July 11, 2021
De parte de La Haine
223 puntos de vista


La Convenci贸n se ha reunido, a pesar de las trabas del r茅gimen y su presidente, Sebasti谩n Pi帽era

Un palacio, el ex Congreso sin aforo para albergar a los delegados en tiempos de pandemia se habilit贸 para las sesiones. Asimismo, la presencia de carabineros y la represi贸n de manifestantes en sus alrededores generaron una tensi贸n a帽adida con la finalidad de enturbiar y hacer fracasar el acto inaugural.

Sin embargo, el hecho relevante ha sido la designaci贸n, como presidenta de la Convenci贸n, de Elisa Lonc贸n, representante del pueblo mapuche. Una bofetada en todo lo alto para la sociedad racista, profundamente arraigada en Chile. La sola idea de pensar en un Estado plurinacional se puede considerar un triunfo. Elisa Lonc贸n es constituyente por el cupo reservado a los pueblos originarios. Activista pol铆tica sin adscripci贸n partidaria. Maestra, acad茅mica, profesora de ingl茅s y doctora en literatura. Pero no son los m茅ritos acad茅micos lo que valoramos, sino el hecho pol铆tico y sus consecuencias.

Su elecci贸n es resultado de un bloque antineoliberal entre los constituyentes, que han impuesto sus candidatos frente al denominado partido del orden, integrado por la derecha y los representantes de la ex Nueva Mayor铆a, a excepci贸n del Partido Comunista. El vicepresidente que acompa帽ar谩 a Elisa Lonc贸n, es Jaime Bassa, adscrito al Frente Amplio, profesor de derecho constitucional y electo para la candidatura.

Apruebo dignidad. Sorpresa o no, la elecci贸n expresa un avance al cual sumar la condici贸n paritaria de los constituyentes, un hecho excepcional en la historia mundial, y para Chile, con la particularidad de ser la primera vez que sus asamble铆stas lo son por voto directo.

Pero no podemos olvidar que lo sucedido est谩 marcado por la rebeli贸n popular de octubre de 2019. Fueron el cuestionamiento del orden neoliberal, el rechazo a la corrupci贸n, el descr茅dito de las instituciones del Estado y la irrupci贸n de los movimientos sociales que tomaron las calles de las principales ciudades y pueblos del pa铆s el principio sobre el cual se levanta la Convenci贸n Constituyente. Expresa la realidad de un Chile diverso, conflictivo, fragmentado, con necesidades de cambio y profundamente hastiado que dijo basta.

Es significativo que los constituyentes del bloque antineoliberal pidiesen, como parte de su mandato, la liberaci贸n de los presos pol铆ticos detenidos durante la rebeli贸n popular y juzgar a los responsables, de carabineros y de las fuerzas armadas, cuyos actos son una flagrante violaci贸n a los derechos humanos.

Sin embargo, los l铆mites impuestos por los acuerdos de paz y por una nueva constituci贸n, firmados a finales de 2019, son un escollo. Zafarse de estos, mostrar谩 la capacidad para convertir la Convenci贸n en una Asamblea constituyente soberana y sin ataduras.

Como sucediera en la revoluci贸n francesa, la convocatoria de los Estados generales, por el rey Luis XVI para sesionar por separado: nobleza, clero y el tercer Estado, fue deso铆do. El tercer Estado compuesto por la burgues铆a, artesanos, sectores profesionales, comerciantes, llam贸 a constituirse en una sola c谩mara. Luis XVI cerr贸 y clausur贸 las sesiones. Pero, convocados en otra sede, juramentaron no separarse hasta tener redactada una Constituci贸n. Nac铆a la Asamblea Constituyente soberana cuyo poder no era delegado. Un poder originario no sometido a tutelas cuyos principios eran fundacionales del nuevo orden. La historia no se repite, pero el ejemplo es v谩lido.

En Chile, no todo se resolver谩 en la Convenci贸n Constituyente, incluso si se logra una redacci贸n que reconozca el Estado plurinacional, los derechos de una ciudadan铆a plena como son salud, educaci贸n, vivienda, igualdad de la mujer, derechos de las minor铆as sexuales, la protecci贸n del medio ambiente y una vejez con pensiones dignas, ser谩 necesario que se acompa帽e de la posterior elaboraci贸n de leyes que la hagan realidad.

En otros t茅rminos, sin c贸digos que la implementen se quedar谩 en un articulado de buenas intenciones. En este sentido, el partido del orden tiene una parte importante del poder pol铆tico y todo el econ贸mico. Controla la judicatura y los medios de comunicaci贸n social.

Las elecciones presidenciales a finales de este a帽o ser谩n la siguiente batalla. Un presidente y un Parlamento desafecto a la Constituyente pueden hacer fracasar a 茅sta. Si adem谩s, tienen la hipoteca de aprobar los acuerdos por una mayor铆a de dos terceras partes de cu贸rum, y respetar los tratados de libre comercio, el camino no es f谩cil. Aceptar estos postulados, supone reconocer el derecho a veto de las empresas trasnacionales para impugnar su articulado si se vulneran sus derechos.

Pensemos en una redacci贸n que reconozca la propiedad del Estado sobre los recursos naturales, agua, n铆quel, cobre, colt谩n, recursos marinos, fuentes de energ铆a etc茅tera. En definitiva, el poder constituyente del bloque antineoliberal debe lograr que la Convenci贸n se declare independiente, soberana e inviolable en sus decisiones, tanto a la hora de fijar su reglamento como en la redacci贸n de la Carta Magna. Nada debe atarlos a los acuerdos espurios que maniatan sus decisiones. De lo contrario, se habr谩 conseguido una victoria p铆rrica. Una nueva constituci贸n sin posibilidades de ser aplicada. El partido del orden habr谩 triunfado.

La Jornada




Fuente: Lahaine.org