August 24, 2022
De parte de SAS Madrid
161 puntos de vista

Advierten de que “el cambio climático podría desencadenar una morbilidad y mortalidad humanas masivas”.

“El calentamiento global podría volverse catastrófico para la humanidad si los aumentos de temperatura son peores de lo que muchos predicen o si provocan una cascada de eventos que aún tenemos que considerar, o ambas cosas. El mundo necesita comenzar a prepararse para la posibilidad de un final climático”.

Así lo afirman en un artículo un equipo internacional de investigadores liderado por la Universidad de Cambridge, que propone al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) que dedique un informe futuro al “cambio climático catastrófico” para impulsar la investigación e informar al público. 

Entre los peores escenarios contemplados hablan de la pérdida del 10% de la población mundial y hasta de una eventual extinción humana.

El doctor Luke Kemp, autor principal del artículo publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS) que “hay muchas razones para creer que el cambio climático podría volverse catastrófico, incluso con niveles modestos de calentamiento”.

La emergencia climática encabeza el ranking de las diez principales amenazas a las que se enfrenta la humanidad según el 17º Informe de Riesgos Globales 2022 (Global Risks Report) del Foro Económico Mundial. El ‘fracaso en la lucha contra el cambio climático’, la amenaza por ‘eventos climáticos extremos’, la ‘pérdida de biodiversidad’ o ‘colapso de los ecosistemas’ ocupan el primer bloque.

Los expertos creen que no se está atendiendo lo suficiente a las consecuencias derivadas de un aumento de las temperaturas de 3°C o más y los riesgos extremos que conllevaría. El artículo publicado en PNAS advierte de áreas de calor extremo que abarcarían una población mundial de dos mil millones de personas para 2070.

Actualmente, las temperaturas anuales promedio de 29 grados afectan a alrededor de 30 millones de personas en el Sahara y la Costa del Golfo. El doctor Chi Xu de la Universidad de Nanjing, asegura que “para 2070, estas temperaturas y las consecuencias sociales y políticas afectarán directamente a dos potencias nucleares y siete laboratorios de máxima contención que albergan los patógenos más peligrosos. Existe un serio potencial de efectos colaterales desastrosos”, mantiene.

“Los cuatro jinetes”

Kemp y sus colegas proponen una agenda de investigación que incluye lo que ellos llaman los “cuatro jinetes” del final del cambio climático: hambruna y desnutrición, clima extremo, conflictos y enfermedades que pueden derivar en pandemias.

Alertan de que el aumento de las temperaturas representa una gran amenaza para el suministro mundial de alimentos y podría crear condiciones para nuevos brotes de enfermedades a medida que los hábitats tanto para las personas como para la vida silvestre cambien y se reduzcan. 

Los autores afirman que “el colapso climático” probablemente exacerbaría otras “amenazas”, desde el aumento de la desigualdad y la desinformación hasta el “colapso democrático” e incluso, “nuevas formas de armamento destructivo” basado en la inteligencia artificial.

Hablan de “guerras cálidas” en las que las superpotencias lucharán “tanto por el espacio de carbono cada vez más reducido como por los experimentos gigantes para desviar la luz solar y reducir las temperaturas globales”.

Para el profesor Johan Rockström, director del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, y uno de los coautores del artículo “cuanto más aprendemos sobre cómo funciona nuestro planeta, mayor es el motivo de preocupación. Entendemos cada vez más que nuestro planeta es un organismo más sofisticado y frágil. Debemos hacer los cálculos del desastre para evitarlo”, afirma.

La coautora Kristie Ebi, profesora de la Universidad de Washington, sostiene que “necesitamos un esfuerzo interdisciplinario para comprender cómo el cambio climático podría desencadenar una morbilidad y mortalidad humanas masivas”.

Por su parte Kemp agrega que “enfrentarse a un futuro de aceleración del cambio climático y permanecer ciego ante los peores escenarios es, en el mejor de los casos, una gestión de riesgos ingenua y, en el peor, una tontería fatal”.

Enlace relacionado NuevaTribuna.es 23/08/2022.




Fuente: Sasmadrid.org