October 1, 2021
De parte de SAS Madrid
178 puntos de vista


“No podemos más”, lamenta Susana Calvo, médica del centro de salud de Carabanchel Alto, que ha llegado a tener más de 80 pacientes citados en un día. “No dormimos bien. Hay compañeros que han tenido crisis de ansiedad. Hay personas que vienen que se quieren suicidar, que le están haciendo bullying o que llevan mucho tiempo esperando ya pese a los dolores que tienen. A esa gente no le puedes decir que tiene seis minutos de cita”, explica a Público TV a las puertas del centro en el que trabaja.

La experiencia de Calvo no es única. Muchos médicos de la Comunidad de Madrid están pasando por lo mismo. Antes de la pandemia la situación de la Atención Primaria ya no era buena, pero la covid-19 ha terminado de sobrecargar al sistema. Muchos sanitarios no dudan en afirmar que los centros de salud han llegado a colapsar.

No hay indicadores oficiales para medir la saturación —como sí existen las listas de espera quirúrgicas o de consultas externas—. Los médicos explican que lo adecuado es que se atienda al paciente el mismo día o en las siguientes 48 horas desde el momento en el que pide cita. En algunos centros de salud ni siquiera hay citas presencial ni telefónica en las próximas dos semanas.

No en todos los barrios o pueblos de la comunidad de Madrid es igual, pero las zonas que tienen las situaciones más sangrantes suelen ser las que tienen las rentas más bajas. Ocurre en Entrevías-Puente de Vallecas, Villaverde-San Cristóbal de los Ángeles y Carabanchel-Abrantes, tres de los distritos con menor renta declarada, según los datos de la Agencia Tributaria.

El centro de Los Ángeles es uno de los que peor situación tiene de toda la región. Deberían trabajar ahí 22 médicos, pero ha llegado a haber cuatro o seis, lo que supone que están atendidos por una cuarta parte de los profesionales que serían necesarios. Los facultativos no aguantan más la situación y los pacientes tampoco. Entran malhumorados. Se entiende: tienen problemas y dolor y no pueden acceder a su médico de familia. Los sanitarios han llegado a colgar en la puerta del centro carteles con el siguiente mensaje: “Por causas ajenas a nuestra voluntad hoy faltan 16 de los 22 médicos de familia y 1 de los 4 pediatras. Disculpen las molestias”. “Ya no son 40 pacientes al día, ojalá. Son 60 o 70”, explica el médico que trabaja allí, Francisco Javier Amador.

El sindicato AMYTS ha llegado a poner una denuncia ante la Inspección de Trabajo por la situación en el centro de Carabanchel Alto. Durante este verano, de los 11 médicos de familia que están en plantilla ha llegado a haber solo cuatro facultativos para una población asignada de 20.000 personas. En el centro Parque Loranca la situación también es insostenible, como expone la médica Raquel Collados, que llegó a tener el viernes 23 de julio hasta 100 pacientes en un día: “He tenido que ir a trabajar tomando medicación. Según se acercaba el momento de tener que irme de casa, te sube la bola y no te deja respirar”.

“He tenido que ir a urgencias cuando no podía esperar por antibiótico o cosas graves”

En otros centros de salud como en el de Almendrales (Usera) este jueves no había cita ni presencial ni telefónica en los próximos 14 días. En el centro de salud Ramón Castroviejo el 14 de octubre es la primera fecha libre para cita telefónica y el 6 de octubre para presencial. En el de Salud María Ángeles López Gómez (Leganés)  este mismo jueves no había citas libres en los siguientes 14 días para atención telefónica y presencial, tras dos horas intentando pedirla. También en Leganés, pero en el centro María Jesús Hereza, tampoco hay citas libres telefónica y hay que esperar una semana para la cita presencial. En el Centro de Salud Nuestra Señora de Fátima, en Carabanchel, hay que esperar  una semana para ambas fórmulas. “He tenido que ir a urgencias cuando no podía esperar por antibióticos o cosas graves con tal de que me atendieran el mismo día”, explica una usuaria.

Otros ciudadanos que están sufriendo la gestión sanitaria sobre Atención Primaria son los del barrio de Tetuán. El Centro de Salud de Villaamil se cerró este mes de verano de un día para otro y sus pacientes han sido trasladados al de Castroviejo, en el Barrio del Pilar. Hay media hora andando entre los dos centros y los vecinos se han manifestado ya en dos ocasiones en contra del cierre y de la falta de alternativas. “Mi madre tiene 93 años y no puede ir andando hasta nuestro nuevo centro. Parece que quieren cerrar definitivamente el centro de Villaamil y ahora el nuevo centro está sobrecargado de pacientes”, explicó a Público una de las manifestantes en la marcha que tuvo lugar el pasado sábado 18 de septiembre.

Pero prácticamente en cada distrito de la comunidad hay centros de salud con problemas. “No salimos de la consulta ni para ir al baño. Ha sido un verano muy duro, pero septiembre tampoco es bueno”, asegura un facultativo del centro de salud de Puente de Vallecas.

“Si la base de la pirámide se hunde, las consecuencias son impredecibles para la salud de la ciudadanía”

Las organizaciones del sector y los sindicatos no paran de denunciar la situación que sufren los sanitarios y los ciudadanos de Madrid. Los representantes de las cinco organizaciones presentes en la Mesa Sectorial, Teresa Galindo (SATSE), Mariano Martín-Maestro (CCOO), Julián Ezquerra (AMYTS), Rosa Vicente (CSIT) y Julián Ordoñez (UGT) mandaron este lunes una carta a la presidenta Isabel Díaz Ayuso reclamando un Plan Integral para la Atención Primaria. “Si la base de la pirámide se hunde, las consecuencias son impredecibles para la salud de la ciudadanía, presidenta”, advirtieron en la carta.

Los sindicatos de la Mesa Sectorial también han denunciado que en la actualidad casi la cuarta parte de la población no tiene profesional sanitario de referencia asignado, y que esta situación se debe “exclusivamente al déficit estructural de plantillas y a la incapacidad de la Comunidad de Madrid para retener o atraer a nuevos profesionales a los centros de salud.” Hay facultativos que han dejado sus puestos de trabajo en los últimos años, sobre todo a raíz de la pandemia, pero tampoco hay nuevos. Solo 17 de los 224 MIR que finalizaron este año su residencia en la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria han cogido plaza para quedarse en Atención Primaria en Madrid.

Enlace relacionado Publico.es (30/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org