September 25, 2022
De parte de Briega
243 puntos de vista

Fanz鈥媔ne y rese帽a del documental sobre CLODO (Comit茅 por la Liquidaci贸n O la Destrucci贸n de los ordenadores)

Un documental profundiza en el misterio que rodea a un grupo de activistas an贸nimos que llevaron a cabo una serie de ataques incendiarios en Toulouse en los a帽os 80.

En los a帽os 80, la ciudad francesa de Toulouse acogi贸 a una serie de empresas que utilizaban ordenadores para promover los objetivos del complejo policial y militar-industrial de Francia. Estas empresas, como Sperry Univac 鈥搖na importante compa帽铆a estadounidense de equipos y electr贸nica鈥,fueron de las primeras en crear sistemas de vigilancia digital y fabricaron productos que facilitar铆an la guerra al Estado al mejorar la precisi贸n de los misiles.

Adem谩s de albergar estas empresas militares privadas, Toulouse tambi茅n era cobijo de un entorno de radicales, entre los que se encontraban los antifascistas espa帽oles que hu铆an de Franco; los guerrilleros de Action Directe; y una nueva izquierda forjada en las r茅plicas de mayo de 1968, cuando los estudiantes y los trabajadores protagonizaron una serie de huelgas que rechazaban la autoridad del partido gaullista que gobernaba y el marxismo ortodoxo del Partido Comunista Franc茅s.

En este contexto surgi贸 un grupo activista llamado Comit茅 por la Liquidaci贸n O la Destrucci贸n de los Ordenadores (CLODO), que llev贸 a cabo varios ataques incendiarios contra ordenadores de empresas de tecnolog铆a militar de Toulouse durante los a帽os 80. No se sabe mucho de CLODO. Desapareci贸 por completo tras cometer unos seis atentados exitosos y otros dos fallidos contra empresas tecnol贸gicas, dejando unos sat铆ricos comunicados como 煤nica prueba de su existencia.

Una introducci贸n a la traducci贸n de uno de sus comunicados sugiere que el grupo puede haber surgido de una coalici贸n de toda la ciudad para impedir la construcci贸n de la planta nuclear de Golfech en el r铆o local Garonne. En 1981, cuando este movimiento lleg贸 a un punto muerto, algunos participantes recurrieron a una campa帽a intensiva de sabotaje. CLODO, que dec铆an ser trabajadores del sector inform谩tico, pudo haber tomado este impulso de sabotaje y haberlo aplicado a los ordenadores, que a su parecer eran 芦 la herramienta preferida de los dominantes. Se utilizan para explotar, fichar, controlar y reprimir 禄.

Mientras que otros grupos de radicales de izquierda de la 茅poca, como las Brigadas Rojas o Action Directe, eran extremadamente serios, cometiendo asesinatos y escribiendo densos tratados antiimperialistas, CLODO operaba de forma m谩s l煤dica. Despu茅s de sus acciones (que nunca hicieron da帽o a nadie), dejaron grafitis humor铆sticos y documentos sat铆ricos, como la 芦 autoentrevista 禄 que enviaron a la revista Terminal. En la entrevista, responden a sus propias preguntas con insultos mordaces, sugiriendo que sus compa帽eros inform谩ticos 芦 rara vez utilizan su materia gris 禄, y provocaciones, como preguntar 芦 驴qu茅 puede ser m谩s ordinario que lanzar una cerilla sobre un paquete de cintas magn茅ticas? 禄. Incluso su nombre era una broma; CLODO en argot significa algo as铆 como vagabundo.

Pero nunca qued贸 claro qui茅nes eran los bromistas. En un documental de 2022, Machines in Flames, los cineastas Thomas Dekeyser y Andrew Culp investigan a CLODO y el misterio que le rodea. Culp y Dekeyser utilizan t茅cnicas poco convencionales 鈥揷omo por ejemplo permitir que parte de la narraci贸n se desarrolle en la pantalla de un Macbook鈥 que se mantienen fieles al esp铆ritu an谩rquico del grupo.

Dekeyser se top贸 por primera vez con CLODO en un viejo libro de texto de ingenier铆a inform谩tica y empez贸 a investigar sobre ellos. Pronto se dio cuenta de que hab铆a muy poca informaci贸n m谩s all谩 de los comunicados autopublicados y las menciones en la prensa de ataques a las empresas Phillips Data Systems, CII Honeywell Bull y Sperry Univac.

芦 [Culp y yo] nos sentimos inmediatamente atra铆dos por este grupo 禄, dice Dekeyser, 芦 no s贸lo porque hubiera tan poca informaci贸n (aunque eso aumentaba el misterio sobre ellos), sino tambi茅n por la forma en que destacaban respecto a otros grupos de los a帽os 70 y principios de los 80; su car谩cter l煤dico, el hecho de que nunca fueran capturados y que ellos mismos afirmaran ser trabajadores inform谩ticos. Todos estos peque帽os elementos se sumaron hasta convertirse en una especie de obsesi贸n 禄.

CLODO no eran primitivistas como Unabomber o el grupo contempor谩neo ITS de M茅xico, que quieren volver a un estado preindustrial de la sociedad. Seg煤n Dekeyser, CLODO no estaba en contra de toda la tecnolog铆a, sino que atacaba a los ordenadores porque ve铆a 芦 la computaci贸n, especialmente en manos de los militares o de la polic铆a, como una forma de reducir el azar y anular la posibilidad de la revoluci贸n 禄. Tampoco eran luditas porque 芦 no les preocupaban las condiciones de trabajo 禄.

Un d铆a despu茅s de que el presidente Reagan ordenara la invasi贸n de la naci贸n caribe帽a de Granada, CLODO atac贸 las oficinas de Sperry Univac en Toulouse, incendiando sus ordenadores y escribiendo en la pared 芦 Reagan ataca Granada, Sperry es una multinacional c贸mplice 禄. Seg煤n Dekeyser, esto demuestra que CLODO manten铆a una conexi贸n con el entorno de ultraizquierda del que surgi贸. 芦 El ataque a Sperry sit煤a a la CLODO en un largo recorrido de lucha antiimperialista en la Europa continental de la 茅poca, que consideraba como uno de sus objetivos centrales encontrar las debilidades estructurales del capitalismo imperialista global 禄, afirma.

El ataque a Sperry fue una venganza por lo de Granada. 芦 Cuando las corporaciones inician estas formas de violencia siempre va a haber una respuesta 禄, dice Dekeyser. 芦 CLODO s贸lo estaba cerrando el circuito de la violencia. En la l贸gica del antiimperialismo, Sperry Univac se lo hab铆a buscado 禄.

Aunque estas acciones suscitaron una amplia atenci贸n, 芦 CLODO cubri贸 sus huellas 禄, a帽ade Dekeyser. 芦 Escrib铆an muy orgullosos de su propio anonimato y de c贸mo sab铆an m谩s del Estado que el Estado de ellos 禄. Dice que muy pronto, 茅l y Culp empezaron a darse cuenta de que, al recopilar toda esta nueva informaci贸n sobre CLODO, estaban reproduciendo en parte lo que probablemente hizo la polic铆a para localizar al grupo. Pero en lugar de intentar desenmascararlos, el proyecto se mantiene fiel a la l贸gica de CLODO. Los realizadores est谩n dise帽ando memorias USB que contienen la pel铆cula y que inutilizan temporalmente los ordenadores a los que se connecten. Pretenden distribuirlas en los campus corporativos de empresas tecnol贸gicas y proyectar la pel铆cula en los laterales de sus edificios.

Aunque es relativamente desconocido y s贸lo estuvo activo tres a帽os, CLODO ha tenido una extra帽a vida posterior. Dekeyser pone el ejemplo de un grupo juzgado a principios de la d茅cada de 2000 por atacar las l铆neas el茅ctricas de los trenes de alta velocidad en una acci贸n que recordaba a CLODO y que probablemente se inspir贸 en 茅l. Aunque no se declar贸 a nadie culpable, se cree que detr谩s estaba la gente del Comit茅 Invisible, una c茅lula de ‘ultraizquierda’ cuyo manifiesto inclu铆a un pasaje sobre el ataque a las l铆neas el茅ctricas del TAV de cara a reducir la velocidad a la que funciona la sociedad y evitar que la gente se vea obligada a ir a trabajar.

La pel铆cula tambi茅n insin煤a la posibilidad de un CLODO moderno. En 2017, un 芦 fablab 禄 鈥搖n laboratorio que fabrica productos combinando el dise帽o asistido por ordenador y la impresi贸n 3D鈥 fue incendiado en Grenoble por un grupo an贸nimo de ultraizquierda descrito por la polic铆a como 芦 anarco libertarios 禄. En su comunicado [1], el grupo describi贸 Case-Mate y los propietarios del laboratorio, como 芦 una instituci贸n notoriamente da帽ina 禄 por la forma en que utilizaban los ordenadores para interactuar con procesos que hasta ahora hab铆an permanecido offline, como la construcci贸n y el dise帽o. Tambi茅n escribieron que la sociedad estaba cayendo presa de un 芦 totalitarismo tecnol贸gico 禄. Puede que CLODO desaparecieseen los a帽os 80, pero su esp铆ritu 鈥搇uchar contra una sociedad dominada por las tecnolog铆as en red con el fuego como arma鈥 sigue vivo.

Dekeyser afirma que es posible que CLODO tuviera entre 20 y 30 a帽os cuando cometi贸 sus atentados, por lo que es probable que sus miembros sigan estando presentes para presenciar la actual era de saturaci贸n tecnol贸gica. 芦 Estoy bastante seguro de que no est谩n contentos con c贸mo est谩n las cosas 禄, dice. 芦 Pero tambi茅n habr铆an sabido desde el principio que es aqu铆 donde acabar铆amos 禄.

Enlaces de inter茅s :

    Fanzine [ES]: 驴Has o铆do hablar de CLODO?

    Fanzine [EN]: Memory Loss. Collected communique from CLODO

    Web del documental 芦 Machines in Flames 禄 https://machinesinflames.com/0

———

Nota

[1] Comunicado del ataque a Casemate, 2017.

Grenoble, 驴Tecn贸polis pacificada?

La noche del 21 de noviembre hemos entrado en Casermate de Grenoble (m谩s f谩cil de lo previsto ya que la puerta estaba abierta (idiotas!)). Lo hemos destrozado (cualquiera que haya lanzado un ordenador por la ventana sabe de lo que hablamos) y despu茅s le hemos dado fuego alegremente. Mientras el teleg茅nico responsable de este fablab aparece pat茅ticamente en los medios, nosotros publicamos este comunicado, eco indisociable de nuestro gesto incendiario contra esta instituci贸n notoriamenteda帽ina por su difusi贸n de la cultura digital.

En los a帽os 70, muchos revolucionarios invirtieron en Internet cuando la informatizaci贸n de nuestras vidas estaba a煤n en sus comienzos. Se hablaba fren茅ticamente de la horizontalidad, del maravilloso potencial de informaci贸n y de intercambio de esta, e incluso, para los m谩s despistados, de emancipaci贸n gracias a los ordenadores conectados. La apropiaci贸n popular de esta tecnolog铆a emergente socavar铆a, seg煤n se afirmaba, todos los intentos coercitivos de los gobiernos o las empresas mercantiles. En el transcurso de medio siglo esta ingenua utop铆a se transform贸, pasando de ser una profec铆a marginal a una ideolog铆a popular. Desde dirigentes del Estado hasta intelectuales de izquierda, pasando por ciberempresarios y asociaciones ecologistas, todos fascinados ante la revoluci贸n digital. El hacker se ha convertido en el nuevo icono subversivo, y las redes sociales, el c贸digo abierto, el trabajo colaborativo, la transparencia, el libre acceso y la inmaterialidad inconmensurable son alabados por doquier.

Pero la superaci贸n de la era industrial ha resultado ser una gran mentira: Miles de kil贸metros de cables bajo la tierra y el mar, centros de datos en todos los rincones del hemisferio, toda un regimiento de centrales nucleares para mantener la econom铆a, productos sofisticados con obsolescencia acelerada, pantallas en todos los lugares, nocividad incluso en lo m谩s 铆ntimo de nuestra vida cotidiana; todo se basa en la industria hipertrofiada, la destrucci贸n de los 煤ltimos entornos no urbanizados y la explotaci贸n y eliminaci贸n brutal o difusa de los individuos humano o no.

El se帽uelo digital sigue surtiendo efecto. Sin embargo, el inimitable Norbert Wiener ya teoriz贸 en 1954 la cibern茅tica como el arte de gobernar mediante m谩quinas. Sin embargo, fue la mayor potencia militar del mundo la que desarroll贸 los primeros ordenadores y los conect贸 en red con el 煤nico fin de ganar la guerra de forma efectiva. Sin embargo, son Google, Amazon, Facebook, Apple, los que programan la web y se enriquecen con ella. Sin embargo, son los Estados los que regulan y vigilan el espacio digital. Sin duda, el beneficio y el control presiden esta fantasiosa inmaterialidad. La sociedad acaba reduci茅ndose a un totalitarismo tecnol贸gico finamente modelado, una versi贸n cada vez m谩s autoritaria de nuestras vidas. 驴Qu茅 hacen los revolucionarios? Co-gestionan su propia alienaci贸n, crean monedas digitales e instalan wifis hasta en las casas ocupadas.

Cuando todo contribuye, en la realidad vivida, a negar la ideolog铆a, los ide贸logos redoblan su inventiva. La comunicaci贸n y las im谩genes deben disfrazar el mundo para salvaguardar el reinado de lo falso.

芦 Ville Internet 禄 [concurso a la mejor cobertura internet como servicio p煤blico 鈥 ndt] ahora se une a 芦 Vile Fleurie 禄 [concurso al mejor espacio verde 鈥 ndt], todos los 煤ltimos cacharros tecnol贸gicos son 芦 smart 禄, los bur贸cratas del sistema educativo nacional reparten carpetas digitales a los ni帽os. Se est谩n introduciendo nuevas y entretenidas interfaces digitales en todas partes. Las administraciones municipales atiende a start-ups 谩vidas de dinero y a las masas de frikis abriendo fatlabs en los barrios de moda. Todos estos dispositivos, en apariencia totalmente heterog茅neos, pretenden acelerar la aceptaci贸n social y el uso de las tecnolog铆as de nuestra siniestra 茅poca.

Y nos importa un carajo si estos fablabs son producto de la imaginaci贸n de un admirado hacker -no es el caso- o si forman parte de fruct铆feras colaboraciones cient铆ficas en uno de los templos de la tecnocracia, el MIT (Massassuchets Institute of Technologies) 鈥搒铆 es el caso鈥 ; precisamente porque representan una nocividad hemos venido a destruir uno. Pero no se trata de criticar tal o cual aspecto del infierno tecnol贸gico, de deplorar el progreso de la omnisciencia del Estado, la eficacia del orden del mercado o nuestra creciente domesticaci贸n por la m谩quina. Si luchamos contra el proyecto cibern茅tico que acepta nuestra sumisi贸n, estamos atacando la totalidad de este mundo abyecto.

Llegamos un poco tarde para la fecha del 16 (juicio) pero enviamos nuestro apoyo a los compas en la operaci贸n Scrita Manent (especialmente a los que sufren la censura). Tambi茅n enviamos fuerza a los tres compas de Montreuil que se encuentran actualmente en prisi贸n preventiva y al compa帽ero en aislamiento.

Compas de Chile han lanzado una convocatoria para un noviembre negro. Aunque nos gusta la idea de una campa帽a internacional de apoyo a los anarquistas, no estamos de acuerdo con la idea de 芦 la exigencia de liberar a los presos 禄. Aunque compartamos la idea de apoyar a los presos rebeldes con ataques, nos negamos a entrar en una l贸gica de di谩logo con el Estado (o con cualquier poder).

Esta noche hemos quemado Casemate, ma帽ana ser谩 otra cosa y nuestras vidas ser谩n demasiado breves, en la c谩rcel o al aire libre, como para que se consuma todo lo que odiamos.

[23.11.2017
attaque.noblogs.org]

 

 




Fuente: Briega.org