November 8, 2020
De parte de Paco Salud
306 puntos de vista





CHARLATANES
Y
CHARLATANAS

Siete
claves
para
detectar
y/o
reconocer
al
t铆pico
cantama帽anas
que
circula
por
el
mundo
alternativo

Una
visi贸n
sat铆rica

 (No
se
recomienda
su
lectura
a
aquellos
con
la
piel
excesivamente
fina)


Clave
1.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
es
un
gran
experto
en
revoluciones

Se
vanagloria
de
haber
pisado
y
compartido
momentos
estelares
en
los
principales
destinos
del
turismo
revolucionario.
Se
la
ha
“jugado”
un
veranito
visitando
a
la
guerrilla
colombiana
o
ha
desfilado
en
las
manifestaciones
de
apoyo
al
neopopulismo
chavista.
Tambi茅n
podr铆a
haber
hecho
un
viajecito
al
para铆so
del
castrismo
o
a
la
finca
particular
de
alg煤n
otro
libertador
de
pueblos
oprimidos,
ya
acomodado
en
su
poltrona
gubernamental.

No
importa
a
qui茅n,
para
nuestro
cantama帽anas
eso
es
lo
de
menos.
Aunque
seguro
que
prefiere
“militar”
a
favor
de
los
m谩s
de
moda
en
cada
momento.
Y
es
que
est谩
bien
visto,
desde
algunos
c铆rculos
progres
y
otros
denominados
alternativos,
idolatrar
e
idealizar
a
茅sos
o
a
otros
proyectos
alienantes
que
se
presentan
como
revolucionarios.
As铆,
nuestro
cantama帽anas
y
todos
los
voceros
oficiales
de
la
protesta
institucionalizada
seguir谩n
vendiendo,
encantados,
la
moto
del
populismo
como
una
propuesta
liberadora.
Y
nos
contar谩
c贸mo
ha
participado
de
tal
o
cu谩l
movimiento
“anti-imperialista”,
y
no
dudar谩
en
subirse
a
su
pedestal
para
no
perder
la
oportunidad
de
contarle
a
quien
quiera
o铆rlo
que
“茅l
tiene
mucho
viajao”
en
esto
de
las
revoluciones.


Clave
2.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
practica
el
estupendismo
intelectual

Va
de
heterodoxo.
Todo
lo
que
no
surge
de
su
l煤cida
mente
es
un
t贸pico
o
una
idea
manida
y
desgastada,
digna
de
mentes
acomodadas
y
domesticadas.
No
como
la
suya,
claro.
El
cantama帽anas
aut茅ntico
va
de
innovador
y
rupturista.
Le
encanta
buscarle
las
vueltas
a
un
ovillo.
Y
acelerado
por
esa
din谩mica
es
capaz
de
defender
las
ideas
m谩s
peregrinas,
siempre
y
cuando
le
parezcan
provocadoras.
Con
ello
entra
en
un
bucle
infinito
del
absurdo
desde
el
que
busca
el
“m谩s
all谩”
del
pensamiento
cr铆tico.
Con
ello,
las
m谩s
de
las
veces,
acaba
instalado
en
posiciones
reaccionarias.
Aunque
茅l
seguir谩
plante谩ndolas
como
el
“no
va
m谩s”
de
la
antidoctrina.
Resultado:
acaba
haciendo
labor
de
zapa
para
aquellos
que
buscan
descomponer
las
ideas
que
realmente
apuestan
por
una
acci贸n
transformadora
y
no
se
pierden
en
posiciones
diletantes.
Pero
a
nuestro
cantama帽anas
se
le
ve
tan
contento
en
su
papel
de
sofista
de
nuevo
cu帽o
que
bastardea
con
cualquier
ideolog铆a
para
alimentar
su
fuerte
egolatr铆a.
Y
es
que
茅l
es
as铆
de
“estupendo”.


Clave
3.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
ha
visto
la
luz
y
la
difunde

En
su
especialidad
de
encantador
de
serpientes
busca
ser
el
centro
de
todas
las
miradas.
Aunque
reciba
insultos
y
abucheos
por
sus
estrafalarios
argumentos
y
su
exhibicionismo
intelectual.
Su
egocentrismo
necesita
del
conflicto
y
vive
de
la
pol茅mica.
Le
excita
ver
a
su
p煤blico
exaltado
con,
o
contra,
sus
palabras.
No
le
importa,
todo
a
su
alrededor
le
parece
superficial
y
desajustado
por
lo
que
tiene
claro
que
la
grada
est谩
llena
de
ignorantes.
Nuestro
cantama帽anas
est谩
convencido
de
que
su
“luz”
es
tan
intensa
que
a
algunos
ilumina,
pero
a
la
mayor铆a
ciega.
Desde
su
p煤lpito
de
iluminado
est谩
encantado
viendo
c贸mo
el
vulgo
se
revuelve
contra
茅l,
ya
que
no
es
capaz
de
estar
a
su
altura.
Es
un
incomprendido.
El
populacho
al
que
quiere
adoctrinar
no
tiene
paladar
para
saborear
las
margaritas
que
ha
puesto
a
su
alcance.
Pero
no
le
importa,
tiene
una
misi贸n,
ha
sido
elegido,
ha
visto
la
luz
y
ha
de
seguir
con
su
apostolado鈥
en
la
siguiente
charla.


Clave
4.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
habita
en
el
reino
de
la
charla
(taner铆a)

Padece
una
variedad
de
papanatismo:
le
encanta
o铆rse.
Va
de
bolo
en
bolo
y
tira
porque
le
toca.
Es
un
profesional
de
las
charlas,
por
no
llamarle
directamente
charlat谩n,
que
es
lo
que
corresponder铆a.
Con
m谩s
labia
que
verg眉enza
habla
de
todos
los
temas
y
sabe
de
todo.
Igual
predica
sobre
los
pueblos
ind铆genas
que
sobre
la
indignidad
universal.
Y
todo
lo
que
no
coincide
con
su
planteamiento
lo
acaba
calificando
de
“peque帽oburgu茅s”,
c贸mo
en
su
momento
gustaban
de
hacer
los
marxistas
con
el
mundo
libertario.
Le
encanta
escucharse
y
ser
escuchado,
y
para
ello
necesita
tribunas.
De
ah铆
que
recorra
cientos
de
kil贸metros
y
que
su
presencia
sea
constante
en
las
agendas
del
mundo
alternativo.
Est谩
dispuesto
a
hacer
el
esfuerzo
de
convertirse
de
nuevo
en
estrella
del
acto.
Igual
le
dar铆a
ser
la
ni帽a
en
la
comuni贸n
o
el
muerto
en
el
entierro鈥
Acabada
una
charla
隆a
por
otra!
Y
es
que
se
gusta.
Su
narcisismo
intelectual
necesita
de
m煤ltiples
espejos.


Clave
5.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
tiene
m谩s
labia
que
verg眉enza

Todo
se
la
trae
al
pairo,
“oseas茅”,
floja.
Igual
se
apropia
de
una
an茅cdota
hist贸rica
y
la
cuenta
como
una
vivencia
personal
(creednos,
lo
hemos
visto),
que
vacila
al
personal
porque
est谩
orgulloso
de
defender
posiciones
claramente
reaccionarias.
Y
para
no
dejar
lugar
a
dudas
acaba
por
descalificar
a
todo
el
p煤blico
por
ignorantes
y
adocenados
al
no
entender
lo
innovador
de
su
planteamiento.
Y,
evidentemente,
usa
cualquier
recurso
dialectico,
por
muy
tramposo
que
sea,
con
tal
de
llamar
la
atenci贸n.
Y
con
m谩s
cara
que
espalda
vende
su
barata
provocaci贸n
como
esp铆ritu
cr铆tico
y
autenticidad.
Objetivo
cumplido:
hacer
proselitismo
de
s铆
mismo.
Igual
da
ocho
que
ochenta.
Defiende
lo
uno
y
su
contrario,
sin
soluci贸n
de
continuidad.
Su
labia
y
sus
horas
de
escenario
le
permiten
sentirse
fuerte
y
seguro,
y
se
cree
capaz
de
humillar
p煤blicamente
a
sus
rivales,
oportunidad
que
nunca
deja
de
aprovechar.
Aunque
suele
salir
con
el
rabo
entre
las
piernas
隆qu茅
se
le
va
hacer!
Da
igual,
ni
tiene
verg眉enza
ni
la
conoce.


Clave
6.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
siempre
es
ejemplar

Haz
lo
que
yo
digo
y
no
lo
que
yo
hago,
parece
ser
su
lema.
M谩s
chulo
que
nadie,
se
permite
alardear
de
que
act煤a
y
vive
en
total
contradicci贸n
con
todo
lo
que
predica.
El
resto
sobrevivimos
como
podemos,
llenos
de
contradicciones
que
vamos
sobrellevando
muy
a
nuestro
pesar.
Sabiendo
que
las
m谩s
de
las
veces
no
te
quedan
m谩s
(@)
que
tragar
con
aquello
que
rechazas
y
combates.
Que
si
el
dene铆,
que
si
los
impuestos,
que
si
trabajo
para
una
multinacional
o
que
si
he
acabado
currando
para
el
Estado.
Por
un
lado
o
por
otro
estamos
pillados
y
no
estamos
orgullosos.
Nuestro
cantama帽anas
s铆.
Est谩
tan
pagado
de
s铆
mismo
que
le
gusta
sobrepasar
el
l铆mite
de
la
impostura.
Est谩
por
encima
del
bien
y
del
mal.
Dise帽a
su
propia
moral
como
el
que
se
corta
un
traje
a
medida.
Le
vale
para
un
roto
y
un
descosido.
Se
lo
puede
permitir
ya
que
entra
dentro
de
su
propia
l贸gica
como
cantama帽anas
ejemplar.
No
tiene
dudas,
es
totalmente
coherente
con
su
incoherencia.


Clave
7.-
El
t铆pico
cantama帽anas鈥
o
el
perfecto
palanganero

Y
al
final
de
su
discurso,
tras
envanecerse,
pavonearse,
darse
autobombo
y
hacer
ostentaci贸n,
el
mensaje
resulta
de
lo
m谩s
sospechoso.
Disfrazado
y
envuelto
con
el
celof谩n
del
planteamiento
alternativo
acaba
resultando
un
conjunto
de
artima帽as
dial茅cticas
que
apuestan
por
un
relativismo
oportunista
y
con
un
trasfondo
absolutamente
reaccionario.
Ret贸rica
barata
que
acaba
haciendo
el
trabajo
sucio
a
todos
los
que
buscan
un
desgaste
y
distorsi贸n
del
pensamiento
libertario.
Con
el
peligro
de
que,
al
circular
como
si
fuese
un
contenido
alternativo,
difunde
un
mensaje
equ铆voco,
digno
del
lerrouxismo
de
la
茅poca
m谩s
corrupta,
en
lo
personal
y
en
lo
ideol贸gico.
Permiti茅ndose
el
lujo
-por
el
momento-
de
aprovecharse
de
aquellos
que
no
conociendo
a煤n
su
atrabiliario
discurso
populista
conf铆an
en
la
imagen
de
librepensador
con
la
que
se
presenta.
Eso
justo
un
minuto
antes
de
descalificar
a
todos
aquellos
que
apuestan
por
la
transformaci贸n
social
por
ser
unos
ignorantes
con
pretensiones.
Perfecto
retrato
de
s铆
mismo,
y
no
de
los
que
realmente
dinamizan
y
refrescan
las
ideolog铆as
alternativas
frente
a
cantama帽anas
tan
reconocibles
como
茅l
(en
siete
claves).

(Siempre
hemos
hablado
en
gen茅rico.
Excepto
en
el
t铆tulo.
Y
no
hablamos
de
nadie.
Cualquier
parecido
con
persona,
entidad
o
cosa
es
pura
coincidencia…
o
no)

Grupo
Alba

Fuente:

http://www.nodo50.org/tierraylibertad/310articulo5.html




Fuente: Pacosalud.blogspot.com