September 21, 2021
De parte de SAS Madrid
395 puntos de vista


En la 茅poca, las fuerzas de seguridad destinadas en el Pa铆s Vasco presum铆an de tener fichado a cada manifestante que se pasaba por un acto convocado por la izquierda abertzale. Si aparec铆a un chico nuevo protestando por la dispersi贸n de presos, se le investigaba. Si se tomaba una ca帽a en una herriko taberna, se le investigaba. Si se iba de pintxos con uno que previamente hab铆a tomado ca帽as en la herriko, fichado tambi茅n. Hab铆a ganas de meterle mano al asunto y tener fichado al mayor n煤mero de militantes y simpatizantes de la izquierda abertzale facilitaba una barbaridad las posteriores macro operaciones con decenas de detenidos sin delitos de sangre contra lo que se denomin贸 entorno de ETA. Un entorno tan amplio como aquel 鈥搕anto que se cometieron much铆simos errores por exceso鈥 no fue un problema para las capacidades de las FFYCCSE.

Aquella tradici贸n de exceso de celo en el control de diversos colectivos se export贸 con el tiempo al resto de Espa帽a. Con gran 铆mpetu. En Catalu帽a o Galicia, j贸venes sin delitos violentos eran acusados de pertenencia a banda terrorista. Sin necesidad de irse a los territorios considerados como hostiles, m谩s de un conocido vivi贸 durante las acampadas del 15M madrile帽o la curiosa experiencia de que la polic铆a, haciendo derroche de musculatura del Estado, se dirigiese a 茅l por su nombre sin necesidad de pedirle el carnet. Hay que conocer al enemigo, dicen orgullosos de su capacidad. Lo de este fin de semana en Chueca no es cre铆ble. No es cre铆ble que nadie en el Ministerio del Interior ni en la polic铆a supiese que unos neonazis escoltados por la polic铆a se manifestar铆an por el centro de Madrid amenazando a varios colectivos vulnerables. A no ser, claro, que los grupos ultraderechistas que lideran hoy junto al yihadismo radical el ranking de terrorismo en el mundo 鈥揹atos del OIET鈥 no sean considerados enemigos a investigar. Aunque tambi茅n es cierto que, a juzgar por los efusivos saludos entre manifestantes neonazis y polic铆a, no hac铆a falta investigar nada.

D铆as despu茅s del desfile neonazi por el centro de Madrid en el que se pidi贸 la desaparici贸n de homosexuales o extranjeros, nadie acaba de dar una explicaci贸n de qu茅 sucedi贸 para que una sociedad democr谩tica tuviese que soportar este ataque y bochorno. La Delegaci贸n del Gobierno de Madrid, responsable de dar luz verde al acto, se escuda en que aquello hab铆a sido convocado por otro motivo distinto al se帽alamiento de colectivos vulnerables y se defiende: 驴qui茅n pod铆a imaginar que fascistas desfilando convertir铆an aquello en un desfile fascista? La explicaci贸n de que nadie sab铆a lo que iba a suceder no es cre铆ble. No cuando este pa铆s ha abusado de la persecuci贸n a determinados colectivos. No cuando los rastros en redes sociales y medios de comunicaci贸n de ultraderecha apoyando la marcha neonazi eran abundantes y quienes leyeron un manifiesto eran personajes bien conocidos. No es cre铆ble que en nombre de las garant铆as democr谩ticas no quedase m谩s remedio que dejar que el nazismo desfilara por Madrid. 驴Cu谩ntas concentraciones son prohibidas acogi茅ndose a los potenciales problemas de seguridad? 驴Se les ocurre un problema de seguridad mayor que dar rienda suelta a fascistas? No es cre铆ble que un PSOE al frente del Ministerio de Interior no pueda hacer nada para enfrentar a uno de los principales movimientos terroristas del momento y es una verg眉enza que intenten hacerlo creer. De c谩lculo electoral hablamos otro d铆a.

Por su parte, Vox, cuya deriva hacia la ultraderechita cobarde parece ya irreversible, se desmarca de una manifestaci贸n cuyas consignas eran, b谩sicamente, su programa electoral. Su l铆der, Santiago Abascal, daba una explicaci贸n ex贸tica a aquella cosa que hab铆a sucedido y que hab铆a generado mala prensa: aquellos nazis eran del PSOE. Quien tiene un p煤blico f谩cil tiene un tesoro. Mientras, el PP, movido por la reacci贸n medi谩tica, se lleva las manos a la cabeza culpando al Gobierno por haber permitido una manifestaci贸n en la que se se帽al贸 a homosexuales, extranjeros y menores no acompa帽ados. Una verg眉enza, aseguraron Casado y los suyos para, a continuaci贸n, volver al pacto con Vox que les obliga a dedicar calles a genocidas franquistas. S贸lo el Ministerio de Igualdad, esos indios que lanzan flechas dentro del Gobierno del ausente sheriff Marlaska, ha demostrado algo de dignidad en un asunto tan grave presentando una denuncia ante la Fiscal铆a por delitos de odio. Si el Estado profundo y los partidos ya han dejado claro su nulo nivel de preocupaci贸n con el auge de la extrema derecha, esp茅rense a ver qu茅 hace con este caso una justicia cuyos antecedentes son, entre otros, haber considerado delito de odio el hecho de odiar a nazis. S贸lo una buena noticia en torno a este asunto, ya que en la manifestaci贸n neonazi se cumplieron las medidas de seguridad: en ning煤n momento hubo m谩s de una neurona por metro cuadrado.

Enlace relacionado Ctxt.es (20/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org