October 9, 2022
De parte de Indymedia Argentina
1,511 puntos de vista

China y el Mercosur

Mario Hernandez

Durante el siglo XIX, crecieron las relaciones comerciales con Europa. El comercio con Asia siempre fue marginal e incluso nulo entre los distintos pa铆ses.

En el siglo XX Am茅rica Latina gir贸 de Europa a los EEUU. Actualmente, los v铆nculos con China se incrementaron.

En 2021 el valor total del comercio entre China y Am茅rica Latina y el Caribe aument贸 un 41,1% respecto a 2020, registrando un nuevo r茅cord en las transacciones, por valor de 451.591 millones de d贸lares.

Mientras, la participaci贸n de China en las exportaciones totales de Mercosur se multiplic贸 por 11 entre 2000 y 2018: del 2% al 22,1%. China es as铆 el principal mercado para el Mercosur.

鈥淢ercosur se ha transformado en la principal plataforma de producci贸n de prote铆nas en el mundo, por encima de Estados Unidos y muy lejos de la Uni贸n Europea. Por eso la regi贸n tiene un v铆nculo privilegiado, de car谩cter estructural, con China, que es el eje de la demanda global de agro alimentos鈥, afirma Jorge Castro, analista argentino y presidente del Instituto de Planeamiento Estrat茅gico. 鈥淭odo esto ocurre en un momento en que China experimenta un boom de consumo de m谩s de siete billones de d贸lares en 2021, que deja a EE UU por primera vez en la historia del capitalismo en un segundo lugar鈥.

Uruguay y el TLC con China

El anuncio hecho por el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou de que recibi贸 el aval de China para iniciar negociaciones para acordar un Tratado de Libre Comercio entre ambos pa铆ses el a帽o pasado, hizo temer el fin del Mercado Com煤n del Sur (Mercosur) por el desconocimiento uruguayo de las normas del acuerdo subregional que ya cumpli贸 30 a帽os.

Obviamente, la capacidad negociadora de un pa铆s en desarrollo de menos de tres millones y medio de habitantes es amplificada cuando negocia en bloque, actuando a trav茅s de plataformas como el Mercosur. Pero Lacalle prefiere hacerlo solo, desprendi茅ndose de acuerdos con sus socios mayores, e incluso con Paraguay, condicionado por sus acuerdos con Taiw谩n.

De la lectura de lo dicho por el Gobierno uruguayo, no se busca favorecer a sectores que fomenten el empleo de calidad, sino continuar la primarizaci贸n de la econom铆a uruguaya, sectores primarios a los que el Gobierno actual representa.

Un punto de conflicto es qu茅 ocurrir谩 en el Mercosur en caso de que Uruguay avance en un TLC con China. La posici贸n de Argentina si bien hay disposici贸n a aceptar que Uruguay negocie alguna preferencia comercial para exportar a China, se mantiene la negativa a un TLC, en el entendimiento que perfora el bloque regional.

Argentina entiende que la regla del consenso para las definiciones del Mercosur est谩 vigente y que una negociaci贸n individual como la que realiza Uruguay va contra la normativa.

El tema preocupa tanto a empresarios como a trabajadores, y es seguido de cerca por la C谩mara de Industrias del Uruguay (CIU) y por el PIT-CNT, por sus coletazos en materia de empleo.  La CIU contrat贸 un equipo propio que trabajar谩 en el estudio de factibilidad, liderado por el economista y ex ministro de Energ铆a chileno, Andr茅s Rebolledo, ex embajador en Uruguay y que particip贸 en la negociaci贸n del TLC entre Chile y China en 2005.

El presidente de la CIU, Alfredo Ant铆a, dijo en esa instancia que con esta negociaci贸n comercial Uruguay 鈥渜uiz谩s est谩 escribiendo una de las p谩ginas m谩s relevantes鈥 y la pretensi贸n es que tambi茅n lo sea 鈥減ara la industria en general鈥. Para Ant铆a hay 鈥渦na posici贸n institucional鈥 del sistema pol铆tico, refrendada por gobiernos de distinto color, 鈥渄e recorrer el camino de la apertura comercial y la complementariedad con China鈥.

Advirti贸 que 鈥渢enemos debilidades鈥 y dijo que la industria local sufre problemas de competitividad por los costos internos y la escala del mercado; entonces, 鈥渃on el hecho consumado鈥 de una negociaci贸n con China, 鈥渄ebemos obligarnos a un cambio y pedir al Gobierno que haga lo imposible para que al abrirnos al mundo esto obligue al Estado uruguayo a brindar condiciones de mayor competitividad鈥.

El secretario de Relaciones Internacionales de la central 煤nica de trabajadores PIT-CNT, Fernando Gambera, destac贸 la preocupaci贸n original 鈥渜ue es el cuidado de la integraci贸n regional. Probablemente pueda haber beneficios en la hip贸tesis de un acuerdo comercial con China, pero eso puede ser catastr贸fico para alg煤n sector que emplea mano de obra y vende con valor agregado鈥 a los pa铆ses vecinos.

鈥淛am谩s esos tratados tienen elementos que atiendan las asimetr铆as entre quienes negocian鈥. La forma de atenuar eso, subray贸, es 鈥渘egociando con las grandes potencias desde un bloque regional鈥, dijo Gambera.

A帽adi贸 que un TLC con China impactar铆a 鈥渆n lo poco de industria manufacturera y con valor agregado que nos queda鈥, pero sostuvo que 鈥渜uiz谩s todos juntos, la sociedad, llega a la conclusi贸n de que los beneficios ser铆an mucho m谩s grandes鈥. En ese sentido, indic贸 la relevancia de 鈥済enerar conciencia colectiva鈥 sobre el tema y tomar decisiones 鈥渕谩s cercanas a una pol铆tica de Estado, que est茅 m谩s all谩 de las instancias electorales鈥.

Para los sindicalistas, hay que partir de algunas premisas como la defensa de la integraci贸n regional como plataforma para negociar, el 鈥渞echazo al formato de TLC, porque de libre comercio no tiene nada, y menos de cooperaci贸n鈥, y 鈥渓a reivindicaci贸n de que todos los actores de la sociedad tengan acceso a datos y n煤meros sobre la negociaci贸n para hacer todos juntos un estudio de impacto鈥.

M谩s all谩 de que el Gobierno dijo que convocar谩 a los sindicatos, Gambera aclar贸 que desde que se realiz贸 el anuncio del inicio de las negociaciones con China no hubo ning煤n mensaje acerca de c贸mo se proceder谩. Lo que no quieren los trabajadores, remarc贸, es 鈥渜ue nos den los resultados鈥 de los estudios previos 鈥渄espu茅s de que ya est谩 todo鈥 resuelto. Respecto de las razones del rechazo a negociar bajo la modalidad de un TLC, sea con China, Estados Unidos o la Uni贸n Europea.

El TLC con China a pedido de la oligarqu铆a

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, recibi贸 carta de China y anunci贸 con bombos y platillos, que est谩 negociando un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el gigante asi谩tico. El Mercosur desplazado, tarde o temprano la (poca) industria nacional existente ser谩 absorbida por el pa铆s asi谩tico. La relaci贸n es m谩s que desequilibrada entre ambos pa铆ses y Lacalle busca congraciarse con los suyos.

Es necesario precisar que todo este proceso llevar谩 mucho tiempo. Incluso se prev茅 que no llegue a concretarse dicho TLC en la administraci贸n Lacalle, pero fue anunciado como si ya estuviera vigente el tratado.

China se ha convertido en el primer destino de las exportaciones uruguayas desde el a帽o 2013. En 2021 (enero-agosto) las exportaciones uruguayas al tigre de Asia, totalizaron 1.568 millones de d贸lares, un aumento del 63% frente al mismo per铆odo de 2020.

En los 煤ltimos a帽os, los principales productos exportados por Uruguay a este destino son la carne bovina, soja y celulosa. Sin embargo, pese a la importancia de China como socio comercial, tambi茅n significa el mercado al que se le paga m谩s aranceles. Del total de las exportaciones a este destino, el 79% enfrenta restricciones arancelarias. Seg煤n datos oficiales, en 2019 las exportaciones a China pagaron 184 millones de d贸lares por aranceles, lo que signific贸 el 55% del total por las ventas realizadas al exterior.

Lacalle fue consultado en cuanto a si en el caso de alcanzar el TLC con China se necesitar铆a un aval de los parlamentos de Argentina, Brasil y Paraguay, a lo que respondi贸 con un rotundo: 鈥淣o鈥. 鈥淯ruguay tiene apuro, porque cada d铆a que pasa es un d铆a perdido鈥, dijo remarcando que todos los pasos se realizar谩n con especial cuidado y profesionalismo.

La posici贸n argentina se afirma en que todos los acuerdos comerciales deben ser suscriptos por los cuatro pa铆ses socios plenos, ampar谩ndose en la cl谩usula 32 del estatuto del bloque. Uruguay pidi贸 flexibilizar esa norma, pero Argentina se ha negado.

El ex subsecretario de Econom铆a y Finanzas durante el 煤ltimo gobierno del Frente Amplio, Pablo Ferreri, destac贸 que si bien 鈥減or un lado se dejar谩 de pagar aranceles para el ingreso a China, tambi茅n se va a dejar de cobrarlos鈥, por lo que, opin贸 que 鈥渉ay que estudiar a qu茅 sectores afecta y cu谩nto los afecta, a cu谩les beneficia y cu谩nto鈥, as铆 como su impacto en las relaciones comerciales con el Mercosur.

鈥淧ara nosotros un tratado de libre comercio no es un sin贸nimo mec谩nico de trabajo, de calidad ni de desarrollo, porque cuando dos pa铆ses tienen estructuras productivas tan dis铆miles, muchas veces los TLC lo que hacen es exacerbar esas diferencias鈥, dijo Ferreri.

Lo que puede ser muy bueno para los agronegocios o para la exportaci贸n de commodities y productos intensos en recursos naturales puede ser letal para sectores con m谩s valor agregado, para la industria manufacturera o para campos de desarrollo que requieren otras pol铆ticas鈥, puntualiz贸 al diario oficialista El Pa铆s.

As铆 como lo hicieron los trabajadores, las empresas y los dirigentes pol铆ticos del oficialismo y la oposici贸n, dirigentes del centroizquierdista Frente Amplio realizaron importantes advertencias. El ex presidente Jos茅 Mujica y los ex vicepresidentes Danilo Astori y Rodolfo Nin Novoa recordaron que ya se hab铆a avanzado en el gobierno anterior y se hab铆a frustrado el acuerdo con China, algo que 鈥減odr铆a鈥 volver a pasar.

Astori consider贸 que 鈥渉ay que incluir al Mercosur鈥 en las negociaciones y dijo 鈥渜ue China cuida m谩s, sin duda, los mercados de Brasil y Argentina que el de Uruguay y record贸 que en 2017 fue el presidente de China quien fren贸 las negociaciones para cuidar las relaciones con los otros pa铆ses de la regi贸n, incluso a pesar de haber anunciado el acuerdo con Uruguay.

Mujica dijo que por ahora s贸lo hay 鈥渢itulares y no mucho m谩s. Hay que tener en cuenta que la experiencia internacional indica que eventualmente un tratado de esta naturaleza lleva cinco, seis o siete a帽os como m铆nimo, (鈥). 鈥淓sa es la experiencia que tuvo Chile, al que le llev贸 seis a帽os con 70 t茅cnicos de un lado y del otro discutiendo rubro por rubro. No es coser y cantar, no est谩 a la vuelta de la esquina鈥, record贸.

En cuanto a los grupos que podr铆an ser beneficiados y los perjudicados por este acuerdo, Mujica advirti贸 que hay que tener en cuenta que las negociaciones no son impulsadas por 鈥渃armelitas descalzas鈥 sino por 鈥済rupos de intereses鈥: 鈥淪eguramente hay sectores como ciertas agroindustrias que se pueden ver favorecidas en Uruguay, pero hay otros que se pueden sentir muy perjudicados鈥, detall贸.

En relaci贸n a las posibles consecuencias que el acuerdo pueda tener con los pa铆ses del Mercosur, Mujica dijo que 鈥渆st谩 el conjunto de intereses que se mueven en la regi贸n, y esto es muy importante. Nosotros tenemos actividades como turismo que son muy dependientes de la buena o mala voluntad que puede tener la Rep煤blica Argentina, y tenemos experiencia en esto鈥, opin贸.

El propio Lacalle, cuando se encontraba en la oposici贸n, y debatiendo sobre un posible TLC con China en 2017, hab铆a manifestado su preocupaci贸n por la p茅rdida de 35.000 puestos de trabajo y que se deb铆a negociar con el aval del Mercosur o 鈥渁tenerse a las consecuencias禄.

鈥淟o que el campo reclamaba: firmar un TLC con China鈥, titul贸 el diario El Pa铆s en la secci贸n 鈥淩urales鈥. Es que este tratado beneficiar谩 a los grandes exportadores, pero barrer谩 con la industria nacional.

Gonzalo Vald茅s Requena, presidente de la Asociaci贸n Rural del Uruguay, coment贸 que desde el primer d铆a apoyaron la b煤squeda de la flexibilizaci贸n del Mercosur, lo que no solo es interesante para la cadena c谩rnica, sino que para el sector agropecuario en su conjunto significa 鈥渦n tratado muy interesante鈥. A modo de ejemplo, coment贸 que la carne est谩 pagando 200 millones de d贸lares en aranceles por a帽o, y m谩s de la mitad se los lleva China (unos 110 millones).

TLC con China sin el Mercosur

Lacalle sostiene que el Mercosur debe permitir que sus integrantes realicen por su cuenta acuerdos comerciales con otros pa铆ses o bloques y sostiene que esto no contraviene ninguna norma vigente del bloque, pero es un hecho que el Tratado de Asunci贸n establece, desde 1991, que su creaci贸n implica 鈥渓a adopci贸n de una pol铆tica comercial com煤n con relaci贸n a terceros Estados o agrupaciones de Estados鈥.

Un cambio en este sentido tendr铆a consecuencias de importancia para los dos socios mayores, Argentina y Brasil. Del proyecto de mercado com煤n quedar铆a s贸lo el nombre. El gobierno uruguayo entiende que no requiere la conformidad de los socios, aunque comunic贸 la decisi贸n a los cancilleres de la regi贸n.

El secretario de Relaciones Econ贸micas Internacionales y jefe negociador de Argentina en el Mercosur, Jorge Neme, destac贸 que en el bloque no hay otra posibilidad de negociar con terceros por fuera de la regla de consenso, 鈥渦na regla establecida en todo el cuerpo jur铆dico de los tratados que rige el Mercosur鈥.

Si Uruguay o cualquier otro integrante del Mercosur se convirtiera en una puerta de entrada a 茅l, podr铆an perder sentido r谩pidamente el arancel externo com煤n y la eliminaci贸n de barreras al intercambio de bienes, servicios y factores productivos entre los miembros, que ha avanzado en forma considerable.

Uruguay present贸 una propuesta para que se le reconozca el derecho a la negociaci贸n comercial independiente, pero el Mercosur s贸lo puede adoptar decisiones por consenso, y tanto Argentina como Paraguay ya se han pronunciado en contra de la iniciativa y tampoco es claro que Brasil la apoye, ya que su prioridad es que el Mercosur rebaje su arancel externo com煤n.

Los analistas se帽alan que si da la impresi贸n de que Brasil ha expresado cierta simpat铆a con la posici贸n uruguaya es para presionar a Argentina, pero esto no significa que est茅 dispuesto a poner en peligro sus propios intereses. Y, adem谩s, todo puede cambiar con las elecciones brasile帽as, en las que hoy parece muy dif铆cil que Bolsonaro sea reelecto.

A esta altura no se puede hablar siquiera de 鈥減reacuerdo鈥 con China, cuyo inter茅s obvio es avanzar en su propia estrategia, que desde hace d茅cadas la ubica en la disputa del predominio mundial, con avances muy significativos en Am茅rica Latina que socavan la hist贸rica hegemon铆a de Estados Unidos en la regi贸n  y poqu铆sima gracia le hacen a la Uni贸n Europea.

El principal socio comercial

China es el principal pa铆s comprador de productos uruguayos. En el per铆odo enero-agosto 2021 las ventas a China acumularon un aumento de 63%, al situarse en 1.568 millones de d贸lares. En este lapso, el principal producto de exportaci贸n fue la carne bovina, que creci贸 un 205% y ocup贸 el 60% del total exportado.

Sin embargo, la oferta exportable, se encuentra concentrada en siete productos que son el 97% del total exportado. Aparte de carne, se vende a China productos l谩cteos (9%), subproductos c谩rnicos (9%), soja (7%), ganado en pie (5%), madera (5%) y carne ovina y caprina (4%).

En octubre de 2016 en el marco de una visita del entonces presidente Tabar茅 V谩zquez (del centroizquierdista Frente Amplio) a China, se firmaron 16 acuerdos de cooperaci贸n y se anunci贸 la preparaci贸n de estudios en busca de comenzar a negociar un TLC. V谩zquez se帽al贸 entonces la dif铆cil competencia que tiene Uruguay para ingresar a mercados internacionales, y dijo que el pa铆s compite por exportar a Asia con productos similares a los que venden Nueva Zelanda y Australia, que s铆 tienen un TLC con China.

Este asunto fue motivo de una convocatoria al Parlamento del entonces canciller Rodolfo Nin Novoa, promovida por el entonces l铆der de la oposici贸n Lacalle Pou en 2017, quien le cuestion贸 porque el gobierno 鈥減uso la carreta delante de los bueyes鈥 al iniciar negociaciones sin haber hecho previamente estudios, y mostr贸 preocupaci贸n por eventuales sectores afectados. Tambi茅n Lacalle dijo en esa ocasi贸n -cuando era opositor- que Uruguay avanzaba sin saber qu茅 apoyo tendr铆a de los socios del Mercosur.

Por su parte, la representante del Frente Amplio, Mar铆a Jos茅 Rodr铆guez, emiti贸 un comunicado donde expres贸 que la fuerza pol铆tica 芦considera positivo el inter茅s de la Rep煤blica Popular China de avanzar en el relacionamiento comercial con Uruguay禄.

Dijo que el FA 芦analizar谩 en profundidad la propuesta y establecer谩 su posici贸n una vez que se comunique la informaci贸n completa por parte del gobierno禄, dice la nota y a帽ade que ser谩 芦con la responsabilidad que le ha asignado la ciudadan铆a como primera fuerza pol铆tica del pa铆s y teniendo en cuenta la experiencia acumulada durante los 15 a帽os de gobierno禄.

Uruguay en medio de la disputa China-Estados Unidos

El 22 de junio de 2021, en el marco del Latin America Liberty Forum de la Red Atlas(1), el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED)(2), uno de los think tanks uruguayos, co-organiz贸 la actividad de cierre que consisti贸 en una entrevista exclusiva con el presidente Luis Lacalle Pou realizada por Martin Aguirre, editor en jefe del diario El Pa铆s de Uruguay, miembro asesor del centro para Am茅rica Latina de Atlas Network, editor del newsletter semanal de dicho centro 鈥淢iradas sur鈥 y asesor del CED.

Las declaraciones que el presidente Lacalle Pou brind贸 en dicha entrevista pueden tener varias lecturas. Desde el punto de vista m谩s oficialista se mostr贸 como un presidente equilibrado en esta denominada nueva guerra fr铆a comercial entre Estados Unidos y China.

Por su dimensi贸n, Uruguay es una aldea, una comarca en el concierto internacional y tambi茅n dentro de Latinoam茅rica, que reposa entre dos gigantes como Argentina y Brasil.

鈥淓l Mercosur es de las regiones m谩s proteccionistas del mundo鈥. Volvi贸 a cargar nuevamente Lacalle Pou contra el bloque comercial que Uruguay integra junto a Argentina, Brasil y Paraguay, insistiendo en su idea de 鈥渓astre鈥 conocida por espetarle al presidente argentino Alberto Fern谩ndez.

En otro pasaje de la entrevista plante贸 que 鈥渆ste mundo que se viene est谩 dise帽ado para un pa铆s como Uruguay (鈥) por eso estamos en una carrera aperturista鈥. El punto es que cuando los pa铆ses de la periferia se abren casi que de manera total, las grandes potencias se cierran y se genera un intercambio desigual (que ya es desigual desde el inicio).

Asimismo, a largo plazo 鈥渓a carrera aperturista鈥 nunca la terminan ganando los peque帽os pa铆ses, porque basta una guerra de cualquier 铆ndole o que las potencias decidan no importar m谩s esos productos para que dicho proceso se interrumpa. Los peque帽os pa铆ses nunca llegan a un desarrollo industrial s贸lido, forman parte de la divisi贸n internacional del trabajo y ocupan un lugar en las cadenas de valor mundial que es ser los proveedores de materias primas.

As铆 el desarrollo de cada pa铆s queda condicionado a la suba y baja de precios de las commodities y no a una planificaci贸n proyectada internamente a mediano y largo plazo. Por eso el aperturismo de las peque帽as econom铆as, a piacere de las grandes potencias, es el m谩s peligroso de los espejismos.

El primer mandatario uruguayo no titube贸 en tomar postura en la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Declar贸 鈥渧eo a Estados Unidos con lo que respecta a Am茅rica Latina, muy China referente鈥 y agreg贸 鈥渓o veo m谩s reaccionando que accionando鈥.

Pr谩cticamente todos los pa铆ses de Am茅rica Latina tienen a China como principal socio comercial y Uruguay no es la excepci贸n. Al menos el 30% de las exportaciones tienen como destino al gigante asi谩tico.

Ante la pregunta de un periodista sobre la capacidad de Uruguay de no quedar condicionado pol铆tica y diplom谩ticamente, entre otras cuestiones, por el v铆nculo con China y Estados Unidos, Lacalle Pou expres贸 que eso se resuelve 鈥渟in ser permeables a las presiones鈥 y que no condiciona 鈥渦n voto en la ONU ni en la OEA鈥.

Sin embargo, un ejemplo concreto y reciente es el de Ecuador. Estados Unidos le prest贸 dinero a dicho pa铆s para saldar sus deudas con China, pero la contraparte es que el pa铆s andino cuando desarrolle la tecnolog铆a 5G no permita el ingreso de ninguna empresa china.

Otro ejemplo m谩s cercano es el del propio gobierno uruguayo que vot贸 por primera vez a un ciudadano estadounidense para el BID. El elegido, Mauricio Claver Carone, fue el primero en establecer una pol铆tica ofensiva contra China denominada 鈥淣ear Shoring鈥: atraer cadenas de producci贸n desde Asia hacia la regi贸n latinoamericana.

La neutralidad y la permeabilidad no se eligen, no son practicables en el mediano plazo. Latinoam茅rica ser谩 el laboratorio de disputa entre un Estados Unidos en decadencia y una China que ha tomado la delantera luego de la crisis de la Covid-19.

Pol铆tica, ideol贸gica y militarmente Lacalle Pou ha demostrado afinidad con la Casa Blanca. Econ贸micamente, China le ha sacado varios cuerpos a cualquier otro pa铆s y hacia all铆 apunta el gobierno uruguayo. 驴Hacia d贸nde se decantar谩 el fiel de la balanza?

EE.UU. 鈥渟ugiere鈥 a Uruguay no contratar 5G chino

En la edici贸n de Observatorio Sudamericano de Defensa y Fuerzas Armadas, en el cap铆tulo Uruguay, en la primera nota aparece esta 鈥渟util鈥 sugerencia nada menos que del Almirante Craig Faller, ex Jefe del Comando Sur de EE UU:

1-EE UU sugiere a Uruguay que no contrate 5G Chino. Las principales potencias globales y algunas de las multinacionales m谩s importantes del mundo compiten para ser quienes suministren 5G a Uruguay, una tecnolog铆a con m煤ltiples implicaciones econ贸micas, pol铆ticas, diplom谩ticas y de seguridad.

Seg煤n fuentes oficiales, el tema del 5 G es considerado 鈥渆strat茅gico鈥 y se encuentra 鈥渄entro de la mesa de trabajo鈥 de la Secretar铆a de Inteligencia Estrat茅gica del Estado (SIEE), para quien la instalaci贸n del 5G en el pa铆s 鈥渋mplica aspectos de soberan铆a鈥 que el gobierno debe analizar cuidadosamente.

La situaci贸n tom贸 m谩s impulso en las 煤ltimas semanas de mayo, luego de que tanto Julie Chung, subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental, y Juan Gonz谩lez, asistente especial del presidente Joe Biden para la regi贸n, como el ex Jefe del Comando Sur de EE UU, Alm. Craig Faller, manifestaran formalmente al gobierno del Uruguay su inquietud respecto a la tecnolog铆a m贸vil de quinta generaci贸n que comercializa la empresa china Huawei.

EE.UU. presiona a Uruguay para evitar la compra de patrulleras marinas chinas

 

En un nuevo acto de presi贸n a un gobierno latinoamericano, la embajada de Estados Unidos en Montevideo advirti贸 al gobierno uruguayo su rechazo a la compra de patrullas marinas chinas, en medio de una creciente tensi贸n entre Washington y Beijing tras la provocaci贸n de la presidenta del Congreso Nancy Pelosi visitando Taiw谩n.

El aumento de la influencia china en la regi贸n es un asunto de preocupaci贸n para Estados Unidos, que observa con atenci贸n cada uno de los movimientos que realiza la potencia asi谩tica. El tema es definido como complejo en la interna del gobierno, donde las autoridades recurren a la imagen del p茅ndulo para describir la estrategia de posicionamiento de Uruguay.

La preocupaci贸n estadounidense por el avance chino fue transmitida en marzo de 2022 por la nueva jefa del Comando Sur de Estados Unidos, Laura Richardson, al Congreso de ese pa铆s. En su declaraci贸n, la militar dijo que China continuaba su marcha 鈥渋mplacable鈥 para expandirse 鈥渆con贸mica, diplom谩tica, tecnol贸gica, informativa y militarmente en Am茅rica Latina鈥, algo que desafiaba a Estados Unidos, que deb铆a pasar a tener una actitud m谩s 鈥渁gresiva鈥 en sus l铆neas de acci贸n.

Ese incremento en el enfrentamiento entre EE UU y China hace que la decisi贸n que deben tomar a la brevedad el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou y su ministro de  Defensa Javier Garc铆a cobre mayor trascendencia, ya que deben definir por cu谩l de las tres ofertas se inclinan para la compra de dos patrulleros oce谩nicos (OPV) para la Armada.

Los expertos de Uruguay se帽alaron a los patrulleros chinos como la mejor opci贸n para la Armada. Gabriel Porfilio, en Infodefensa.com, record贸 que las diversas comisiones asesoras designadas por el gobierno para evaluar las tres ofertas presentadas han se帽alado que la propuesta de la empresa China Shipbuilding Trading Co (CSTC) es la id贸nea para el pa铆s dado que cumple con todos los requisitos. Las tres propuestas est谩n varios millones por encima de lo autorizado por el equipo econ贸mico.

Esta decisi贸n es la culminaci贸n de una b煤squeda que comenz贸 hace casi ocho a帽os atr谩s, con m煤ltiples llamados y competencias y para la que el nuevo gobierno opt贸 por realizar una compra directa por excepci贸n, realizando un llamado abierto a todos los astilleros.

La proximidad a esa resoluci贸n hizo que Estados Unidos decidiera mover sus fichas y transmitiera 鈥揳 trav茅s de un alto funcionario de la embajada鈥 al senador Carlos Daniel Camy su rechazo a que el gobierno compre las OPV chinas.

El diplom谩tico estadounidense le hizo saber al presidente de la Comisi贸n de Defensa del Senado que era una mala se帽al la compra de insumos militares a China en un momento de alta sensibilidad a nivel geopol铆tico y, espec铆ficamente, en medio de una creciente tensi贸n entre Washington y Beijing por Taiw谩n.

En este sentido, marc贸 la diferencia entre vender carne y soja a China y comprar material para defender el mar territorial uruguayo, cuya principal amenaza suelen ser -seg煤n Washington- los buques de pesca chinos.

La compra fue anunciada en diciembre de 2021 y el gobierno estableci贸 que se realizar铆an dos llamados: uno para buques nuevos y otro para usados. En ese entonces, Estados Unidos transmiti贸 a legisladores oficialistas que estaba analizando la posibilidad de ofrecer dos OPV usadas a un monto bajo, aunque finalmente desisti贸 de la operaci贸n y el llamado qued贸 desierto.

Adem谩s de CSTC, presentaron propuestas para vender patrullas nuevas la holandesa Damen 鈥搎ue incluso present贸 un recurso en el que pidi贸 ser reevaluada鈥 y la francesa Kership. El astillero que resulte ganador deber谩 entregar la primera de las OPV en junio de 2024, seg煤n el pliego.

En el marco de la estrategia pendular uruguaya, se realiz贸 en Baltimore la ceremonia de abanderamiento de las tres lanchas guardacostas donadas por el gobierno estadounidense que llegar谩n a Montevideo en noviembre y se instalar谩n en la base de Fray Bentos.

A su vez, en agosto el Parlamento aprob贸 un acuerdo de cooperaci贸n en materia de defensa con China, que gener贸 controversia ya que los legisladores del oficialismo lo hab铆an frenado hasta tener mayor informaci贸n. El  documento habilita la realizaci贸n de ejercicios combinados y aumenta la posibilidad de la llegada de armamento y equipamiento chino para las Fuerzas Armadas.

Ahora, el gobierno impulsa la aprobaci贸n de un acuerdo de defensa con EE.UU. cuya actualizaci贸n se firm贸 en 2012, pero naufrag贸 en el Legislativo.

Notas

1.- Red Atlas, libertarios de ultraderecha: entramado civil detr谩s de la ofensiva capitalista en Latinoam茅rica 鈥 Por Aram Aharonian y 脕lvaro Verzi Rangel

2.- El CED En su sitio web explicita sus alianzas estrat茅gicas con: la Red Atlas, la Fundaci贸n Konrad Adenauer Stiftung, Libertad y Progreso, Fraser Institute, Property Rights Alliance y la Fundaci贸n Internacional para la Libertad.

Fuentes: CLAE, UyPress, Resumen Latinoamericano, La diaria, Semanario B煤squeda, El Observador




Fuente: Argentina.indymedia.org