January 15, 2023
De parte de Indymedia Argentina
209 puntos de vista

A la vuelta del XX Congreso del PCCh

Mario Hernandez

El XX Congreso se inaugur贸 en medio de la crisis econ贸mica y social m谩s grave que China haya presenciado en d茅cadas. La desaceleraci贸n del crecimiento econ贸mico, la indignaci贸n social masiva por los bloqueos frente al COVID-19, los apagones continuos y las crisis como la de la inmobiliaria Evergrande, entre muchos otros problemas, est谩n erosionando la estabilidad del r茅gimen del PCCh.

El tercer mandato de Xi en el gobierno de China ser谩 cualquier cosa menos una 茅poca de orden como se present贸 en el Congreso.

Cada vez es m谩s claro que el capitalismo chino est谩 al comienzo de una enorme crisis econ贸mica, como consecuencia del crecimiento de las d茅cadas anteriores. Las interrupciones de la pandemia de COVID-19 solo se sumaron a la tensi贸n a la que ya se encuentra sometida la econom铆a china. Antes de 2020, la cuesti贸n de si China pod铆a mantener el crecimiento del PIB por encima del 5 % ya provocaba mucha ansiedad en el r茅gimen. Hoy el Estado se resigna a una tasa de crecimiento muy por debajo del 5 %. El FMI rebaj贸 el pron贸stico de crecimiento de China en 2023 al 4,4 %. La propia revista Caixin de China predice un 2,4 % para 2022 y un 4,6 % para 2023, teniendo en cuenta que las medidas de bloqueo se relajaron despu茅s de octubre.

鈥淪i bien las econom铆as avanzadas como Estados Unidos y el Reino Unido experimentan rutinariamente un crecimiento de alrededor del 2 %, tal escenario en China podr铆a conducir a despidos masivos, una r谩pida restricci贸n del cr茅dito y, quiz谩s lo m谩s preocupante para Xi, un duro golpe a su autoridad鈥, se帽al贸 el Atlantic Council.

La desaceleraci贸n del crecimiento y la deuda son las principales amenazas para la econom铆a china. La crisis en desarrollo de Evergrande se deriva de la deuda corporativa insostenible, pero es solo una instant谩nea del problema general de la deuda de China. A partir de ahora, la deuda nacional total asciende al 230% del PIB de China, mientras que el ratio de apalancamiento nacional (deuda/ingreso) es del 273 %. El apalancamiento promedio de los hogares, un indicador clave de cu谩nto afecta la deuda a la vida de la gente com煤n, ahora es del 70 %.

El Estado, que Xi espera utilizar para gestionar la econom铆a de mercado, est谩 cada vez m谩s endeudado. La tasa de deuda del gobierno central ronda el 43 %. Sin embargo, las deudas regionales var铆an enormemente. Las provincias profundamente endeudadas, como Qinghai, Heilongjiang, Ningxia y Mongolia Interior, ten铆an diferenciales de gastos a ingresos superiores al 300 % a partir de 2020. Adem谩s, en un esfuerzo por revitalizar la econom铆a china despu茅s de los duros cierres en muchas 谩reas, el Estado central ha dado instrucciones a los gobiernos regionales para que tomen medidas keynesianas dr谩sticas para apuntalar la econom铆a, empujando a muchas provincias a endeudarse a煤n m谩s y ejerciendo presi贸n sobre la minor铆a de provincias que generan ingresos netos para el Estado. Las empresas estatales que desempe帽an un papel clave en la econom铆a china ahora tienen una deuda de m谩s del 63,7 % en relaci贸n con los activos totales. Las deudas est谩n creciendo por todas partes en China, y hasta ahora el r茅gimen no ha tomado ninguna medida que pueda frenarlas.

El modelo chino de capitalismo cada vez m谩s, ha ido dependiendo del sector inmobiliario para crecer. Pero este sector ahora tiene una tasa de deuda del 75%, aproximadamente la misma proporci贸n que el sector inmobiliario de EE UU en 2008. La construcci贸n de propiedades ha sido la base de las finanzas del gobierno local, ya que el 40 % de sus ingresos proviene de la venta de terrenos a desarrolladores. Esto, a su vez, es de enorme importancia, porque son los gobiernos locales los responsables de impulsar el resto del crecimiento de la econom铆a, prestando dinero para la inversi贸n en infraestructura.

Los promotores inmobiliarios incumplieron los pagos de un r茅cord de 31.400 millones de d贸lares en bonos en d贸lares extraterritoriales en agosto. Esto se debe a que las ventas de viviendas colapsaron alrededor de un 30 % durante el a帽o pasado, lo que llev贸 a muchas empresas inmobiliarias a la bancarrota. A medida que colapsaron los ingresos de los desarrolladores, redujeron dr谩sticamente sus compras de terrenos para nuevos proyectos. Como resultado, las compras de tierras de las que dependen los gobiernos locales han bajado un 28 % este a帽o. Este agotamiento de los ingresos de las autoridades locales podr铆a desestabilizar su deuda de 7,8 billones de d贸lares (隆casi la mitad del PIB chino en 2021!), lo que conducir铆a a una crisis econ贸mica en toda regla.

Lucha desde abajo

La clase trabajadora china ha sufrido profundamente por las duras medidas de confinamiento que el Estado impuso en su esfuerzo por mantener 鈥榗ero COVID鈥. La vida diaria de millones de personas se vio interrumpida por pedidos constantes de pruebas PCR, mientras que aquellos que tienen la mala suerte de contraer el virus (y sus vecinos) estaban sujetos a centros de cuarentena mal administrados. Decenas de miles perdieron sus trabajos o han sido suspendidos, y los precios de los alimentos se han disparado en las zonas de cuarentena. Muchos a los que se les ha ordenado quedarse en casa no pueden acceder adecuadamente a las necesidades diarias.

Estas medidas tomadas por el r茅gimen inspiraron el descontento. La mayor铆a de las veces, este descontento se expres贸 a trav茅s de avalanchas de sentimientos de indignaci贸n en Internet que desafiaban las duras reglas de censura. En otros casos, impresionantes haza帽as de organizaci贸n, como las protestas antigubernamentales en los campus universitarios o las protestas de los depositantes de Henan[1], incluso han atra铆do a miles de personas a pesar de la vigilancia omnipresente en Internet.

M谩s recientemente, un hombre solitario colg贸 una pancarta en el concurrido Puente Sitong de Beijing que exig铆a el derecho al voto, as铆 como un llamamiento a la huelga para deponer a Xi Jinping. Este hombre fue detenido r谩pidamente por las autoridades, pero los videos de su haza帽a se difundieron a煤n m谩s r谩pido en Internet y obtuvieron la simpat铆a generalizada de todo el pa铆s. Su acto de desaf铆o ha inspirado mucha discusi贸n y se ha hecho circular un manifiesto que se cree es de este hombre.

La lucha en Foxconn

Apenas un mes despu茅s del 20潞 Congreso del Partido del PCCh, la ira desde abajo est谩 saliendo a la superficie. La 煤ltima semana de noviembre, la megaf谩brica de Foxconn en Zhengzhou, Henan, fue testigo de una confrontaci贸n violenta entre los trabajadores y la polic铆a por el robo de salarios por parte de la gerencia, y en los 煤ltimos dos d铆as del mes, se registraron protestas grandes y violentas en muchas ciudades importantes, dirigidas contra las medidas de confinamiento del r茅gimen, que se han convertido en un foco de descontento generalizado.

Los trabajadores de la f谩brica de Foxconn en Zhengzhou, Henan, fueron los primeros en moverse. Esta megaf谩brica re煤ne la mayor parte de la producci贸n mundial de Foxconn, el productor del 70 % de los iPhone del mundo. Para esta gigantesca operaci贸n, la megaf谩brica alberga a m谩s de 130.000 trabajadores que viven en el lugar.

La f谩brica, que recibi贸 el premio 芦Vanguardia de los trabajadores禄 de las Federaciones de Sindicatos de China del r茅gimen del PCCh en 2021, es en realidad un infierno brutalmente explotador para sus trabajadores. A fines de octubre, decenas de miles de trabajadores ya hab铆an huido del sitio a pie, temiendo que fuera sometido a un bloqueo como resultado de un brote de COVID-19 que la imprudente falta de medidas de protecci贸n de la gerencia hab铆a permitido que estallara. Ahora, los trabajadores de la misma f谩brica se rebelaron contra un caso claro de robo de salario.

Los trabajadores hab铆an firmado contratos que promet铆an bonificaciones de 3000 RMB (416,77 USD) por 30 d铆as de trabajo, con 3000 RMB adicionales por otros 30 d铆as. Pero pronto, muchos descubrieron que Foxconn hab铆a cambiado las fechas de modo que ning煤n trabajador recibir铆a su primera bonificaci贸n hasta mucho despu茅s de los 60 d铆as de trabajo. Esto enfureci贸 a muchos trabajadores, ya que estaban ahorrando para las vacaciones del A帽o Nuevo Lunar a principios de 2023.

Para el 22 de noviembre, los trabajadores enfurecidos se reunieron para protestar contra el acto de robo de la gerencia. Se encontraron con la violencia de las fuerzas de seguridad de la f谩brica, a lo que respondieron con una valiente lucha. Como el propio personal de seguridad de la f谩brica se vio abrumado r谩pidamente, las autoridades locales del PCCh desplegaron polic铆as en la f谩brica para unirse a la represi贸n.

Tal fue la escala y la ferocidad de la protesta de los trabajadores, que el gobierno de Henan tuvo que movilizar m谩s de 20 camiones de polic铆as de las ciudades cercanas de Luoyuang, Kaifeng, Zhumadian y Xuchang.

A pesar de esto, los trabajadores se mantuvieron desafiantes contra la seguridad del Estado, quienes estaban armados con escudos antidisturbios, gases lacrim贸genos y ca帽ones de agua. Los combates callejeros persistieron en toda la f谩brica, incluso cuando se movilizaba a m谩s polic铆as. Al final, la direcci贸n de la f谩brica cedi贸 y prometi贸 dar 10.000 RMB a cualquier trabajador que estuviera dispuesto a abandonar el lugar de inmediato.

Las noticias de la lucha se extendieron r谩pidamente por toda China. El movimiento de los trabajadores de Foxconn ha demostrado que es posible luchar, desafiando al r茅gimen, y ganar concesiones. Esto ha inspirado a una capa m谩s amplia de las masas a manifestarse abiertamente en contra de las medidas de confinamiento del r茅gimen.

Contra los confinamientos

Inicialmente, las r铆gidas medidas del r茅gimen del PCCh conten铆an el virus COVID-19 mejor que sus contrapartes occidentales. Pero mantener una estrategia de eliminaci贸n 鈥楥ero COVID鈥 en un solo pa铆s es insostenible. China no puede aislarse por completo del resto del mundo, y la aparici贸n de mutaciones m谩s contagiosas del virus hace inevitables nuevos brotes.

Las masas chinas han tenido que soportar un alto precio en t茅rminos de duras medidas de confinamiento, que perturban enormemente la vida cotidiana y provocan la p茅rdida de puestos de trabajo. El r茅gimen ha extendido tales medidas mucho m谩s tiempo que otros pa铆ses.

Luego del 20潞 Congreso, el r茅gimen relaj贸 las reglas de cuarentena para visitantes extranjeros de 7 a 5 d铆as. Pero sigui贸 dando 贸rdenes a las autoridades locales de que deb铆an seguir manteniendo una pol铆tica de Cero COVID.

Y a medida que los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar con la relajaci贸n de las restricciones de viaje, las autoridades locales, siguiendo los dictados desde arriba para mantener los casos en cero, respondieron con nuevas rondas de bloqueos cada vez m谩s draconianos y fren茅ticos, reproduciendo una interrupci贸n cada vez mayor en las vidas de las masas. La burocracia esperaba que las masas simplemente cumplieran con sus 贸rdenes. Pero hab铆an llegado al final de su cuerda.

En Urumqi, la capital provincial de Xinjiang, un incendio en un bloque de apartamentos que caus贸 m谩s de 10 muertes fue el catalizador de un estallido de ira. Como consecuencia, muchos han se帽alado con el dedo las medidas de cierre de vecindarios por parte del Estado por causar graves retrasos en las operaciones de rescate, lo que provoc贸 muchas muertes innecesarias.

Las masas, r谩pidamente pasaron de quejarse de la tragedia a salir a las calles. Como en muchos levantamientos masivos anteriores, las protestas comenzaron con unas pocas personas indignadas que asumieron un gran riesgo personal al llamar al desaf铆o. Luego, a medida que m谩s personas se unieron, la indignaci贸n com煤n se fusion贸 en una masa valiente y decidida. Miles marcharon espont谩neamente en las calles, desafiando las medidas de cierre y descendiendo sobre el Ayuntamiento en protesta.

La avalancha de furia en Internet fue tan generalizada que result贸 ser demasiado incluso para el enorme aparato de censura que el r茅gimen tiene a su disposici贸n. No logr贸 contener el movimiento inicial. En unos pocos d铆as, las vigilias de protesta en duelo por las v铆ctimas del incendio de Urumqi se extendieron espont谩neamente a lo largo y ancho de las principales ciudades de China.

Sostener un papel blanco en alto se ha convertido en un s铆mbolo de muchas de estas protestas: un golpe ir贸nico al r茅gimen por prohibir todos los esl贸ganes de protesta copiados de las protestas de Hong Kong de 2019.

Se han registrado protestas que van desde reuniones masivas hasta el desmantelamiento de barricadas de cierre en Nanjing, Chongqing, Chengdu, Shanghai, Guangzhou, Wuhan y Beijing.

Hubo 79 universidades en 15 provincias que han sido testigos de protestas masivas de estudiantes, 14 de las cuales se encuentran en la capital, Beijing.

En Nanjing, ha habido grandes reuniones nocturnas de estudiantes, espec铆ficamente en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Nanjing. Se escuch贸 a los estudiantes cantar el himno nacional chino y la Internacional, y desafiar abiertamente las restricciones de cierre. Las reuniones eran tan grandes que el rector de la escuela sali贸 en un intento de convencer a los estudiantes de que se dispersaran. Lleg贸 a prometer que, en caso de que los estudiantes se fueran, todo podr铆a tratarse como si nada hubiera pasado. Pero los estudiantes se mantuvieron firmes.

Tambi茅n ha habido reuniones parecidas en Beijing. Seg煤n los informes, la Universidad de Tsinghua vio hasta 1.000 estudiantes protestando durante el d铆a.

Seg煤n informes y videos publicados en Twitter y otras redes sociales, unos cientos de estudiantes se reunieron en la Universidad de Tsinghua, el alma mater de Xi Jinping, cantando 鈥淒emocracia, estado de derecho y libertad de expresi贸n鈥.

Los estudiantes de la Universidad de Pek铆n, cantando La Internacional, corearon consignas como 鈥淨ueremos libertad, no bloqueos鈥 y 鈥淟a relajaci贸n gradual de las restricciones es una mentira鈥. En la calle Wulumuqi en Shangh谩i, los estudiantes cuestionaron la cientificidad de los cierres de Covid-zero.

Fuera de los campus, ciudadanos comunes tambi茅n marcharon en las calles gritando: 鈥淣o queremos PCR, queremos comer. No queremos encierros, queremos libertad鈥. Este eslogan fue planteado originalmente por el manifestante solitario que colg贸 una gran pancarta en Beijing antes del 20潞 Congreso del Partido del PCCh. Aunque fue arrestado r谩pidamente, su lema obviamente reson贸 en muchas personas. A lo largo del d铆a, los manifestantes se reunieron en el puente Sitong, donde se despleg贸 la pancarta, o en el r铆o Liangma para continuar su vigilia.

En Shanghai, multitudes de personas se reunieron alrededor de una calle llamada Urumqi Road para organizar una vigilia, solo para ser dispersadas o arrestadas por la polic铆a. Luego, m谩s personas se reunieron en el mismo lugar al d铆a siguiente.

En t茅rminos de escala y amplitud, la lucha actual ya est谩 dejando una marca en la historia como la m谩s grande en los 煤ltimos 30 a帽os.

 

Respuesta gubernamental

 

Seg煤n los principales medios de comunicaci贸n, la comisi贸n de Asuntos Pol铆ticos y Legales del Partido Comunista de China (PCCh) hizo un llamado a resolver con prontitud los conflictos, disputas y dificultades pr谩cticas que enfrenta la poblaci贸n.

Pero al mismo tiempo exigi贸 proteger la estabilidad social y la seguridad nacional, anular los actos considerados ilegales o criminales, evitar los riesgos potenciales y reforzar la aplicaci贸n de la ley.

El llamado de esa comisi贸n del PCCh sigui贸 a protestas sin precedentes ocurridas en al menos ocho ciudades de China y en Hong Kong, contra la persistencia de pr谩cticas pol茅micas durante el enfrentamiento a los rebrotes de Covid-19.

En ese contexto, autoridades sanitarias criticaron y exigieron a los gobiernos locales cesar arbitrariedades como confinamientos prolongados y demasiadas restricciones de movilidad, porque causan malestar en la sociedad, se les vincula con un reciente incendio mortal y tambi茅n el fallecimiento de varios individuos, incluido dos ni帽os peque帽os.

Cheng Youquan, de la Administraci贸n de Control y Prevenci贸n de Enfermedades, aclar贸 que algunas regiones recurrieron a esas pol铆ticas sin obtener permiso y reconoci贸 el impacto negativo en la vida y trabajo de las personas, pues adem谩s de los inconvenientes provocaron ansiedad.

Igualmente, inform贸 sobre el despliegue de supervisores para corregir las medidas controversiales y responder a los problemas de la ciudadan铆a.

De hecho, la urbe de Zhengzhou (centro) precis贸 que 鈥渜uedarse en casa鈥 no significa una prohibici贸n a salir en caso de urgencias m茅dicas o evacuaci贸n y rescate ante alguna tragedia, mientras Guangzhou (sur) ces贸 las pruebas PCR a todos sus residentes.

La oriental Hefei emiti贸 una lista con 16 pr谩cticas que no deben implementarse cuando se pone a los edificios en cuarentena, incluido la veda a sellar y soldar las puertas de las viviendas, as铆 como bloquear las salidas de emergencia.

Beijing, la capital de China, indic贸 que se debe avisarse en 24 horas cu谩ndo se aplicar谩n los confinamientos y adem谩s levant贸 las restricciones a la movilidad en casi un centenar de 谩reas clasificadas con alto riesgo de transmisi贸n del coronavirus SARS-CoV-2 (causante de la Covid-19).

Adem谩s, muchas universidades de la metr贸poli comenzaron a trasladar a los estudiantes directamente a las estaciones de trenes y aeropuertos para que regresen a sus provincias de origen, en un adelanto de las vacaciones invernales.

Apple restringi贸 AirDrop

La aplicaci贸n AirDrop de iPhone permite distribuir informaci贸n a otros iPhone. Act煤a por cercan铆a, como Bluetooth. Ha sido clave para compartir informaci贸n entre manifestantes que se vienen organizando en China. Esto es as铆 porque permite sortear la censura impuesta por el r茅gimen del Partido Comunista Chino en el uso de las redes sociales.

El cambio implementado por Apple hace que AirDrop deje de estar permanentemente conectado y requiera una acci贸n del usuario para establecer una conexi贸n que dura apenas 10 segundos, tal como lo hace Bluetooth. Por esta raz贸n, muchos analistas leyeron la 鈥渁ctualizaci贸n鈥 de Apple como una medida que ayuda al Partido Comunista Chino a combatir las protestas.

Seg煤n informa el sitio Reclaim the Net, 鈥淎pple ha ayudado a Beijing a suprimir la disidencia p煤blica varias veces, principalmente al cumplir con sus solicitudes de eliminar aplicaciones utilizadas por los manifestantes para informaci贸n y comunicaci贸n鈥 y 鈥淎pple tambi茅n ayuda al Partido Comunista Chino a evitar que los usuarios permanezcan privados al prohibir las VPN en la regi贸n鈥.

La medida fue le铆da como una devoluci贸n de favores frente a la actuaci贸n del gobierno chino en la crisis en Foxconn, la mayor f谩brica de iPhone del mundo, en Zhengzhou. All铆 en gobierno reprimi贸 las protestas y reclut贸 masivamente a trabajadores para romper la huelga y cubrir puestos dejados por miles de trabajadores que lograron fugarse.

La autoridad y el prestigio del r茅gimen se est谩n cuestionando

El r茅gimen tambi茅n se enfrenta al problema de que su vacuna Sinovac carece de la efectividad de las vacunas occidentales. Esto se debe en gran parte al proteccionismo tecnol贸gico de Occidente al retener la tecnolog铆a de ARNm. El r茅gimen mismo se ha negado a comprar vacunas m谩s efectivas de las compa帽铆as farmac茅uticas occidentales por razones de prestigio.

Pero la autoridad y el prestigio del r茅gimen ahora se est谩n cuestionando. La gente ha sido llevada al l铆mite, pero el COVID-19 no ha sido eliminado. Si bien las grandes empresas han recibido grandes recortes de impuestos y beneficios, muchas personas no tienen acceso a carne y, a veces, les resulta dif铆cil pedir comida de cualquier tipo debido a los cierres.

Este movimiento de protesta ha destapado las profundidades del resentimiento entre la masa de trabajadores y j贸venes. Dada la naturaleza del r茅gimen, con sus poderosos medios de coerci贸n y represi贸n, su censura y control masivos sobre los medios de comunicaci贸n, a veces podr铆amos tener la imagen de una sociedad y un r茅gimen estables en China, hasta que todo explota por abajo. Se est谩 produciendo un proceso de diferenciaci贸n de clases, que se deriva de la polarizaci贸n social producida por d茅cadas de desarrollo capitalista.

En t茅rminos de alcance nacional y desaf铆o directo a la autoridad del partido, el movimiento contra la pol铆tica Covid-cero, un pilar central de la pol铆tica defendida por Xi Jinping en el Congreso del 20 de octubre, no tiene precedentes desde las protestas de la Plaza Tiananmen de 1989.

Tres aspectos de la actual ola de protestas resultan categ贸ricamente nuevos frente a las manifestaciones de descontento de las 煤ltimas d茅cadas: el componente obrero, el alcance nacional y el objetivo pol铆tico de las protestas.

Pol铆ticamente, la novedad es que la protesta afecta al gobierno central, es decir, a Xi Jinping y su pol铆tica de 鈥渂andera鈥 que defendi贸 en el XX Congreso del PCCh. El gobierno central de Beijing est谩 tradicionalmente protegido por las administraciones provinciales, a las que se culpa de 鈥渄istorsionar鈥 las directivas gubernamentales. Ahora, Xi Jinping es citado en las condenas. Los manifestantes en Shangh谩i incluso corearon abiertamente para que Xi Jinping y el PCCh 鈥渄imitieran鈥.

Mientras la transici贸n al capitalismo parec铆a estar funcionando -creando empleos, desarrollando la sociedad, produciendo un poderoso aparato productivo, a pesar de todas las desigualdades- las masas pod铆an sentir que las cosas estaban mejorando. Pero esto ahora parece haber llegado a sus l铆mites.

Atr谩s quedaron los d铆as de crecimiento de dos d铆gitos. Ahora tenemos todas las contradicciones del capitalismo empujando a las masas al camino de la lucha de clases. Los 煤ltimos 40 a帽os de transformaci贸n y desarrollo del capitalismo en China han producido el mayor proletariado del planeta, que ahora se cuenta por cientos de millones. Esta fuerza est谩 comenzando a moverse. Los bur贸cratas del PCCh, junto con los capitalistas chinos locales y los capitalistas extranjeros, tienen buenas razones para estar preocupados por estos 煤ltimos acontecimientos.

Fuentes: Prensa Latina, Resumen Latinoamericano, La Izquierda Diario, rebeli贸n.org, Le Monde Diplomatique, aporrea.org

[1] Desde abril, cuatro bancos rurales en la provincia central china de Henan han congelado millones de d贸lares en dep贸sitos, amenazando el sustento de cientos de miles de clientes en una econom铆a ya golpeada por confinamientos draconianos por el covid-19.

Los angustiados depositantes organizaron varias manifestaciones en la ciudad de Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, pero sus demandas siempre han ca铆do en saco roto.

El domingo 10 de julio, m谩s de 1.000 depositantes de toda China se reunieron frente a la sucursal de Zhengzhou del Banco Central del pa铆s, el Banco Popular de China, para lanzar su protesta m谩s grande hasta ese momento.

La manifestaci贸n se encuentra entre las m谩s grandes que China ha visto desde la pandemia, con viajes nacionales limitados por varias restricciones de movimiento de covid-19. El mes pasado, las autoridades de Zhengzhou incluso recurrieron a la manipulaci贸n del sistema de c贸digo de salud digital por covid-19 del pa铆s para restringir los movimientos de los depositantes y frustrar su manifestaci贸n planificada, lo que provoc贸 una protesta nacional.




Fuente: Argentina.indymedia.org