July 6, 2021
De parte de La Haine
248 puntos de vista


Se acaban de cumplir 100 a帽os de la fundaci贸n del Partido Comunista Chino (PCCh), el partido que dirigi贸 exitosamente una revoluci贸n campesina, derrot贸 a las potencias extranjeras in颅vasoras, gan贸 una guerra civil, fund贸 una rep煤blica popular y puso de pie a un gigante planetario.

Casi 28 a帽os despu茅s, el 1潞 octubre de 1949, se proclam贸 el nacimiento de la Rep煤blica Popular China. Vicente Lombardo Toledano fue el primer mexicano en visitarla. Estuvo ah铆 junto a su esposa, Rosa Mar铆a Otero, del 16 de noviembre al 1潞 de diciembre de ese a帽o, para participar en la Conferencia de los Trabajadores Asi谩ticos. Era entonces vicepresidente de la Federaci贸n Sindical Mundial.

Lombardo qued贸 profundamente impresionado por el coloso asi谩tico y su dirigente Mao Tse-Tung. Desde esa naci贸n anunci贸: Hoy tendr茅 el privilegio de dar a conocer al pueblo mexicano y a los dem谩s pueblos de Am茅rica Latina, a la China nueva. Se dedic贸 a ello con entusiasmo hasta 1963, cuando tom贸 partido por la Uni贸n Sovi茅tica en el conflicto que dividi贸 al movimiento comunista internacional.

El triunfo chino impact贸 profundamente en los pa铆ses coloniales y sus luchas por la liberaci贸n nacional. En la conferencia, Li Shaoqui anunci贸 los planes de Mosc煤 y Pek铆n para promover la Revoluci贸n china como modelo general de revoluci贸n en los pa铆ses desarrollados.

Lombardo Toledano coincid铆a, al menos verbalmente, con este prop贸sito. A Mao 鈥揳 quien ubica como uno de los grandes hombres de nuestro tiempo鈥 le explic贸 la similitud, existente en su origen, entre la Revoluci贸n mexicana de 1910 y la Revoluci贸n china. Y, en un discurso pronunciado en un banquete con el premier Chou En-Lai, hizo votos por el regreso de la nao a Acapulco, no s贸lo para llevarnos y para traer mercanc铆as valiosas, sino para comunicar a M茅xico los ideales de la Rep煤blica Popular de China y recoger las aspiraciones m谩s altas del pueblo de M茅xico.

El integrante del grupo de Los Siete Sabios segu铆a teniendo entonces una influencia relevante en la pol铆tica mexicana y en los movimientos obrero y campesino. Apenas un a帽o antes hab铆a fundado el Partido Popular. De manera que, al volver a su pa铆s, divulg贸 la experiencia revolucionaria de la naci贸n asi谩tica a trav茅s de sus amplias redes y relaciones. Escribi贸 Diario de un viaje a la China nueva, narrando sus experiencias; dio conferencias y entrevistas, y difundi贸 la propaganda y literatura revolucionaria de aquella naci贸n.

En 1953 se fund贸 la Sociedad de Amistad con China Popular en M茅xico, dirigida por Luis Torres Ord贸帽ez, economista del Instituto Nacional Indigenista, muy cercano a Lombardo. La sociedad promovi贸 activamente charlas y ponencias, como las impartidas sobre la dial茅ctica en Mao por el doctor El铆 de Gortari, futuro rector de la Universidad Nicola铆ta; intercambios art铆sticos en el que participaron muralistas como David Alfaro Siqueiros, y viajes de personalidades culturales y l铆deres sociales. Diez a帽os m谩s tarde, la sociedad se fractur贸, y surgi贸 otra, mucho m谩s radical y comprometida con las luchas emancipatorias, conducida por la doctora Esther Chapa, microbi贸loga y feminista.

En parte gracias a la labor de Lombardo, el mao铆smo se divulg贸 en M茅xico durante la d茅cada de los 50 y comienzos de los 60, e influy贸 en l铆deres rurales, como el sonorense 脕lvaro R铆os, quien a lo largo de 50 a帽os fund贸 decenas de ejidos, impuls贸 la autogesti贸n campesina y gestion贸 la entrega de cerca de un mill贸n de hect谩reas sobre todo en Durango y Chihuahua (https://bit.ly/3AkF65b).

Gran importancia en la difusi贸n de la Revoluci贸n china en M茅xico tuvo, tambi茅n, la participaci贸n en 1952 en Pek铆n, de una delegaci贸n en la Conferencia de la Paz de las Regiones Asia y Pac铆fico. Asistieron, entre otros, el doctor Ismael Cos铆o Villegas, extraordinario especialista en enfermedades respiratorias, participante en el movimiento m茅dico de 1964; la arque贸loga Eulalia Guzm谩n; Ruth Rivera, hija del gran muralista; la fil贸sofa Paula G贸mez; Mario Pav贸n Flores, asesor de la huelga general del SME en 1936 y petrolera un a帽o despu茅s, y del paro de 25 mil jornaleros de la Comarca Lagunera, que dio inicio a la reforma agraria cardenista, y el poeta cubano Nicol谩s Guill茅n.

El escritor Fernando Ben铆tez se fascin贸 con la traves铆a, en la que encontr贸 un hecho hist贸rico de dimensiones colosales: la rebeli贸n de los pueblos coloniales. Qued贸 tan impactado, que pas贸 los tres primeros meses de su llegada a M茅xico hablando sin cesar de lo que hab铆a visto all铆.

Pensar en esa naci贸n 鈥揺scribi贸 en su cr贸nica China a la vista鈥 es pensar en un gigante que despu茅s de estar dormido durante siglos se ha puesto de pie y trata de recuperar los pasos perdidos entreg谩ndose a una actividad portentosa. A帽adi贸: su vida es ahora din谩mica; se superan constantemente; inventan 颅revolucionariamente.

Como ocurri贸 a Lombardo, Ben铆tez hall贸 grandes similitudes entre los pueblos chino y mexicano. Lo que hace la grandeza de China, las peque帽as y fuertes manos de sus artistas y campesinos, es tambi茅n lo que le da a M茅xico su fuerza, escribi贸.

Y, al analizar la matriz ideol贸gica de esa revoluci贸n, concluy贸: La miseria no es la que inclina a los hombres al comunismo, sino la conciencia de que el capitalismo no es capaz de solucionar sus problemas.

Hoy, en el aniversario de los 100 a帽os de fundaci贸n del PCCh, cuando el coloso chino sigue avanzando a zancadas en todo el mundo, vale la pena recordar c贸mo sus haza帽as fueron anticipadas por los primeros intelectuales mexicanos que se asomaron en aquellas tierras.

@lhan55




Fuente: Lahaine.org