March 12, 2021
De parte de Voices In Movement
168 puntos de vista



“Chip” Fitzgerald, el Pantera Negra con la condena más larga en la historia de Estados Unidos, sigue encarcelado

Escrito por David Trujillo en www.PeoplesWorld.org, traducido por Hexentanzplatz.

Romaine “Chip” Fitzgerald, ex miembro del Partido de las Panteras Negras, ha servido 50 años en el Departamento de Correcciones del Estado de California. En la historia de Estados Unidos es el Pantera Negra que lleva más tiempo recluido. Fitzgerald ingresó a la prisión estatal cuando era joven, un adolescente. Ahora tiene 70 años y es bisabuelo. Sufrió un derrame cerebral, sufre de mala salud y, cuando puede, se mueve asistido por su bastón y una silla de ruedas. Está claro que ya no es un riesgo para la sociedad. Entonces, ¿por qué Chip Fitzgerald sigue en prisión?

Los miembros de su comunidad se están preguntando precisamente eso. Muchos otros presos que tenían sentencias similares ya han sido liberados. Sin embargo, Chip aún  permanece en prisión. ¿Por qué? Sus amigos y familiares se propusieron liberarlo y quieren obtener información sobre sus circunstancias, necesitan llegar al fondo de los motivos por lo cuales sigue encarcelado mientras otros ya caminan libres. Ha sido organizada la recolección de firmas para la petición de su liberación, se han llevado a cabo presentaciones comunitarias, se han enviado cartas y apelaciones directas a la Junta Estatal de Libertad Condicional y al gobernador. Pero el tiempo se está acabando.

En la turbulenta década de 1960, el Partido Pantera Negra se organizaba en ciudades de todo el país. Fitzgerald fue uno de los muchos jóvenes negros interesados en participar en esta nueva organización comunitaria. En aquella época de protestas contra la guerra y disturbios en el centro de su ciudad, Chip, como muchos otros, recurrió al Partido Pantera Negra en busca de respuestas y veía a sus fundadores como modelos a seguir. Esta decisión le dio forma a su vida.

Chip creció en las áreas de Watts y Compton, en la comunidad que se conocía como South Central Los Ángeles (actualmente mejor conocida como South Los Ángeles). Junto con muchos hombres y mujeres negros, e influenciado por el movimiento de derechos civiles, se interesó por las actividades de las Panteras. En ese momento, el PPN tenía un programa de empoderamiento comunitario. Esto es importante porque es necesario comprender el significado de lo que la fiesta significó para su comunidad: les proporcionó una salida para expresar la ira por el maltrato a los negros en el pasado y una forma de hacer frente a su status quo. Fue un movimiento de empoderamiento que, por primera vez, permitió que los hombres y mujeres negros tuvieran voz.

Más tarde, Chip se involucró en el programa de desayunos comunitarios de las Panteras. Estaba comprometido con el partido. Nunca antes se había desarrollado nada como esto por y para la comunidad negra. Sin embargo, no era ningún secreto que COINTELPRO y el FBI buscaban destruir a los Panteras Negras. Chip Fitzgerald fue uno de los que quedó atrapado en el movimiento de la época, por el cual todos los afectados pagaron un alto precio.

En una velada durante una calurosa noche de verano de 1969, tres jóvenes miembros del Partido conducían por las calles de South Central L.A. Una luz roja brillante brillaba en el retrovisor de su automóvil. El auto fue detenido. El calor sofocante hizo que los hombres sudaran aún más. Todos sabían que las Panteras Negras no eran bien recibidas por ninguna de las autoridades policiales. Pero no estaban dispuestos a ceder ni un milímetro a lo que consideraban una fuerza policial opresiva.

Estaba a punto de desarrollarse una situación tensa. Un oficial de la Policía de Caminos de California se acercó al automóvil. Los hombres que estaban adentro cumplieron con todas las demandas policiales. Comenzaron los gritos. Algo malo ocurrió. A los pocos minutos, una lucha se apoderó de las calles. Nadie sabe realmente qué pasó esa noche. Por supuesto, existía la versión de los policías y la versión de las Panteras Negras. Pero fuese lo que fuese, la situación se tornó violenta. En muy poco tiempo, en un breve tiroteo, Chip resultó herido al igual que un oficial. Chip escapó pero fue arrestado semanas después. Los otros dos en el automóvil también escaparon, pero luego fueron capturados. Según la policía, el automóvil fue detenido porque tenía una luz trasera rota.

Tras su arresto, Chip se declaró inocente del cargo de intento de asesinato de un oficial de la Policía de Caminos. Pero había algo más en juego contra Chip. Durante los días previos a su arresto, Chip fue acusado de estar involucrado en la muerte de un guardia de seguridad. Aunque las pruebas en su contra eran débiles y Chip ha negado cualquier implicación, fue declarado culpable y condenado a muerte. Chip, sin embargo, nunca abandonó sus principios de lucha y debido proceso.

Aunque Chip fue condenado a muerte, la Corte Suprema de California prohibió la pena de muerte en 1972. A él y a otros en el corredor de la muerte se les conmutaron las penas por cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional, pero se le ha negado la libertad condicional más de una docena de veces.

Durante sus 50 años de confinamiento ha estado alojado en todas las prisiones importantes de California. Recientemente fue trasladado del Centro Correccional R. J. Donovan de San Diego de regresó a la Prisión Estatal de Lancaster.

El sistema en el que Chip ha cumplido condena no es un club de campo. Chip ha cumplido muchos años en lo que se considera una prisión de máxima seguridad. La infame Unidad de Seguridad / Vivienda Especial donde una vez estuvo alojado se conoce por ser una cámara de tortura física y mental, destinada a degradar y quebrar a los presos. Entre la población general, a menudo se produce violencia entre reclusos. Los guardias penitenciarios también suelen infligir violencia sobre ellos. Las condiciones eran tan malas que todo el sistema penitenciario de California en 2006 fue puesto bajo administración judicial federal porque el estado no proporcionó un nivel constitucional de atención médica.

Chip Fitzgerald ha sobrevivido bajo condiciones muy duras. Nadie afirma que Chip sea un santo, pero tampoco es un hombre malvado. Ha continuado diciendo que tiene remordimientos, pero no de manera suplicante o suplicando perdón. Solo busca el debido proceso para su liberación y dice que no es una amenaza para la sociedad. El último deseo de los padres de Chip era ver libre a Romaine, pero ambos fallecieron con este deseo incumplido. Romaine tiene un hijo, ocho nietos, dos bisnietos y 15 sobrinos y sobrinas con quienes anhela ser reunido.

Una de las muchas apelaciones escritas en nombre de Chip Fitzgerald al gobernador dice: “Desde entonces, decenas de otros prisioneros condenados por los mismos delitos que Romaine aproximadamente al mismo tiempo (1969) han sido puestos en libertad condicional. No hay ninguna razón lógica, justificable o legal para continuar encarcelando a Romaine…”.

Entonces, ¿por qué Romaine Chip Fitzgerald continúa en prisión? Muchos creen que es debido a sus creencias políticas pasadas y su activismo como miembro del Partido Pantera Negra hace 50 años.

Para obtener más información, visite: www.freedom4chip.org.




Fuente: Esp.voicesinmovement.org