March 14, 2022
De parte de Nodo50
659 puntos de vista


Los resultados electorales de ayer establecen sin duda un punto de inflexi贸n en la pol铆tica colombiana. M谩s de 5 millones de votos por la consulta del Pacto hist贸rico recogen el sentir popular de indignaci贸n frente a las pol铆ticas antisociales del gobierno y expresan un comportamiento org谩nico del estallido social, en tanto la movilizaci贸n de contingentes del movimiento social para respaldar en un escenario de lo que en otros pa铆ses se considera como primarias, una candidatura que logra representar las aspiraciones de un arco铆ris de expresiones que confluyeron en esta iniciativa.

La impresionante votaci贸n por Francia M谩rquez, mujer, negra, defensora ambiental y lideresa social, es decir representante de los sectores mas victimizados en medio de la agudizaci贸n de la violencia en los territorios y la exclusi贸n patriarcal y racista hist贸rica, se constituye en un fen贸meno pol铆tico sin precedentes, en ella irrumpen los nuevos liderazgos que establecen una nueva agenda pol铆tica en el pa铆s que ya no podr谩 ser invisibilizada.

El hecho pol铆tico de la jornada electoral fue la votaci贸n de Gustavo Petro con unas cifras y apoyos impresionantes, que la derecha desdibuja en un comparativo manipulado de los resultados en primera vuelta del 2018, dejando de lado que en un escenario de consultas donde muchos sectores se abstienen, el Pacto, que adem谩s ayer corroboro y ratifico su unidad alrededor de su candidato, logra sin estar escrutado el 100%, 5.573.894 votos, votos limpios de maquinarias clientelares y que doblan y triplican la participaci贸n en las consultas de la derecha y del descafeinado centro.

El desplazamiento de la representaci贸n de sectores del establecimiento pol铆tico y econ贸mico y de derecha en el congreso, es un hecho in茅dito en la historia pol铆tica republicana. La votaci贸n por el Pacto hist贸rico que le otorga ser la primera fuerza en el senado y la segunda en c谩mara, garantizando 41 curules, es no solo un salto cualitativo, es un contundente avance de sectores democr谩ticos, progresistas y de izquierda que contrasta con el evidente rev茅s del partido de gobierno que despu茅s de ser la primera fuerza pol铆tica en el senado pierde 6 curules, y en la c谩mara la mitad de su representaci贸n pasando de 32 a 16.

No es de extra帽ar la presencia de los partidos tradicionales, que, a pesar de no lograr sus mayor铆as, siguen asegurando una presencia importante en el congreso, all铆 se jugaron todo con sus maquinarias que no son sino la chequera, compra de votos, manzanillismo clientelar y politiquer铆a, que siguen siendo un c谩ncer en la cultura pol铆tica colombiana. Pero en medio de ese panorama, es de resaltar que, si hubo un giro, leve, pero renovador en el congreso, los resultados en el Valle del cauca epicentro de las luchas m谩s relevantes durante el paro nacional, donde el Pacto infligi贸 una derrota hist贸rica a los partidos tradicionales, denotan la capacidad de las fuerzas democr谩ticas y populares en la perspectiva de lograr un nuevo gobierno que se avizora con mayor claridad.

Punto aparte merece el an谩lisis de las circunscripciones transitorias especiales de paz CITREP, que desde el principio tuvieron que sortear las dificultades que impuso el gobierno de Iv谩n Duque que pretendi贸 desecharlas, limitantes en la financiaci贸n de las campa帽as, denuncias de presiones de grupos armados y de partidos tradicionales, los mismos que votaron contra la paz y presionaron para que no se posibilitara este proceso son los que en buena medida capturaron estas curules que el acuerdo final de paz defini贸 para resarcir a las v铆ctimas. Estas taras se expresaron ayer en la lamentable reproducci贸n de l贸gicas de la politiquer铆a tradicional, donde fluy贸 el dinero mafioso para la compra de votos, casos como seg煤n denuncian las mismas comunidades en el sur de Bol铆var, donde los mercachifles de la pol铆tica pagaban 300 mil pesos por voto, situaci贸n perversa frente a la que las campa帽as limpias y dignas de las organizaciones sociales y de victimas en los territorios dif铆cilmente se pod铆an enfrentar. A pesar de ello procesos como en la CITREP n煤mero 1 en Cauca- Nari帽o, la Asociaci贸n Agropecuaria y Campesina de Agua Bonita Su谩rez Asoitec, y la circunscripci贸n 7 Meta-Guavire ASOCAMPROARIARI/Reconciliemonos, ganaron la representaci贸n de las victimas en el territorio, a ellos nuestro saludo y reconocimiento, son procesos sociales que con dignidad y trabajo tendr谩n presencia en el congreso.

El movimiento campesino contara con aliados en el congreso, la senadora Aida Avella, comprometida con las regiones y defensora de las zonas de reserva campesina, senadores como Iv谩n Cepeda consecuentes con la lucha por la paz y el territorio, el representante a la c谩mara por Bogot谩 Gabriel Becerra, que encarna las aspiraciones del campesinado del paramo del Sumapaz, la bancada del Valle del Cauca fogueada en la lucha social y popular, en fin, una bancada nacional que tendr谩 adem谩s a 10 congresistas del partido de la paz Comunes y de hombres y mujeres defensores de DDHH, j贸venes, afros, ind铆genas, que har谩n historia para avanzar en las reformas que requiere el pa铆s y en garantizar la implementaci贸n del acuerdo final de paz.

Esta todo por hacer, hay que tender puentes con otras expresiones sociales y populares, construir una gran convergencia que ponga al centro las expectativas de la poblaci贸n, que reivindique a las y los campesinos, articule los territorios y la ruralidad ind铆gena y afro, y represente el rostro de las mujeres, de las madres v铆ctimas cuyos hijos han sido devorados por la vor谩gine de la guerra, de los j贸venes del no futuro. Una juntanza que permita transformar para siempre nuestro pa铆s, donde este al centro, la vida, la tierra y la paz. Por ello desde ahora a comprometer nuestro esfuerzo en ganar la presidencia con Gustavo Petro, quien interpreta el sentir colectivo y nuestros sue帽os, porque como dicen los campesinos y campesinas del sur de Bol铆var: 隆si es por paz, vamos por m谩s!.




Fuente: Prensarural.org