October 15, 2021
De parte de La Haine
188 puntos de vista


En el intento de construir suficientes viviendas e infraestructura para la poblaci贸n urbana en fuerte aumento, el gobierno dej贸 el trabajo a los promotores privados

Los problemas de deuda que afligen al mercado inmobiliario chino se agravaron esta semana despu茅s de que otro promotor inmobiliario incumpliera el servicio de sus bonos y el grupo inmobiliario m谩s endeudado del mundo, Evergrande, extendiera la suspensi贸n de la cotizaci贸n de sus acciones un segundo d铆a sin m谩s explicaci贸n. Fantasia Holdings, un promotor de tama帽o medio, que hace solo unas semanas asegur贸 a los inversores que no ten铆a “ning煤n problema de liquidez”, declar贸 en una presentaci贸n para la bolsa de valores que “no hizo el pago” el lunes de un bono de 206 millones de d贸lares que venc铆a ese d铆a, lo que provoc贸 un incumplimiento formal. Al impago se suman los temores de que una crisis en Evergrande se extienda y arrastre a m谩s promotores inmobiliarios de China, que representan una gran parte del mercado asi谩tico de bonos de alto rendimiento.

Evergrande no cumpli贸 con el pago de intereses de un bono offshore el 23 de septiembre, lo que provoc贸 un per铆odo de gracia de 30 d铆as antes de un incumplimiento formal, y a煤n no ha hecho ning煤n anuncio al respecto. Pero incluso antes de que la crisis de la deuda de China Evergrande Group hiciera que el sector inmobiliario del pa铆s cayera en picado, las empresas inmobiliarias chinas luchaban por ganar lo suficiente para pagar los intereses de su deuda. A finales de junio, el 铆ndice de cobertura de intereses agregado de 21 grandes promotores inmobiliarios chinos que cotizan en Hong Kong cay贸 a 0,94, el peor en al menos una d茅cada, seg煤n c谩lculos de Reuters basados en datos de Refinitiv.

Tasa de cobertura de intereses de los promotores inmobiliarios chinos cotizados en Hong Kong

En otras palabras, el sector de la propiedad privada de China ahora est谩 compuesto por empresas ‘zombis’ al igual que el 15-20% de las empresas de las principales econom铆as capitalistas.  La pregunta ahora es si las autoridades chinas permitir谩n que estas empresas quiebren. Las acciones de Huarong, el mayor administrador de deudas incobrables de China, fueron suspendidas durante meses a principios de este a帽o despu茅s de que la compa帽铆a retrasara sus informes financieros antes de finalmente revelar unas p茅rdidas r茅cord en agosto. Las demoras provocaron un debate sobre hasta qu茅 punto Beijing intervendr谩 para ayudar a las empresas en dificultades.

El sector inmobiliario enfrenta la presi贸n de Beijing para reducir el apalancamiento despu茅s de d茅cadas de expansi贸n impulsada por la deuda que ayud贸 a impulsar el r谩pido crecimiento econ贸mico del pa铆s. Las autoridades financieras del gobierno han establecido tres “l铆neas rojas” que las empresas financieras e inmobiliarias no pueden cruzar. En 2020, el Banco Popular de China y el Ministerio de Vivienda anunciaron que hab铆an redactado nuevas reglas de financiaci贸n para las empresas inmobiliarias. Los promotores que desean refinanciar son evaluados en funci贸n de tres umbrales: 1. un l铆mite m谩ximo del 70% de los pasivos en relaci贸n con los activos, excluyendo los ingresos anticipados de los proyectos vendidos en plano; 2. un tope del 100% en la deuda neta con respecto al capital social; 3. una relaci贸n entre efectivo y pr茅stamos a corto plazo de al menos uno. Los promotores se clasificar谩n en funci贸n de la cantidad de l铆mites que superen y el crecimiento de su deuda se limitar谩 en consecuencia. Ahora hay varias grandes empresas inmobiliarias en esa situaci贸n.

El gobierno se enfrenta a un dilema. Si permite que Evergrande y otras compa帽铆as inmobiliarias quiebren, entonces es posible que no se construyan millones de viviendas para las personas y las p茅rdidas incurridas por los prestamistas e inversores en estas compa帽铆as podr铆an tener un efecto en cascada en toda la econom铆a. Por otro lado, si las autoridades rescatan a las empresas, entonces la especulaci贸n podr铆a continuar ya que el sector inmobiliario podr铆a asumir que tiene el respaldo del gobierno para todos sus proyectos especulativos y que son ‘demasiado grandes para fracasar’, el llamado ‘riesgo moral’; el mismo dilema que enfrentaron las autoridades estadounidenses en 2008 cuando los mercados inmobiliarios se hundieron y los prestamistas hipotecarios y los bancos se derrumbaron.

Lo m谩s probable es que el gobierno haga algo intermedio. Garantizar谩 que las viviendas prometidas por empresas como Evergrande a 1,8 millones de chinos se construyen, asumiendo los proyectos. Las autoridades locales ya se est谩n haciendo cargo de los proyectos locales de Evergrande. Al mismo tiempo, el gobierno central y el BPCh permitir谩n a Evergrande incumplir con los inversores y tenedores de bonos (hasta cierto punto). Si esas p茅rdidas se extienden al sector financiero, el gobierno chino tiene mucha holgura financiera para absorber el golpe, como ha hecho en el pasado. Por ejemplo, la deuda de Evergrande de $ 300 mil millones debe compararse con el cr茅dito total pendiente en China de $ 50 billones, es decir, no es muy grande. Adem谩s, si la factura final recae en el estado y los bancos estatales, sus reservas pueden digerir f谩cilmente las p茅rdidas.

El verdadero problema es que en los 煤ltimos diez a帽os (e incluso antes) los l铆deres chinos han permitido una expansi贸n masiva de inversiones improductivas y especulativas por parte del sector capitalista de la econom铆a. En el intento de construir suficientes viviendas e infraestructura para la poblaci贸n urbana en fuerte aumento, los gobiernos central y local dejaron el trabajo a los promotores privados. En lugar de construir casas para alquilar, optaron por la soluci贸n de un ‘mercado libre’ de promotores privados que construyen para la venta. El desarrollo tipo Evergrande en China no fue solo el de un capitalismo haciendo lo suyo. Fue el capitalismo facilitado por funcionarios del gobierno para sus propios fines. Beijing quer铆a casas y los funcionarios locales quer铆an ingresos. Los proyectos de vivienda ayudaron a lograr ambos. El resultado fue un enorme aumento de los precios de la vivienda en las principales ciudades y una expansi贸n masiva de la deuda. De hecho, el sector inmobiliario ha alcanzado ahora m谩s del 20% del PIB de China. 

Este crecimiento en bienes ra铆ces y otras actividades improductivas en finanzas y medios de consumo ha estado impulsando la tasa de crecimiento anual oficial de China. A medida que el sector productivo de la industria, la manufactura, las comunicaciones de alta tecnolog铆a, etc. crec铆a m谩s lentamente, las autoridades se enga帽aron a s铆 mismas al afirmar que se estaban cumpliendo los objetivos de crecimiento del PIB real del 6% al 8% anual, pero esto se deb铆a cada vez m谩s al mercado inmobiliario. Por supuesto, las casas deben construirse, pero como dijo el presidente Xi tard铆amente, “las casas son para vivir, no para especular”. 

No hay forma de evitar el hecho de que Evergrande y los efectos indirectos asociados producir谩n un impacto inmediato en el crecimiento. La recuperaci贸n de China de la recesi贸n pand茅mica ya hab铆a sido vacilante, en parte debido a las erupciones de la nueva variante de COVID que causaron mini cierres, pero principalmente porque el crecimiento de la inversi贸n y el comercio se ven limitados por la recuperaci贸n irregular en las principales econom铆as capitalistas. Por lo tanto, China tendr谩 suerte si alcanza una tasa del 2% durante el resto de este a帽o. 

Lo que es m谩s preocupante, incluso si se puede evitar una espiral m谩s ca贸tica en el mercado inmobiliario, es que el fin del modelo inmobiliario impulsado por el cr茅dito (o incluso su moderaci贸n) significar谩 un menor crecimiento. Ese es el problema. Los ‘expertos occidentales’ est谩n convencidos de que China finalmente va a tener una implosi贸n financiera (algo que se ha pronosticado casi todos los a帽os durante los 煤ltimos 20 a帽os); o que la econom铆a caer谩 en una senda de bajo crecimiento del 2-3% anual, apenas m谩s alta que las econom铆as capitalistas “maduras”.

Una de las razones presentadas es que la poblaci贸n activa est谩 disminuyendo (de hecho, se informa que la tasa de fertilidad de China est谩 ahora por debajo de la de Jap贸n) hasta el punto en que la poblaci贸n podr铆a reducirse a la mitad para fines de siglo. Otra raz贸n popular entre los expertos es que el modelo de crecimiento de China impulsado por las inversiones y las exportaciones ha terminado. En lugar de invertir, China deber铆a confiar ahora en impulsar el consumo de las masas, como en Estados Unidos y la mayor parte del G7, y eso significa reducir el tama帽o del estado a trav茅s de privatizaciones y abrir la econom铆a a m谩s ‘mercados de consumo’. Adem谩s, es posible que las exportaciones ya no contribuyan mucho a la tasa de crecimiento de China debido a las barreras comerciales y tecnol贸gicas que est谩n erigiendo Estados Unidos y sus aliados para aislar y frenar el progreso de China. El gobierno chino es consciente de esto. Por eso Xi habla de un modelo de desarrollo de ‘doble circulaci贸n’, en el que el comercio y la inversi贸n en el extranjero se combinan con la producci贸n para el enorme mercado interno. 

Como escrib铆 en una nota anterior: 鈥淟a inversi贸n bruta ha promediado m谩s del 47% del PIB desde 2009. Pero el crecimiento del PIB real se ha desacelerado. Por lo tanto, el rendimiento de la productividad de las nuevas inversiones en China (o la productividad de los insumos de capital) est谩 disminuyendo. En 2006, antes de la crisis mundial, se necesitaban 2,9 unidades de inversi贸n para aumentar el PIB real en 1 unidad. En 2014, ahora se necesitan 6,6 unidades. China necesita volver a su tasa de PTF [productividad total de los factores] promedio a largo plazo de m谩s del 2.5% anual para sostener un crecimiento del PIB real del 7% “. En publicaciones anteriores, he atacado los argumentos de los expertos occidentales de que China est谩 a punto de sufrir un colapso financiero como el de 2008 en las principales econom铆as capitalistas; o que su tasa de crecimiento se reducir谩 a casi nada debido a los defectos de su modelo econ贸mico dirigido por el estado.

El crecimiento del PIB real depende de dos factores: el crecimiento del tama帽o de la poblaci贸n activa; y crecimiento de la productividad de la fuerza laboral existente. Si el primero se ralentiza o incluso cae, entonces un crecimiento lo suficientemente r谩pido de la productividad puede compensar o incluso superar al primero. El crecimiento de la productividad depende principalmente de una mayor inversi贸n de capital en tecnolog铆a; mejor tecnolog铆a que ahorra tiempo de mano de obra y una fuerza laboral mejor capacitada que pueda entregar m谩s en menos tiempo. El problema para China a partir de ahora es que se ha permitido que su sector capitalista se expanda (de manera 鈥渄esordenada鈥 , dice Xi) hasta el punto en que las contradicciones de la producci贸n capitalista est谩n comenzando a da帽ar el anterior espectacular ascenso de China.

De hecho, el llamado de Xi a la “prosperidad com煤n” es un reconocimiento de que el sector capitalista tan fomentado por los l铆deres chinos (y del que obtienen muchos beneficios personales) se ha salido tanto de las manos que amenaza la estabilidad del control del Partido Comunista. Tomemos el comentario del multimillonario Jack Ma antes de ser ‘reeducado’ por las autoridades: 鈥’El consumo chino no es impulsado por el gobierno sino por el esp铆ritu empresarial y el mercado’鈥 En los 煤ltimos 20 a帽os, el gobierno fue muy fuerte. Ahora, se est谩n debilitando. Es nuestra oportunidad; es nuestro momento, para ver c贸mo la econom铆a de mercado, el esp铆ritu empresarial, pueden desarrollar el consumo real” (The Guardian , 25 de julio de 2019).

La rentabilidad del sector capitalista viene cayendo desde hace alg煤n tiempo, al igual que en las grandes econom铆as capitalistas. Los capitalistas chinos han buscado mayores ganancias en sectores improductivos como el inmobiliario, la financiaci贸n al consumo y los medios; ah铆 es donde se encuentran los multimillonarios. Estos sectores ahora est谩n explotando en la cara de los l铆deres chinos.

La inversi贸n del sector estatal siempre ha sido m谩s estable que la inversi贸n privada en China. China sobrevivi贸, incluso prosper贸, durante la Gran Recesi贸n, no debido a un impulso del gasto gubernamental al estilo keynesiano en el sector privado, como argumentaron algunos economistas, tanto en Occidente como en China, sino debido a la inversi贸n estatal directa. Esto jug贸 un papel crucial en el mantenimiento de la demanda agregada, la prevenci贸n de recesiones y la reducci贸n de la incertidumbre para todos los inversores. Cuando la inversi贸n en el sector capitalista se ralentiza, como lo hace cuando el crecimiento de las ganancias se ralentiza o cae, en China interviene el sector estatal. La inversi贸n de las empresas estatales creci贸 particularmente r谩pido durante 2008-09 y 2015-16 cuando el crecimiento de las inversiones no estatales se desaceler贸.

Como demostr贸 David Kotz en un art铆culo reciente :鈥淟a mayor铆a de los estudios actuales ignoran el papel de las empresas estatales en la estabilizaci贸n del crecimiento econ贸mico y la promoci贸n del progreso t茅cnico. Sostenemos que las empresas estatales est谩n desempe帽ando un papel a favor del crecimiento de varias formas. Las empresas estatales estabilizan el crecimiento en las recesiones econ贸micas mediante la realizaci贸n de inversiones masivas. Las empresas estatales promueven importantes innovaciones t茅cnicas invirtiendo en 谩reas con m谩s riesgo del progreso t茅cnico. Adem谩s, las empresas estatales adoptan un enfoque de alta calidad para tratar a los trabajadores, lo que favorecer谩 la transici贸n hacia un modelo econ贸mico m谩s sostenible. Nuestro an谩lisis emp铆rico indica que las empresas estatales en China han promovido el crecimiento a largo plazo y han compensado el efecto adverso de las recesiones econ贸micas “.

Lo que se necesita no es una mayor expansi贸n de los sectores de consumo abri茅ndolos a los “mercados libres”, sino una inversi贸n estatal en tecnolog铆a para impulsar el crecimiento de la productividad. Y esa inversi贸n del sector estatal puede dirigirse hacia objetivos ambientales y alejarse de la expansi贸n descontrolada de las industrias de combustibles f贸siles que emiten carbono. Como ha escrito Richard Smith: 鈥淟os chinos no necesitan un nivel de vida m谩s alto basado en un consumismo sin fin. Necesitan un mejor modo de vida: aire, agua y suelo limpios y no contaminados, alimentos seguros y nutritivos, atenci贸n de salud p煤blica integral, viviendas seguras y de calidad, un sistema de transporte p煤blico centrado en bicicletas urbanas y transporte p煤blico en lugar de autom贸viles y carreteras de circunvalaci贸n”. El aumento del consumo personal y el crecimiento de los salarios seguir谩 a dicha inversi贸n, como siempre ocurre.

Pero eso significa que es hora de que el gobierno chino d茅 un giro hacia la inversi贸n estatal y la planificaci贸n de la vivienda, la tecnolog铆a y los servicios p煤blicos e involucre a los trabajadores industriales y urbanizados altamente educados de China en esa planificaci贸n.

thenextrecession.wordpress.com. Traducci贸n: G. Buster para Sinpermiso




Fuente: Lahaine.org