19 (SARS-CoV-2) en la ciudad de Barcelona, El total de intervenciones realizadas por el SARA, as铆 como el n煤mero de mujeres atendidas por este servicio, ha aumentado de manera exponencial desde el inicio del estado de alarma. Si se comparan las cifras en el mismo per铆odo del a帽o anterior, se registraron 3.577 intervenciones, y este a帽o fueron 8.566, m谩s del doble. Sumado a las cifras anteriores, y seg煤n el informe del Instituto Catal谩n de las Mujeres, durante los 煤ltimos quince d铆as de confinamiento se dispararon las llamadas de mujeres pidiendo ayuda por violencia machista hasta un 88%. Sea por el aumento de casos de violencia machista en la ciudad o por el trabajo proactiva de las trabajadoras del SARA para mantener un contacto, aunque sea v铆a telef贸nica, con las mujeres usuarias, el trabajo ha continuado en aumento y es m谩s necesaria que nunca. Pero, eso s铆,

Desde que se internalizar la gesti贸n, m谩s de veinte trabajadoras han dejado su trabajo por diferentes motivos, un hecho que se puede explicar por los resultados de los diferentes estudios psicosociales realizados en los 煤ltimos meses, los cuales muestran una carga de estr茅s muy elevado entre las trabajadoras

La falta de unas condiciones m铆nimamente equiparadas “ha ido disminuyendo la calidad y la continuidad del servicio”, seg煤n Mar铆a, trabajadora del SARA. Desde que se internalizar la gesti贸n, m谩s de veinte trabajadoras han dejado su trabajo por diferentes motivos, un hecho que se puede explicar por los resultados de los diferentes estudios psicosociales realizados en los 煤ltimos meses, los cuales muestran una carga de estr茅s muy elevado entre las trabajadoras. Adem谩s, como explica Carla -nombre tambi茅n ficticio-, otra trabajadora del SARA desde hace tres a帽os y tambi茅n miembro de la Asamblea, “las personas nuevas que se incorporaban, como que entraban desde la bolsa de la Ayuntamiento, pasados los primeros seis meses, ped铆an el traslado a otros servicios del Ayuntamiento, ya que ten铆an mejores condiciones laborales en cuesti贸n de horarios y conciliaci贸n “. La rotaci贸n de la plantilla ha sido una constante, lo que se ha traducido en que “hab铆a mujeres que en seis meses perd铆an su trabajadora social de referencia, perd铆an su psic贸loga de mujer y, si ten铆an hijos, probablemente la psic贸loga de infancia “. Finalmente, muchas de ellas, como lamenta Carla, “se perd铆an, perd铆amos mujeres. Cuando entraba una profesional nueva se perd铆an los casos, las mujeres se quedaban colgadas. Esta es la realidad que hemos vivido a SARA durante muchos a帽os “. Cuando entraba una profesional nueva se perd铆an los casos, las mujeres se quedaban colgadas. Esta es la realidad que hemos vivido a SARA durante muchos a帽os “. Cuando entraba una profesional nueva se perd铆an los casos, las mujeres se quedaban colgadas. Esta es la realidad que hemos vivido a SARA durante muchos a帽os “.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona y la Concejal铆a de Feminismos y LGTBI recuerdan que “esta movilidad es normal entre los diferentes centros de servicios sociales de Barcelona”, y a帽aden que “al ser una plantilla joven, tambi茅n ha habido cambios de profesionales para permisos de maternidad o excedencias “.

Para protestar contra esta situaci贸n, las trabajadoras del servicio han convocado una movilizaci贸n el lunes 9 de noviembre por la ma帽ana frente a la sede del IMSS como respuesta a que “las trabajadoras del SARA tengan las peores condiciones en flexibilidad, en conciliaci贸n y en feminismo. Y que el Ayuntamiento, el responsable, se vanaglorie del trabajo que se hace sabiendo las condiciones que hay “, apuntan desde CCOO, UGT, CGT e Intersindical-CSC. Esta situaci贸n coincide con una denuncia de mala praxis en el Instituto Municipal de Servicios Sociales, presentada por UGT, en la que apuntan “la posibilidad de que algunos cargos del IMSS hayan cobrado un plus econ贸mico, as铆 como d铆as de permisos retribuidos, por hecho de haber trabajado durante el estado de alarma y posteriores d铆as a ra铆z de la situaci贸n provocada por la Covidien-19. “

Las trabajadoras del Servicio de Atenci贸n, Recuperaci贸n y Acogida recuerdan que “lo que reclamamos son unas condiciones que nos permitan dar el servicio que las usuarias v铆ctimas de violencia machista se merecen, teniendo unas condiciones m铆nimamente equiparadas con el resto de servicios sociales, que es nuestro derecho “; una situaci贸n que “desgraciadamente vemos muy inm贸vil, sobre todo por parte de la Concejal铆a de Feminismos y LGTBI, de la que dependemos. Tendremos que hacer fuerza para avanzar por otros sitios “, concluyen.




Fuente: Lahaine.org