April 4, 2021
De parte de Nodo50
352 puntos de vista


SINDICAL | Lanzarote | Fotograf铆a de Osvaldo G. | Extra铆do del cnt n潞 426

Ingredientes: base sustanciosa de bajos sueldos y aderezos de exclusi贸n social, agitado con fuerza al a帽adir pu帽ados de xenofobia. El resultado, un fascismo por venir, que se alzar谩 solo como espuma de nata montada, dejando en el paladar aromas subtropicales.

Las cifras de turismo ven铆an batiendo r茅cords, en los 煤ltimos a帽os, y 2020 no apuntaba a ser menos, con una patronal hotelera que aplaud铆a y descorchaba el cava para beberlo a morro cual garraf贸n. La alegr铆a, generalizada, no s贸lo de la planta alojativa, tambi茅n en bares y restaurantes, agencias de viaje, touroperadores, cruceros, compa帽铆as de excursiones y un largo etc茅tera.

El mensaje que transmit铆an era claro 芦todas ten铆amos que tener trabajo禄 y justamente era lo que 鈥攅n teor铆a鈥 se estaba consiguiendo, donde rozar los 84 millones de turistas era algo, por lo tanto, bueno para todas, cual 芦democratizaci贸n del 78禄; democratizaci贸n de un sector privado como si nos estuviesen hablando de la educaci贸n o la sanidad.

Ten铆amos trabajo, pero no nos dec铆an la calidad de esos puestos. Simplemente se limitaban a repetir, cual mantra, que el turismo era un producto de 鈥榓lto valor a帽adido鈥, curiosamente, inversamente proporcional a los puestos de trabajo.

La llegada de la pandemia trunc贸 esos r铆os de cava a raudales, justo cuando uno de los primeros brotes tuvo lugar dentro de un hotel, el H10 Costa Adeje Palace, en Tenerife. El bloqueo del hotel entero que se tach贸 de excesivo. Desde entonces hemos pasado una primera ola discutiendo entre salud y econom铆a, donde las evidencias apuntan a que ha prevalecido la econom铆a, sin duda.

Se dan situaciones tan parad贸jicas como la de Tenerife, donde el Gobierno de Canarias ha cerrado la isla para residentes locales, pero s铆 se permiten llegadas internacionales y de la pen铆nsula si estas cuentan con una reserva tur铆stica.

No ha sido hasta mediados de la segunda ola, en la cual se han empezado a poner medidas que deb铆an haberse implementado desde el inicio, como la exigencia de PCR para desplazamientos a lugares de destino tur铆stico. Un ejemplo, Canarias, donde la 煤nica v铆a de acceso masivo es en trayectos a茅reos.

Por medio, hemos visto a una patronal luchando para que paguemos entre todas unos gastos que deber铆an corresponderles a ellos, logro que han conseguido. Recordemos, que medidas un tanto similares, como la aplicaci贸n de la 鈥楨cotasa鈥 en el precio de los billetes a Canarias, tambi茅n fueron respondidas con intensidad por la patronal, consiguiendo que no se aplique.

Tanto se ha retorcido el turismo, que siendo uno de los sectores que menos se mueve, en cuanto a reivindicaci贸n de derechos laborales se refiere, ha llevado a cabo intensas campa帽as en contra de los cierres sanitarios, es m谩s, d谩ndose situaciones tan parad贸jicas como lo que ocurre en Tenerife, donde el Gobierno de Canarias ha cerrado la isla, en cuanto acceso y vuelos de residentes locales, pero s铆 se permiten llegadas internacionales y de pen铆nsula si estas cuentan con una reserva tur铆stica.

Tal ha sido el calado de lo removido, que los sindicatos amarillos han salido a la calle, alegando 隆eso s铆! el mantenimiento de los puestos de trabajo, pero 隆oh casualidad!, coincidiendo estas manifestaciones en mitad de un intenso debate por la financiaci贸n de las PCR, si se abonaban desde lo p煤blico o las financiaban hoteleros y touroperadores.

Los datos de pobreza extrema y poblaci贸n con riesgo de exclusi贸n social coinciden con mayor intensidad cuanto mayor es el grado de dependencia del turismo.

Pero sin duda, el momento en que la patronal ha terminado de quitarse la careta ha sido con la llegada de cayucos y pateras a las islas, donde de la mano de la extrema derecha ensalzan el discurso xen贸fobo. Lo que pagan el Gobierno y Europa por mantener en los hoteles a las personas migrantes son migajas al lado del gran bot铆n del turismo, donde ten铆an la esperanza de llenarse los bolsillos con la campa帽a navide帽a, cual 芦Piratas de la Macaronesia禄, sin tener ni siquiera en cuenta la intensidad de esta segunda ola, que ha roto todos sus 芦sue帽os navide帽os禄.

Los datos de pobreza extrema y poblaci贸n con riesgo de exclusi贸n social, no s贸lo en Canarias, sino en el resto del territorio espa帽ol, coinciden con mayor intensidad cuanto mayor es el grado de dependencia del turismo. La pandemia solo est谩 acuciando una situaci贸n que ya era muy evidente. Organizarnos para revertir esta dura situaci贸n depender谩 de nosotras.




Fuente: Cnt.es