October 22, 2021
De parte de La Haine
311 puntos de vista


Entrevista con Gustavo Lahoud, del Instituto del Pensamiento y Pol铆ticas P煤blicas

El presidente chileno Sebasti谩n Pi帽era ampli贸 por decreto el 谩rea mar铆tima, cinco mil kil贸metros al sudeste del Cabo de Hornos. Chile rechaza el nuevo mapa de Argentina con su plataforma continental extendida y hecha ley en agosto del a帽o pasado, a trav茅s de la Ley nacional 27.557 y al respecto te quiero preguntar: 驴Qu茅 dice el Tratado de paz y amistad de 1984?

Hay una cuesti贸n concreta con respecto al l铆mite en el extremo sur. En este caso hablamos de una frontera mar铆tima en el pasaje de Drake, en el Cabo de Hornos. Hay un punto que se llama el punto F en la delimitaci贸n establecida en esa zona del extremo sur mar铆timo en el Tratado de paz y amistad firmado en 1984 que establece, en torno a unas coordenadas muy precisas, un l铆mite hacia el oriente tomando en consideraci贸n los meridianos de soberan铆a mar铆tima argentina y hacia el occidente de soberan铆a mar铆tima chilena.
Lo que parece problem谩tico y hasta ins贸lito de este decreto que publica a fines de agosto el gobierno chileno y que dijo claramente la Canciller铆a, involucrar铆a una vulneraci贸n de esa l铆nea imaginaria entorno a los 67潞 16麓 que fue establecida en ese tratado que se llamaba punto F.
En torno a esto uno empez贸 a ver la vuelta a la consideraci贸n en la percepci贸n geopol铆tica chilena de ciertas cuestiones que ya desde los tiempos de Pinochet se ven铆an trabajando permanentemente.
Los chilenos ven铆an trabajando mucho sobre la idea que desde la Argentina se estaban generando visiones distorsionadas sobre las cuestiones de los l铆mites y su adecuada delimitaci贸n, y que hab铆a una cuesti贸n propagand铆stica continuamente y un accionar diplom谩tico para generar equ铆vocos o dudas sobre esto.
Esta es una cuesti贸n que existe en la din谩mica diplom谩tica del debate geopol铆tico chileno y que cada tanto vuelve, sobre todo en 茅poca de crisis como la que est谩 Chile desde hace un tiempo con Pi帽era y茅ndose del gobierno en el medio de una Asamblea Constituyente y una elecci贸n que se va a realizar en noviembre y este contexto ha sido utilizado para reinstalar una situaci贸n que en funci贸n de c贸mo se hab铆a resuelto el refer茅ndum del Beagle y c贸mo se hab铆a determinado en torno a este famoso punto F los l铆mites de cada pa铆s en el extremo mar铆timo sur se supone que no debiera haber razones para volver a exhumar un diferendo donde no lo hay.
Y esto implica, en caso que en Chile un gobierno futuro sea cual sea pretenda confirmarlo. En el Tratado de paz y amistad, como suele ocurrir en muchos tratados de l铆mites, soluciones que no se llegan por la v铆a bilateral deber铆an concurrir por una de las partes a una instancia que est茅 tutelada en el tratado que es una instancia de arbitraje.
Ahora este reclamo chileno tal cual como est谩 planteado, desde mi 贸ptica no tiene ni pies ni cabeza con lo cual ni siquiera podr铆a transitar una instancia de planteo en un contexto de arbitraje internacional.
Ac谩 viene finalmente la cuesti贸n que esto tiene que ver con el panorama de abierta conflictividad que estamos viviendo en todo el Atl谩ntico sur, en cuya situaci贸n Gran Breta帽a y la expansi贸n de la Flota de mar de EEUU son actores fundamentales.

Y yo te agregar铆a la construcci贸n del megapuerto en Malvinas.

Justamente, porque el megapuerto en Malvinas tiene que ver con el esquema de consolidaci贸n de una presencia naval recargada de los brit谩nicos que viene de la mano de una modificaci贸n del despliegue de su marina de guerra en distintos puntos calientes del mundo, b谩sicamente puntos mar铆timos.
Y Malvinas con la presencia brit谩nica es una base de ocupaci贸n en nuestro territorio usurpado de la OTAN. Al aparecer de la mano de Chile este ins贸lito reclamo yo lo leo indudablemente en funci贸n de esta estrategia de mayor agresividad de la presencia naval mar铆tima brit谩nica y de cara a la situaci贸n de construcci贸n de un polo log铆stico que permita acceder al sector ant谩rtico brit谩nico de un modo m谩s eficiente y claro.
Porque lo de la estructura log铆stica en Malvinas tiene que ver en parte con asegurar una proyecci贸n permanente y ah铆 tambi茅n sabemos que la pol铆tica ant谩rtica brit谩nica y la pol铆tica ant谩rtica chilena, en los 煤ltimos a帽os, han tratado de ir hacia miradas que han confluido en ciertas 鈥減reocupaciones comunes鈥.
Chilenos y argentinos sabemos que nuestro propio reclamo de sector ant谩rtico, que somos dos de los pa铆ses que hemos hecho reserva de soberan铆a, el otro es Gran Breta帽a, esas delimitaciones coinciden o se superponen con la propia delimitaci贸n invocada por los brit谩nicos.
Si los chilenos no comprenden que el modo de estructurar una visi贸n com煤n y diferente sobre esto es instal谩ndonos en una pol铆tica cooperativa y permanente con la Argentina en torno a la proyecci贸n hacia la Ant谩rtida, estamos complicados porque, sin hacer un an谩lisis a medias tintas, nosotros somos de los tres actores centrales en este contexto; somos el pa铆s que no est谩 en condiciones de parar un esquema de proyecci贸n, de vigilancia, de control, de acceso, que son variables centrales en lo que tiene que ver con la presencia mar铆tima en el Atl谩ntico sur en estas regiones.
Si form谩s sobre un punto como Punta Arenas, que es un punto log铆stico fundamental durante d茅cadas para los chilenos donde ha desarrollado una presencia y una soberan铆a en sus regiones del extremo sur y lo lig谩s con el trabajo que ellos estuvieron haciendo en la parte de la Isla Grande de Tierra del Fuego que es de soberan铆a chilena, y desde ah铆 constru铆s otro punto imaginario que lleve al nuevo polo log铆stico que intentan encarar los brit谩nicos en nuestras Islas Malvinas, est谩s en una situaci贸n en que si avanz谩s hacia el norte en el Atl谩ntico sur te vas a encontrar con otro gran polo portuario y log铆stico que es Montevideo en donde en los 煤ltimos a帽os, as铆 como ha pasado con Punta Arenas , Montevideo y Brasil tambi茅n se han incorporado como 谩reas que son utilizadas por el despliegue log铆stico de los kelpers, o sea, los brit谩nicos en nuestro territorio usurpado.
Yo hago esta proyecci贸n a ra铆z de esta incre铆ble decisi贸n del gobierno chileno porque creo que esto tiene que ver con enrarecer el clima que estamos viviendo. Porque volviendo al principio de esta pregunta, para m铆, e incluso para la gente especialista en Canciller铆a en la Direcci贸n de l铆mites y en el Area legal no tendr铆a ninguna posibilidad de tener un tr谩mite positivo esta delimitaci贸n que han hecho los chilenos en el extremo sur avanzando sobre nuestra propia l铆nea y la que fue establecida como l铆mite punto F en el Acuerdo de 1984.
Creo que esto tiene que ver con una combinaci贸n de un gobierno que est谩 en salida, que quiere tirar en el escenario para enrarecerlo mucho m谩s, un t铆pico asunto que ha sido motivo en los 煤ltimas d茅cadas de rispideces geopol铆ticas con la Argentina y nada menos en un contexto donde nosotros tenemos a Gran Breta帽a con su nueva pol铆tica mar铆tima y naval y adem谩s teniendo la cobertura del gran patr贸n de la OTAN que es la gran fuerza naval extendida de los EEUU, y no solo a trav茅s de la Cuarta Flota.

Analiz谩bamos en anteriores entrevistas el vencimiento de la concesi贸n de la Hidrov铆a, ahora llamada Hidrov铆a navegable troncal y actualmente bajo control del Estado que parece que ser谩 por poco tiempo porque en un a帽o abrir谩n una licitaci贸n. Y tambi茅n vencen las concesiones en 24 meses de las energ茅ticas hidroel茅ctricas, Piedra del Aguila y Alicur谩, donde los operadores reclaman U$S 4.000 millones ante el CIADI por un presunto lucro cesante por intervenci贸n en el sistema de precios. Es un parque envejecido y en alg煤n caso al borde de la obsolescencia que representa un 14 % de la matriz energ茅tica. 驴Qu茅 opini贸n te merece esta situaci贸n, y la situaci贸n de la Hidrov铆a donde se vencen concesiones? En el caso de la Hhidrov铆a que es rentable abrieron una licitaci贸n. En el caso de los ferrocarriles de carga que no son rentables quedan en manos del Estado nacional y probablemente pase lo mismo en el caso de estas dos importantes represas hidroel茅ctricas.

Respecto del cap铆tulo de las represas nosotros debi茅ramos en primer lugar plantear la necesidad respecto a todo el sector el茅ctrico en su inadecuado funcionamiento en todas estas d茅cadas. Esos bienes que el Estado concesion贸 en los 90, particularmente los bienes hidroel茅ctricos son bienes construidos por la Naci贸n Argentina durante d茅cadas en distintas etapas, porque el desarrollo hidroel茅ctrico particularmente de la Argentina fue realizado desde el primer peronismo, pasando por gobiernos militares hasta los 70.
Es una infraestructura que ha sido construida por el Estado y que fue concesionada en muy buenas condiciones en los 90 y en esos momentos con condiciones de funcionamiento que eran muy significativos para los consorcios que tomaron el control de las hidroel茅ctricas.
El problema es que luego de casi 30 a帽os vos ten茅s que rediscutir el rol de estas empresas en t茅rminos de la depreciaci贸n de la infraestructura instalada, los niveles de inversi贸n que la concesi贸n privada ha realizado, sobre lo cual los privados generalmente no hablan, y todo eso tiene que formar parte de una adecuada auditor铆a t茅cnica, minuciosamente realizada, que es lo que nunca ha pasado en todo el sector energ茅tico y menos en el sector el茅ctrico.
Por otro lado estas empresas tienen en t茅rminos de sus costos de manejo y de operaci贸n y son de las unidades en la generaci贸n el茅ctrica, si se quiere las m谩s eficientes en t茅rminos de la energ铆a de base que todav铆a pueden garantizar en un mix bastante equilibrado, y en ese sentido siguen siendo una posibilidad de abastecimiento confiable junto con un mejor y m谩s modernizado abastecimiento t茅rmico y nuclear.
Hay que ver tambi茅n el estado de la infraestructura, el estado de las turbinas, de las presas, de los diques, un mont贸n de cuestiones que tiene que ver con infraestructura de ingenier铆a el茅ctrica e infraestructura de ingenier铆a civil. Ac谩 el Estado no ha metido mano en casi tres d茅cadas.
Ah铆 me preocupa todo este balance.

A m铆 tambi茅n me preocupa que ya est谩n reclamando U$S 4.000 millones.

Si nosotros hici茅ramos un intento de comprender, uno podr铆a decir 驴desde qu茅 tiempo se est谩 reclamando esto? Probablemente tengamos que irnos 20 a帽os atr谩s en el contexto de lo que fue la salida de la convertibilidad y la fallida renegociaci贸n en los primeros tiempos del gobierno de transici贸n de Duhalde y luego de N茅stor Kirchner.
Desde la visi贸n de las empresas hubo un supuesto 鈥減roceso de normalizaci贸n鈥 que fue el feroz ajuste del macrismo, en cuyo gobierno la situaci贸n del sector hidroel茅ctrico en s铆 planteado integralmente, no hubo en ning煤n momento la posibilidad de hacer un planteo no solo del estado de situaci贸n de las empresas, sino adem谩s otra cuesti贸n que esta gente est谩 haciendo estos reclamos ins贸litos en este contexto tampoco discuten seriamente.
En la Argentina tenemos que ver nosotros en funci贸n de c贸mo est谩 avanzando la din谩mica por un lado de la insuficiencia h铆drica creciente en determinadas regiones del pa铆s. Nosotros sabemos que estamos sometidos a cambios muy importantes en la din谩mica de las lluvias, en r铆os de altura, estamos hablando de represas que est谩n en r铆os de altura, y tambi茅n sabemos que las propias represas que est谩n en r铆os de llanuras, en el caso del noreste, est谩n sometidas hoy a una situaci贸n in茅dita, por caso el Paran谩 con la peor sequ铆a en 77 a帽os.
驴Cu谩les son los balances hidrometeorol贸gicos sobre los cuales estamos trabajando en el cierre de una auditoria general y seria que tenemos que hacer sobre la situaci贸n de las hidroel茅ctricas?
Esto nos permitir铆a ver la sostenibilidad que podr铆a tener el mantenimiento de proyectos hidroel茅ctricos de esta envergadura en situaciones que pueden estar sometidas a estr茅s h铆drico creciente y adem谩s a mayor competitividad por usos distintos del agua.
Junto con esto en el Presupuesto para el a帽o que viene se est谩 volviendo a plantear un proyecto de vieja data que es la represa multiprop贸sito Chihuido en Neuqu茅n y uno se pregunta si estamos estudiando los balances hidrogeol贸gicos de nuestros r铆os.
Involucro una variable que tiene que ver con algo que es responsabilidad indelegable del Estado. Este reclamo ins贸lito de las concesionarias, el complejo de los Nihuiles est谩 en manos mayoritariamente del grupo Mindlin y lo cierto es que esto hay que ver las din谩micas con la cual est谩n trabajando estos grupos empresariales de la energ铆a, que est谩n crecientemente influenciados por una din谩mica financiera. Est谩n los Mindlin, est谩 el grupo EDEN (norte y centro de la provincia de Buenos Aires) que tienen presencia en distintos segmentos del sector el茅ctrico.

Y tambi茅n Nicol谩s Caputo, el hermano de toda la vida del ex presidente Macri.

Adem谩s est谩 Caputo con sus socios. Vos ten茅s en estos momentos que al igual que habl谩bamos antes de la situaci贸n de Chile respecto a la cuesti贸n lim铆trofe, imaginate que es de ciencia ficci贸n querer plantear en la perspectiva del vencimiento de alguna de las asociaciones hidroel茅ctricas un reclamo por lucro cesante por las administraciones pasadas que no tiene manera de sostenerse seriamente, donde han pasado por renegociaciones que han sido aceptadas.
Lo mismo que las condiciones de precios establecidas aun con el nuevo gobierno de Alberto Fern谩ndez, en cuanto a las condiciones de remuneraci贸n por la potencia efectiva que le dan al sistema y por la cantidad de megavatios que pueden poner a disposici贸n de la red.
Me parece que puede formar parte de una operaci贸n que grupos econ贸micos y sectores individuales de grandes inversores en el sistema energ茅tico como Caputo, los Mindlin, Miguens, Reca, el grupo Pagani que tiene predominancia en la provincia de Buenos Aires, el grupo italiano que est谩 detr谩s de Edesur, todo estos son sectores que en los 煤ltimos 25 a帽os se han distribuido ganancias ante la mirada pasiva o c贸mplice del Estado y la verdad que esto puede ser parte de un sistema de presi贸n en donde en los 煤ltimos meses nosotros podamos estar en una nueva situaci贸n de tensi贸n vinculada con la cuesti贸n tarifaria otra vez.
De cara al a帽o que viene la podr铆an mover para volver a presionar como siempre lo hacen hacia un Estado debilitado que no es capaz de fiscalizar y controlar como ha pasado en la red navegable troncal.
Y ahora sabemos, como en todos los sectores p煤blicos centrales, tenemos que ponernos a pensar c贸mo recuperamos fiscalizaci贸n y control en el contexto actual de los negocios de estos grupos econ贸micos, porque estos son esquemas de negocios muy cambiantes y est谩n ligados a los contextos de asegurar rentabilidad en el menor tiempo posible.

La Haine




Fuente: Lahaine.org