November 9, 2020
De parte de El Libertario
139 puntos de vista


 

Normal
0

21

false
false
false

ES-VE
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Marcelo Sevilla

 

I.-

Hace unos
años, Juan C. Portantiero inauguró su curso sobre “Teoría política” en Venado
Tuerto con una inquietante pregunta: ¿por qué la gente obedece? Días atrás en
Chile, estudiantes secundarios decidieron saltar los molinetes del subte y no
pagar boleto, como protesta por el aumento en el precio del pasaje. Por arriba
o por abajo, pero no cumplir la norma: desobedecer. 

 

El
presidente Piñera reaccionó rápido: nombró “enemigos” y citó la palabra
“guerra”. Lo hizo rodeado de militares, en una escena deliberadamente lúgubre.
Su amenaza fue clara. Y ahí nomás largó los perros carabineros a cazar en las
calles. No hubo error de comunicación ni apresuramiento en sus decisiones. “Nos
recuerdan las noches más oscuras…” decían las voces víctimas. Precisamente de
eso se trataba. Advertir y recordar cuál era el fundamento de muerte que
sostenía ese orden social y qué sucede con los que no lo cumplen. Y el reflejo
se mostró tan actual, tan efectivo, que en pocas semanas el país se llenó otra
vez de asesinadxs, desaparecidxs, torturadxs, violadxs. ¿Qué cabía esperar? Eso
es capitalismo puro, desnudo, sin las burbujas de Coca Cola, sin el podio de
Nike, sin los cielos de Visa. Aquello del entrañable León Rozitchner:
democracias abiertas desde el terror, no desde el deseo. Democracias, por lo
tanto, aterrorizadas. Esta “paz” política tiene allí su fundamento, sus
“límites” autorizados. Su ley originaria, la del crimen y las armas, fue la que
constituyó este orden y sigue sanguinariamente vigente. También como ley
interior en cada uno. En definitiva: ¿dónde se sustenta el prestigio y la
estabilidad de este modelo diseñado hace 45 años por Kissinger, Helms (desde
EEUU), por Harberger, De Castro, Fontaine, Luders, Friedman (los Chicago Boys),
por Edwards (diario “El Mercurio”), Sanfuentes, Kelly, entre otros, y recién
después por Pinochet y Merino (militares)? Precisamente en el prestigio asesino
de sus militares. ¿Qué si no, impone la memoria de su célebre estado de sitio,
el famoso “toque de queda” a la chilena? Primero disparo y después pregunto.

 

La domesticación
“pacificada” se prolonga entonces como un tenso equilibrio entre fuerzas desiguales
y muestra su verdadero rostro, el jocker del poder: el tácito poder de dar
muerte para mantener los privilegios.

 

II.-

Sin
embargo, algo falló. La amenaza que inhibe y el obrar criminal no fueron
suficientes. Nuevas generaciones con otras formas de relación, otros códigos de
comunicación, con un valor entendido en otros términos, iniciaron masivas y
sostenidas protestas. Salieron a mostrar su descontento, ese malestar.

 

En las
escenas sin embargo, mayoritariamente, no vemos los marginales últimos de la
sociedad. No están los hambrientos o haraposos. Esos siguen casi sin aparecer.
Los que protestan -mayoritariamenteson los “integrados” al sistema. Los que
tienen trabajo, los que pueden estudiar, los que usan el transporte público,
los que se han jubilado. Pero el costo que impone esa “integración” es una vida
agobiante, enajenada, de una alienación intensa (ése es el verdadero alienígena,
Cecilia Morel, el “otro ajeno”  que
llevamos dentro). Son protestas que interrogan: ¿qué tipo de existencia es
ésta? Diez, doce, catorce horas entregadas por día, ofrendadas al sistema. Un
sistema que demanda un sujeto del tipo “camello” que describe Nietzsche: aquel
que anda con la carga (de valores ajenos), que goza con llevar aquello que ni
siquiera le es propio y que siempre acepta una carga más. Ama el peso que carga
porque en ese peso está el sentido de sus días (construido por otros). Cumple
su “deber” y se protege en la tranquilidad de la “obligación”.

 

Una
ofrenda disciplinada y silenciosa, que tolera los abusos atrapada entre dos
grandes riesgos:

 

Uno: el
riesgo de caer con los que están afuera de la economía y la educación, los que
pululan en las taperas, en las callampas (casas precarias que se esparcen como
“hongos”), los que habitan los campamentos del hambre, de la pobreza extrema,
del frío. Otro: el que te espera si intentas modificar ese régimen reclamando
una parte de las riquezas que se generan: el riesgo de los carabineros y los
militares. Uno es el reaseguro del otro. Y ambos, el reaseguro estricto y cruel
del “normal” funcionamiento de las cosas. Pero hay sorpresas también. Hoy
marchan en Chile, se juntan, se animan. Sin conducción visible. Sin
representación. Casi sin discursos. Camila Vallejos, la joven líder de los
reclamos hasta hace poco, también quedó atrás. No es lo actual, no hay oídos
para ella. Hoy habla y su tono legislativo queda muy cerca de la burocracia.
Muy bien paga, pero sin credibilidad. Pero hay más, hay mucho más que eso:
también aparece la belleza de cuerpos conectados. Circulación y emergencia de
deseos. Cantos, expresiones nuevas. Abrazos terapéuticos.

 

III.-

En este
neoliberalismo la gente sobra. El universal automático y tecnológico funciona
cada vez con menos gente, mientras hay muchas más personas disponibles para
trabajar. El capital financiero es abrumador. Ésta es su última versión. De
cada 10 dólares, 9 no están en el circuito productivo. El dinero circula veloz,
digital, desmaterializado, abstracto. Y va des/cons/truyendo subjetividades,
mentalidades, ilusiones, sentido común, con gran celeridad. Y nos deja siempre
atrás y lejos, sin comprender, sin asimilar, persiguiendo la zanahoria. En esos
algoritmos hemos delegado la organización, las decisiones y, lo que es peor,
nuestra admisión al mundo.

 

“Para mí
la resistencia consiste en decir no. Pero decir un no de afirmación, pronunció
Germaine Tillion, en la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial. O,
más literario, Bartleby, el escribiente de Melville: “preferiría no hacerlo”. ¿Qué
pasa con todo esto si uno no quiere nada?

 

En el
romántico homenaje de guitarras a Víctor Jara, el cantor enamorado; en el himno
coral del  pueblo unido de los Quilapayún, encontramos esas notas
necesarias, estimulantes, indispensables. Pero que hoy suenan insuficientes.
Que esa inspiración evite “el riesgo de intentar volver a un refugio que ya fue
dinamitado”. El riesgo de un nuevo mayo francés, que el mercado degluta en clave
de publicidad. En un nuevo episodio de consumo amplificado por las redes; o lo
que sería más grave: en una moda.

 

Luis
Jalfen decía: más que por las contradicciones económicas (como aventuró Marx),
el capitalismo sufrirá por la “proliferación del sinsentido”. No lo sabemos. Hoy
es la fábrica del ser endeudado a repetición y perpetuamente fatigado para
pagar esa deuda. Sin tiempo para la fiesta, para el ocio, para el aburrimiento,
para el detenimiento, para sí mismo, para otra creatividad, para la tristeza
sin máscaras, para el aprendizaje errante. Chile no es ni cerca ni lejos. No es
ayer ni hoy: Es ahora y acá. Pero el camino no es simple si Hollywood permanece
alojado en nuestros corazones. De ahí que debiéramos evitar las simplificaciones que acortan -en
la teoría- la distancia con lo que algunos queremos. Evitar aquello
de ahorcar al príncipe hasta que se ponga azul. Ha dicho Simone Weil que la tentación del poderoso no
es sólo vencer, sino forzarnos a soñar el
sueño del vencedor.

 

No les demos el gusto.

 

[Publicado originalmente en la
revista Vorágine # 2, Santiago de
Chile, diciembre 2019, Número completo accesible en https://www.academia.edu/41626341/Segundo_n%C3%BAmero_de_Revista_Vor%C3%A1gine?email_work_card=view-paper.]

 

 




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com