May 5, 2021
De parte de Indymedia Argentina
359 puntos de vista


Un fallo de los sanitaristas supremos de la Naci贸n.

Con tres votos distintos, los jueces de la Corte consideraron que el gobierno nacional viol贸 la autonom铆a porte帽a al suspender las clases presenciales sin fundamentos suficientes. Para los expertos en Derecho, el fallo reconoce facultades concurrentes entre la Naci贸n y la Ciudad de Buenos Aires, por lo que deja abierta la posibilidad de que una ley fije cu谩ndo restringir las clases. Otras miradas cuestionan que la Corte haya asumido potestades del Poder Ejecutivo.

Imagen: T茅lam.

En un fallo de alto voltaje pol铆tico y que opera como advertencia hacia la Casa Rosada, la Corte Suprema sostuvo que el gobierno de Alberto Fern谩ndez viol贸 la autonom铆a de la Ciudad de Buenos Aires al suspender las clases presenciales en el AMBA, como planteaba el reclamo de Horacio Rodr铆guez Larreta. El tribunal remarc贸 que, aunque el DNU 241 que estableci贸 esa medida ya no est谩 vigente, considera que debe establecer un 鈥渃riterio rector鈥 que oriente 鈥渄ecisiones futuras鈥 ante circunstancias que podr铆an repetirse. De hecho ya entraron en vigencia nuevas medidas sanitarias y frente a ellas el tribunal concede as铆 un aval al jefe de gobierno porte帽o que mantiene las escuelas abiertas. La decisi贸n suprema fue un谩nime, pero est谩 estructurada en tres votos distintos. El principal argumento compartido es que es que el Estado nacional no dio fundamentos suficientes para ejercer una 鈥減otestad sanitaria鈥 que lo habilitara a intervenir en la 鈥渕odalidad educativa鈥 de la Ciudad, aunque existan competencias concurrentes. El presidente Alberto Fern谩ndez replic贸: 鈥淰oy a cuidar la salud de los argentinos por m谩s que escriban muchas hojas de sentencias (鈥) No saben lo que me apena ver esta decrepitud del derecho convertida en sentencias鈥. La vicepresidenta Cristina Fern谩ndez de Kirchner ironiz贸 en sus redes sociales: 鈥淒igo yo鈥 para poder gobernar, 驴no ser谩 mejor presentarse a concursar por un cargo de juez al Consejo de la Magistratura o que un presidente te proponga ministro de la Corte?鈥.

Para el gobierno nacional, el fallo es una 鈥渄eclaraci贸n de guerra鈥. No tiene efectos pr谩cticos, subrayan, sino pol铆ticos y medi谩ticos. Una devoluci贸n de gentilezas, tal vez, ante una administraci贸n que ha cuestionado y puesto en debate el funcionamiento cortesano. En un comunicado, el Gobierno se帽al贸 que el tribunal 鈥渘o resolvi贸 un caso particular y concreto, realiza consideraciones indicativas, toda vez que ya no se encuentra vigente el DNU cuestionado鈥. 鈥淓l mismo tribunal admite, como ya lo hab铆a dicho en la acordada 6/2020, que el Poder Judicial no cuenta con los instrumentos necesarios para evaluar la idoneidad de los indicadores sanitarios y epidemiol贸gicos y, por lo tanto las medidas aptas para contener los contagios鈥. Recuerda que el nuevo DNU, el 287, establece par谩metros espec铆ficos y ha calificado los distintos partidos, departamentos y aglomerados urbanos en alto, mediano o bajo riesgo epidemiol贸gico y sanitario o en alerta epidemiol贸gica y sanitaria鈥. Esta 煤ltima es la que corresponde, dice, al AMBA. El DNU vigente no fue impugnado judicialmente por la CABA.

Dos miradas

Las miradas m谩s ben茅volas sobre el fallo se帽alan que no invalid贸 el uso del DNU, que tampoco opin贸 sobre la presencialidad en las aulas y que dej贸 la puerta abierta para que el Congreso trate una ley que establezca par谩metros espec铆ficos para evaluar cuando corresponden tales o cuales restricciones. 鈥淓l fallo reconoce que la Naci贸n y la Ciudad tienen facultades concurrentes, que el Estado nacional puede establecer regulaciones generales, dar un marco, y las provincias pueden dar sus razones para fijar las propias, tienen un margen para apartarse鈥, se帽ala el constitucionalista Alejandro Gil Dom铆nguez.

El ex juez de la Corte Ra煤l Zaffaroni, en cambio, advierte que el tribunal no s贸lo 鈥渄esconoci贸 el poder de polic铆a sanitaria que corresponde al Poder Ejecutivo federal鈥, cuando un problema epidemiol贸gico afecta a dos provincias (y es interjurisdiccional), sino que 鈥渉a asumido poderes que son exclusivos del Ejecutivo federal, o sea, ha sustituido la decisi贸n pol铆tica del Ejecutivo por la propia y reemplazado la elecci贸n de una posici贸n cient铆fica por otra y lo ha hecho sin siquiera convocar a peritos en la materia (鈥) Ejerci贸 el poder ejecutivo federal ordenando que cada provincia decida si habilita clases presenciales o no lo hace, con lo cual se ha hecho jur铆dicamente responsable de la pol铆tica sanitaria federal (鈥) y de todas las consecuencias que su decisi贸n pol铆tica tenga en el plano de la realidad social鈥.

Tres votos

El voto principal de la sentencia es el de Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. Hay votos separados de Carlos Rosenkrantz y de Ricardo Lorenzetti. Elena Highton de Nolasco no se pronunci贸 porque considera que no es un caso de competencia originaria de Corte.

El d煤o Rosatti-Maqueda hace gala de su experiencia como ex convencionales constituyentes e insisten en se帽alar a la Ciudad de Buenos Aires como 鈥渃iudad constitucional federada鈥 para resaltar su car谩cter aut贸nomo. Ellos dicen que seg煤n la Constituci贸n Nacional a la CABA y a todas las provincias les corresponde la atribuci贸n de decidir sobre los modos de promover y asegurar la educaci贸n a sus habitantes. A la vez, en 鈥渞esguardo del federalismo constitucional鈥 el Estado nacional deb铆a justificar 鈥渆l ejercicio en el caso de su competencia sanitaria en relaci贸n a la concreta orden de suspender el dictado de clases educativas presenciales鈥 en la Ciudad, pero estos supremos consideran que no lo hizo. 鈥淓l Estado Federal en lugar de ejercer una atribuci贸n propia invadi贸 una que le resulta ajena鈥, se帽alan. 鈥淓l reconocimiento de las atribuciones regulatorias sanitarias de la Naci贸n no significa que alcance con la mera invocaci贸n de la salud para sellar la validez de su pretendido ejercicio鈥, dice el voto. Este d煤o avanza en decir que no alcanza con los datos sobre la cantidad de personas que usan transporte p煤blico, ni el aumento de contagios entre ni帽os y j贸venes con el inicio de las clases. A la vez, insisten, igual que el resto de los supremos, que ellos no est谩n para evaluar las cuestiones sanitarias.

El texto dice que el fallo est谩 pensado para establecer 鈥渃riterio de m谩xima relevancia institucional aplicable a otros casos鈥 de aqu铆 en m谩s. La Ciudad, insisten, s贸lo es considerada excepcional y subsidiariamente como territorio sujeto a normas federales. La evaluaci贸n ser铆a que el Estado nacional se extralimit贸 en las facultades que tiene. Tambi茅n dicen el 鈥淎MBA鈥 no es una regi贸n en t茅rminos constitucionales, que ser铆a una definici贸n inventada. Tambi茅n sostuvieron, contra un argumento del Estado Nacional, que aunque Rodr铆guez Larreta haya consentido el resto de los DNU dictados el a帽o pasado con medidas sanitarias, eso no lo obliga a acatar sin cuestionar los m谩s recientes. Que eso no implica 鈥渕ala fe鈥.

Carlos Rosenkrantz coincide en el n煤cleo argumental. Dice que con gran 茅nfasis en que la CABA tiene facultades como el resto de las provincias y 鈥渃onserva su poder de polic铆a sobre las cuestiones de salud y salubridad p煤blicas y sobre la organizaci贸n y funcionamiento de sus instituciones educativas鈥. En alusi贸n a la decisi贸n del Estado nacional en materia educativa, se帽ala que 鈥渓a emergencia no es una franquicia para ignorar el derecho vigente鈥. 鈥淟a emergencia 鈥搃nsiste en tono de advertencia鈥 est谩 sujeta al derecho en este pa铆s (鈥) no crea poderes nuevos鈥.  En uno de los p谩rrafos m谩s llamativos dice que es 鈥渋naceptable que la pretensi贸n de limitar la competencia de la CABA y de las provincias por parte del Estado nacional se funde en consideraciones meramente conjeturales鈥. El supremo les da cr茅dito, en cambio, a los argumentos del gobierno porte帽o 鈥渜ue indican que el car谩cter interjurisdiccional de la actividad regulada es meramente conjetura鈥. 鈥淗a demostrado el car谩cter geogr谩ficamente acotado de la prestaci贸n de clases presenciales en funcion de varios indicadores, tales como la baja incidencia de contagios dentro de los establecimientos educativos, el criterio de proximidad con que se asignan las vacantes en el sistema p煤blico鈥, dice, y tambi茅n le da cr茅dito a la teor铆a de que para ir a la escuela se usa poco transporte p煤blico. 鈥淣o basta la mera invocaci贸n del bienestar general para sustentar una norma nacional como la cuestionada鈥, sostiene.

El razonamiento de Ricardo Lorenzetti, que tambi茅n parte de reconocer la autonom铆a porte帽a, es as铆: las competencias de las provincias y la Naci贸n en cuestiones sanitarias educativas son concurrentes. Hasta ahora las ejercieron 鈥減ac铆ficamente鈥 y la pregunta es c贸mo se resuelve el desacuerdo. Este supremo dice que el Estado nacional pone las 鈥渂ases generales鈥 y debe respetar decisiones locales, pero lo que gu铆a ante criterios contrapuestos son las pautas del Consejo Federal de Educaci贸n, que dict贸 la resoluci贸n 387/21 en febrero 煤ltimo 鈥渄onde prioriza la apertura de las escuelas y la reanudaci贸n de clases presenciales en todo el pa铆s bajo condiciones de seguridad sanitaria y cuidado de la salud鈥. Esta gu铆a junto con la Ley de Educaci贸n (26.606), dice Lorenzetti, 鈥渘o puede ser sustituida por los jueces que carecen de informaci贸n para decidir sobre salud p煤blica鈥 y la conveniencia o no de la presencialidad en las aulas. Habr铆a que ver que hace la CABA frente a lo que acaba de acordar el Consejo Federal con el prisma del DNU vigente.

As铆 las cosas, la Corte que el a帽o pasado dijo m谩s de una vez que acataba y se alineaba con el Poder Ejecutivo (por lo que estableci贸 el trabajo remoto en tribunales), cambi贸 de perspectiva. Pero firma sus sentencias a distancia.


Fuente: https://www.pagina12.com.ar/339781-clases-presenciales-las-claves-y-los-alcances-de-la-decision




Fuente: Argentina.indymedia.org