March 6, 2021
De parte de El Miliciano
219 puntos de vista



En octubre de 2018, la empresa Pimon, dependiente del Ayuntamiento de Ondara, despedía a un trabajador por quejarse de sus condiciones laborales en la piscina municipal.

La ausencia de días de descanso y vacaciones, con turnos de siete días a la semana durante meses, y todo tipo de irregularidades en el pago de nóminas, eran algunas de las reclamaciones del trabajador al que pretendían “liquidar”.

Con el apoyo de los sindicatos de Alicante y La Marina Alta de la CNT-AIT, el trabajador demandaba que su despido era completamente nulo, ya que obedecía a una estrategia de represión por parte de la empresa para evitar que se lograran las mejoras reclamadas.

Ahora, cerca de dos años y medio después, el juzgado de lo social Nº1 de Benidorm da la razón al trabajador y a la Confederación anarcosindicalista. En su sentencia ha declarado nulo el despido y ha condenado a la empresa a que readmita inmediatamente en su puesto al despedido.

El juzgado también condena a la empresa a abonar íntegramente los salarios no percibidos durante el tiempo que mantuvo al trabajador represaliado fuera de su puesto.

Esta pequeña victoria no habría sido posible sin la acción directa y la solidaridad, y es un claro ejemplo de cómo se pueden lograr los objetivos de la clase trabajadora mediante la auto-organización y la lucha, sin necesidad de dirigentes ni subvenciones de ningún tipo.

¡ORGANÍZATE! ¡QUE NADIE NOS CALLE!

¡UNIÓN, ACCIÓN Y AUTOGESTIÓN!




Fuente: Elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com