June 22, 2021
De parte de Pozol
127 puntos de vista


Queremos que nuestra palabra vuele lejos, a donde quiera que haya desplazados forzados en el mundo.

Organizaci贸n Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Tierra Sagrada de los M谩rtires de Acteal

Municipio de Chenalh贸, Chiapas, M茅xico.

22 de junio de 2021

Al Congreso Nacional Ind铆gena

Al Concejo Ind铆gena de Gobierno

A la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicaci贸n nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanas y hermanos:

En el marco del D铆a Mundial del refugiado, nos reunimos como cada mes en esta Casa de la Memoria y la Esperanza, para traer de nuevo a nuestro coraz贸n el recuerdo de lo ocurrido en esta tierra regada con la sangre de nuestros 45 hermanas, hermanos, hermanitas y hermanitos, m谩s 4 beb茅s a quienes les quitaron el derecho a nacer, pues todas y todos fueron v铆ctimas de desplazamiento forzado. Ellas y ellos fueron cruelmente masacrados mientras intentaban protegerse de la violencia de los grupos paramilitares pri铆stas que el Gobierno federal, estatal, municipal y el Ej茅rcito mexicano, de manera coordinada, organiz贸, entren贸, financi贸, abasteci贸 de armas, protegi贸 y encubri贸 en Chiapas para acabar con la lucha de nuestros hermanos zapatistas. No podemos olvidar que todos nuestros M谩rtires y sobrevivientes de la Masacre, tanto los que vinieron de Quextic Centro y Quextic Poblado, como los originarios de Acteal 鈥揺ntre ellos nuestro hermano catequista y jefe de zona Alonso V谩zquez y su familia鈥 tuvieron que abandonar sus casas en 1997 para escapar de la violencia paramilitar y hab铆an estado resistiendo juntos, enfrentando el conflicto de manera no violenta (principalmente con oraci贸n intensa y ayunos) en el Campamento Civil por la Paz 鈥淟os Naranjos鈥, cuando fueron cobardemente masacrados, hace ya 23 a帽os y medio.

Los miembros de la Organizaci贸n de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal hemos sido v铆ctimas de desplazamiento forzado en varias ocasiones, siempre por la misma raz贸n: por negarnos a colaborar con el gobierno en sus estrategias de dominaci贸n en nuestros pueblos. Siempre hemos pagado con sufrimiento el castigo por no obedecer las 贸rdenes injustas del gobierno y sus aliados partidistas en nuestras comunidades, evitando enfrentarnos violentamente con ellos, denunciando los actos violentos que han cometido y tratando de organizar acciones no violentas en favor de la paz.

Por eso hoy hemos escuchado a dos sobrevivientes y dos hermanos que sufrieron el desplazamiento, dos hombres y dos mujeres, quienes con su palabra nos recuerdan lo que han resistido y nos animan a seguir luchando por justicia para que estos acontecimientos no queden en la impunidad.

Queremos que no se olvide nunca cu谩l fue el origen de los grupos paramilitares que han causado tanto sufrimiento en nuestro estado, y que a煤n hoy siguen alimentando la violencia generalizada por conflictos electorales, por tierras o por disputas entre c谩rteles del narco en Chiapas, sin que esos paramilitares hayan sido jam谩s desarticulados o desarmados por el gobierno que los form贸 y los ha protegido desde entonces.

Recordemos que el experimento de crear grupos paramilitares en Chiapas comenz贸 en 1995 en la Zona Norte del estado (con el grupo paramilitar Paz y Justicia en Tila, Salto de Agua y El Limar), como una estrategia del estado mexicano para acabar con las fuerzas zapatistas mientras que fing铆an dialogar con ellos. Esto, junto con la militarizaci贸n extensa del territorio, era parte de un plan bien pensado por el Ej茅rcito mexicano que se llam贸 Plan de campa帽a Chiapas 941 y que dej贸 como saldo inicial operativos policiacos, cientos de desalojados, asesinatos, secuestros, promoci贸n de la divisi贸n y miedo en las comunidades, expulsi贸n de sacerdotes y penetraci贸n policiaca-militar en las comunidades.2 Todo esto para seguir las ense帽anzas del m茅todo inventado en Estados Unidos para aislar, desgastar, dividir y desorganizar a los movimientos sociales que buscan el cambio social, econ贸mico y pol铆tico. Y tras la organizaci贸n de estos grupos paramilitares en la Zona Altos de Chiapas (como los pri铆stas cardenistas en Chenalh贸 -ahora verdeecologistas-), MIRA en Oxchuk, Huixt谩n, Chanal y Cancuc) y en la Zona Selva (Los Chinchulines en Bachaj贸n y Las Ca帽adas) desde 1996 y sobre todo durante 1997, la violencia se comenz贸 a ver en forma de amenazas, robos, homicidios, desapariciones, despojos, secuestros y quema de casas que provocaron el desplazamiento forzado de miles de personas que hu铆an de estas agresiones, pues los paramilitares obligaban a la poblaci贸n a cometer todos estos cr铆menes contra los zapatistas y contra todos los que no estaban de acuerdo con el gobierno.

El Plan Chiapas se perfeccion贸 en Chenalh贸 y la violencia se agudiz贸 tras la creaci贸n del Concejo Aut贸nomo Zapatista en San Pedro Polh贸 en agosto de 1996. En 1997 se comenzaron a crear Comit茅s de seguridad p煤blica en las comunidades de Chenalh贸, integrados con los miembros de los grupos armados antizapatistas, a las 贸rdenes del Consejo de Seguridad P煤blica Estatal, que estaba dirigido en los hechos por la S茅ptima Regi贸n Militar, bajo el mando del general Mario Ren谩n Castillo. Protegidos por la polic铆a estatal y por el Ej茅rcito, estos comit茅s establecieron un r茅gimen de terror, mientras que tambi茅n promov铆an los programas y repart铆an la ayuda estatal y federal.

Los primeros en buscar refugio en Chenalh贸 para huir de una balacera entre zapatistas y paramilitares pri铆stas, fueron habitantes de la comunidad de Yaxgemel, el 27 de mayo de 1997. Un d铆a antes, las Abejas fuimos a advertir al entonces presidente municipal Jacinto Arias Cruz del problema, pero 茅l s贸lo contest贸 que ya pronto iba a llegar el Ej茅rcito a 鈥渆xterminar al EZLN de la regi贸n鈥, que eran los que estaban provocando los problemas. Una vez m谩s, en agosto de 1997, Las Abejas fuimos a hablar con el presidente para decirle que ya no quer铆amos m谩s problemas, ni m谩s muertos, pero no nos hicieron caso.3

Entre septiembre y diciembre, los paramilitares lanzaron varios ataques armados contra simpatizantes zapatistas, que se defendieron en Majomut y Chimix. Curiosamente, la polic铆a estableci贸 campamentos en esos pueblos despu茅s de los ataques. Tras la violencia en Chimix, en octubre, donde quemaron y saquearon casas, una patrulla militar detuvo a los pri铆stas con rifles AK-47 en la mano, pero el capit谩n Germ谩n Parra los liber贸 por ser del PRI.44

Desde mayo hasta diciembre de 1997 tuvieron que desplazarse m谩s de 6,000 personas, entre bases de apoyo zapatistas e integrantes de nuestra organizaci贸n para evitar morir, ser encarcelados o ser obligados a participar en el saqueo de pertenencias y quema de casas de los zapatistas en sus comunidades, o a cooperar econ贸micamente para la compra de armas y municiones para combatir a los zapatistas. Algunos de nosotros vimos arder nuestras casas y todos sufrimos el robo de las pertenencias y animalitos que tuvimos que dejar atr谩s cuando decidimos escapar. Las condiciones para salir huyendo fueron muy duras, de noche, en medio de la lluvia, el lodo y el fr铆o, cargando a beb茅s y ni帽os peque帽os. Cuando por fin llegamos a buscar refugio en comunidades que se consideraban m谩s seguras, no ten铆amos d贸nde guarecernos, qu茅 comer ni con qu茅 taparnos. El 煤nico consuelo era poder rezar juntos a nuestro Dios Padre-Madre para que nos protegiera y llorar en su presencia para recibir su consuelo. Fue as铆 como poco a poco, la Organizaci贸n Sociedad Civil Las Abejas organizamos 4 Campamentos Civiles por la Paz para recibir a las familias que necesitaban ponerse a salvo de los paramilitares, pensando en que estando ah铆, el Ej茅rcito mexicano y el gobierno nos iba a respetar por acogernos a las Leyes internacionales de la Guerra, incluyendo el Convenio de Ginebra relativo a la protecci贸n debida a las personas civiles en tiempo de guerra: el Campamento San Juan Diego en X鈥檕yep, donde llegaron familias de Yibeljoj, Los Chorros, Ch鈥檜chtik, Colonia Puebla y Yaxgemel; el Campamento Esperanza en Tzajalch鈥檈n (donde estuvieron congregadas por algunos meses las familias abejas de esa comunidad y de Tzanembolom); el Campamento Los Naranjos en Acteal (donde se refugiaron familias de Quextic Centro, Quextic Poblado, Tzajaluk鈥檜m, La Esperanza, Acteal y brevemente C鈥檃nolal); y un Campamento m谩s en Chojol贸 (que no fue necesario, ya que el nivel de acoso no fue tan grave en las comunidades Abejas cercanas como Bach鈥檈n y Quexaluk鈥檜m). Tambi茅n algunas familias Abejas buscaron refugio en otros dos Campamentos por la Paz que se organizaron en San Crist贸bal de las Casas con el apoyo de la Di贸cesis, sobre todo varias familias de Los Chorros que se desplazaron en la Nueva Primavera y las familias de C鈥檃nolal que se desplazaron en Don Bosco.

Hoy queremos recordar que los que fueron sometidos a todo ese sufrimiento eran inocentes de todo delito y que las consecuencias de incertidumbre, terror, hacinamiento, falta de agua, falta de le帽a y proliferaci贸n de enfermedades que tuvieron que soportar los desplazados estando fuera de su tierra, fueron terribles e irreversibles. Sobre todo en el caso de nuestros hermanos y hermanas masacrados, y de cinco hermanos y hermanas m谩s de nuestra Organizaci贸n que murieron en el Campamento San Juan Diego X鈥檕yep durante el desplazamiento: un anciano y dos beb茅s de Los Chorros; y un anciano y una anciana de Yibeljoj. Todas estas 谩nimas claman en el cielo por justicia. Es por eso que nunca nos cansaremos de denunciar lo que pas贸 y de exigir justicia, pues aunque muchas familias abejas pudieron retornar despu茅s de tres y cuatro a帽os a sus tierras, los culpables de este sufrimiento siguen impunes, por lo que nada asegura que no puedan repetir sus actos.

Otros de nuestros hermanos y hermanas Abejas tuvieron que soportar tambi茅n el desplazamiento forzado y sus consecuencias en 2013, algunos por segunda vez, en el caso del conflicto generado por los paramilitares bautistas para despojar a los cat贸licos 鈥搈uchos de ellos Abejas- de su ermita en la Colonia Puebla en 2013. Es as铆 como el Campamento Civil por la Paz 鈥淟os Naranjos鈥 en Acteal volvi贸 a recibir por poco m谩s de un a帽o a todas las 14 familias desplazadas en aquel entonces (a quienes tambi茅n les saquearon las casas), y despu茅s en agosto de 2019 a 5 familias de Abejas provenientes de la Colonia Miguel Ultrilla 鈥淟os Chorros鈥, quienes s贸lo despu茅s de un a帽o y ocho meses han podido volver a sus hogares, algunos de los cuales hab铆an quedado destruidos o en muy malas condiciones.

Sabemos que no somos los 煤nicos que hemos sufrido desplazamiento forzado en nuestro municipio, en nuestro estado, en nuestro pa铆s o en el mundo. Por eso hoy queremos enviar la palabra de Las Abejas a todos nuestros hermanos que sufren el desplazamiento forzado, para que sepan que no est谩n solos, que los comprendemos y que los acompa帽amos en su lucha por justicia.

Comenzando con nuestros hermanos del vecino municipio de Pantelh贸, quienes llevan meses viviendo en el terror porque la crisis de la violencia pol铆tica en el proceso electoral se ha convertido en una espiral de violencia expresada en desplazamientos forzados y asesinatos.5 A consecuencia de esto, a principio de mayo fue desplazada una comunidad entera en Pantelh贸. Y muchos de nuestros hermanos que viven cerca de los accesos a esta comunidad permanecen con miedo a los enfrentamientos armados, haciendo muy dif铆cil el transporte para salir y regresar a sus comunidades, en algunos casos teniendo problemas para solucionar necesidades b谩sicas como comprar su ma铆z.

Tampoco nos olvidamos de nuestros hermanos que han tenido que huir de las zonas de enfrentamiento entre los partidarios armados de Santa Marta y Aldama, dejando sus casas, tierras y animales por tiempos largos o cortos, pero que ya llevan m谩s de 3 a帽os sin poder vivir en paz. Nos referimos a ancianos, ancianas, hombres, mujeres, ni帽os y ni帽as de las comunidades tanto de Aldama (Coc贸, Tabac, Xuxch鈥檈n, San Pedro Cotzilnam, Chayomte鈥, Juxton, Tselejpotobtic, Yeton, Chivit, Sepelton, Yoctontik y Cabecera de Aldama) as铆 como de Santa Martha, Chenalh贸 (Saklum y Atzamilh贸), que viven entre el fuego cruzado y con miedo por no poder trabajar normalmente para poder subsistir. Llamamos a todos los que disparan, a los que atacan y los que se defienden, a que abran caminos para la reconciliaci贸n y la paz.

Para nosotros el problema del desplazamiento forzado en Chenalh贸 no es cosa del pasado. Sabemos que los partidistas que comen de lo que les da el gobierno muchas veces tienen armas y no est谩n contentos con la existencia de organizaciones independientes como la nuestra, porque denunciamos las injusticias que cometen y los proyectos de dominaci贸n a los que sirven. Es por eso que comienzan a difundir rumores sobre nosotros, a decir que somos flojos, que no queremos trabajar por la comunidad, que s贸lo buscamos problemas, y comienzan a amenazar con quitarnos el agua o la luz, para poner a la dem谩s gente de nuestra comunidad en nuestra contra.

Nosotros los hombres y mujeres, ni帽os y ni帽as, ancianos y ancianas de la Organizaci贸n Sociedad Civil Las Abejas de Acteal queremos que haya armon铆a y respeto en nuestras comunidades, que ya no haya violencia y ataques entre nosotros. Y llamamos a nuestros hermanos tsotsiles que est谩n en los diferentes partidos a que se pongan a pensar 驴por qu茅 debemos enfrentarnos entre nosotros?, 驴por qu茅 debemos dedicarnos a agredir a los que piensan diferente o no quieren organizarse con nosotros?

Y queremos que nuestra palabra vuele lejos, a donde quiera que haya desplazados forzados en el mundo. Hoy les pedimos especialmente a nuestros hermanos zapatistas que est谩n desembarcando en el Puerto de Vigo, en Galicia, que lleven tambi茅n nuestra palabra a todos los refugiados que encuentren en Europa, para que sepan nuestro pensamiento: que nadie tiene derecho a sacar a otro de su tierra. Porque nadie es due帽o de la tierra, la tierra no es de nadie, por eso nadie tiene derecho a mandar sobre ella, a despojar a otros o forzar a sus compa帽eros a desplazarse o reubicarse (como est谩n haciendo con los pueblos los due帽os del dinero en complicidad con los malos gobiernos). Quien quiera que tenga partido, religi贸n u organizaci贸n, que participe ah铆 y crea en sus principios pero que respete a los dem谩s, que no trate de imponer lo que cree y lo que quiere a los dem谩s.

隆Alto a los desplazamientos forzados!

隆Alto a la guerra en nuestras comunidades!

隆No m谩s impunidad!

隆Castigo a los autores materiales e intelectuales de la masacre de Acteal!

隆Pedimos a la CIDH atienda el tema de desplazamiento forzado en el caso 12.790 Manuel S谩ntiz Culebra y otros (masacre de Acteal) y enliste y emita informe de fondo en el caso!

Atentamente

La Voz de la Organizaci贸n sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:

Crist贸bal Ruiz Arias                  Gerardo P茅rez P茅rez

                                         Presidente                              Secretario

Manuel Ortiz Guti茅rrez                    Pedro P茅rez P茅rez

                                        Tesorero                                Sub Presidente

Sebasti谩n Guzm谩n S谩ntiz

Sub Tesorero

https://acteal.blogspot.com/2021/06/queremos-que-nuestra-palabra-vuele.html?m=1




Fuente: Pozol.org