July 2, 2021
De parte de Nodo50
307 puntos de vista


Si quieres colaborar con nuestra web, desde aqu铆 puedes hacer una aportaci贸n econ贸mica que nos ayude a mantener el alojamiento en un servidor dedicado, independiente y que protege a sus usuarios de los requerimientos gubernamentales para tumbar info que no interesa. .

Si adem谩s quieres dar un paso m谩s puedes hacerlo mediante la difusi贸n de nuestro contenido, as铆 como la redacci贸n de cr贸nicas, art铆culos, an谩lisis, traducciones que enriquezcan el contenido de la web.

Os dejamos un peque帽o texto, redactado para otro Editorial, que quiz谩 explique un poco mejor nuestra labor:

En apenas 10 a帽os hemos pasado, estupefactos, de proteger severamente la identidad y cesi贸n de datos de los activistas (recordemos que el proveedor de muchos de los movimientos sociales, Nodo50, se vio obligado a “mudarse” ante las requisitorias a p谩ginas all铆 alojadas para tumbar sus dominios por ejercer su libertad de expresi贸n, hecho considerado hostil por estados que pretenden ocultar la realidad que no se cuela m谩s all谩 de la libertad del due帽o de la imprenta) a directamente regalarlos y generar todo un nuevo modelo de negocio basado en el big-data y la predicci贸n de conductas para poder enjaretarnos mejor y m谩s “precisamente” sus productos de marketing.

Desde este mismo portal all谩 por 2.012 reflexion谩bamos sobre las “virtudes” (que no) de la web 2.0 y acord谩bamos que, pese a generarnos un asco inmenso el modelo de red social estilo FB (m谩s a煤n cuando dej贸 de ser posible emplearla con pseud贸nimos), crear铆amos all铆 una cuenta dados los intentos de suplantaci贸n del portal para que al menos nadie en esas redes se llevase a enga帽o sobre el contenido que desde aqu铆 compart铆amos. El acuerdo tambi茅n inclu铆a que la info a esas RRSS fuese “desatendida”, esto es, nadie ten铆a que dedicarle ni un minuto de su existencia a “dinamizar” contenidos en aquella 茅poca en la que “Community Manager” nos sonaba simplemente a otro bullshit-job que dir铆a David Graeber. Nuestro peque帽o corazoncito cyberpunk se estremec铆a ante la insania del control total, la pesadilla pan贸ptica de Bentham se convert铆a, para muchos, en sue帽o de conectividad (mediada por el capitalismo) y cercan铆a.

Los a帽os han pasado y cada vez nos sorprend铆a menos que la gente compartiese en redes altamente monitorizadas contenidos pol铆ticos de los que empresas capitalistas sacaban tajada (recordemos: nos “dejan” su infraestructura a cambio de conocer todos nuestros movimientos y que les creemos el contenido que ellos no pueden/saben/quieren crear). Dej谩bamos a las Brigadas de Informaci贸n estupefactos tambi茅n ante la facilidad para poder trazar un “mapa” de los contactos y colegas que manten铆a cada activista. Pasamos de la fijaci贸n (que algunos a煤n mantenemos) por el anonimato y disoluci贸n de la autor铆a a ser etiquetados en fotograf铆as que nunca quisimos vieran la luz y poner “Me interesa” a una charla o taller que no nos interesaba nadie m谩s necesitase conocer. Pero ya resultaba casi la 煤nica forma de estar al d铆a de conciertos, eventos, talleres y charlas. Parec铆a que “nos sent铆amos m谩s cerca” cuando en realidad la econom铆a de la atenci贸n se estaba imponiendo, junto a la geolocalizaci贸n ya masiva a partir de la imposici贸n generalizada del smartphone (porque as铆 ha sido: imposici贸n, o tienes whatsapp o muchos de tus amigos ya no lo ser谩n). Lleg贸 Cambridge Analytica, llegaron las manipulaciones masivas a trav茅s de redes. Y una vez m谩s observamos, estupefactos, como nada cambiaba pese a tales revelaciones. Los foros se fueron extinguiendo, el intercambio cr铆tico de ideas se redujo a 180 caracteres, los debates sosegados y pausados con perfectos desconocidos mutaron en peque帽as burbujas de afinidad transidas de publicidad y ojos onerosos.

Si antes recib铆amos numerosos comunicados v铆a correo o a la planilla de Noticias y nos enorgullec铆amos de tener una Agenda Libertaria con eventos de toda la geograf铆a del estado espa帽ol, estos comenzaron a reducirse exponencialmente y casi se reduc铆an a sindicatos que nos mantienen en su lista de “Comunicados de Prensa” pero que jam谩s aportan, por ejemplo, el link a la noticia en sus propios medios para al menos realizar la labor de forma sencilla: ahora a cada comunicado le sigue un rato de b煤squeda del mismo en sus propias redes para poder tener esas im谩genes alojadas. As铆, el “modo de producci贸n” cambiaba: se trataba de “seguir” y rastrear a numerosos colectivos anarquistas por sus “RRSS”, buscar proactivamente esa informaci贸n, alojar todas las im谩genes y datos en servidores no comerciales, multiplicando a su vez exponencialmente el tiempo que necesit谩bamos dedicar a cada noticia (recordadlo compas “CM”: vuestras fotos en FB/TW son ef铆meras y un sencillo cambio en la cuenta hace que, a dos a帽os vista, desaparezcan por completo) y oblig谩ndonos a tirarnos horas en redes que despreci谩bamos y detrayendo tiempo para la reflexi贸n serena. Cada vez m谩s nos preocupa la p茅rdida de memoria militante, esto es, la pr谩ctica imposibilidad de tener un listado somero de las cosas que realmente hac铆amos o la posibilidad de encontrar aquel dato, aquella charla que uno recordaba entre el tr谩fago absoluto de las redes. Debates que s贸lo se dan en TW sobre cuestiones realmente necesarias para el movimiento y cuya mera exposici贸n en un tabl贸n “p煤blico” (para quien tenga cuenta y tiempo diario para revisar toooooooooodo el timeline de toooooooda la gente) se convierte en “aviso suficiente” (recordamos algunos casos de gesti贸n de agresiones en nuestros espacios convertidos en disputas online de los que ni hoy queda ya rastro, ni llega aviso al resto de colectivos potencialmente interesados para que articulen una respuesta).

El a帽o pasado, FB nos lo puso f谩cil: directamente bane贸 todo nuestro dominio de sus servidores sin respuesta alguna, salvo un “you shared political contents” sin posibilidad de enmienda. Durante un breve per铆odo intentamos, al menos, corta-pegar aquellas situaciones m谩s urgentes o que requiriesen una difusi贸n “extraordinaria”, pero tanto la calidad del formato del texto como la dificultad para agregar links, im谩genes, etc. nos supon铆a, al final, los X minutos de buscar la info, los Y de verificarla, buscar fuentes, a帽adir im谩genes y maquetar, y ya los Z de encima tener que ponerlo en FB. Para algo que antes ser铆an X-Y-Z minutos ahora est谩bamos empleando casi una hora para lo que antes nos supon铆a 10 minutos, empeorando, y mucho, nuestra capacidad para hacer cosas realmente productivas como deglutir textos y propuestas y poder fundamentarlas con garbo. Luego lleg贸, tambi茅n, TW, y lo que antes eran conversaciones v铆a mail con compas a los que sent铆amos cercanos se convirti贸 en un fr铆o “follow” y horas y horas diarias con el scroll para llegar a la info que realmente  interesa descartando un mont贸n de ruido por el camino. Porque de eso se trata esta econom铆a de la atenci贸n, darte un peque帽o refuerzo positivo cuando a alguien “le gusta” lo que expresas (aunque en la vida real te resultar铆a idiota que te sobaran el lomo por compartir una reflexi贸n sin rebat铆rtela o complement谩rtela) y por lo dem谩s tenerte todo el d铆a mirando una pantallita que pita y vibra mientras desatiendes lo que est谩 a tu alrededor.

Desde esta web seguimos apostando por la contrainformaci贸n de calidad, documentada, meditada, perdurable en el tiempo y, sobre todo, fuera de la l贸gica capitalista y autogestionada. Rehu铆mos de lo espectacular, del arte por el arte, de la performatividad de discursos vac铆os cuando no se acompa帽an de una praxis constante. Por eso nunca ver谩s un anuncio en esta p谩gina, ni reivindicaciones de ciertos actos a los que no podamos ofrecer una cobertura legal e inform谩tica adecuada que asegure, valga la redundancia, su seguridad;  ni una cesi贸n de datos a terceros, ni fotos de gente que no quiere ser fotografiada; ni una informaci贸n sin su fuente original para poder contrastarla; ni una imagen a la que no intentemos, al menos, acreditar su autor铆a para quien as铆 lo prefiere. Y ese esfuerzo, cuesta, desgasta, supone dedicarle muchas m谩s horas al d铆a para tener mucha menos difusi贸n y aportes cr铆ticos o debate.

Entre todas las personas lo hacemos posible.




Fuente: Alasbarricadas.org