May 3, 2021
De parte de ANRed
116 puntos de vista


Foto: Luis Eduardo Noriega/EFE

Tras cinco días de protestas en el marco del paro nacional este domingo el presidente colombiano Iván Duque ordenó retirar el proyecto de reforma tributaria presentado en el Congreso, que es un fuerte ajuste para la población. Durante las protestas, Human Rights Internacional registró 35 personas asesinadas por las fuerzas de seguridad (siete verificadas y 28 en proceso de verificación), 31 personas desaparecidas, 503 detenidas arbitrariamente, 45 defensores y defensoras de los derechos humanos agredidos, y una mujer violada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), unidad especial de la Dirección de Seguridad Ciudadana (DISEC)​ de la Policía Nacional de Colombia. «El común denominador tanto de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES), como del Ejército y la Policía ha sido el abuso», denuncian organismos de derechos humanos. La Minga Indígena y demás organizaciones de Cali y el Valle del Cauca anuncian que continúan con «paro cívico por tiempo indefinido» y bloqueos hasta que se frene el «Paquetazo» (reformas tributaria, laboral, de salud y pensional), y que renuncien Ivan Duque y su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. En Argentina, este martes 4 a las 15 habrá un «Plantón cultural» en el Consulado de Colombia, en solidaridad con el pueblo en lucha. Por ANRed.


En cadena nacional el presidente colombiano Ivan Duque anunció este domingo: «de acuerdo a lo que le había compartido al pueblo colombiano el pasado jueves 30 de abril, donde le comuniqué al país la decisión de construir una nueva iniciativa, a partir de los consensos que nos permitan buscar los recursos necesarios para pagar los gastos de la pandemia y garantizar las ayudas sociales que se requieren, le solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el Ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto, fruto de los consensos y así evitar incertidumbre financiera«.

En su intervención, Duque evitó referirse a los cinco días de protestas en varias ciudades de Colombia ni a las violaciones a los derechos humanos llevados adelante por las fuerzas represivas de su gobierno contra los manifestantes en los últimos días de movilizaciones.

El paquete de ajuste del gobierno de Duque – que pretendía recaudar 24 billones de pesos (6.400 millones de dólares) para paliar la crisis económica y sanitaria por la pandemia de Covid-19 con medidas de ajuste que afectan la economía de los y las habitantes colombianas – incluía gravar con un IVA del 19% los servicios públicos desde el estrato 4, gravar los servicios funerarios, otorgar autorización a las autoridades municipales para implementar peajes dentro de las ciudades capitales e incrementar al 43% el porcentaje de los productos de la canasta básica familiar que pagan IVA.

En absoluto rechazo a este proyecto el pasado miércoles 28 de abril comenzó un amplio, contundente y multisectorial paro nacional, y las protestas ganaron las calles en las principales ciudades del país, que fueron duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad nacionales.

El sábado 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajador y la Trabajadora, por la noche diversos organismos defensores de los derechos humanos colombianos realizaron una conferencia de prensa y denunciaron que la policía no les brindaba información sobre las personas detenidas: «el común denominador tanto de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES), como del Ejército y la Policía ha sido el abuso«, remarcaron. Según lo que habían podido registrar hasta ese momento, 84 personas habían sido detenidas en comisarías y de algunas se desconocía la información acerca de su paradero (tres personas), había 28 personas heridas, muchas de ellas de gravedad y con impactos de armas de fuego, tres habrían perdido el ojo, una mujer fue abusada sexualmente por un agente del Esmad, ocho personas muertas y seis más sin confirmar en los barrios El Calipso y El Diamante.

Por su parte, la ONG Human Rights Internacional registró 35 personas asesinadas por las fuerzas de seguridad (siete verificadas y 28 en proceso de verificación), 31 personas desaparecidas, 503 detenidas arbitrariamente, 45 defensores y defensoras de los derechos humanos agredidos, y una mujer que denuncia haber sido violada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), unidad especial de la Dirección de Seguridad Ciudadana (DISEC)​ de la Policía Nacional de Colombia.

En tanto, la ONG Temblores – que triangula la información de los hechos represivos en Cali, Pasto, Pereira y Bogotá – documentó 21 asesinatos, 92 personas heridas y 940 casos de abuso policial en el país.

De hecho, ante la gran cantidad de denuncias recibidas de todo el país – con línea colapsadas – y casos registrados, Temblores alertaba en su cuenta de Twitter ayer por noche: «debido al alto incremento de las prácticas de violencia policial durante la noche, hoy también les recomendamos a los manifestantes regresar a sus casas o buscar un lugar para resguardarse. Los reportes que llegan a nuestros canales son alarmantes. No hay garantías para la vida».

Organizaciones de Cali y el Valle del Cauca anuncian «paro cívico por tiempo indefinido» hasta que retiren el «Paquetazo» de ajuste y renuncien Iván Duque y su ministro de Hacienda

En este contexto, organizaciones sociales, estudiantiles, sindicales, indígenas, populares, de mujeres, barriales y ciudadanías libres que promueven, lideran y acompañan el Paro Nacional en Cali y el Valle del Cauca comunicaron que «continuará el paro cívico indefinido».

«Reconocemos que hemos ganado una primera batalla ante la decisión del gobierno de retirar la Reforma Tributaria, pero no hemos ganado la lucha. Hasta que no se retire todo el Paquetazo de Duque que incluye la Reforma Laboral, Reforma a la Salud y Reforma Pensional, hasta que no se haga justicia por las personas asesinadas, heridas y capturadas en este arduo trabajo de movilización, se desmilitarice las ciudades y sobre todo hasta que Duque no renuncie, no cesará el paro sobre Cali y el Valle del Cauca», remarcaron.

«Comunicamos a la opinión pública que el paro tomará el carácter de paro cívico indefinido y a partir de las 5 am del lunes del 3 de mayo continúa un bloqueo total, permanente e indefinido sobre toda Cali y el Valle del Cauca, por lo que seguirán con firmeza las concentraciones en las entradas de la ciudad, en las calles y las vías principales de la misma. Se comunica que sólo se dejará pasar por los puntos de concentración misiones médicas, humanitarias y provisión de alimentos», ampliaron.

Estos bloqueos permanentes e indefinidos serán en 18 puntos: Sameco, Paso del Comercio, Puente de Juanchito, Puente de los mil días, Calipso, Puerto Resistencia, Meléndez, Bochalema, Siloé, Banderas y HUV, Loma de la cruz, Portada al mar, Univalle, Cuatro Esquinas, Nuevo Latir, Comfandi El Prado, Andres Sanín y Centro Comercial Rio Cauca.

En tanto, las 127 autoridades del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) decidieron sumarse al paro junto con el resto de las organizaciones y continuar con las movilizaciones, para rechazar tajantemente el proyecto de ley de reforma tributaria y «la grave situación de violación de los derechos humanos, la represión de la protesta que se vive en el suroccidente colombiano, así como en todo el país». Y también anunciaron que van a continuar con el paro por tiempo indefinido hasta que renuncien el Presidente Duque y su Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Además, desde la localidad de Jamundí, en el Valle del Cauca, la Minga indígena anunció que seguirá con el bloqueo general de las vías de acceso, dejando el paso sólo para el sector de la salud, enfermeras, enfermeros, auxiliares, profesionales de cirugía, doctores, doctoras, enfermos certificados de urgencia, ambulancias sólo con personal, y vehículos fúnebres.

Argentina: «plantón cultural» frente al Consulado de Colombia en solidaridad con el pueblo colombiano

En tanto, en Argentina, organizaciones de colombianos y colombianas, junto a organizaciones sociales, políticas y de migrantes en Argentina anunciaron la realización de un «Plantón cultural» frente al Consulado de Colombia (Carlos Pellegrini 1135, Ciudad de Buenos Aires) para este martes 4 a las 15 horas.

«Sabemos que el retiro del texto original de la reforma tributaria no significa ningún cambio estructural, y que la digna rabia excede esas soluciones simplistas. El pueblo está cansado, no solo de la actual reforma, sino de la violencia estructural y el genocidio estatal que viene sufriendo desde hace décadas. No olvidamos los asesinatos cometidos por las fuerzas estatales, tan solo en estos días de movilización, que asciende a más de 20 personas. Convocamos a encontrarnos para acompañar la movilización en Colombia, ejercer presión internacional y enviar fuerza al pueblo colombiano que sigue en las calles. Pedimos adhesión y acompañamiento de otras organizaciones», remarca la convocatoria.





Fuente: Anred.org