May 5, 2022
De parte de ANRed
172 puntos de vista

Detuvieron a Gladis Fabretto, y a dos de sus hijos. Gladis es dirigente de la CCC Corriente Clasista y Combativa del Chaco. Esta mañana, se realizó un allanamiento en su domicilio, solicitado por la Fiscalía Nro 3, Rosana Soto al Juzgado de Garantías Nro 1. El motivo, expresaron los uniformados, era la búsqueda de 2 palas y una manguera nivel. Sustrajeron sólo dos palas. Está tarde organizaciones se movilizaron y lograron su liberación. Por ANRed

Gladis explicó que son elementos de trabajo de la Cooperativa Tierra, Techo y Trabajo LTDA., que es la herramienta legal con la que trabaja la organización en los barrios de Resistencia y en toda la provincia.

En el allanamiento hubo violencia de más de 20 policías, que ingresaron con amenazas y golpes a los jóvenes mientras su madre les pedía que «los lleven pero no les peguen». El resultado fue que la golpearon también a ella y la trasladaron a la comisaría 2da, mientras que los hijos permanecen en la Comisaría 8va.

Ante esta situación tan injusta, la CCC, FNC y el Movimiento de Naciones Pueblos Originarios en Lucha, el PTP-PCR, se organizan en distintas localidades del interior, algunas ya fueron a las rutas, y compañeros frente a la Comisaría 8va en Resistencia, recibiendo solidaridad de organizaciones sociales, políticas, de mujeres,etc

«La política de persecución policial, las causas armadas y la violencia hacia los pibes de los barrios, es moneda corriente. Nosotros peleamos para salir de la droga, no hay ningún lugar de internación pública para los pibes y pibas en situación de adicciones. Nosotros tenemos una Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario que se llama NI UN PIBE MENOS POR LA DROGA, donde hacemos esfuerzos para recuperarlos, mientras la policía, en lugar de buscar a los grandes distribuidores, persigue a los pibes y a los hijos de dirigentes sociales. No vamos a permitir esta injusticia», expresaron los manifestantes en la movilización frente a la comisaría 8va.»Impulsaremos una movilización contra los fiscales y jueces que persiguen a los jóvenes en los barrios y cajonean, cierran o demoran casos de violencia institucional.





Fuente: Anred.org