November 25, 2021
De parte de CGT
341 puntos de vista


Se reconoce a la trabajadora la ampliaci贸n del permiso por nacimiento de su hija por el tiempo que le corresponder铆a al otro progenitor.

Este martes 23 de noviembre hemos conocido la sentencia.

Se trata del primer caso de la Junta de Andaluc铆a y de una funcionaria. Hasta el momento, los casos ganados (Arag贸n, Pa铆s Vasco, Catalu帽a, Baleares, Galicia, Castilla y Le贸n, Canarias) eran de Juzgados de lo social; este es de un Juzgado de lo contencioso administrativo. Sienta as铆 un precedente muy importante. Esta resoluci贸n marcar谩 el criterio de la Junta para aplicar a partir de ahora.

Este ha sido un camino con final feliz, pero no exento de dificultades. Nuestra compa帽era Ana, profesora en un instituto de la provincia de Sevilla, solicit贸 en su d铆a el disfrute del permiso que le corresponder铆a a la otra persona progenitora si la hubiese. La Delegaci贸n Territorial de Educaci贸n de Sevilla se lo deneg贸. Nuestra asesor铆a interpuso recurso de alzada que fue desestimado. A esto le sigui贸 el recurso contencioso administrativo que se ha resuelto satisfactoriamente, de modo que Ana y su hija puedan estar juntas el tiempo que les corresponde.

La Ley Org谩nica 8/2015, de 22 de julio, de modificaci贸n del sistema de protecci贸n a la infancia y a la adolescencia, la Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea son algunas de las normas que sustentan que el inter茅s del menor debe primar en todos los actos relacionados con este llevados a cabo por las autoridades p煤blicas o instituciones privadas. Se trata de una consideraci贸n primordial. Los menores tienen derecho a la protecci贸n y a los cuidados necesarios para su bienestar.

No poder disfrutar de la acumulaci贸n del permiso de un/a segundo/a progenitor/a en el caso de las familias monoparentales o monomarentales supone un trato diferenciador y discriminatorio injustificable que redunda en la desprotecci贸n de los menores con respecto a los de una familia tradicional, obvi谩ndose el hecho de que en todo caso debe primar el inter茅s y la protecci贸n de la infancia independientemente del tipo de familia en la que se desarrolle el menor.

Seg煤n los datos del Instituto Nacional de Estad铆stica correspondientes al a帽o 2018, en Espa帽a el n煤mero de hogares monoparentales (usamos este t茅rmino de modo general porque es el que maneja el INE) ascend铆a a 1878500 en total, de los cuales 340300 correspond铆an a hombres, mientras que 1538200 lo hac铆an a mujeres. De estos datos, se deduce con claridad que esta situaci贸n est谩 铆ntimamente ligada con otra cuesti贸n muy importante: la igualdad entre hombres y mujeres (art铆culo 14 de la Constituci贸n), la permanencia en el empleo de la mujer trabajadora (art铆culo 35.1) y/o la compatibilidad de su vida laboral (art铆culo 39.1).

El Tribunal Supremo ya ha manifestado que discriminar al menor por su propia condici贸n o por el estado civil o situaci贸n de su progenitor, cuando introducimos un per铆odo de cuidado y atenci贸n para menores monoparentales o monomarentales, conlleva mermar la atenci贸n que se presta en las familias biparentales a la par que introduce un sesgo que quebranta el desarrollo del menor, al quedar atendido menos tiempo y con menor implicaci贸n de quien se considera su progenitor/a.

Desde CGT seguimos defendiendo los derechos y la aplicaci贸n de las normas acordes a las m煤ltiples realidades que existen. Hemos abierto el camino.




Fuente: Cgt.org.es