January 31, 2022
De parte de La Haine
915 puntos de vista

La zona del segundo peor desastre nuclear de la historia es la ruta m谩s directa de Rusia a Kiev. Occidente lo sabe pero insiste en presionar a Mosc煤

Mientras los ojos del planeta miran de cerca las estancadas negociaciones entre Rusia, EEUU y sus aliados en la OTAN para evitar un enfrentamiento en Ucrania, muchos ignoran que la ruta m谩s corta desde Mosc煤 hasta Kiev es por el norte y atraviesa la zona aislada en torno a la central de Chernobyl.

La fusi贸n de un reactor en 1986 provoc贸 el segundo peor desastre nuclear de la historia (el peor fue el de Fukushima, en Jap贸n) y sus consecuencias se siguen experimentando en la actualidad. Aunque no necesariamente sea la ruta de acceso que elegir铆an los rusos ante un potencial avance de sus tropas, porque es pantanosa y densamente boscosa, Ucrania no descarta esa posibilidad y alista a lo poco que queda de su ej茅rcito.

Movimientos militares en la Zona de Exclusi贸n

Hace ya dos meses que, frente al inicio del conflicto entre Ucrania y Rusia, el r茅gimen de Volodimir Zelenski despleg贸 fuerzas adicionales en la llamada Zona de Exclusi贸n o Zona Muerta, un 谩rea de 30 kil贸metros alrededor del lugar del accidente de Chernobyl. Ucrania comparte esa zona con Bielorrusia, protagonista en noviembre pasado de una crisis migratoria creada por Polonia y los pa铆ses de la OTAN, que aprovecharon para construir un muro fronterizo por parte de Polonia.

Los 1100 kil贸metros de frontera entre Ucrania y Bielorrusia estaban casi sin vigilancia, especialmente en las zonas irradiadas, pero la crisis migratoria llev贸 a que Rusia, aliado estrat茅gico del gobierno de Alexander Lukashenko, empezara a concentrar tropas en la regi贸n. En paralelo, y a pesar de que no son militares suficientes para contrarrestar una potencial invasi贸n, los soldados ucranianos, mal pagados, mal vestido y peor armados, est谩n en la Zona de Exclusi贸n para detectar se帽ales de advertencia.

“El virus, la radiaci贸n o la guerra”

Dentro de la Zona de Exclusi贸n todav铆a hay lugares que son inhabitables por cientos de a帽os, debido a la explosi贸n y posterior incendio del reactor n煤mero 4 de la central nuclear de Chernobyl, durante su prueba del 26 de abril de 1986. 30 personas murieron inmediatamente despu茅s del accidente, la mayor铆a por exposici贸n a la radiactividad. 

Los estudios sobre los efectos en la salud a largo plazo no fueron concluyentes en su mayor铆a, pero sugieren que podr铆an darse cientos de muertes por c谩ncer. Frente a ese escenario, el concepto de la Zona de Exclusi贸n de Chernobyl lo establecieron las autoridades sovi茅ticas hace 36 a帽os para limitar, mediante el aislamiento, la letalidad del accidente de la planta. 

La ciudad de Chernobyl todav铆a est谩 parcialmente ocupada por trabajadores que viven all铆 durante las rotaciones. Mantienen la estructura de contenci贸n sobre el reactor afectado, las rutas y otras infraestructuras.

“Amenaza real” de un ataque a los reactores nucleares

El peligro de que un enfrentamiento armament铆stico extienda o afecte a煤n m谩s la radiaci贸n parece a grandes rasgos muy escaso. Sin embargo, la estructura de contenci贸n radiactiva es particularmente vulnerable. Se trata de un arco de acero inoxidable terminado en 2016, valuado en 1700 millones de d贸lares, que est谩 puesto sobre el reactor fusionado para evitar la propagaci贸n de polvo altamente radiactivo.

Por ese motivo es que un posible enfrentamiento puede ser “una amenaza real”, como lo se帽ala Craig Hooper, experto en seguridad nacional y colaborador de la revista Forbes. Hooper cree que es preocupante que “pocos observadores se帽alen que una invasi贸n de Ucrania por parte de la OTAN podr铆a poner los reactores nucleares en la primera l铆nea del conflicto militar”.

“En una guerra importante, los 15 reactores de las instalaciones de energ铆a nuclear de Ucrania estar铆an en peligro, pero incluso una incursi贸n inconexa en el este de Ucrania de EEUU o Gran Breta帽a probablemente exponga al menos seis reactores activos a la incertidumbre de un entorno de combate terrestre”, asegur贸 Hooper. El investigador entiende que una contingencia semejante llevar铆a a “un 茅xodo masivo de refugiados y podr铆a hacer que gran parte de Ucrania sea inhabitable durante d茅cadas”.

Seg煤n Hooper, la planta de energ铆a nuclear Zaporizhzhia, situada a solo 193 kil贸metros del frente de batalla en la regi贸n del Donbass, atacada permanentemente por el r茅gimen fascista ucraniano, tambi茅n constituye un riesgo. Es la segunda planta de energ铆a nuclear m谩s grande de Europa y una de las diez m谩s grandes del mundo. 

Zaporizhzhia tiene poca protecci贸n y sus seis reactores de agua a presi贸n podr铆an verse afectados f谩cilmente ante cualquier incursi贸n. “Dada la ganancia que obtienen de la electricidad, los gerentes de la planta se mostrar谩n reacios a cerrarla, asegurando los reactores solo en el 煤ltimo segundo posible. La necesidad desesperada de energ铆a de Ucrania solo aumenta las oportunidades de un accidente”, advirti贸 Hooper.

Lejos de mostrarse cauto, el embajador de Ucrania en Reino Unido, Vadym Prystaiko, dijo en diciembre pasado que un ataque militar podr铆a provocar desastres nucleares como el de Chernobyl. Ucrania sol铆a albergar una gran parte del arsenal nuclear sovi茅tico, pero entreg贸 las armas en los a帽os posteriores a su independencia en 1991 y retuvo solo sitios nucleares civiles.

P谩gina 12 / La Haine




Fuente: Lahaine.org