April 20, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
244 puntos de vista


Sigue pasando el tiempo y las reformas laborales de los gobiernos de Rajoy y Zapatero no han sido derogadas ni modificadas sustancialmente y son un ataque al conjunto de la clase trabajadora que ha permitido avanzar a pasos agigantados hacia la precarizaci贸n del mercado laboral, los bajos salarios y el empeoramiento de la calidad de vida de las personas trabajadoras. Las reformas laborales han configurado un mercado laboral basado en el abuso de la subcontrataci贸n, la especulaci贸n y la temporalidad, donde el trabajo estable es ya casi una quimera. Un gran 茅xito de la patronal que consigui贸 gracias al papel han jugado CC.OO. y UGT que nunca se han planteado en serio su derogaci贸n.

El acuerdo de gobierno PSOE-Unidas Podemos inclu铆a la derogaci贸n de la Reforma Laboral. Sin embargo, a los pocos d铆as de ese acuerdo el PSOE dej贸 claro que no era posible derogarla y empezaron ha hablar de los 鈥渁spectos m谩s lesivos鈥 de esta ley. Desde el punto de vista de la CGT, de nada sirven modificaciones puntuales a las Reformas Laborales de las eras Zapatero-Rajoy. Las pocas que se han realizado se han demostrado insuficientes. Por eso entendemos que es necesario derogarlas al completo cuyas partes m谩s lesivas son las siguientes:

  • Libertad absoluta para despedir al objetivar por ley el despido procedente y eliminar la autorizaci贸n administrativa en los despidos colectivos (ERE).
  • Rebaja sustancial de la indemnizaci贸n por despido, generalizando la de 20 d铆as, con un m谩ximo de 12 mensualidades y, dejar el despido improcedente en 33 d铆as con un m谩ximo de 24 mensualidades como norma general para todos los contratos a partir del 12 de febrero y, como residuo los 45 d铆as hasta esta fecha de febrero.
  • Despido absolutamente gratuito para las empresas de menos de 25 trabajadores/as, al permitirles contratos con un per铆odo de prueba de 1 a帽o y de ser despedidos durante el periodo de prueba, la indemnizaci贸n es 0.
  • Eliminaci贸n de la fuerza normativa del Convenio Colectivo por dos v铆as, una, permitiendo que el empresario se descuelgue de la aplicaci贸n de las condiciones salariales y de las condiciones de trabajo: jornada, sistemas de retribuci贸n, sistemas de turnos, movilidad funcional y geogr谩fica y, la otra, terminando con la ultraactividad de los convenios fijando un tiempo m谩ximo de 24 meses. Se tiende a la negociaci贸n individual y al convenio de empresa.
  • Prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales o provinciales.
  • Instauraci贸n de los contratos precarios como la norma de contrataci贸n (contratos muy baratos que el trabajador, si quiere, complementa con sus prestaciones de desempleo) y, a la vez, contrataci贸n incentivada y subvencionada, para el empresario.
  • Eliminaci贸n de la fuerza de las y los trabajadores al dejar sin contenido efectivo el derecho fundamental de los sindicatos a la defensa de los derechos colectivos, otorgando al empresario toda la capacidad de decisi贸n a la hora de cumplir o no las condiciones colectivas pactadas en los convenios.
  • Modificaci贸n del contrato a tiempo parcial para compatiblizarlo con las horas extraordinarias, lo que sin duda favorecer谩 el fraude en la contrataci贸n y la consiguiente reducci贸n de cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Reducci贸n de las y los empleados p煤blicos igualando sus condiciones a las de la empresa privada y permitiendo que las personas que cobran el desempleo desarrollen trabajos de los servicios p煤blicos.

Para poder echar abajo las reformas laborales no basta con los amagos de la Ministra, las negociaciones en un despacho con la patronal y los discursos de CC.OO. y UGT en contra de esta ley. Lo que realmente es necesario es un plan de lucha en los centros de trabajo que culmine de una gran movilizaci贸n obrera y popular, continua y sostenida hasta su derogaci贸n. Por eso es imprescindible que volvamos a tomar las calles, que lancemos un mensaje claro y rotundo y que demostremos que, la clase trabajadora de este pa铆s, no se pliega ni a las promesas incumplidas de unos ni a las amenazas de otros.

Share



Fuente: Cgt-lkn.org