March 31, 2021
De parte de El Libertario
340 puntos de vista


M.S.V.D. (Santiago)
 
Somos  una  organizaci贸n  territorial  de  car谩cter libertario que hace m谩s de 10 a帽os se despliega en las poblaciones La Bandera en la comuna  de  San  Ram贸n,  Jos茅  Mar铆a  Caro  en  Lo  Espejo  y  La  Pincoya-El  Barrero  en Huechuraba.  Actualmente, se federan  iniciativas  sociales que agrupan  a vecines a trav茅s   de   Escuelas   Comunitarias, Redes  de  Abastecimiento,  Comit茅s de     Allegadas     y     Asambleas     de Mujeres    y    Varones,    donde    se pretende trabajar de manera integral en nuestros barrios populares, la construcci贸n de comunidades organizadas en resistencia. La  revuelta  popular  iniciada  el  18  de  octubre,  claramente  modific贸  el  escenario pol铆tico  en  el  cual  nos  desenvolvemos  como  organizaci贸n.  Esto  ha  generado oportunidades para enraizarnos en el territorio, lo que ha exigido una readecuaci贸n del repertorio organizativo que est谩bamos desplegando antes de octubre. As铆, nos vimos en la necesidad de actualizar la org谩nica del Movimiento Solidario Vida Digna, ya  que  todo  esdiferente.  En   ese  sentido,  ante  las  谩reas  que  ya  ven铆amos desarrollando en el territorio, como vivienda (comit茅s de allegadas Quiero Mi Casa y Angelica Huly en La Bandera, comit茅 de lucha por la  vida digna en la Jos茅 Maria Caro y agrupaci贸n de allegadas de La Pincoya-El Barrero) y feminismo (Asamblea de Mujeres  de  La  Bandera  y C铆rculode  mujeres  de  La  Pincoya-El  Barrero),  se  han sumado  otras  in茅ditas  para  nuestra  organizaci贸n,  como  abastecimiento  (Red  de Abastecimiento  La  Bandera  y  Red  de  La  Pincoya)  y  comunicaci贸n  (Agitaci贸n  y Propaganda La Bandera).

Este  crecimiento  y  adecuaci贸n  de  nuestra  organizaci贸n  ha  permitido  que  nuestra estrategia movimientista de construcci贸n libertaria a nivel territorial, se proyecte en la   creaci贸n,   fortalecimiento   y   multiplicaci贸n   de   comunidades   organizadas   en resistencia  bajo  la  capacidad  de  autogestionar  sus  territorios  de  manera  integral. Esta  estrategia  es  dual,  en  el  sentido  de  prefigurar  procesos  de  autoconstrucci贸n que  doten  de  autonom铆a  a  los  territorios  y  generen  proyectos  alternativos  de organizaci贸n,  a   la   par  de  experiencias  de  luchas   y  conflictos  reivindicativos, asociados  a  problem谩ticas  y  necesidades  concretas  y  puntuales  que  permitan garantizar derechos sociales.

En  ese  marco,  para  lograr  la  consolidaci贸n  de  las  organizaciones  a  partir  del desarrollo  de  capacidades  propias  a  nivel  de  autoconstrucci贸n,  fortaleciendo  a  su vez  la  lucha  reivindicativa  por  derechos  sociales,  debemos  desarrollar  distintas dimensiones de lucha:

(a) Protagonismo Popular: Se debe reconstruir dicho protagonismo  no  s贸lo  en  las  luchas, sino  tambi茅n  en  la  vida  cotidiana  de los   comit茅s   de   allegadas  y toda organizaci贸n  de  base  que  se  cree. Dicho protagonismo debe ir acompa帽ado de la generaci贸n de una confianza  en  las  propias  fuerzas.  Las  familias de  los  comit茅s,  socios  de  la  red  de abastecimiento,  mujeres  en  la  asamblea  de  mujeres,  deben  poder  mirarse  a  s铆 mismas y a su  organizaci贸n con fe en sus posibilidades, saber de qu茅 son capaces como grupo organizado, y qu茅 se puede obtener con la fuerza queda la uni贸n. La confianza  en  las  fuerzas  propias  se  genera  luchando,  obteniendo  victorias  y lecciones 煤tiles para continuar la marcha. A su vez, las organizaciones deben:
(a.1) adecuarse seg煤n las necesidades y capacidades del territorio, en virtud de su fuerza propia y sus capacidades organizativas.
(a.2)  promover  la  participaci贸n  en  la  planificaci贸n  y  decisi贸n  de  la  comunidad, haciendo part铆cipes a les vecines en el quehacer de la organizaci贸n.

(b) Territorialidad y arraigo: Una territorializaci贸n efectiva de la organizaci贸ndebe permitir interactuar, incluir y organizar(nos)  con  los  diferentes  actores  que  existan,  porque  los  territorios  son nuestra trinchera de lucha, donde podemos tejer v铆nculosde autonom铆a. As铆, una perspectiva   territorial   de   trabajo   debe   estar   orientada   al   asentamiento   de movimientos de base con arraigo comunitario y una perspectiva de inserci贸n a nivel local, que supere tanto el tallerismo como el viviendismo.

En ese sentido, como las familias de nuestros comit茅s de allegadas en su mayor铆a pertenecen a los territorios donde trabajamos, debemos apuntar a involucrarse en estas acciones de resistencia. Ahora bien, debemos sumar a m谩s personas y familias de  nuestras  poblaciones  que  si  bien  no  pertenecen  a  nuestros  comit茅s,  est谩n interesades en organizarse. Para resistir en este contexto, debemos generar otras iniciativas  de  organizaci贸n  de  base  para  resolver  problemas,  como  las  redes  de abastecimiento,  brigadas  de  agitaci贸n  y  propaganda,  lo  que  nos  permitir谩  crear, fortalecer y multiplicar nuestro despliegue y capacidad de lucha a nivel territorial.

(c) Integralidad: Tanto en el estallido social como en la actual pandemia, nos hemos dado cuenta que el  desarrollo  de  la  lucha  reivindicativa  por  derechos  sociales,  como  la  vivienda,si bien  genera  protagonismo  popular,  por  s铆  sola  no  es  capaz  de  fortalecer  la autogesti贸n de los territorios y el desarrollo y construcci贸n de comunidades organizadas  en  resistencia.  Insistimos:  este  escenario  de  agudizaci贸n  de  la precarizaci贸n, es una oportunidad para diversificar las 谩reas de autoconstrucci贸n y ajustarlas a las necesidades y ritmos de las familias y los territorios, incorporando e invitando  a  m谩s  gente  para  que  se  organice.  Con  ello,  podemos  perspectivar  un directa de las comunidades en el territorio, y conectando la autoconstrucci贸n y la lucha reivindicativa con un horizonte pol铆tico definido.

Teniendo  en  consideraci贸n  todo   esto,  creemos  necesario  mencionar  nuestra propuesta frente a la actual coyuntura, que a煤n se est谩 construyendo en nuestros espacios  de  base  y  por  lo  tanto  no  es  definitiva.  Alejados  del  electoralismo  que muchas organizaciones sociales y pol铆ticas est谩n calculando a prop贸sito del proceso constituyente,  como  Movimiento  Solidario  Vida  Digna  quisi茅ramos  enfrentar  esta coyuntura de otra manera. En vez de llevar candidates al circo electoral, nosotres preferimos iniciar un proceso de Campa帽a de lucha por la vida digna, que aproveche el 谩nimo depolitizaci贸n inaugurado el 18 de octubre, para hacernos lo m谩s social posible, convocando a las organizaciones sociales a dise帽ar una campa帽a que tenga como norte la  construcci贸n program谩tica, por un lado, y la  coordinaci贸n  y unidad en la lucha y acci贸n, por otro.

Para   finalizar, creemos   que   nos encontramos     en     un     momento donde la audacia, astucia, chispeza, viveza  de  las  organizaciones,  dado este contexto post estallido social y pand茅mico, debe desembocar en lacreaci贸n, fortalecimientoy multiplicaci贸n deorganizaciones de base de distinto tipo. Estas organizaciones debenresolver autogestivamente las m煤ltiples y complejas necesidades que han ido surgiendo en los territorios, para potenciar la capacidad de la comunidad organizada de resistir la actual crisis civilizatoria, luchando en defensa de la vida. Si logramos coordinar este tejido social organizado en un Programa de lucha y la coordinaci贸n de acciones en un  paragua  com煤n,  como  la  Campa帽a  de  Lucha  por  la  Vida  Digna,  podremos enfrentar de mejor manera la actual coyuntura que se avecina.

[Tomado del Bolet铆n Intermitente Sedici贸n # 8, Santiago de Chile, marzo 2021 N煤mero completo accesible en https://lapeste.org/wp-content/uploads/2021/03/SEDICION8.pdf.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com